eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > afr > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 161 al 180 
AsuntoAutor
Boletín - Nuevo Li CAI - Ce
Boletín - 2 Nuevos CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Curso Ta CAI - Ce
Boletín: Libros+CD CAI - Ce
Boletín: NUEVO LIB CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
Boletín - COMIENZA Centro d
Boletín - GUSTAVO CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Viaje mí CAI - Ce
Boletín - Novedade CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Novedade CAI - Ce
Boletín - Entrevis CAI - Ce
Boletín - Más Nove CAI - Ce
Boletín - CURSO GR CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Al Filo de la Realidad

Mostrando mensaje 163     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AFR] Revista Al Filo de la Realidad Nº 181
Fecha:Martes, 15 de Abril, 2008  16:07:27 (-0300)
Autor:CAI - Centro de Armonización Integral <afreditor @.....com>


 
 
_____________________________________________________________________________________________________
OCULTISMO                                         OVNIs                                      PARAPSICOLOGÍA
 
      Año 8                            Martes 15 de abril de 2008                        N° 181            
AL FILO DE LA REALIDAD
"Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello,
pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo". Voltaire.
 
((( Fundada el 10-5-2000 )))

                                                                                                                    
                                                                                                                      
 
* Desde Paraná (Entre Ríos, Argentina)
para *** suscriptores (auditado por eGrupos)
en todo el mundo *
 
 
 
 
En este número de AFR:

— LA EXPERIENCIA INICIÁTICA DEL LABERINTO
    por Gustavo Fernández

— DANZA DEL LABERINTO
    por Pablo Runa





 
AL FILO DE LA REALIDAD ES UNA REVISTA QUINCENAL DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA POR EMAIL QUE INCLUYE LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO.
 
Suscripción     (ALTA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/alta
Desuscripción (BAJA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/baja
¿Cambio de dirección? Efectúe la Suscripción con la nueva dirección y luego la Desuscripción con la antigua.
Importante: Agregue "afreditor@gmail.com" a su libreta de direcciones o lista blanca, así no tendrá problemas para recibir futuros envíos.

Todos los números anteriores de Al Filo de la Realidad están disponibles en formato PDF y pueden accesarlos en Archivos Forteanos Latinoamericanos.


 
 
 
PODCAST
para escuchar en línea
o descargar en formato mp3
 
AL FILO DE LA REALIDAD
El encuentro semanal con lo desconocido.
Conduce: Gustavo Fernández
 
 
Visítenos en el Earth Music Network:
 
 

 
MÁS RECURSOS GRATUITOS:
 
     Estos y otros recursos gratuitos disponibles en www.alfilodelarealidad.com.ar .
Para solicitar más información por email cliquear en los enlaces y enviar el mensaje vacío (lo que importa es el asunto):
 
CDs

Encontrará otros sitios web, listas de correo de discusión, boletines, cursos, comercios, etc. destinados a estas temáticas en nuestra sección de Enlaces.




LA EXPERIENCIA INICIÁTICA DEL LABERINTO






    Lejos quedaron aquellos tiempos. Largo, el camino recorrido. Duro, con avances y retrocesos, idas y vueltas, desorientado creyendo estar a punto de encontrar la salida pero no, otra vez un recodo y de nuevo casi en el punto de comienzo.

    De mi andar como esoterista, hablo. Un andar que tuvo uno de sus primeros pasos con mis impetuosos dieciocho años en un instituto parapsicológico de orientación rosacruz. O un instituto rosacruz de orientación parapsicológica, qué más da. Cuando un servidor transformaba casi cada clase seguida por mis condiscípulos con fruición demasiado crédula para mi gusto en un debate despiadado en busca (yo) de "sentido común" y racionalidad. Años tardé en comprender que no podía exigir cartesianismo en el imperio de lo metafísico, y perdono con melancolía y nostalgia a esa gente bienintencionada que trataba de impartir una formación para la cual carecían seguramente de idoneidad.

    Era yo un adolescente, aún incipiente alumno de una Parapsicología que se pretendía "científica". Y como la función hace al órgano (dicen, yo no lo creo) proceder con actitud científica me transformaría en uno. Iluso de mí.

    ¿Estados superiores de conciencia? Ilusiones. ¿Dimensiones paralelas? Alucinaciones. ¿Entes espirituales? Cosa de ignorantes. El ignorante, obvio, resulté yo. Fue cuando me cayó la ficha esotérica, cuando la Causalidad me embocó un gol estando en posición adelantada y el barbado Árbitro no lo vio. Cuando me di cuenta de que me había pasado la mayor parte del partido puteando a la hinchada contraria y de espaldas a la cancha mientras el Mago, tomándose los medievales calzones con una mano para no hacer el papelón de enredarse al darle de puntín al balón, me convertía un corner que aún hoy lo miro por TV.


Uno busca lleno de esperanzas...

    ... el camino que los sueños prometieron a sus ansias, dice el tango. Y el Camino aparece. Jalonado, en mi caso, de experiencias, vivencias, anécdotas, descubrimientos, paisajes (de este mundo y del otro), bastante Conocimiento y, quizás, algunas píldoras de Sabiduría. Y errores de bulto. Como suponer que ese camino es lineal, recto como una flecha, desde el aquí, la ignorancia supina en lo Trascendente, hasta el “allá”. O Más Allá. Que no es que te publiquen en la hispana revista, obvio, sino vislumbrar la Verdad. Tocarla un momento. Vamos, por lo menos husmearla con epicúrea sensualidad hermética. Pero como decía mi querido y finado abuelo gallego: "la cuestión es joder". De recto, nada. La alguna vez soñada autopista al Saber Espiritual que supuse como diseñada asépticamente por un poco imaginativo dibujante con Autocad, más bien parece haber sido pergeñada por un M. C. Escher borracho y con cólicos renales. Porque se retuerce sobre sí mismo, me trae y me lleva, creo haber encontrado la salida pero no, ya lo dije, y giro y giro y giro y no tengo veleidades de Pomba Gira. Hace más de treinta años que entré al Laberinto y aquí estoy, todavía.

    Pero algo ha pasado conmigo. Este Laberinto es como un retorcido alambique de la vida que sublimó alquímicamente la mía, la que entró como grano y sal de la tierra y hoy es licor espirituoso.

    Así que, después de todo, uno aprendió algunas cosas. Por ejemplo, que afinando la percepción en el lugar y el momento adecuados podemos asomarnos a la claraboya de Otra Realidad. Y una de esas claraboyas es el trabajo con laberintos.


Jangadero del No Tiempo
 
    "Jangada" se llama en Argentina al conjunto de troncos de árboles, apenas atados entre sí, que hacheros y leñadores del norte mesopotámico[1] echan a las aguas del río Paraná para enviar a los aserraderos casi sin gastos de flete. Y "jangadero" es el valiente que en precario equilibrio sobre uno de esos troncos y con una larga pértiga los conduce. Los jangaderos son, además, conocidos por su habilidad para evadir los peligrosos remolinos en el agua. Que, en el río Paraná, son llamados "remansos", lo que es muy gracioso porque de "re - mansos", nada.[2]

    Así que cuando visiten Capilla del Monte y quieran conocer un "remolino" de energías, un "vórtice" a otras percepciones... ¿pueden negar que me resulte divertido que el lugar donde eso sea posible se llame... "El Remanso"?

    "El Remanso" es una muy agradable hostería con cabañas al pie del imponente Uritorco. Debo a la amabilidad de su propietaria (
Liliana, cuyo email es: "El Remanso" elremanso@arnet.com.ar) el poder haber accedido con mi grupo, disfrutar la belleza del lugar, conocer sus atrapantes "morteros"[3] y un prolijo laberinto, trazado con pequeñas rocas y de unos veinte metros de diámetro en el cual realizamos la experiencia que quiero relatarles.

    Transitado por nosotros en horario nocturno, consistió en recorrer aquél en forma individual y grupal, en estado levemente meditativo, reuniéndonos en grupos de tres al llegar al centro y tras el recogimiento a partir de una oración, emprender el regreso. Como se verá, aparecen en las fotografías los cada vez más habituales (y no sólo en este contexto) "orbs" (sobre los que próximamente publicaré un estudio personal) así como también otras extrañas manifestaciones lumínicas; tal, el caso de "rayos de energía" no susceptibles de explicación convencional (como linternas en movimiento, reflejos y difracciones ópticas, etc.) que ilustran esta nota.

    Pero ahora quiero llevar la atención del lector en otra dirección, que tiene que ver con el "adentro" (quizás no tan fenomenológica y visualmente impactante como el "afuera", pero mucho más transformador) de cada uno. Las vivencias en el laberinto.

    Es muy interesante. Hagan la experiencia y cotejen sus sensaciones con otros; verán que son prácticamente calcadas. Desorientación, confusión, crees estar llegando al centro pero das un recodo y estás proyectado otra vez cerca de la periferia. Más aún, de noche y con el efecto estroboscópico de los "flashes" de las cámaras, el sentimiento sumado era de ansiedad, hartazgo, impotencia: otra vez parece que llegaste al meollo, y otra vez las vueltas del camino te alejan. ¡Tan sencillo, tan breve que parecía desde fuera! ¡Tan petulante tu sonrisa cuando supusiste que en aburridos instantes llegarías al centro! Y allí estás, el tiempo pasa, te enojas, te angustias y claro, te desorientas y confundes más.

    Y de pronto, casi con un golpe de iluminación que no fue un flash disparado en tu rostro sino brotando desde lo profundo de tu corazón, te das cuenta que esto que estás haciendo se parece a algo. ¿A qué? A la propia vida. ¿Cuántas veces te metes en situaciones que vistas desde afuera parecen tan simples pero se transforman en bretes insalvables, confusos, erráticos? Mira en tu corazón ahora: ¿cuántas situaciones de tu vida, hoy, parecen laberínticas, sumiéndote en desorientación y confusión?

    Entonces llega la impaciencia y el enojo. Decides saltar tiempos y cortar camino a través, cosa de salir de allí cuanto antes. No sé tú, pero yo... hablaba ahora del laberinto. Quizás tú lo hacías de la vida.

    Vale, porque uno es reflejo microcósmico de la otra. Pero caminas el laberinto y aceptas que tu guía, instructor o amigo te mire con algo de sorna y mucho de censura si pasas a través de las piedras. Así que en un acto de voluntad decides seguir, como dice otro tango, yira que te yira a través... del laberinto.

    Y de pronto ocurre. Te ocurre. Ya no te sientes molesto, ni impaciente, ni confundido. Sólo te dejas fluir. Sientes que eres Uno con el Laberinto. Y el paso de los minutos te encuentra diferente. Sorteas el laberinto como un jangadero el "remanso" que es en verdad remolino, sabiendo que sólo cuando llegues al centro, al meollo, al fondo, es cuando comenzarás a salir. Y descubres que ello se aplica, literalmente, en la vida. Pero no es ahora ya más, nunca jamás, mera especulación o filosofía de café. Es experiencia incorporada, para la que te has entrenado y estás dispuesto. Bienvenido al Conocimiento, jangadero del No Tiempo.


Ilustraciones
 
 


Estamos en el laberinto. Como se obsevará, en algunas fotos aparecen orbs, en otras, no. Las mismas cámaras que acaban de tomar una imagen "limpia" en breves segundos capturan extraños reflejos, y viceversa. Si se tratara del eflejo en gotas de rocío, defectos de la cámara, etc., una tras otra "copiarían" los errores y no presentarían diferencias tan fundamentales.



El primer "orb" sobre la cúspide de las manos el primer grupo



Ahora no están...



Ahora sí..



Aquí también...



De espaldas, nuestro Director observa el cielo.
Tras él, con diferencia de un minuto antes,
la misma persona tira una segunda foto...















Las luces inexplicables, una y otra vez.....



Los morteros



El "rayo de energía" (¿cómo llamarlo, si no?)


Referencias:

[1] Argentina tiene su propia "Mesopotamia". Se trata de la región constituida por las provincias de Entre Ríos, Corrientes y Misiones, rodeadas por los ríos Paraná, Paraguay, Uruguay y De la Plata. La expresión "región mesopotámica" se aplica por extensión a las vecinas provincias de Santa Fe, Chaco y Formosa.

[2] Nada de nada, quiero decir, porque en un remanso (remolino) no se nada. Se hunde. Uno.

[3] En un afloramiento rocoso se cuenta una treintena de estos hoyos en la piedra, de pretendida manufactura indígena con fines culinarios y de molienda a la que le sospecho otra finalidad, sobre lo que volveré en otro momento.






DANZA DEL LABERINTO


por Pablo Runa

(runista, esoterista y mascarero)



    En mi vida me he topado con varios laberintos, algunos me atraparon y de otros he sabido salir a tiempo, pero de los que no me gustaría escaparme son los que me introdujeron en los misterios del espíritu y la psique. De mi psique y espíritu, en un principio, para darme cuenta de que a medida que me interiorizaba en ellos estos se iban diluyendo, revelando capas más internas y menos "propias". Un laberinto que en cada uno de sus giros va diluyendo mi cuerpo para darle una nueva forma al salir.

    Mi viaje por el misterio de las runas me llevó inevitablemente a volver a entrar en otros nuevos laberintos pero esta vez no para perderme sino para encontrarme. Una de mis primeras "nuevas" experiencias con el laberinto la tuve hace ya más de 12 años en un grupo de psicodrama, trabajando con máscaras. Literalmente yo encarnaba un personaje heroico que, perdido en una red de telas rojas, negras y blancas iba al encuentro de una dama triple que me seducía y amenazaba en el centro de una gran telaraña. Rodeándola trataba de alejarme de ella pero inexorablemente caía hacia el centro de esa trama. Ahí mi cuerpo fue desgarrado, mi máscara fue quitada, mi ego fue consumido y sucumbí a su poder triplicado para terminar envuelto y "muerto" en una mortaja de tules rojos en el centro de un gran círculo negro. Las runas me plantearon varias experiencias de ese mismo sabor y muchos encuentros, en meditación, con maestros y gigantes que guiaron mi aprendizaje. En todas estas visiones alguna forma de laberinto se hace presente. Es una figura mandálica que no puedo, ni quiero, evitar. En mi experiencia con las runas, con las máscaras o en una simple meditación o el estudio, los laberintos me ayudan a la concentración y a encontrar el camino correcto.


Los laberintos

    Según su tipo, podemos reconocer varias formas de laberintos. Los hay de altas paredes y con varios caminos y pasajes cerrados, en donde perderse; y otros más simples, en apariencia, que constan de un solo camino que va dando vueltas en espiral alrededor de una cámara central a la que inexorablemente llega para no dejar otra opción que salir por el mismo camino que se entró. Generalmente estos laberintos no poseen altas paredes ya que no es su sentido perderse en ellos sino recorrerlos en una forma ritual. Existe un tercer tipo de laberinto, mucho más antiguo que consta también de un único camino pero que luego de llegar al centro sale en forma paralela y opuesta a la vía de entrada. En otro momento me referiré a este tipo de "laberintos" conocidos como "Laberinto de New Grange", por encontrarse reproducciones de su trazado en los pilares de la entrada del famoso túmulo británico.

    Todos ellos nos confrontan con la forma en que nos relacionamos con la Madre Tierra. Desde tiempos neolíticos los seres humanos venimos danzando y perdiéndonos en laberintos cada vez más complejos y sutiles; pero la idea es siempre la misma, el pasaje y la vía de trascendencia a través de los portales y pruebas que nos pone nuestra tierra madre.

    De los dos tipos de laberintos; unos "para perderse" y otros "para encontrarse". Personalmente prefiero trabajar con los laberintos para encontrarse. Estos no nos proponen pasadizos equívocos o vías ciegas sino que son un sencillo camino que nos lleva al lugar más sagrado: nuestro propio centro, el centro de nuestro templo corporal, el corazón.

    Plantear un laberinto circular en el suelo es fundar un templo y ese es un misterio que mueve mi investigación desde hace varios años. Jugando con laberintos circulares en las arenas de diversas playas comprobé sobradamente el proceso de transmutación que puede obrar en nuestras conciencias, ya referido mitológicamente por Robert Graves, Jorge Luis Borges y otros. Mi investigación con los laberintos y su geometría se unió inevitablemente a la que paralelamente desarrollo desde hace ya más de veinte años en el campo de las runas y la mitología nórdica. Los primeros laberintos se han encontrado en tierras escandinavas, célticas y germánicas. Están profundamente relacionados con la cosmovisión y la mitología nórdicos. Eran utilizados como verdaderos "Templos de la Tierra" donde se hacían variados rituales mágicos, iniciáticos y oraculares.

    «... El patrón del laberinto representaba el "Castillo en Espiral" ... a donde el rey solar sagrado va después de su muerte y de donde vuelve si es afortunado» [R.Graves – La Diosa Blanca – p.420]. En su libro "La Diosa Blanca" Graves explica que el laberinto circular es una construcción sagrada que desde el Neolítico viene usándose para efectuar una danza ritual, la Danza del Laberinto o danza espiral y que es descrito como el "Castillo de Troya", el "Castillo Circular" o "en Espiral", el "Castillo de cuatro vueltas" ("que gira cuatro vueltas") o "de cuatro esquinas" y el "Castillo de Arianrhod" o "de Arachne" (es decir la telaraña en espiral donde "el rey" va a morir).




    Conocido desde 1670, el sitio sagrado de Rösaring ha atraído a muchas personas durante siglos. Está situado en lo alto de una de las mayores cadenas de glaciación en Escandinavia con una magnífica vista sobre el lago Mälaren. Durante la edad de piedra, cuando el futuro lugar de Stockholm se encontraba bajo el mar, el sitio de Rösaring era una pequeña isla lejana en el archipiélago, no apta para un asentamiento permanente.

    Se piensa que este santuario ha sido usado desde la Edad del Bronce. En una posición prominente en el límite sur del risco se encuentra un laberinto inusualmente grande y complejo hecho de pequeñas piedras. El nombre "Rösaring" deriva de röse que es "pila de piedras" y ring, "anillo"; designando a los anillos concéntricos del laberinto hechos de pilas de piedras.

    El laberinto (reproducido de un dibujo de John Kraft 1977) es de 15,9 m por 14,5 metros con 15 circuitos, 16 paredes y una entrada por el oeste. Fue catalogado como uno de los más antiguos de Escandinavia.

    Las representaciones de laberintos, espirales y espirales dobles (el ya referido Laberinto de New Grange) estuvieron siempre asociadas a los túmulos sepulcrales y lugares sagrados donde se practicaban rituales oraculares y de iniciación mágica. Al recorrer el laberinto el iniciado va rodeando un centro al que se acerca inevitablemente. En este recorrido el iniciado se prepara para un "sacrificio" (muere ritualmente) cambiando su estado físico, psíquico y espiritual. En el centro de ese laberinto se encuentra con la llamada "silla peligrosa" en la que se pasa una jornada y de la que se sale transformado. El laberinto representa el movimiento de la molienda, el movimiento impulsado por las sacerdotisas de las potencias antiguas (los gigantes), los portadores de la forma. Así el laberinto o la espiral neolíticos son los moldes para la formación e iniciación mágicos. Son los moldes y modelos de la "acción de la Tierra Madre"; la danza que plantean y que se celebra en su recorrido es la danza de entrada y salida al corazón de la misma Madre Tierra, el túmulo sepulcral y sagrado que nos comunica con nuestras regiones interiores y sombrías.

    Estos "moldes" han prevalecido en la cosmovisión nórdica y se han conservado escondidos y codificados en la "Visión del Portal" que analiza al alfabeto de 24 runas (el "futhark nórdico antiguo") como un todo mítico-mágico. En la Visión del Portal las runas narran el camino del iniciado entrando y saliendo de su propio laberinto en tres vías paralelas y secuenciadas a un mismo tiempo.

    La primera de estas vías es la vía física o de las energías más densas, la del mismo cuerpo físico, los bienes y objetos que nos rodean y conforman las sucesivas "pieles" con las que nos mostramos. La segunda vía es la llamada vía psíquica o "pneumática" en donde se nos presentan las conformaciones mentales y emocionales del ser y su alma. La tercera vía es la de las energías más sutiles y etéricas del espíritu; las formas y estructuras que nos vinculan con lo otro y los otros. En el centro de este "laberinto de letras" el iniciado se encuentra con el "molino" que desmenuza su ego para dar nacimiento a la semilla de su verdadero ser. Luego en la salida del laberinto resuenan en su mente las voces de los mayores, los gigantes ante los cuales se ha pasado la prueba iniciática.


La experiencia oracular del laberinto


    Hace poco menos de un año que comencé a realizar experiencias vivenciales con diversos laberintos circulares trazados en el terreno donde la entrada y salida del laberinto nos conecta con lo más profundo de nuestro ser.



    En enero de este año construí un laberinto circular en "La Farfalla", un centro de retiro cercano a Cañuelas, en el que coordiné una actividad oracular y de meditación.

    Un juego especial de runas se ubica en el centro del laberinto. Este juego posee tras el signo de la runa tres personajes que nos hablan desde sendos principios dando forma al símbolo profundo de cada misterio. Así son conformados un total de 72 (24 x 3) entidades que representan los diferentes estadíos del camino iniciático.

    La actividad, pensada como un ritual de auto-conocimiento, se inicia con una meditación y respiración en una secuencia de stadhagaldr (meditación rúnica) en donde preparamos la mente, el alma y el cuerpo para ingresar al laberinto. Luego se piensa en la pregunta con la que se desea entrar al laberinto; una pregunta general, un tema a meditar o una pregunta que nos esté inquietando en esa particular ocasión.

    En la recorrida de entrada por el laberinto se van cruzando sucesivamente sus cuatro portales (sus "cuatro giros") hasta llegar al centro en donde se toma una runa; dentro de ella encontramos los tres personajes que, en la vía de salida, nos irán respondiendo sucesivamente a la pregunta o el tema planteados al inicio.




    Los cuatro giros del laberinto están marcados por cuatro "portales". En cada uno de ellos un nuevo circuito comienza. El último portal nos confronta con el corazón del laberinto.

    En el primer circuito, tras el portal de entrada, se medita en "lo físico" de la pregunta: ¿De qué objetos o bienes habla la pregunta? ¿Qué parte de nuestro cuerpo está implicada en ella? ¿En qué "cosas" o zona del cuerpo se condensa la duda o el tema planteado? Al cruzar el segundo portal se gira entrando en el segundo circuito para meditar en la parte psíquica de nuestra pregunta: ¿De qué temores habla? ¿De qué emociones? ¿En qué estado mental nos coloca esa pregunta o el tema que nos convoca? Esto nos lleva ante el tercer portal. Al cruzarlo se entra en la vía del espíritu, el circuito que nos cuestiona sobre ¿Cómo la pregunta nos vincula con los otros? ¿De quién o de quiénes habla? ¿Ante quién o a quién hacemos esta pregunta? ¿Cuál es el espíritu de esta pregunta?

    Al llegar al cuarto giro en el cuarto portal, el que nos pone de cara al corazón del laberinto debemos detenernos para volver a formularnos la pregunta tal como la formulamos al inicio. Luego de meditar brevemente en la pregunta ingresamos al centro y tomamos una de las runas; la damos vuelta para ver su signo y la abrimos para revelar sus tres personajes. A medida que salimos del laberinto, por vuelta, cada uno de estos personajes nos dará su propia respuesta a la pregunta o al tema que convocamos.

    Al salir del "Castillo en Espiral" se aguarda en meditación (o cantando un mantra) la salida de todos los participantes del encuentro. Luego se comparte entre todos la experiencia y se comenta brevemente el sentido de cada runa en relación al tema por el que se preguntó.




    El laberinto circular nos convoca a un camino de auto-conocimiento e introspección donde encontramos respuestas a las preguntas que nos inquietan.

    Al salir del "Castillo en Espiral" se aguarda en meditación (o cantando un mantra) la salida de todos los participantes del encuentro. Luego se comparte entre todos la experiencia y se comenta brevemente el sentido de cada runa en relación al tema por el que se preguntó.

    Las diferentes experiencias que hice con este tipo de laberintos, con diferentes grupos y en diferentes situaciones, siempre han resultado muy profundas y en extremo reveladoras. Incluso en forma personal, con la debida meditación y la conciencia abierta, recorrer con el dedo un laberinto pequeño marcado en una tela o un papel resulta una vivencia muy útil y reveladora. El mismo laberinto así se transforma en un mandala que enfoca nuestra conciencia y en cada vuelta va profundizando la interiorización en el tema o la meditación que encaremos.

    Cada vez que construyo y coordino una actividad grupal en el laberinto me invade un regocijo profundo por participar de una experiencia que forma parte de mi vida y al compartir las revelaciones que dentro de él se producen. Las danzas en el Castillo en Espiral pueden ser practicadas por personas de cualquier edad y por cualquier cantidad de participantes. El recorrido oracular que acabo de presentar es sólo uno de los innumerables ritos o actividades que se pueden desarrollar en este templo primordial de la tierra.

    Los laberintos circulares son mandalas que nos indican el camino de entrada y de salida a las profundidades más oscuras de nuestro ser. Son un plano para transitar nuestra psique y los misterios del espíritu que habita nuestro cuerpo. El Castillo en Espiral es el templo que nuestra Madre Tierra nos ofrece para entrar y salir de ella. La vía del laberinto es siempre una senda individual e íntima. Se entra en un camino de "oscurecimiento" hacia las entrañas mismas de nuestra Madre, hacia su encuentro. Y se sale en un camino de iluminación, hacia el exterior habitado por nuestros pares. En el centro se encuentra el sitio más oscuro e íntimo, donde algo de nosotros cambia, se transmuta, "muere" y se limpia para dar nacimiento a una nueva forma. En su centro nos hablan los antiguos, los que nos dieron origen y quienes conocen nuestros secretos más íntimos. A pesar de que el camino de entrada y salida aparentan ser el mismo; no es la misma persona quien entra y quien sale de él.


 

 
LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO

Disponibles para descargar en formato PDF (un solo archivo comprimido) desde:
http://www.egrupos.net/grupo/afr/ficheros

Lección EP Nº 01: Quirología Científica 1.
Lección EP Nº 02: Quirología Científica 2.
Lección EP Nº 03: Quirología Científica 3.
Lección EP Nº 04: Infografía ampliada de la mano.
Lección EP Nº 05: Infografía mejorada de la mano. Seminario de Técnicas Adivinatorias (I).
Lección EP Nº 06: Seminario de Técnicas Adivinatorias (II).
Lección EP Nº 07: Seminario de Técnicas Adivinatorias (III).
Lección EP Nº 08: La utilidad de estudiar la Sabiduría Antigua y su inserción en la “Nueva Era” (parte 1).
Lección EP Nº 09: El estético Sexto Sentido.
Lección EP Nº 10: El Árbol de la Vida.
Lección EP Nº 11: La Sabiduría de la Kabballah.
Lección EP Nº 12: Kirón, la Estela de la Sombra.
Lección EP Nº 13: La luz interior y la Noche Oscura.
Una acotación (tal vez de interés) a nuestra última lección de Esoterismo Práctico, en AFR Nº 136.
Lección EP Nº 14: El concepto de Analogía en la Práctica Esotérica.
Lección EP Nº 15: La Energía Vital Universal oPräna, su voibración y el buen empleo de estos ciclos.
Lección EP Nº 16: La ¿aniquilación? del Ego.
Lección EP Nº 17: Antakharana: El puente de comunión mística con lo espiritual.
Lección EP Nº 18: Illuminati: Inquisidores de la Nueva Era.
Lección EP Nº 19: La Transmutación Alquímica del Yo.
Lección EP Nº 20: La Psicomitología Personal.
Lección EP Nº 21: Psicomitología: Ahondando el Conocimiento de los Arquetipos Personalizados del Inconciente.
Lección EP Nº 22: Evolución Espiritual y Desengaños Afectivos.
Lección EP Nº 23: En Conexión con las Energías Telúricas.
Lección EP Nº 24: El Anillo
Manásico y el Conocimiento Akhásico.
Lección EP Nº 25: Esoterismo y Compromiso Social.
Lección EP Nº 26: Familia y Aborto: Las "Brasas Ardientes" del Esoterismo.
Lección EP Nº 27: El Hombre es su Proceder.
Lección EP Nº 28: Los Cascarones Astrales.
 
 

 
COLABORACIONES
 
Puede enviarnos artículos o noticias relacionadas con los temas de esta revista a afreditor@gmail.com (incluya en el asunto "Redacción"). Las fotografías o ilustraciones como así también los formatos pueden ser editados por cuestiones de espacio y estilo. Incluya el nombre o datos del autor (su email, si quiere ser contactado), URL de su sitio web, fuente y cualquier otra información relevante. Añada los comentarios que crea convenientes. No aseguramos la publicación ni tampoco el momento.
 
Es importante que usted se asegure previamente a redactar su artículo que su temática es, cuando menos, abordada de manera diferente a otros trabajos publicados sobre el mismo tenor (para evitar repeticiones).
 

 
FORMAS DE CONTACTO:
 
Para envío de sugerencias, críticas, cartas de lectores: clic aquí.
 
Para envío de noticias, colaboraciones y
todo material susceptible de ser publicado: clic aquí.
 
Por otros motivos,
contacte con el Administrador/Editor a:
 
Para otras formas de envío o suspenderlos por vacaciones:
 

 
NÚMEROS ANTERIORES:
 
En el caso de inconvenientes puede solicitar ejemplares por email al Editor.
 
También puede solicitar un ÍNDICE por email,
(cliquear el enlace y enviar el mensaje vacío):
(Cuando lo haya recibido, podrá solicitar lo que sea de su interés
directamente al servidor de correo que lo atenderá automáticamente).
 
Todos los números anteriores de Al Filo de la Realidad
están disponibles en formato PDF y
 
Siempre puede solicitar el último mensaje (revista o boletín)
cliqueando el enlace y enviando el email (no importa el texto ni el asunto).
 

 
SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL
MENCIONANDO FUENTE Y ENLACE:
 
AL FILO DE LA REALIDAD
www.alfilodelarealidad.com.ar
 

 
Al Filo de la Realidad es órgano de difusión del Centro de Armonización Integral, academia privada dedicada a la investigación, difusión y docencia en el campo de las "disciplinas alternativas", fundada el 15 de octubre de 1985 e inscripta en la Superintendencia de Enseñanza Privada dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina, bajo el número 9492/93.
 

 
 
 
 























Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service