eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > afr > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 140 
AsuntoAutor
Boletín - EXPO-Con CAI - Ce
Boletín - Nuevos C CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Energoto CAI - Ce
EXCEPCIONAL PROMOC CAI - Ce
Boletín - Segundo CAI - Ce
Boletín - Energoto CAI - Ce
Geometría Sagrada CAI - Ce
BsAs: Congreso Nue CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Conferencia en BsA CAI - Ce
Corregimos: Confer CAI - Ce
Boletín - EXPO: Co CAI - Ce
Revista Al Filo de Quique M
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Por 1a v CAI - Ce
Boletín - CURSO GR CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Nuevo Te Centro d
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Al Filo de la Realidad

Mostrando mensaje 123     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AFR] Revista Al Filo de la Realidad Nº 174
Fecha:Jueves, 27 de Septiembre, 2007  11:54:59 (-0300)
Autor:CAI - Centro de Armonización Integral <afreditor @.....com>

 
 
___________________________________________________________________________
OCULTISMO                                         OVNIs                                      PARAPSICOLOGÍA
 
      Año 8                            Jueves 27 de septiembre de 2007                        N° 174            
AL FILO DE LA REALIDAD
"Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello,
pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo". Voltaire.
 
((( Fundada el 10-5-2000 )))
                                                                                                                      
                                                                                                                      
 
* Desde Paraná (Entre Ríos, Argentina)
para 7556 suscriptores (auditado por eGrupos)
en todo el mundo *
 
 
 
En este número de AFR:
 
— TIERRA HUECA: MADRE DE TODAS LAS CONSPIRACIONES (Parte I)
     por Débora Goldstern
 
— ¿QUÉ SIGNIFICA OCUPAR EL CAMPO JUNGUIANO?
     por Antonio Las Heras
 
— CRÓNICA DE LA JORNADA DE PSICOLOGÍA JUNGUIANA EN EL HOSPITAL BORDA
     por Viviana del Río
 
— EL HOMBRE MÁS FELIZ DEL MUNDO
     De la lista de correo de debates “Otras Inteligencias”
 
— Noticias:
         El Arte Espiritual de Marcelo Rotela.
         Gustavo Fernández, miembro de la Asoc. Jungiana Argentina
 
 

 
AL FILO DE LA REALIDAD ES UNA REVISTA QUINCENAL DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA POR EMAIL QUE INCLUYE LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO.
 
Suscripción     (ALTA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/alta
¿Cambio de dirección? Efectúe la Suscripción con la nueva dirección y luego la Desuscripción con la antigua.
Importante: Agregue "afreditor@gmail.com" a su libreta de direcciones o lista blanca, así no tendrá problemas para recibir futuros envíos.
 
 
 
PODCAST
para escuchar en línea
o descargar en formato mp3
 
AL FILO DE LA REALIDAD
El encuentro semanal con lo desconocido.
Conduce: Gustavo Fernández
 
Suscríbase gratis pegando este enlace
en su podcatcher o agregador:
 
Visítenos en el Earth Music Network:
 
 

 
MÁS RECURSOS GRATUITOS:
 
     Estos y otros recursos gratuitos disponibles en www.alfilodelarealidad.com.ar .
Para solicitar más información por email cliquear en los enlaces y enviar el mensaje vacío (lo que importa es el asunto):
  • Curso Básico de Tarot.
  • Curso Básico de AutoDefensa Psíquica.
  • Libro "Los Secretos del Triunfo Sexual".
  • Libro "Normas Jurídicas para el Ejercicio Legal de la Parapsicología y el Tarot".
  • Lecciones anteriores del Curso de Esoterismo Práctico (se emite por esta misma lista).
  • La Embestida de los Escépticos.
  • ¿Existen los "Hechizos" y "Maleficios"?
  • Denuncia por genocidio: El negocio con las enfermedades.
  • Software para consulta del I Ching.
  • Calendario 2007 para imprimir.
  • Video-Entrevista a Eugenio Siragusa (contactado) sobre Giorgio Bongiovanni.
       
      CDs

      Todos los números anteriores de Al Filo de la Realidad están disponibles en formato PDF y pueden accesarlos en Archivos Forteanos Latinoamericanos.

      Encontrará otros sitios web, listas de correo de discusión, boletines, cursos, comercios, etc. destinados a estas temáticas en nuestra sección de Enlaces.

       
      Radio La Embajada
      (radio on-line y grabada)
       
      Con programas periodísticos, musicales, deportivos y mucho, mucho humor.
      Pueden visitarla a la hora que quieran, mientras juegan, navegan o chatean.
      Con Marchelo Mariño y todo su circo.
       

       

       

      TIERRA HUECA:

      MADRE DE TODAS LAS CONSPIRACIONES

       

      (Parte I)

       

       

      escribe: Débora Goldstern

       

       

       

       

       

      Año: 1942

      País: Alemania

      Objetivo: Tierra Hueca

       

          “Estamos en abril de 1942. Alemania vierte todas sus fuerzas en la guerra. Nada, al parecer, es capaz de desviar a los técnicos, a los sabios y a los militares de su tarea inmediata. Sin embargo, una expedición organizada, con asentimiento de Goering, de Himmler y de Hitler, abandona el Reich con gran sigilo. Forman esta expedición algunos de los mejores especialistas del radar. Bajo la dirección del doctor Heinz Fisher, conocido por sus trabajos sobre los rayos infrarrojos, desembarcan en la isla báltica de Rugen. Van provistos de los aparatos de radar más perfeccionados. Estos aparatos son todavía raros en esta época, y están repartidos en los puntos neurálgicos de la defensa alemana. Pero las observaciones que van a realizarse en la isla de Rugen son consideradas, por el alto Estado Mayor de Marina, como de importancia capital para la ofensiva que Hitler se apresta a desencadenar en todos los frentes. No bien hubieron llegado, el doctor Fisher apuntó los aparatos al cielo, en un ángulo de cuarenta y nueve grados. Salta a la vista que nada hay que detectar en la dirección elegida. Los otros miembros de la expedición creen que se trata de un ensayo. Ignoran lo que se espera de ellos. Más tarde les será revelado el objeto de la expedición. Desconcertados, comprueban que los aparatos siguen apuntando en la misma dirección durante muchos días. Entonces se les da esta explicación: El Führer tiene buenas razones para creer que la Tierra no es convexa, sino cóncava. No habitamos en el exterior del Globo, sino en su interior. Nuestra posición es comparable a la de las moscas que andan por el interior de una esfera. El objeto de la expedición es demostrar científicamente esta verdad. Gracias a la reflexión de las ondas del radar, que se propagan en línea recta, se obtendrán imágenes de puntos extraordinariamente alejados en el interior de la esfera. El segundo objeto de la expedición es obtener, por reflexión, imágenes de la flota inglesa anclada en Scapaflow”.

       

       

      Año: 2007

      País: USA

      Objetivo: Tierra Hueca

       

          Se anuncia por enésima vez una expedición a la Tierra hueca, que por diversos problemas en especial de índole económico, es aplazada año a año. La idea parte de un grupo de exploradores norteamericanos, en su mayoría practicantes mormones, quienes creen que la famosa tribu perdida de Israel reside en las entrañas del Polo Norte, donde mora el Rey del Mundo, representante de Dios en la Tierra. Esta idea toma como fuente primaria, además de los pasajes bíblicos, un libro que se conoció a principios del siglo XX, Smoky God. Un viaje al interior de la tierra, relato de Olaf Jansen, pescador noruego que junto a su padre pasó dos años en esas tierras desconocidas. Por medio de un rompehielos ruso, el Yamal, esperan arribar a ese lugar mítico y comprobar su tesis. Los pasajeros que quieran participar deberán abonar la módica suma de veinte mil dólares, un costo menor si se piensa en los beneficios.

       

          ¿Por qué una idea que en 1942 no tuvo un final feliz, como después veremos, es retomada 65 años más tarde? ¿Hastío de la modernidad? ¿Fastidio con la ciencia que niega su existencia? ¿Es realmente la Tierra hueca y su secreto escondido por las potencias? ¿O es que tal vez nuestros libros están caducos y necesitamos fabricar nuevas respuestas?

       

          La Tierra no es hueca, dicen los especialistas, pero si no lo es, ¿por qué algunos no creen? En la historia de la Humanidad siempre existieron inconformistas, individuos que se negaron a aceptar hechos incuestionables y propusieron nuevos caminos. Algunos se adelantaron a su tiempo, otros sucumbieron ante los cambios, no se adaptaron. Pero hubo un tercer grupo que se decidió a resistir y alzó su bandera en contra de las posturas vigentes. ¿Es este el caso de los sostenedores de la teoría de la Tierra Hueca?

       

          Después de leer el próximo informe, el lector decidirá.

       

       

       

      JOHN CLEVES SYMMES

      Un rebelde en la corte de las Trece Colonias

       

          Remontémonos a 1823. Ese año “el representante de Kentucky, Richard Johnson que llegaría a ser vicepresidente de los Estados Unidos, se levantó en la Cámara, para presentar respetuosamente una instancia en la que se pedía que el Congreso costeara una expedición al centro de la Tierra; y, al instante, volvió a imperar el bullicio en la asamblea”. Aunque la moción sonara a broma, ya llevaba cinco años dando vueltas por el territorio norteamericano. El impulsor de la propuesta era un capitán retirado, John Cleves Symmes, que combatió a los británicos en la Guerra de la Independencia.

       

          “Yo declaro que la tierra está vacía y que su interior es habitable; que contiene un cierto número de esferas concéntricas, sólidas, una dentro de la otra, y que tiene una abertura de doce a dieciséis grados en el polo. Empeño mi vida en apoyo de esta verdad y estoy dispuesto a explorar el hueco, si el mundo quiere sostenerme y ayudarme en tal empresa. John Cleves Symmes, de Ohio, excapitán de infantería.”

       

          “Tengo preparado para la prensa, un tratado sobre los principios de la materia, donde doy pruebas de la proposición anterior, explico varios fenómenos y revelo el “secreto dorado” del doctor Darwin. Mis condiciones son el patrocinio de esto, y el nuevo mundo lo ofrezco a mi esposa y sus diez hijos. Elijo como protectores, al doctor S.L. Mitchel, a Sir H. Davy y al barón Alexander von Humboldt. Invito a un centenar de bravos compañeros, bien equipados, a partir desde Siberia, en la estación otoñal, con renos y trineos, para avanzar en la superficie del mar helado; doy mi palabra de que encontraremos una cálida y rica tierra, llena de florecientes vegetales, y de animales, si es que no hay hombres, al llegar, un grado hacia el norte de latitud 82; regresaremos durante la primavera siguiente. J. C. S”.

       

          Cuando Symmes escribe ese panfleto apasionado en defensa de la Tierra Hueca, ya se encuentra retirado de sus actividades militares, disfrutando de una apacible vida hogareña que por lo visto lo aburría. Ni los diez vástagos que tenía a su cargo, ni al parecer su esposa lograban aplacar el espíritu del indómito capitán, que invirtió sus últimos años en tratar de interesar a sus compatriotas acerca de este tema.

       

          Su creencia en la posibilidad de oquedades polares comenzó con la compra de un telescopio para observar los planetas. “Estudiaba mapas y dibujos de Saturno, y llegó a la conclusión de que el hecho de que haya anillos alrededor de aquel astro, establece que el principio de las esferas concéntricas, o de los planetas huecos, existe realmente. Juzgó que Isaac Newton había incurrido en un error, y que una atmósfera llena de un elástico fluido aéreo o de unas esferas de éter, huecas, microscópicamente invisibles, explican la gravedad: El fluido aéreo crea, en vez de una fuerza arrastrante, una impelente, que es principio real de la gravedad. Opinó también que la materia informe tomaba, en rotación, la forma esférica, y por consiguiente, una masa nebulosa en rotación, como lo era nuestra Tierra durante su proceso formativo, no asumiría la forma de una esfera sólida, sino, más bien, la de esfera hueca”. Para sustentar esta visión se adentró en cierto tipo de lectura esbozada por algunos autores partidarios de su querida teoría. Estudió a Burnet “que creía que la Tierra había sido, anteriormente, un pequeño núcleo, cubierto de petróleo, al cual se había adherido el fluido de la atmósfera, formando así la corteza terrestre. Otros escritos fueron los de Woodward, “que afirmaba, que la Tierra está formada por distintos estratos, dispuestos en lechos concéntricos, como las capas de una cebolla”. De Whiston extrajo “que la Tierra había sido originada por un cometa, y que en el cometa se había formado un abismo líquido, el cual había sido cubierto después por una corteza, de modo que, en su aspecto final, la tierra se parecía a la yema, a la clara y a la cáscara de huevo”.

       

          Aunque estos autores colmaban sus expectativas, Symmes indagó aún más en el pasado y encontró que en 1692, el famoso astrónomo Edmund Halley, descubridor del cometa que lleva su nombre, esbozó “que debajo de la corteza terráquea había un vacío, dentro del cual giraban tres planetas del tamaño de Venus, Marte y Mercurio. Halley no estuvo solo ya que poco después el famoso matemático alemán Leonard Euler agregó a las observaciones del británico una pequeña modificación: unificó los tres planetas en uno solo, “al cual dio luz de día y una avanzada y próspera civilización”. Esta corriente sería seguida por Cotton Mather “habló de un universo interior” y “dos décadas más tarde, el barón Holberg escribió una novela en la cual el protagonista caía dentro de la Tierra, para descubrir allí un sol y un sistema solar, y convertirse él mismo, durante tres días, en un satélite girante”. Uno de los últimos científicos en unirse a Halley y Euler fue el escocés Sir John Leslie “célebre por sus investigaciones sobre la radiación, especuló acerca de una tierra hueca, provista de dos resplandecientes planetas, semejantes al sol, llamados Proserpina y Plutón”.

       

          Symmes carecía del don de la oratoria, pero recorrió el país brindando algunas Conferencias ante un público ávido por novedades. En 1820 se dio a conocer “Symzonia: un viaje de exploración”, que fue editado por la casa editora J. Seymour (New York) y firmada por un tal Adam Seaborn. “Esta divertida obra de ciencia ficción era una parodia de Symmes, de su hipótesis, y de su expedición en proyecto. En el relato, el autor, en primera persona, inspirado por Symmes, prepara una exploración de las regiones polares, con el pretexto de cazar focas. Al acercarse al lugar donde se encuentra el “gélido cerco” que conduce al mundo interior, la tripulación descubre en una isla, los huesos de un monstruo. Antes que la dotación pueda amotinarse, el capitán deja que su buque de vapor sea rápidamente arrastrado, por fuertes corrientes, hacia el sur. No tardan en hallarse dentro de la Tierra.

       

      Symzonia.

       

          En su metrópoli, el capitán y sus hombres dan con una raza albina de seres humanos, vestidos con ropas blancas como la nieve, y que hablan un musical lenguaje. Symzonia, iluminada por dos soles y dos lunas, es una utopía socialista. El pueblo albino, regido por un individuo superior, vive prósperamente, posee oro y dispone de avanzados inventos, tales como dirigibles armados con lanzallamas que arrojan gas encendido a una distancia de un kilómetro y más. Celosos por mantener su régimen, los symzonianos obligan al capitán y a su equipaje a que regresen al mundo exterior, más avaricioso”. Muchos consideran que tras la fachada de Adam Seaborn se esconde la pluma del mismo Symmes. ¿Ridiculizándose a sí mismo? ¿No será tal vez que debemos pensar en un verdadero ataque lanzado por algunos detractores que despreciaban sus teorías? Salvo que el capitán tuviera un sentido del humor a toda prueba, eso haría que los rumores que lo describen como un hombre de mal genio “que se encendía rápidamente en presencia de una situación ridícula, y que su falta de paciencia no le permitía coordinar, de una manera ordenada y minuciosa, sus radicales ideas”, no tuvieran ningún fundamento. ¿O sí?[1]

       

          Un rico empresario James MacBride se convirtió en su “padrino y colaborador”, quien adaptó sus investigaciones en un libro: Symmes’ Theory of Concentric Spheres (1826) donde se podía leer: “según el capitán Symmes, el planeta que ha sido denominado Tierra está compuesto, como mínimo, de cinco esferas concéntricas, huecas, con espacios intermedios, y una atmósfera alrededor de cada una; y son habitables, tanto en la superficie cóncava, como en la convexa. Cada una de estas esferas tiene amplias aberturas en sus respectivos polos. Aunque la ubicación particular de los lugares donde se cree que existen las aberturas polares puede que no haya sido averiguada con absoluta certidumbre, se considera no obstante que la misma es aproximadamente correcta; su situación ha sido conjeturada por apariencias que existen en aquellos lugares; tales que como un círculo o zona que rodea al globo y en la cual no crecen árboles ni otra vegetación (excepto musgo); las mareas del océano corren en diferentes direcciones y que, al parecer se reúnen; la existencia de volcanes; las hinchazones del fondo, en el mar, que son más frecuentes, la aurora boreal que asoma hacia el lado sur”.

       

          El retirado capitán se convirtió con el tiempo en un personaje peculiar que provocaba sonrisas por lo bajo, defensores a ultranza y enojosos intelectuales que desde su irrupción en escena con la idea de una Tierra Hueca no dejaban de criticarle. Eso explica por qué en vida jamás alcanzó los fondos necesarios para llevar a cabo una expedición, falleciendo a la edad de 42 años (1828) sin lograr su objetivo. Pero su bandera fue izada por otros. Tan sólo un año después de su partida uno de sus más fervientes discípulo Jeremiah Reynolds logró convencer a un rico empresario Watson, que a diferencia de Mac Bride que apadrinó a Symmes creyó en la existencia de una Tierra Hueca, y decidió financiar de una vez por todas el excéntrico viaje al Polo Sur. Se contrataron dos navíos: el Annawan y el Serpa. Pero la aventura casi termina en tragedia. “Los navíos efectuaron el desembarco a los 82 grados de latitud sur, pero el grupo que saltó a tierra se extravió y fue salvado, en el instante preciso, de la muerte por

      inanición. Después la tripulación amotinada obligó a que los buques pusieran proa a la patria; se pertrecharon en las costas de Chile, desembarcaron a Reynolds, y siguieron adelante, para buscar, en la piratería, descubrimientos más provechosos”.

       

          Pronto las ideas de Symmes tomarían otra dimensión y sobrevivirían de mano de algunas de las mentes literarias más vivaces de su tiempo, que explotarían el tema hasta el hartazgo. Edgard Allan Poe fue uno de los primeros en tomar la posta. “El manuscrito en la botella”, “La incomparable aventura de un tal Hans Pfall” y “Las Aventuras Gordon Pym” son una buena muestra. En 1864 el escritor francés Julio Verne dedicaría una de sus mejores novelas al género, “Viaje al centro de la Tierra”, la única profecía verniana que sus cultores dicen aún no se cumplió. A esa le seguiría la “Esfinge de los Hielos”. Otro escritor maldito, Lovecraft legaría “Las Montañas de la Locura”. Edgard Rice Burroughs, creador de Tarzán, imaginó en su novela “En el centro de la Tierra a Pellucidar”, un continente perdido en el interior del planeta con acceso por el Polo Norte.

       

      En 1868 se da a conocer “Un globo hueco”, del profesor W. F. Lyons, que retomaba la idea de Symmes aunque desconociendo su nombre de las obras consultadas, característica que muchos autores imitarían. Consciente de tal omisión Americus Vespucius Symmes, uno de los diez hijos del desaparecido militar publica (1878) “Teoría de las esferas concéntricas de Symmes, que demuestra que la tierra es hueca, su interior habitable, y con espaciosas aberturas en los polos”. “Esta colección fue publicada por Bradley and Gilbert, de Louisville. Aunque Américo acreditó a su padre como autor absoluto del texto, e hizo constar que él era únicamente un compilador, en realidad compuso una colaboración original para el volumen. Symmes había afirmado que bajo la tierra existía una civilización. Americus no fue capaz de resistirse a dar más detalles. Esta civilización, dijo, no era otra que la de las diez tribus perdidas de Israel, que habían sido localizadas por otros en zonas tan distantes como México y la Atlántida”.

       

          Con el comienzo del Siglo XX, el legado de Symmes cruzaría los océanos y ganaría partidarios, que esparcirían el evangelio de la Tierra Hueca por todo el mundo.

       



      [1] Se cree que el verdadero autor es (1764-1835) Nathaniel Ames. 
       
       
       
       

       
       
       
      ¿QUÉ SIGNIFICA OCUPAR EL CAMPO JUNGUIANO?
       
       

       

       

       

          El campo junguiano es mucho más que una psicología y una antropología. Este espacio las incluye; pero abarca más. El campo junguiano es, ante todo, la puesta en práctica —fuera de toda doctrina o ideología— de una Ética para el pleno ejercicio de la vida y una Gnosis entendida como “conocimiento adquirido mediante la experiencia.” De allí que nuestro espacio requiera de lo vivencial; aquello que ha sido atravesado persiguiendo aprovechar las extraordinarias oportunidades que sólo permite una existencia fuera de lo común, ajena a lo normal. Entendiendo por “normal” aquella parte de la campana de Gauss donde se encuentra la mayor cantidad de individuos de una muestra. Normal es reiteración, falta de creatividad, pasividad. Allí donde la curva de Gauss se asintotiza, donde encontramos escasa cantidad de individuos, allí están quienes habitan el campo junguiano.

       

          Ocupar el campo junguiano es entender la obra de Jung enfocándola mediante una forma de vida anormal, atípica y diferente.

       

          Este espacio rechaza de raíz cualquier papel de víctima —permanente o momentáneo— por entender que, suceda lo que fuere a cada persona, la vida siempre merece ser transitada intensamente.

       

          Habituado a actuar, cambiar, dejar fluir, atenerse al wu wei, tener elasticidad y plasticidad ante los acontecimientos previsibles y tanto más en aquellos repentinos e inesperados hallando una oportunidad en cada caída, frustración o rumbo errado que permite descubrir senderos nuevos e inexplorados, el habitante de estos territorios considera términos vacíos a las palabras fatalidad, destino, suerte, casualidad o resignación.

       

          Para entender la obra de C. G. Jung es menester comprender cómo fue su vida y por qué prefirió esa manera de existir a otras que le hubieran sido igualmente posibles y —en especial— realmente cómodas. Por eso este ámbito rechaza la continuidad, los lugares comunes, el conservadurismo y los privilegios del status quo. Bien expresó Jung, una y otra vez, a todos quienes quisieran oírlo, que no quería que hubiera junguianos. Precisamente porque muy lejos estaba el suizo de querer repetidores o meros conservadores de aquello hasta donde él hubo conseguido llegar.

       

          Alguien puede haber leído hasta el agotamiento los escritos junguianos resultando capaz de repetirlos de memoria. Otros pueden practicar análisis junguiano, interpretar sueños arquetípicos e indagar míticos esquemas surgidos de lo inconsciente colectivo. Mas con esto a ninguno le será suficiente para vivenciar el campo junguiano. Pues la única manera de transitarlo es haciendo propia una forma de vida, una manera específica de pararse en el mundo y situarse frente al mundo. Desafío puro, exploración permanente, búsqueda inacabable de nuevos horizontes, posibilidades distintas, más y mayores desarrollos personales. Siempre se puede más.

       

          La incorporación al campo junguiano requiere —necesariamente— del conocimiento de la teoría y de haber vivido la experiencia del análisis. Pero en modo alguno es suficiente con eso.

       

          Para tornar viable la ocupación del campo junguiano es menester haber atravesado, previamente y de manera satisfactoria, la vía iniciática. La obra escrita de Jung encuentra una inacabada comprensión si quien la lee no obtuvo la Luz que sólo otorga el Sendero de la Iniciación siguiendo los rituales de la Tradición Hermética.

       

          Sólo desde allí podrá entenderse —y por dar algunos ejemplos— la importancia de esa obra fundamental que es Psicología y Alquimia, los motivos por los que aceptó la Astrología y el I Ching como herramientas para el conocimiento del psiquismo y el modelo expuesto para el Principio de Sincronicidad tomado —qué duda cabe— de la rica simbología esotérica y las peculiaridades de la Individuación, meta final del análisis junguiano.

       

          El interés de Jung por lo esotérico, por la Astrología, la Alquimia y la Parapsicología. Las llamadas “mujeres de Jung”. Su presunto antisemitismo y nazismo. Todo eso, y otras tantas cosas, le fueron observadas precisamente por quienes “sintieron” el peligro que representa la proximidad del campo junguiano para quienes se conforman con la quietud, requieren de supuestas seguridades y anhelan aquello que de reiterado resulta abrumador por lo conocido.

       

          Esas críticas, todas superficiales, realizadas al modo en que vivió C. G. Jung y a su personalidad, están sustentadas —aunque los pseudocríticos nunca tuvieran consciencia de ello— en mecanismos defensivos intrapsíquicos. Muestra nítida de que en su profanidad no consiguieron superar los miedos que los convierten en sujeto.

       

          Este comentario no cabe —de más está señalarlo, aunque conviene hacerlo— a Sigmund Freud quien también fue un Iniciado.

       

          La única forma en que el campo junguiano puede concebirse es desde el rol activo —y más todavía: pro activo— que convierte a cada persona en alguien único e irrepetible. Nada más lejano del pasivo adocenamiento tan habitual en el mundo actual.

       

          La obra de Jung es el producto de su actitud frente a la vida. Jung indagando en los fenómenos paranormales, a los 24 años de edad, para escribir su tesis doctoral. Jung recorriendo el mundo, aprendiendo idiomas y dialectos, participando de las ceremonias rituales de cada comunidad: en América y en el corazón del África. Jung espía de los aliados. Agente secreto 488. Jung —una verdadera montaña, como lo definiera su amigo el explorador Laurence von der Post— honrando el juramento de absoluto silencio mientras era acusado de antisemita y nazi. ¡Cuánta capacidad espiritual y fortaleza intelectual hay que tener para recibir reiteradas acusaciones falsas, mentirosas; muy probablemente de gente que nada había hecho para liberar al mundo del yugo hitleriano!

       

          El campo junguiano: un territorio de vida intensa, donde ningún minuto es derrochado ni malgastado. Un territorio de crecimiento permanente y armónico que ocupa lo espiritual, lo intelectual y lo material. Puesta en acto de la vida como desafío inagotable. Por que el sitio de la libertad es incómodo. Requiere esfuerzo, perseverancia, dedicación, un Maestro y el Discípulo que lo encuentra, alegría de vivir, comprender que la vida merece ser vivida aún frente a los acontecimientos menos gratos. Tener la certeza de que lo justo en cada humano es dar algo —por mínimo que sea— para provecho y progreso de la Humanidad.

       

          En su prólogo al I Ching, C. G. Jung sostiene que del sosiego y del recogimiento nunca surgió un conocimiento nuevo.

       

          Eludir el engaño con que la consciencia suele tentar ofreciendo supuestas seguridades y certezas; apartarse del sendero conocido por que no es el que a uno le corresponde; enfrentar los secretos ocultos que anidan en el Alma; ésa es la labor del Iniciado: la que permite ingresar al campo junguiano... y recorrerlo.

       

       

       
       
       

      CRÓNICA DE LA

      JORNADA DE PSICOLOGÍA JUNGUIANA

      EN EL HOSPITAL BORDA

       

       

      por Viviana del Río

       

       

       

          Organizado por la Asociación Junguiana Argentina (AJA) el pasado jueves 30 de agosto, entre las 9.00 y 13.00 horas se realizó la Primera Jornada de Psicología Junguiana en el Hospital Psicoasistencial Interdisciplinario José Tiburcio Borda del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Desde minutos antes de la apertura, en un clima distendido pero de gran expectativa, el Aula Magna de la Cátedra de Psiquiatría del hospital quedó colmada, a pesar de tratarse de un día hábil y de un horario en el que gran parte de las personas tienen actividades laborales o de estudios. Psicólogos, médicos psiquiatras, otros profesionales de la salud y de las disciplinas humanísticas así como estudiantes constituyeron el auditorio. Algunos procedentes de San Carlos de Bariloche y otros de la Universidad Nacional de Luján (provincia de Buenos Aires); todos con el objetivo de estar presentes en este hecho singular dado que era la primera vez en toda la historia del Hospital Borda que se hacía una jornada totalmente dedicada a la Psicología Junguiana.

       

          La Jornada comenzó puntualmente a las nueve con la acreditación correspondiente y media hora más tarde se efectuó la apertura oficial a cargo de los doctores Rodolfo Fischer y Antonio Las Heras, presidente y vicepresidente respectivamente de la AJA. Ambos coincidieron en señalar la importancia del encuentro habida cuenta de la utilidad que implican los aportes de C. G. Jung  para una mejor comprensión de la conducta humana. También expresaron la responsabilidad que sentían al disertar en un ámbito como lo es el Aula Magna de la Cátedra de Psiquiatría del Hospital Borda donde todavía parecen retumbar las voces de Enrique Mouchet, José Ingenieros, Gonzalo Bosch, Gregorio Araoz Alfaro y tantos otros prohombres que hicieron a la Psicología y Psiquiatría en la Argentina.

       

          Seguido, el Dr. Fischer realizó su exposición sobre el tema “La clínica junguiana en el campo psiquiátrico”. A las 10:15 Hs. la Dra. Ana Brenda Horwitz (Secretaria General de la AJA) se refirió a “Aspectos característicos de la Psicología Junguiana”. A las 11 Hs. la Dra. Teresita Faro de Castaño (igualmente cofundadora de la AJA) expuso sobre “Análisis de casos clínicos desde la Psicología Junguiana”, provocando en varias ocasiones el aplauso de la concurrencia. A las 11:45 Hs., cerrando el ciclo, el Dr. Antonio Las Heras  disertó sobre “La relación analista/analizante en el análisis junguiano”.

       

          Luego se formó un panel integrado por los cuatro disertantes para abrir un espacio donde los asistentes pudieron hacer libremente preguntas a efectos de profundizar y ampliar los temas expuestos, enriqueciendo de este modo, aún más, el material ofrecido inicialmente por los panelistas.

       

          Fue notable el grado de satisfacción de quienes asistieron, traducido en su participación activa mediante el planteo de inquietudes y su demanda posterior de más actividades y de libros alusivos.

       

          El éxito de esta primera jornada es el fruto del trabajo en conjunto de quienes —agrupados en la Asociación Junguiana Argentina— se han propuesto difundir el pensamiento junguiano con la calidad que se merece, llevándolo a todos aquellos ámbitos donde se considera necesaria su presencia. Con amplia trayectoria académica y experiencia laboral y vivencial, este equipo de profesionales se ha reunido para un fin común: el de transmitir las enseñanzas de Jung, a todos aquellos que deseen sentir, pensar y actuar en la misma dirección; tal como el Sabio Maestro de Zurich lo hizo.

       

       

      DIJERON LOS EXPOSITORES:

       

          “Es muy importante en Psiquiatría la aplicación de los aportes realizados por Carl G. Jung a un mejor conocimiento del psiquismo humano. Los orígenes de padecimientos como las psicosis y la esquizofrenia pueden comprenderse mejor aplicando conceptos como los de inconsciente colectivo y estructuras arquetípicas. En el trabajo terapéutico, en innumerables ocasiones hemos tenido que apelar a la Psicología Junguiana...” (Dr. Rodolfo Fischer, vicepresidente de AJA y ex Jefe del Servicio N° 17 del Hospital Borda.

       

          “La psicoterapia junguiana, aplicada en el consultorio privado, permite un trabajo expansivo, comprometido y activo por parte tanto del analista como del consultante, donde se van atravesando diferentes etapas que tienden a la integración de los opuestos que conforman el psiquismo humano. Esto no se consigue sólo hablando con quien se analiza; sino ayudándole a desplegar dotes o potencialidades que se encuentran latentes en él.” (Dra. Teresita Faro de Castaño, cofundadora de AJA).

       

          “En el análisis junguiano la interpretación de los sueños es parte esencial. Jung hacía que quienes eran atendidos por él llevaran un cuaderno donde anotaban los sueños inmediatamente después de despertarse. Incluso les enseñaba a hacer algo así como una auto interpretación. La Psicología Junguiana se ocupa, asimismo, de sueños peculiares como los traumáticos, paralelos, proféticos, arquetípicos, anticipatorios y parapsicológicos.” (Dra. Ana Brenda Horwitz, Secretaria General de AJA).

       

          “El análisis junguiano es un canto a la vida; atiende al presente y al futuro. Persigue que cada persona pueda desplegar al máximo sus capacidades; por sobre todo aquellas latentes, las que se reservan —por así decirlo— en lo inconsciente. Claro que de lo que se trata es que dichas fuerzas fluyan de manera armónica mediante un proceso adecuado donde los deseos positivos de vida de cada uno alcancen concreción plena para, enseguida, aparecer nuevos horizontes. El análisis junguiano es aceptar que la vida es un desafío permanente.” (Dr. Antonio Las Heras, presidente de AJA).

       

       


       

        

       

      EL HOMBRE MÁS FELIZ DEL MUNDO

       

       

      De la lista de correo de debates “Otras Inteligencias”

      http://es.groups.yahoo.com/group/otrasinteligencias/

       

       

       

          ¡De plano nos rompieron los paradigmas! Acostumbrados a creer que la felicidad es una competencia olímpica para tener más, ser más exitoso, sentir más placer y hacer más cosas, ahora los científicos del Laboratorio de Neurociencia Afectiva de la Universidad de Wisconsin nos salen con que el hombre más feliz del planeta es un tipo que vive en una celda de dos por dos, no es dueño ni ejecutivo de ninguna de las compañías del Fortune 500, no tiene relaciones sexuales desde hace más de 30 años, no vive pendiente del celular ni tiene Blackberry, no va al gym ni maneja un BMW, no viste Armani ni Boss, desconoce tanto el Prozac como el Viagra o el éxtasis, y ni siquiera toma Coca-Cola.

       

          En suma: el tipo más feliz del planeta es un pobre diablo sin dinero, éxito profesional, vida sexual, ni popularidad.

       

          Su nombre es Matthieu Ricard, occidental por nacimiento, budista por convicción y el único de cientos de voluntarios cuyo cerebro no sólo alcanzó la máxima calificación de felicidad prevista por los científicos (-0.3), sino que se salió del felizómetro por completo (-0.45). Los 256 sensores y decenas de resonancias magnéticas a las que Ricard se sometió a lo largo de varios años para validar el experimento no mienten: ahí donde los niveles de estrés, coraje y frustración en los meros mortales es muy alto, en la mente de Ricard estas sensaciones negativas no existen. Por el contrario, ahí donde la mayoría de voluntarios mostró bajísimos niveles de satisfacción y plenitud existencial, Ricard se voló la barda en todas y cada una de las sensaciones positivas, dando origen al título de "el hombre más feliz del planeta" (www.elmundo.es , 22 de abril).

       

          Lo paradójico del caso no es que haya un hombre tan feliz, sino que llegó a serlo desprendiéndose de todo aquello en lo que los occidentales suponemos radica la felicidad: éxito profesional, pericia científica, dinero, posesiones, fama, placeres, relaciones humanas y consumo, consumo, consumo. Y es que Matthieu Ricard no es ajeno a nada de esto: hijo del miembro emérito de la academia francesa Jean François Revel, Ricard no se dejó deslumbrar por el ateísmo ilustrado de su padre, ni por su fe de nacimiento; tampoco sus estudios de genética celular en el Instituto Pasteur le trajeron la satisfacción deseada. Con el mundo a sus pies y a punto de convertirse en una eminencia científica decidió que por ahí no iba la cosa. Se fue al Himalaya, adoptó el celibato y la pobreza de los monjes, aprendió a leer el tibetano clásico e inició una nueva vida desde cero. Hoy es la mano derecha del Dalai Lama y ha donado millones de euros producto de la venta de sus libros a monasterios y obras de caridad.

       

          Pero eso no es la causa, sino la consecuencia de su felicidad. La causa hay que buscarla en otro lado, dice el jefe del estudio, Richard J. Davidson, y no es ningún misterio ni gracia divina: se llama plasticidad de la mente o, dicho en términos menos fufurufos, es la capacidad humana de modificar físicamente el cerebro por medio de los pensamientos que elegimos entretener.

      Resulta que al igual que los músculos del cuerpo, el cerebro desarrolla y fortalece las neuronas que más utilizamos. A más pensamientos negativos mayor actividad en el córtex derecho del cerebro y en consecuencia, mayor ansiedad, depresión, envidia y hostilidad hacia los demás. O, como quien dice, más infelicidad autogenerada. Por el contrario, quien trabaja por pensar bien de los demás y ver el lado amable de la vida ejercita el córtex izquierdo elevando las emociones placenteras y la felicidad.

       

          Pero nadie se vaya con la finta de tanta "felizología" barata que circula por ahí: Ricard advierte que no se trata de decidir ver la vida en rosa de un día para otro, si no de trabajar sistemáticamente en debilitar esos músculos de infelicidad que tanto hemos fortalecido creyéndonos víctimas del pasado, de los padres o del entorno y, en paralelo, comenzar a ejercitar los músculos mentales que nos hacen absolutamente responsables de nuestra propia felicidad (M. Ricard, “En defensa de la felicidad”, Ed. Urano).

       

          Al final, los resultados del estudio vienen a cimbrar los pilares de nuestra civilización consumista —donde el Prozac se vende cuatro veces más que el Viagra— porque confirman, ahora sí con pruebas científicas en mano, lo que humanistas y profetas de todas las épocas han venido diciendo sin que los científicos materialistas les dieran ni poquito crédito.

       

          A saber:

      • que la felicidad es un asunto del espíritu que no depende de nada ni de nadie externo a la persona (Buda),
      • que la clave para ser feliz mora en el interior de cada quien (Cristo); y
      • que la felicidad o es un hábito o es el resultado de varios de ellos (Aristóteles).

       

          Y si bien Ricard admite que su camino no es más que uno de muchos, advierte que ser feliz necesariamente pasa por dejar de culpar a los demás de nuestra infelicidad y buscar la causa en nuestra propia mente.

       

          O, como dice un adagio: "envejecer es obligatorio, madurar es opcional".

        

       


      NOTICIAS

       

      Arte espiritual

      Presentación de la muestra canalizada por Marcelo Rotela (Santa Fe, Argentina) en Capilla del Monte.

       

      A partir del 19 de julio y durante una semana, en la sala “Leopoldo Lugones” de la Secretaría de Cultura de la localidad cordobesa de Capilla del Monte el plástico y “canalizador” Marcelo Rotela presentó su muestra “Más allá del año 2000”.

       

      Marcelo, que desde hace años se dedica a la investigación de la espiritualidad y contactos extraterrestres, afirma canalizar desde hace años imágenes que, según comenta, tienen fuente extraterrestre y describen el conocimiento y hábitos de vida tanto de seres de otros planetas como de talantes.

       

      Ha volcado todo esto en una impresionante obra pictórica, impresionante por su preciosismo detallista —cada obra debe ser examinada con lupa para apreciar el cuidado en el menor detalle, en una multiplicación de escenas y personajes que hizo recordar a quien esto escribe a una de las imapagables escenas “congeladas” del cómic “¿Dónde está Wally?”— como su carencia de formación artística lo cual no es óbice para un despliegue fastuoso hasta la inverosimilitud de riqueza visual, a lo que debe sumarse lo elemental de las herramientas empleadas: sólo lápices de colores, como aquellos con los que experimentábamos en la escuela primaria.

       

      Marcelo, que a diferencia de tantos “contactados” es una persona sencilla, amable, buen oyente, de bajo perfil y dispuesto al debate, fue apoyado en este emprendimiento por Patricia Reyna y don Ovidio Rotela, padre de aquél. Los interesados en escribirle pueden hacerlo a: magic_marcelo3@hotmail.com

       
       
       
       
      El autor explicando pormenores de su obra a algunos asistentes.
       
       
       
      Muestras pictóricas:
       
       
       
      Cuatro fotografías más pueden verse al detalle en Flickr:
       
       
       
       
      Otra vista de la presentación

       

       

       


       
       
       

      Gustavo Fernández, miembro de la

      ASOCIACIÓN JUNGIANA ARGENTINA

       

       

       

          El pasado miércoles 5 de setiembre, y con el padrinazgo del doctor Antonio Las Heras, nuestro Director, Gustavo Fernández, fue presentado e ingresó en la Asociación Jungiana Argentina. Esto más que un detalle curricular; habla de una trayectoria intelectual de la cual son testigos los lectores de “Al Filo de la Realidad” y que tiende a encontrar un hilo conductor metodológico entre las disciplinas tan poco “políticamente correctas” que hacen nuestro diario métier y una aproximación académica que es posible y, por lo tanto, reivindicable.

       

      ¿Qué es la Asociación Jungiana Argentina? (tomado del periódico “Jungianos de Argentina”)

       

          La Asociación Jungiana Argentina (AJA) es una Asociación civil Simple sin fines de lucro, fundada en coincidencia con el Solsticio de Invierno del año 2005.

       

          Son sus finalidades:

        • a) Agrupar a los profesionales del campo universitario vinculados a la docencia y/o estudio y/o investigación en la teoría, ciencia y práctica de todos aquellos aspectos del quehacer humano, estudiados e investigados acorde al enfoque dado por el sabio suizo Carl Gustav Jung (1875/1961) que se encuentra recogido en toda su bibliografía y correspondencia;
        • b) Impulsar el estudio y la investigación de bienestar psico–físico–espiritual humano desde la perspectiva del campo jungiano, así como la prevención, tratamiento y rehabilitación en todo cuanto hace a la salud individual, grupal, social comunitaria;
        • c) Brindar a sus asociados la más completa y actualizada comunicación de los progresos científicos y los estudios que se desarrollan en el orden nacional e internacional sobre el pensamiento jungiano;
        • d) Promover el perfeccionamiento y actualización de los profesionales y las investigaciones relacionadas con los temas que competen a la AJA;
        • e) Desarrollar y difundir el pensamiento jungiano;
        • f) Cooperar con otras asociaciones afines;
        • g) Formar académicamente psicoterapeutas jungianos;
        • h) Fomentar la investigación en el campo del pensamiento jungiano y la extensión universitaria del mismo;
        • i) Mantener los estándares éticos y profesionales de sus asociados.

       

          Tiene la AJA para el logro de sus objetivos las siguientes acciones:

        1. Organizar, realizar y/o participar en cursos, conferencias, debates, jornadas, maestrías, mesas redondas, ateneos, seminarios, postgrados, simposios y congresos;
        2. Supervisar y/u organizar programas destinados a la capacitación de recursos humanos en las áreas vinculadas con los fines estatutarios;
        3. Publicar revistas, boletines informativos y todo material didáctico y bibliográfico que mejor coadyuve al conocimiento de los objetivos institucionales y a la divulgación de sus actividades;
        4. Mantener interrelación con entidades de igual o similar objeto reconocidas legalmente, que funcionen en el país y/o en el exterior, posibilitando el intercambio de asistencia científica y bibliográfica;
        5. Realizar el Congreso Anual Carl G. Jung, el primero de los cuales se realizó del 14 al 16 de setiembre de 2005 con una concurrencia de 247 inscriptos y el auspicio de las embajadas de Suiza y de la India, habiendo tenido del 10 al 12 de noviembre de 2006 el segundo de estos encuentros, y el tercero del 13 al 15 de setiembre de 2007 (declarado de interés por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), realizados en el más puro ambiente jungiano.

       

          Conforman la Comisión Directiva de la AJA los siguientes miembros fundadores:

      • Presidente: Dr. Vicente Rubino
      • Vicepresidente: Dr. Rodolfo Fischer
      • Secretario General: Dr. Antonio Las Heras
      • Tesorera: Lic. Silvina Laura Mazal
      • Vocal: Lic. Roberto Torres
      • Comisión Revisora de Cuentas: Dra. Ana Brenda Horwitz; Dra. Teresita Faro de Castaño.

       

          Podrá ingresar a la AJA —inicialmente como Socio Adherente— toda persona interesada en el campo del pensamiento jungiano. Los graduados universitarios, cumplidos los requisitos necesarios, pueden acceder a la categoría de Socios Activos.

       

      Informes: de lunes a viernes y de 13 a 19 horas exclusivamente, al (011) 4371-4788, o bien escribir a: info@jung-argentina.com.ar.

       

       


       
       
      LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO
      Disponibles para descargar en formato PDF (un solo archivo) desde: http://www.egrupos.net/grupo/afr/ficheros

      Lección EP Nº 01: Quirología Científica 1.
      Lección EP Nº 02: Quirología Científica 2.
      Lección EP Nº 03: Quirología Científica 3.
      Lección EP Nº 04: Infografía ampliada de la mano.
      Lección EP Nº 05: Infografía mejorada de la mano. Seminario de Técnicas Adivinatorias (I).
      Lección EP Nº 06: Seminario de Técnicas Adivinatorias (II).
      Lección EP Nº 07: Seminario de Técnicas Adivinatorias (III).
      Lección EP Nº 08: La utilidad de estudiar la Sabiduría Antigua y su inserción en la “Nueva Era” (parte 1).
      Lección EP Nº 09: El estético Sexto Sentido.
      Lección EP Nº 10: El Árbol de la Vida.
      Lección EP Nº 11: La Sabiduría de la Kabballah.
      Lección EP Nº 12: Kirón, la Estela de la Sombra.
      Lección EP Nº 13: La luz interior y la Noche Oscura.
      Una acotación (tal vez de interés) a nuestra última lección de Esoterismo Práctico, en AFR Nº 136.
      Lección EP Nº 14: El concepto de Analogía en la Práctica Esotérica.
      Lección EP Nº 15: La Energía Vital Universal oPräna, su voibración y el buen empleo de estos ciclos.
      Lección EP Nº 16: La ¿aniquilación? del Ego.
      Lección EP Nº 17: Antakharana: El puente de comunión mística con lo espiritual.
      Lección EP Nº 18: Illuminati: Inquisidores de la Nueva Era.
      Lección EP Nº 19: La Transmutación Alquímica del Yo.
      Lección EP Nº 20: La Psicomitología Personal.
      Lección EP Nº 21: Psicomitología: Ahondando el Conocimiento de los Arquetipos Personalizados del Inconciente.
      Lección EP Nº 22: Evolución Espiritual y Desengaños Afectivos.
      Lección EP Nº 23: En Conexión con las Energías Telúricas
      Lección EP Nº 24: El Anillo
      Manásico y el Conocimiento Akhásico
      Lección EP Nº 25: Esoterismo y Compromiso Social
      Lección EP Nº 26: Familia y Aborto: Las "Brasas Ardientes" del Esoterismo.
       
       

       
      COLABORACIONES
       
      Puede enviarnos artículos o noticias relacionadas con los temas de esta revista a afreditor@gmail.com (incluya en el asunto "Redacción"). Las fotografías o ilustraciones como así también los formatos pueden ser editados por cuestiones de espacio y estilo. Incluya el nombre o datos del autor (su email, si quiere ser contactado), URL de su sitio web, fuente y cualquier otra información relevante. Añada los comentarios que crea convenientes. No aseguramos la publicación ni tampoco el momento.
       
      Es importante que usted se asegure previamente a redactar su artículo que su temática es, cuando menos, abordada de manera diferente a otros trabajos publicados sobre el mismo tenor (para evitar repeticiones).
       

       
      FORMAS DE CONTACTO:
       
      Para envío de sugerencias, críticas, cartas de lectores: clic aquí.
       
      Para envío de noticias, colaboraciones y
      todo material susceptible de ser publicado: clic aquí.
       
      Por otros motivos,
      contacte con el Administrador/Editor a:
       
      Para otras formas de envío o suspenderlos por vacaciones:
       

       
      NÚMEROS ANTERIORES:
       
      En el caso de inconvenientes puede solicitar ejemplares por email al Editor.
       
      También puede solicitar un ÍNDICE por email,
      (cliquear el enlace y enviar el mensaje vacío):
      (Cuando lo haya recibido, podrá solicitar lo que sea de su interés
      directamente al servidor de correo que lo atenderá automáticamente).
       
      Todos los números anteriores de Al Filo de la Realidad
      están disponibles en formato PDF y
       
      Siempre puede solicitar el último mensaje (revista o boletín)
      cliqueando el enlace y enviando el email (no importa el texto ni el asunto).
       

       
      SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL
      MENCIONANDO FUENTE Y ENLACE:
       
      AL FILO DE LA REALIDAD
      www.alfilodelarealidad.com.ar
       

       
      Al Filo de la Realidad es órgano de difusión del Centro de Armonización Integral, academia privada dedicada a la investigación, difusión y docencia en el campo de las "disciplinas alternativas", fundada el 15 de octubre de 1985 e inscripta en la Superintendencia de Enseñanza Privada dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina, bajo el número 9492/93.
       

       
       
       
       





      Crea tu propia Red Social de Noticias
      O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
      es.corank.com











      Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

      eGrupos is a service of AR Networks
      Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
      Terms of Service