eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > afr > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 101 al 120 
AsuntoAutor
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - 6 de ago CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - DVD + Li CAI - Ce
Boletín - Presenta CAI - Ce
Boletín - Libro y CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Mi.22Ago CAI - Ce
Boletín - Atención CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Nov en B CAI - Ce
Boletín - Atención CAI - Ce
Boletín - Todo lo CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Al Filo de la Realidad

Mostrando mensaje 114     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AFR] Revista Al Filo de la Realidad Nº 173
Fecha:Sabado, 8 de Septiembre, 2007  15:40:07 (-0300)
Autor:CAI - Centro de Armonización Integral <afreditor @.....com>

 
 
___________________________________________________________________________
OCULTISMO                                         OVNIs                                      PARAPSICOLOGÍA
 
      Año 8                            Viernes 7 de setiembre de 2007                        N° 173            
AL FILO DE LA REALIDAD
"Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello,
pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo". Voltaire.
 
((( Fundada el 10-5-2000 )))
                                                                                                                      
                                                                                                                      
 
* Desde Paraná (Entre Ríos, Argentina)
para 7528 suscriptores (auditado por eGrupos)
en todo el mundo *
 
 
 
 
En este número de AFR:
 
— SÓLO ÁMENME
     por Gustavo Fernández
 
— UNA EXTRAÑA ANTENA
     por Gustavo Fernández
 
— LA CUMBRE, CÓRDOBA: OTRO HITO PARA INVESTIGAR
     por Gustavo Fernández
 
— SIGNOS Y AMULETOS EN DOS CONTINENTES
     por Gustavo Fernández
 
 

 
AL FILO DE LA REALIDAD ES UNA REVISTA QUINCENAL DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA POR EMAIL QUE INCLUYE LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO.
 
Suscripción     (ALTA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/alta
¿Cambio de dirección? Efectúe la Suscripción con la nueva dirección y luego la Desuscripción con la antigua.
Importante: Agregue "afreditor@gmail.com" a su libreta de direcciones o lista blanca, así no tendrá problemas para recibir futuros envíos.
 
 
 
PODCAST
AL FILO DE LA REALIDAD
El encuentro semanal con lo desconocido.
Conduce: Gustavo Fernández
 
En nuestro último episodio, AFR Nº 49:
Una prueba de la existencia de Dios
Una deducción lógica, si reflexionamos sobre Entropía y Negantropía.
 
 

 
 
 
SÓLO ÁMENME
 
 

 

    Era el último año de la irrepetible década de los ’60 y en este bizarro universo espiritualista rutilaba fugazmente como meteorito errático Su Divina Gracia Brapunavanda A.C. (en el escuálido par de notuelas que alcancé a leer sobre sus quince minutos de fama —nunca mejor empleada la expresión— jamás se aclaró qué diablos significaba A.C., aunque el morocho de bigote a lo Clark Gable y pícara mirada no parecía de los tiempos de Antes de Cristo). Era, obvio, un indio, vaya a saberse si hindú, arribado a las costas de California (¡nada menos!) como uno más del incesante desfile de gurúes, maharijis, maestros y fakires importados de Oriente en esos tiempos. Pero el tipo la tenía clara. No se embarcaba en teológicas y metafísicas discusiones con Timothy Leary o Baba Ram Das en la TV yankee de costa a costa. Para qué; uno terminaba nervioso, transpirando y en ocasiones, mal parado. No trataba de vender en la calle, en conferencias o en ashrams sus libros hediondos de patchouli, ni sermoneaba desde alguna estribación del Shasta a grito pelado para que hippies extraviados de lisérgico y marihuana se acercaran a escucharle y, de paso, dejarle unas monedas para su magro (o no) sustento. No, Brapu era un “maestro”... en el sentido más cínico que el “lunfardo” porteño puede darle a la palabra. Porque Brapu reunía a sus devotos, o a los periodistas, esperaba que se hiciera silencio y sólo decía: “Yo no vengo a darles ningún mensaje, ni a traerles soluciones a sus problemas, porque yo soy Dios. Sólo siéntense ahí y ámenme”.

 

    Un genio el fulano. Lo crean o no, parece que durante un par de años unos cuantos y unas cuantas hicieron eso; se sentaban frente a él, días, semanas, todos en silencio, mirando al “maestro” y el “maestro” mirándolos a ellos con una sonrisa que yo también tendría si veinte giles se sientan a mirarme durante días y sólo se levantan para ir al baño, comer algo, pagarme algunas cuentas, dormir unas horas y vuelven a sentarse para mirarme y amarme.

 

    Brapu debe haber pasado a mejor vida, ya. Bah, no sé a qué tan mejor, porque por lo menos en ese entonces parecía pasarla bomba en ésta con el curro de sentarse en silencio, sonreír y dejarse amar (y eso que era fiero el pobre) y por ahí en la otra vida estaba esperando una larga fila de tíos que se sentaron a amarlo y tarde piaron que esos años podrían haber estado haciendo algo más productivo. En fin, cosas que se me ocurren y en todo caso, problemas entre espíritus, conventillo de ultratumba en el que no me pienso meter. Pero el tema es que recordé a Brapu hace unos días en que concluí una jornada ahíto de tanta chantocracia imperante en el mundillo espiritualista que, seamos francos, parece que de espiritualista cada vez menos. Porque mirando alrededor, uno —yo— se desayuna que tenemos colegas donde el más lerdo alcanza a un ñandú gateando.

 

 

Atardecer de un día agitado

 

    Un debate con una contactada (con extraterrestres) que rodeada de su inveterada corte de milagros discriminaba sin fundamento alguno lo que era “cierto” y lo que no de las hipótesis ovnilógicas que se debatían, porque claro, “así lo recibía ella”. Y de pronto, uno —yo— imbécil disfuncional de la canalización que me pasé treinta años de mi vida gastando kilómetros como dinero de mis bolsillos y jirones de mi vida en el camino descubriendo que “ellos”, los elegidos, ya tenían todas las respuestas, en un discurso donde el amor y los mensajes de otros planos dictados en castellano arcaico (¿por qué será que Kuthumi, Ashtar Sheran, El Morya, Saint Germain, siguen hablando como El Quijote? ¿Están tan imbuidos de su cósmica esencia que no descubrieron que el mundo hispanoparlante ya no habla así? ¿Será que el Registro Akhásico donde se almacenan sus voces está en este plano en algún lugar de Asturias o Castilla, y por eso nunca tienen sus mensajes el giro fonético guatemalteco, mexicano, argentino, uruguayo...? Y mejor no hablar cuando la Virgen se anuncia a través de una vecina. Escuchar a tantas “videntes” transmitir las palabras de María tal como —dicen— las recibieron me hacía pensar, más que en un mensaje de la Inmaculada, en una posesión de Niní Marshall). Tras cartón, informarme por pedido de una amiga sobre el umbroso proceso de elaboración de la —por lo menos en estas tierras— famosa Agua Diamantina, a sabiendas de que hay gente bienintencionada que no se lava ni los dientes si no es con la misma. Y encontrarme con un berenjenal de frases seudo científicas capaces de dejar a cualquiera en un estado de semi trance, sin haber comprendido nada, por supuesto, pero todo sonando taaaan serio... Mientras cenaba, escuché unas grabaciones fragmentadas del venerable e ínclito Don Pedro Romaniuk, con su eterno discurso del estilo: “porque en la Universidad de Smmmmoolkji....uesky, la doctora Pavlita Cuchinota demostró que de los 56.095.278 átomos de la tercera vuelta contada desde arriba del ADN se encuentra un átomo de xenón-cryptón-molibdeno, y fue publicado en el número 45, del  Tomo XXXVI de los Anuarios de esa universidad”... y, claro, nadie alcanza a escuchar bien el nombre de la universidad, o de la doctora, o no busca los Anales por Internet, o si lo hace y no los encuentra, seguro que uno es el torpe porque el profesor Romaniuk sabe tanto y lo dice tan seguro, y estuvo en tantos programas de televisión y ha escrito tantos libros... que debe ser verdad.

 

    Me acosté temprano esa noche. Buscando el sueño —sospecho que no otra cosa— ojeo La Novena Revelación. Y el sueño se me fue definitivamente. El protagonista llega a Perú y se dirige tras su misión al interior del país, en un largo viaje por carretera pasando junto a (está en el libro, búsquenlo)... ruinas incas y mayas. ¿Mayas en Perú?. Sería todo un descubrimiento, claro, pero ni autores ni editores dedican un párrafo más a esto que conmocionaría al mundo. Da por hecho (propio de un gringo que ni se informó del país que jura conocer) que todos estos indígenas latinoamericanos están ahí nomás, unos junto a otros. Incas y mayas, revueltos, claro.

 

    Y cuando uno —yo— me siento frente a esos contactados, canalizadores, escritores y conferencistas, y les señalo sus ambigüedades, inexactitudes y contradicciones, resulta ser uno —yo— el “demasiado racional”. El “poco espiritual”. El “que aún no ha evolucionado”. Todo, entonces, “ségual”. No importa los errores científicos porque para esta New Age light de cosmética astral la ciencia es despreciable (no las actitudes de ciertos científicos, como debería ser), porque, claro, “lo que importa es el mensaje”. Sin entender que el mensaje se bastardea si se bastardea el canal de transmisión. Que si existen términos precisos en nuestros idiomas para entes gnoseológicos precisos, deben ser usados. Que si da lo mismo mezclar neutrinos con ángeles, mayas con incas, Saint Germain con Jung sin contexto, sin rigurosidad intelectual porque, va de suyo, lo que importa es el mensaje, la espiritualidad que tanto propugnamos se va a la mierda. Porque es una espiritualidad ersatz, disfrazando la megalomanía de algunos que llaman “espiritualidad” a simplemente carecer de la capacidad, de la paciencia, de la humildad o de la voluntad de reconocer que tienen quizás sólo unas pocas respuestas y una inmensa falta de conocimientos. Entonces, escribimos cualquier cosa, armamos seminarios, talleres, cursos, conferencias donde decimos la primera idiotez que se nos cruce por la mente pero intercalando maníacamente conceptos como “universalismo”, “amor cósmico”, “fin del mundo”, “maldad humana”, “vibraciones superiores” porque ahí enfrente hay un público que también habla de espiritualidad pero se asfixia en sus problemas cotidianos que de espirituales no tienen nada, y siguen y siguen y siguen buscando fórmulas mágicas. Así que les damos cualquier cosa: fotos del aura que no son más que filtros de luces tomados con la webcam[1], cartas natales por computadora que hablarían del destino voluptuoso tanto de un vecino como de un brócoli con la única condición de que hayan brotado en el mismo momento[2], lecturas de Tarot nacidas más que de la potenciación de nuestra percepción extrasensorial, de la agilidad verborrágica de alguien con mucha calle[3]. Y escrivimos con herrores garrafales de hortografía y sintacsis, pero conbensemos a la gente para que conpre nuestras obras porque, obio, son “mensajes de lo alto”, xq lo que importa es el msj, tonces varruntamos que agamos lo que agamos, y cmo lo agamos, si lo q imprta s el msj la gente lo consum igual... y es terrible, pero lo consume, y a cualquier precio. Un precio que, claro, ahora ya no será “arancel cultural” sino “donación amorosa”.

 

    Y uno —yo— se pregunta después para qué escribir tratando de despertar conciencia. Si todos sabemos, tanto ustedes como quien escribe, que quizás todo esto es un gasto innecesario de energía que, después de todo, no es de uno sino universal. Así que quizás sólo baste que dejen de leer, permanezcan frente al monitor y ya.

 

    Sólo ámenme.

 

Referencias:

 

[1] Ver mi artículo “'Auravision': Las Falsas Fotos 'Kirlian'”, en AFR Nº 165.

[2] Ver “Una reivindicación de la Astrología”

[3] Ver “Pero, después de todo... ¿Sirve para algo el Tarot?”, en AFR Nº 21.

 
Sobre Astrología:
 
AFR Nº 17: Carl Gustav Jung: Un espíritu inmortal a la luz de la Astrología.
AFR Nº 18: Carl Jung y la Astrología.
AFR Nº 28: Una reivindicación de la Astrología.
AFR Nº 48: Un nuevo mundo: la Astrología Espacial.
AFR Nº 95: Enfoque astrológico del Asma Bronquial Humana.
AFR Nº 111: ¿Puede usarse la Astrología en particular y estas disciplinas en general para acertar en los juegos de azar?
AFR Nº 118: Enfoque Astrológico del Asma Bronquial Humana (II): Factores Hereditarios.
AFR Nº 136: ¿Astrología y Astronáutica hermanadas en la Evolución de la Especie Humana?
Podcast Nº 24: www.emnhome.com/afr
 
 

 
 

UNA EXTRAÑA ANTENA

 

 

    La fotografía fue tomada hace pocas semanas en Capilla del Monte. Muestra una novedosa e intrigante antena parabólica, de aproximadamente un metro sesenta centímetros de diámetro, similar a las empleadas en avanzados sistemas de telecomunicaciones. Está bien plantada sobre la tradicional capilla religiosa consagrada a San Antonio en esa localidad y en el interior de la misma no existen oficinas afines a esas actividades. Preguntamos. “Para ver televisión satelital”, nos dijeron. Es obvio que las pequeñas antenas parabólicas de Direct TV en nada se parecen a este monstruo sobre el cual nadie pudo darnos una explicación coherente. Pero cualquiera que esté ahíto de misterios al pie del Uritorco, no puede dejar una vez más de sorprenderse sobre esta extraña antena en ese extraño lugar y seguramente con extraños fines, toda vez que si así no lo fuera no hubiera sido necesario que se nos inventara una excusa tan ridícula. ¿Alguien tiene alguna idea?

 

 
 

 

 


 

LA CUMBRE, CÓRDOBA:
OTRO HITO PARA INVESTIGAR
 

 

 

 

    Durante mi último periplo por el hermoso Valle de Punilla cordobés, recalé un par de días en otra localidad paradisíaca: La Cumbre. Por expresa invitación de los amigos Dante Marchetti y su esposa, Brenda Mercado, de FM Contacto, 102.9 MHz, librería “Tejados Verdes”, Belgrano 13, a sus responsables Lucía Olazábal y Mike Pearson y la Secretaría de Turismo de La Cumbre, sr Secretario de Cultura, don Francisco Capdevila, presenté mi último libro, “OVNIs Sobre las Torres Gemelas”, a la par de interiorizarme sobre alguna casuística del lugar. Quiero aquí resaltar dos curiosidades.

 

    Una, la imagen, de nueve metros de altura, de un Cristo que, con los brazos abiertos, reproduce el de 30 metros del Corcovado, en Río de Janeiro, Brasil. Lo que casi todo el mundo ignora es que esa imagen no es la de Cristo. Aunque generalmente los guías turísticos la asimilan al Jesús de la Misericordia –que, empero, tiene los brazo a ambos lados pero a 45º hacia abajo, es en realidad producto del sincretismo del culto Umbanda con la religión católica, y remite a Oxalá, padre de muchos dioses el panteón africanista. Por supuesto, y habida cuenta de la dimensión del “turismo religioso” en el país carioca, los brasileros suelen ignorar este “detalle” que rara vez se comenta a los visitantes, pero cualquier conocedor de la iconografía umbandista reconocerá fácilmente la imagen, pues es costumbre de ese culto adoptar imágenes católicas pero con leves “modificaciones” que, ara el ojo avizor, encierra el mensaje de alusión a sus propias creencias. Aventuré, frente a los micrófonos de FM Contacto, que en virtud de lo expuesto n sería extraño hallar en algún momento y en sus cercanías “ofrendas”, es decir, restos de velas y comida ceremonial consagrada a esas prácticas por parte de  cultores que sí saben de sus implicancias. ¿Y adivinen qué?. Acerté: días después, el mismo Dante me informaba que algunos vecinos del lugar tenían para mostrarme restos de esos rituales hallados en sus proximidades.

 

    También es común en La Cumbre obtener extraños registros fotográficos, quizás evidencia de la acción de “energías” del lugar que, como suele ocurrir en la cercana Capilla del Monte, evidencian la presencia de factores de naturaleza desconocida. Una de las fotografías que nos fue acercada documenta esto, y uno no puede dejar de asociarla con la reiterada presencia en fotografías tomadas en esta última localidad con distintas cámaras, bajo distintas circunstancias y por distintas personas de “energías” (no se me ocurre otra forma de llamarlas) materializadas en las fotos, con una frecuencia y claridad que no es susceptible de interpretarse en términos de fallas en el proceso fotográfico, toda vez que se obtienen tanto con cámaras digitales como de rollo.

 

    Otra experiencia es de índole personal. Cuando ascendía al Cristo de La Cumbre, me detuve un buen rato en un convento franciscano al pie del mismo. En el interior de la modesta capilla, una imagen de San Roque con la rodilla izquierda descubierta y lacerada remitía al simbolismo esotérico y alquímico del peligro de descubrir verdades. Pero lo impactante había acaecido fuera: en el límpido cielo y momentos antes de ingresar, veo claramente dibujadas, al parecer por aleatorias nubes, tres letras: XLP. Tomé una foto, claro. Y Dante me decía, en parte en broma y en parte en serio esa noche, que lo único que faltaría es que nada saliera en la placa. Don premonitorio o maldición gitana: fue el único cuadro cuyo revelado falló al no ser expuesto. Tengo como único testigo a otro amigo del lugar, Ricardo Maldini quien, desde el pueblo y sin saber qué estaba yo haciendo también las observó. No había habido aviones a la vista y a los pocos minutos el propio viento dispersó la extraña formación cuyo significado se me escapa.

 

 

 

De izquierda a derecha, Dante, Francisco y Gustavo

(imagen del canal de cable local).

 

 

 

Convento franciscano, mediados el siglo XIX,

donde aparecieron las extrañas “letras” en el cielo.

 

 

 

Interior de la capilla del convento.

 

 

 

El “Cristo” de La Cumbre.

 

 

 

La Cumbre, vista desde el Cristo.

 

 

 

Extrañas configuración en fotografías obtenidas en esta localidad,

un fenómeno que se epite con frecuencia sin causa física aparente.

 

 

 

Capilla del Monte, zona de Las Gemelas, dos días después.

 

 

 

Capilla del Monte, zona de El Zapato, cuatro años antes.

 

 

 


 
 
SIGNOS Y AMULETOS EN DOS CONTINENTES
 

 

 

    Hace pocas semanas, pude visitar —y recorrer con todo el tiempo que mi curiosidad siempre exige— las ruinas de Cayastá. Para los lectores no argentinos (y para muchos argentinos también, que quizás deberían conocer mejor nuestro riquísimo pasado) en esta localidad de la provincia de Santa Fe se realizó la primitiva fundación de la ciudad homónima, por el conquistador español don Juan de Garay, el 15 de noviembre de 1573. Sesenta años después, el permanente hostigamiento de los indígenas —especialmente de la etnia Quiloaza— los desbordes de los ríos y las miasmas infecciosas, motivaron su traslado a su actual emplazamiento. Y allí permanecieron, durante siglos, sepultadas las ruinas, hasta que en el pasado siglo XX comenzó su exhumación.

 

    El lugar es interesante por demás. Por ejemplo, es posible visitar las excavaciones de las primitivas iglesias y contemplar, expuestos, los esqueletos de los primitivos habitantes, entre ellos el famoso Hernando Arias de Saavedra (“Hernandarias”) colonizador, guerreo del indio, explorador que llegó incluso a la en esos tiempos inaccesible Patagonia en busca de la Ciudad de los Césares. También pueden recorrerse otras ruinas de viviendas —incluso visitarse la reproducción íntegra de una casa colonial de ese entonces— y un bien dispuesto y didáctico museo. Y aquí encontramos dos objetos de interés que deseamos comentar.

 

    Por un lado, una “figa”, esto es, un objeto amuleto que reproduce una mano con el pulgar entre el índice y el dedo medio. Se lo emplea aún hoy profusamente en ciertas comarcas italianas como protección contra la “envidia” —representa el acto de arrancar la lengua del malidicente— pero no me constaba (por lo menos a mí) que fuera tan común y cotidiano en estas tierras en aquellas épocas. De hecho, existía en Santa Fe La Vieja una verdadera obsesión de protegerse más o menos esotéricamente contra todo tipo de males: ladrillos, tejas, hasta utensilios cotidianos, como se observa en las fotografías, estaban cubiertos de grafías exorcistas, “signos de poder”, etc. Es doblemente interesante porque esta manía tan pagana en un pueblo que con 400 habitantes tenía 6 iglesias habla a las claras del subestrato “hechiceril” que regía sus costumbres.

 

    Pero hay algo más apasionante. La primera foto reproduce una grafía hecha en cerámica por los indígenas “encomenderos”, es decir, reducidos a la civilización (en verdad, a la servidumbre) habitantes del lugar. Tiene algo de laberíntico, de jeroglífico. La segunda fotografía, reproducida en el diario “La Nación” de Buenos Aires en 1969, muestra a antropólogos argentinos durante un trabajo de campo con indígenas “yorubas” africanos. Pues bien, si miran con atención, en la túnica del jefe se reproduce exactamente el mismo símbolo de la cerámica anterior. Hay cuatrocientos años de diferencia, miles de kilómetros e, incluso, raíces étnicas y culturales distintas, pues no se trata en el caso de nuestro país de una elaboración hecha por esclavos negros —que podrían haberla traído como recuerdo de sus tierras— sino indígenas, y es sabido lo “intocables” que, de hecho, se consideraban unos a otros (para conveniencia de los amos y señores hispanos que veían así reducida la posibilidad de un alzamiento conjunto).

 

    Pero hay más: el mismo símbolo (según el “Diccionario de Símbolos” de G. Snwek) es de origen etrusco y tendría como razón de ser evocar la liberación y protección que llega con los hombres del cielo. Más allá de interpretaciones varias, este trasvasamiento cultural abona la convicción de una pancultura global común en tiempos ya muy remotos.

 

 
  
 
 
 
 
 
 
 


LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO
Disponibles para descargar en formato PDF (un solo archivo comprimido) desde: http://www.egrupos.net/grupo/afr/ficheros


 
FORMAS DE CONTACTO:
 
Para envío de sugerencias, críticas, cartas de lectores: clic aquí.
 
Para envío de noticias, colaboraciones y
todo material susceptible de ser publicado: clic aquí.
 
Por otros motivos,
contacte con el Administrador/Editor a:

 
NÚMEROS ANTERIORES:
 
En el caso de inconvenientes puede solicitar ejemplares por email al Editor.
 

 
SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL
MENCIONANDO FUENTE Y ENLACE:
 
AL FILO DE LA REALIDAD
www.alfilodelarealidad.com.ar
 

 
Al Filo de la Realidad es órgano de difusión del Centro de Armonización Integral, academia privada dedicada a la investigación, difusión y docencia en el campo de las "disciplinas alternativas", fundada el 15 de octubre de 1985 e inscripta en la Superintendencia de Enseñanza Privada dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina, bajo el número 9492/93.
 

 
 
 
 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com























Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service