eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > afr > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 161 al 180 
AsuntoAutor
Boletín - Nuevo Li CAI - Ce
Boletín - 2 Nuevos CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Curso Ta CAI - Ce
Boletín: Libros+CD CAI - Ce
Boletín: NUEVO LIB CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
Boletín - COMIENZA Centro d
Boletín - GUSTAVO CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Viaje mí CAI - Ce
Boletín - Novedade CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Novedade CAI - Ce
Boletín - Entrevis CAI - Ce
Boletín - Más Nove CAI - Ce
Boletín - CURSO GR CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Al Filo de la Realidad

Mostrando mensaje 178     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AFR] Revista Al Filo de la Realidad Nº 184
Fecha:Miercoles, 2 de Julio, 2008  00:04:47 (-0300)
Autor:CAI - Centro de Armonización Integral <afreditor @.....com>


 
 
_____________________________________________________________________________________________________
OCULTISMO                                         OVNIs                                      PARAPSICOLOGÍA
 
      Año 9                           Miércoles 2 de julio de 2008                        N° 184            
AL FILO DE LA REALIDAD
"Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello,
pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo". Voltaire.
 
((( Fundada el 10-5-2000 )))

                                                                                                                    
                                                                                                                      
 
* Desde Paraná (Entre Ríos, Argentina)
para 8171 suscriptores (auditado por eGrupos)
en todo el mundo *
 
 
 


ESPECIAL:

    Gustavo Fernández en México






 
AL FILO DE LA REALIDAD ES UNA REVISTA QUINCENAL DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA POR EMAIL QUE INCLUYE LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO.
 
Suscripción     (ALTA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/alta
Desuscripción (BAJA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/baja
¿Cambio de dirección? Efectúe la Suscripción con la nueva dirección y luego la Desuscripción con la antigua.
Importante: Agregue "afreditor@gmail.com" a su libreta de direcciones o lista blanca, así no tendrá problemas para recibir futuros envíos.

Todos los números anteriores de Al Filo de la Realidad están disponibles en formato PDF y pueden accesarlos en Archivos Forteanos Latinoamericanos.


 
PODCAST
para escuchar en línea
o descargar en formato mp3
 
AL FILO DE LA REALIDAD
El encuentro semanal con lo desconocido.
Conduce: Gustavo Fernández
 
 
Visítenos en el Earth Music Network:
 
 

 
MÁS RECURSOS GRATUITOS:
 
CDs


Encontrará otros sitios web, listas de correo de discusión, boletines, cursos, comercios, etc. destinados a estas temáticas en nuestra sección de Enlaces.


 

 

UN ENSUEÑO ENTRE SERPIENTES Y JAGUARES

(primera parte)

 

 

    En algún momento pensé que me resultaría tarea cómoda y sencilla esto de volcar en letras y sobre la marcha la suma raudamente acumulativa de éste, mi primer viaje a tierras mexicanas. Iluso de mí. La idea original de llevar algo así como un cuaderno de apuntes matizado aquí y allá y sólo tal vez con algunas anécdotas curiosas y unos cuantos datos interesantes, claro que todo ello orlado por paisajes de excepción y gente seguramente cálida (a fiin de cuentas, casi lo que metaboliza cualquier turista) se ve violentamente confrontado con una realidad pletórica de sensaciones, ahíta de vivencias, desbordante de estímulos visuales, intelectuales, emocionales y espirituales.

    Una crónica de viajes que comienza reivindicando el valor de una amistad sin la cual no hubiera sido posible; vaya entonces el calor de un abrazo a mis amigos Edgar Vargas Olvera (edvasol@msn.com) y su esposa Gisela Hernández Salgado (y por carácter transitivo a ese intuido descendiente del gran Cuáuhtemoc; el pequeño Alonso) verdaderos artífices tras bambalinas.




Gustavo -izquierda- y Edgar, en su primer desayuno en tierra mexicana. La
"maldición de Moctezuma" aún no lo alcanzó.

Gustavo —izquierda— y Edgar, en su primer desayuno en tierra mexicana.
La "maldición de Moctezuma" aún no lo alcanzó.



    La familia Vargas Hernández me enseñó una cualidad asaz frecuente en el pueblo mexicano: el conocimiento y el amor a sus culturas ancestrales. Resulta motivador y estimulante, cuando uno (yo) proviene de un país que pasó su historia con la mirada eterna, estúpida y nostálgica puesta en Europa, encontrar no sólo a cada paso, bajo casi cada piedra, evidencias físicas de su pasado sino, lo que es quizás más importante, descubrir cómo ese pasado no pierde continuidad con este presente de la idiosincrasia mexicana, donde las ancestrales cosmogonías, las tradiciones mistéricas, el Saber (exotérico y esotérico) es portado con la misma naturalidad que un teléfono celular o una laptop.

    Estas crónicas, entonces, discurrirán por varios carriles: ilustrarán derroteros geográficos a la par de introducir en búsquedas espirituales, ofrecerán algunas pocas respuestas y, felizmente, muchas más preguntas. No respetaré siquiera un orden cronológico pues me permitiré (sepan disculparme mis lectores) disfrutar la anárquica lujuria intelectual de dejar caer en estas frases los recuerdos, las vivencias, las reflexiones, tal como brotan.


"Cañoneando" la visión oficial

    A la distancia, uno tiene la sensación de que la historia real no es la historia oficial. Y en este punto, ya sabemos que en ocasiones (demasiadas) el academicismo arqueológico "baja un discurso" bueno para los textos escolares, y ni aun así. Uno lo sabe, lo piensa, lo dice. En México, uno lo vive.

    Nos aprontábamos a acceder a la zona arqueológica de Chalcatzingo, enclavada en formidables peñones rocosos elevados sobre el llano. Un vigilador del INAH (Instituto Nacional de Arqueología e Historia) nos daba el típico sermón, perdón, explicación introductoria. Allá arriba, entre otros frisos impactantes, veríamos uno donde mujeres copulan con jaguares machos y hombres se refocilan bacanalmente con águilas hembras. Versión oficial: "Ellos" (los Ancestros) creían que teniendo sexo con esos animales concebían guerreros con los atributos, ora del jaguar, ora del águila. Ellos, claro, eran indígenas simples, sin lógica, de pensamiento supersticioso.


Chalcatzingo. Allí ascenderíamos tras las huellas ancestrales

Chalcatzingo. Allí ascenderíamos tras las huellas ancestrales.


    Simples, supersticiosos, sin lógica. Como la estructura cerebral de la especie humana es como es desde hace centenares de miles de años, faltaban que los calificaran como descerebrados. El comentario me sonó casi como sinónimo de "protohombres". Pero eran estos "simples" e "ilógicos" humanos los que, al mismo tiempo y como veremos más adelante, eran capaces de levantar fantásticos monumentos aun en las cumbres accesibles de algunos cerros sólo a instancias de mucho sudor y fatiga (quienes hayan  trepado el Tepozteco, en Tepoztlán, para llegar jadeantes a reposar en el templo de Tepoztecátl que casi pende sobre el abismo, a cuatrocientos metros de altura, sabrán de qué hablo). Es decir, y para beneficio del INAH, eran unos disfuncionales intelectuales... de a ratos.

    Porque, vamos, aceptemos que en algún momento se hubieran prestado (aunque más no fuera en honor al "ensayo y error") a este dificultoso bestialismo (habría que sujetar a un jaguar y al mismo tiempo convencerle de penetrar a una mujer), pero es dable suponer que luego de unas cuantas intentonas habrían reparado que en términos fisiológicos no pasaba nada. Pero no. Los arqueólogos oficiales nos quieren hacer creer que los olmecas primero y los chalcas luego pasaron a través de los siglos orgiásticamente enredados con águilas y jaguares mientras, en los ratos libres, grababan en glifos sus correrías sexuales y sin percatarse en ningún momento de la infertilidad de sus entusiastas arremetidas.

    Esto conversábamos mientras sudando a mares ascendíamos el morro, deteniéndonos una y otra vez en los grabados olmecas y toltecas (desde el 1.500 AC al 500 DC) y mirando con avidez las por ahora (para nosotros) inaccesibles cuevas que casi en la cumbre, con pictografías en su interior, sólo pueden accederse con equipo de escalada que no habíamos llevado (grrrrr...). Los Antiguos no necesitaban eso. De alguna forma llegaban, se instalaban y aprovechaban el lugar. Ah, por cierto, aquí otra vez rememoramos la voz del sacerdote. Perdón, del empleado del INAH: "Usaban esas cuevas como depósitos de agua para cuando, en épocas de lluvia la maleza crecía y los "animales de uña" como el jaguar predaban a sus anchas, pudieran refugiarse fuera de su alcance y sobrevivir hasta que el regreso de la estación seca alejaba a los depredadores y disminuía el peligro, para regresar al valle".


Chalcatzingo, otra vista

Chalcatzingo, otra vista.


    Qué tremenda sarta de idioteces. Una cultura que durante milenios caminó con jaguares, los deificó, los capturó y domesticó como mascotas (y, si hemos de creer al INAH, hasta copuló con ellos, recuerden) sorpresivamente entran en ataque de pánico (seguramente por la humidificación del ambiente a causa de las lluvias) y corren en tropel a amontonarse en las cuevas, sobreviviendo así tres o cuatro meses como ermitaños tibetanos hasta que los jaguares abandonan el lugar. Estos aparentes bipolares protohomínidos, trogloditas cavernícolas que duermen más mal que bien apiñados en cuevas atentos al rugir de las fieras (reminiscencias de los primeros minutos de "2001: Odisea del Espacio") se sacuden tranquilamente el húmedo polvo de las oquedades, comen unas tortillas y estirando con un bostezo sus articulaciones y silbando por lo bajo una tonadilla, se ponen a levantar megalíticas construcciones...

    El problema no es que algún docto lo haya escrito seriamente. El problema es que otros que se creen también doctos lo repitan. Y que miles lo crean, sin hesitar.
 

Retornando a la matriz

    La noche de mi llegada a México tuve la oportunidad de acceder a una experiencia que me debía hace tiempo: experimentar un temazcalli. En alguna ocasión he explicado en "Al Filo de la Realidad" en qué consiste, y lo repito brevemente: como muestra la foto, una especie de "iglú" (los lectores argentinos que piensen en nuestro "horno de barro", aunque de dimensiones mayúsculas, no estarán desencaminados) donde un horno adosado que calienta piedras volcánicas permite hervir agua y en ella, plantas medicinales, sagradas, etc. En su interior, uno permanece en silencio, reposando, en un verdadero baño de vapor indígena con propiedades terapéuticas en lo físico, mental, emocional. Y más.

    El recurso del baño de vapor con plantas era conocido desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Pero en casi toda América se ha perdido; sólo México ha integrado en su cultura esta práctica. Así, individuos aislados, familias enteras o grupos de amigos asisten a estos lugares y en sesiones de media hora o más buscan y encuentran una forma alternativa y natural de tratar sus dolencias, desestresarse, depurarse.

    Para la cosmovisión ancestral, el temazcalli representa también de alguna manera el vientre materno, así que es una forma de conectarse con los orígenes. Y, además, un microcosmos en sí mismo y es en este contexto donde adquiere dimensiones mágicas.

    Una pobre fotografía ilustra mi primera experiencia en el temazcalli. No es un problema óptico o de baja calidad de la imagen: se trata, simplemente, de la casi nula visibilidad que al flash dejaba la densidad de vapor del lugar. Y allí, sentado sobre una esterilla, la primera vez uno enfrenta sus propios miedos, y está bueno eso. La primera reacción: "Esto no es para mí", y salir lo más rápido posible. Pero, claro, se impone el orgullo del macho argentino que dice "si otros pueden, ¿por qué no yo?" y trata de soportar. La temperatura ciertamente es muy alta y hasta en un momento temí que el vapor candente pudiera quemar mis vías respiratorias. Una y otra vez echaba agua fría sobre mi cuerpo, y aun así quizás no pudiera sostenerme. ¿Cuánto tiempo debo permanecer aquí? ¿Cinco o diez minutos? No, mas bien, media hora. Pero sorpresivamente, al paso de los minutos mi cuerpo se aclimata rápidamente y hasta resulta agradable. Ya casi no necesito echar agua sobre mi cuerpo. Pienso que necesitaré una ducha espectacular al salir pero el maestro Edgar, chamán de larga experiencia, se ríe y me dice que finalmente el sudor es tan limpio que es una ducha en sí misma. Bien, pues que pasado un tiempito salimos al área de reposo. Me siento fantásticamente bien, lúcido, renovado. Es extraño y apasionante: hasta la "claridad psicológica" es llamativa. Y regresamos por una segunda sesión.

    Ahora, no necesito en ningún momento refrescar mi cuerpo, y hasta hubiera deseado permanecer cómodamente relajado un período mayor. De esta segunda sesión diré poco porque Edgar realizó un ritual y las visiones, sensaciones y efectos son personales y, además, intransferibles. Si algo ocurre en el astral, ¿podría ser relatado con fidelidad en el ámbito intelectual de las palabras? Si no, ¿para qué hacerlo entonces? Sólo diré una cosa para introducir luego a mis lectores en una interesante información: en un determinado momento, me es conferido —no es el momento extenderme en por qué o por quién— el poder de la serpiente, el poder de Quetzalcoátl. Edgar me indica que permita que la serpiente me "muerda", e instintivamente siento un golpe agudo en las vértebras del cuello. Entre otras cosas: hace largo tiempo que convivía con dolor en esa zona, atribuyéndolo a tantas horas diarias pasadas frente a la computadora, y en ocasiones se me hacía hasta difícil rotar la cabeza sin sentir un penetrante dolor. Esa noche el dolor desapareció, y desde entonces, no ha vuelto a repetirse.

    Y una anécdota divertida. Durante la sesión de temazcal, estábamos conversando en plena oscuridad y mi amigo comienza a relatarme una anécdota de otro allegado, un masón que al ingresar al temazcal decía haber visualizado a su lado las dos columnas del Templo, J.:. y B .:. y frente a él, una tercera columna, que tocaba con la yema de los dedos. Edgar hablaba y hablaba de las características y propiedades de la tercera columa y yo lo escuchaba educadamente pero un poco aburrido, ya que no entendía cuál podía ser la anécdota con esa columna que, obvio, estaba allí, frente a mí. Sólo cuando interrumpo a Edgar preguntándole cuál era el punto es que éste, reprimiendo la risa, me repregunta a la vez "pero, ¿cuál columna?"... y yo comienzo ansiosamente a dar manotazos en el aire para tratar, infructuosamente, de tocar esa columna que hasta ese momento era para mí tan clara como para el amigo de mi amigo. Una observación: cuando en horas previas echo una rápida mirada al interior del temazcalli, era evidente que no había ninguna columna, pero la "sensación" de la presencia de la misma durante mi experiencia era tan fuerte que eclipsó mi recuerdo del interior del lugar hasta el momento de que este contrapunto de preguntas lo hizo evocar.


Ordenando las piezas del rompecabezas

    Cité la referencia a Quetzalcoátl porque es necesario ordenar algunas idas, especialmente con miras a todo lo que aún falta por relatar. Y comencemos diciendo que, tendenciosamente, el academicismo ha tratado de imponer la idea de que la cosmogonía y cosmovisión de los pueblos ancestrales era primitivamente crédula y simple. Así, aparece una pléyade de "dioses", con necesidades y atributos, muy cómodos para ordenar en los libros pero totalmente divorciados de la realidad. Por ejemplo, aquella peregrina idea de que estos pueblos eran politeístas, teniendo múltiples dioses en competencia entre sí. Por cierto, es posible que algunos estratos de la población —especialmente en períodos tardíos— sí creyeran en tales "dioses" pero las élites científicas y sacerdotales de estas etnias eran sumamente más profundos. Para el caso, es un dato interesante que en el 650 DC se realizó en Xochicalco un congreso de sabios con el fin de unificar las diferencias entre los distintos calendarios (obsérvese, por ejemplo, que tanto el azteca, el tolteca y el maya constan de ciclos de 52 años). El rumor que repercute desde el fondo de los tiempos sostiene, en cambio, que a ese congreso asistieron sabios, hechiceros, chamanes, amautas, arandúes de todo el continente, desde Alaska hasta la Patagonia. La historia oficial sólo cita a etnias comprendidas en lo que hoy es el sur de EEUU y norte de Colombia pero, de cualquier manera, considerando las distancias, las características del territorio y la época, es de por sí un esfuerzo intelectual y físico maravilloso.

    Bien, volvamos a Quetzalcoátl. Esa reducción simplista operó aun en este caso, y se nos cuenta que Quetzalcoátl era un sujeto hombre-dios. Rápidamente, aquí el lector puede asociarlo a la imagen de Jesús el Cristo, y este tipo de asociaciones, si bien pueden resultar útiles para comprender ciertos conceptos, a la larga resultan un obstáculo para avanzar en el Conocimiento. Sin ir más lejos, recordemos que valiéndose precisamente de esa comparación es como los sacerdotes españoles explotaron la sensibilidad indígena para presionar en convertirlos al catolicismo. Así que en este rápido y necesariamente incompleto sobrevuelo sobre el pensamiento antiguo, tal vez tomemos al paso algunas asociaciones, sólo para entender la idea, pero con la condición de abandonarlas rápidamente.

    Por sobre todo, por estar en el Todo y ser el Todo, está IPALNEMOHUANI ("aquello por lo que vivimos"), Inmanifestado. Esta "inmanifestación" subyace como el "manas" polinésico, el "chi" del Celeste Imperio, el Atman teosófico. Pero el Uno deviene en Dos, y emana en OMETEÓTL (la Dualidad), las dos Fuerzas Creadoras que hacen Manifiesto lo Inmanifestado. Yin y Yang. El Dos deviene en Cuatro (fuerzas que trabajan en la Creación): QUTZALCOÁTL (que es el rumbo Este), TEZCATLIPOCA (oeste), XIPEC - TOTEC (Norte) y HUITZILOPOZTLI (sur).

    Sería útil que llegados a este punto visiten la página de Edgar Vargas Olvera:  www.tlazolteotl.com.mx

    Las emanaciones continúan, pero para no aturullarlos, continuaremos en otra "lección".

    Ahora bien. Quetzalcoátl no es entonces un dios, ni una persona. En verdad, hubo varios Quetzalcoátl, y el relato de los libros de historia toma sólo uno de ellos. Eran Grados Iniciáticos, estados de Manifestación en la esfera humana de las energías cósmicas. Así como Buda no es "el" Buda, Quetzalcoátl fue, sí, Ce acátl Topilitzin Quetzalcoátl (el de los textos, nacido en un año "1 caña") pero no es "el" Quetzalcoátl. Porque Quetzalcoátl es todo eso y más: la Sabiduría Cósmica, para empezar.

    Y en el mismo sendro, Tezcatlipoca no es el dios de la sangre y la destrucción que muestran algunos libros de historia. Es el Inconsciente, la Conciencia Ética, la Identidad, el Ego, el Yo Cuerpo, las energías de alerta y superación. Xipec - Totec es la identidad masculina (no "el" hombre, sino el Principio Masculino), lo fecundante, y Huitzilopoztli, cuando es "azul", la Voluntad, cuando es "Rojo", la fuerza del corazón...



Foto 342: Chalcatzingo, plaza (o "zócalo") del pueblo.

Chalcatzingo, plaza (o "zócalo") del pueblo.


Foto 344: En las cercanías de Chalcatzingo se levanta Tenango, un pequeño
y hermoso pueblo que surgió de una "hacienda" del siglo XVIII y cuyas ruinas
vemos, en esta imagen tomada desde los techos de la iglesia.

  En las cercanías de Chalcatzingo se levanta Tenango,
un pequeño y hermoso pueblo que surgió de una "hacienda"
del siglo XVIII y cuyas ruinas vemos, en esta imagen
tomada desde los techos de la iglesia.


Foto 345: En primer plano, la cúpula de la iglesia de Tenango. Al fondo,
los cerros de Chalcatzingo.

En primer plano, la cúpula de la iglesia de Tenango.
Al fondo, los cerros de Chalcatzingo.


La entrada al temazcalli Tlazolteotl.

La entrada al temazcalli Tlazolteotl.


El temazcalli

El temazcalli.


El altar preparatorio

El altar preparatorio.


Edgar preparando incienso de copal para la defumación

Edgar preparando incienso de copal para la defumación.



"Estamos en el horno..."
 
"Estamos en el horno..."


El "dador de agua", pero también puede ser interpretado como el "Dador de
Conocimiento"

El "dador de agua", pero también puede ser
interpretado como el "Dador de Conocimiento".



Otra vista del "Dador de Agua".

Otra vista del "Dador de Agua".



Chalcatzingo, desde la cumbre, donde en angostos desfiladeros se
encuentran los frisos

Chalcatzingo, desde la cumbre, donde en
angostos desfiladeros se encuentran los frisos.
 

Jaguar en cópula con humanos

Jaguar en cópula con humanos.


Museo de Chalcatzingo. Obsérvese esta figura de sacerdote en perspectiva y
actitud típicamente babilónica.

Museo de Chalcatzingo. Obsérvese esta figura de sacerdote
en perspectiva y actitud típicamente babilónica.



Chalcatzingo. Muro donde aparentemente se aprestaban a tallar una serie de
glifos, siendo abandonado por causas desconocidas. Obsérvese la "cuadrícula" que
serviría de base al trabajo.

Chalcatzingo. Muro donde aparentemente se aprestaban a tallar
una serie de glifos, siendo abandonado por causas desconocidas.
Obsérvese la "cuadrícula" que serviría de base al trabajo.



El "amate", árbol trepador de donde extraían las fibras para sus códices.

El "amate", árbol trepador de donde
extraían las fibras para sus códices.
 


Nota del AFR:

Estas fotos pueden verse con mejor calidad y tamaño en
la galería de fotos de Gustavo Fernández en Flikr:
 http://www.flickr.com/photos/27825548@N07/






 
LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO

Disponibles para descargar en formato PDF
desde:
http://www.egrupos.net/grupo/afr/ficheros

Lección EP Nº 01: Quirología Científica 1.
Lección EP Nº 02: Quirología Científica 2.
Lección EP Nº 03: Quirología Científica 3.
Lección EP Nº 04: Infografía ampliada de la mano.
Lección EP Nº 05: Infografía mejorada de la mano. Seminario de Técnicas Adivinatorias (I).
Lección EP Nº 06: Seminario de Técnicas Adivinatorias (II).
Lección EP Nº 07: Seminario de Técnicas Adivinatorias (III).
Lección EP Nº 08: La utilidad de estudiar la Sabiduría Antigua y su inserción en la “Nueva Era” (parte 1).
Lección EP Nº 09: El estético Sexto Sentido.
Lección EP Nº 10: El Árbol de la Vida.
Lección EP Nº 11: La Sabiduría de la Kabballah.
Lección EP Nº 12: Kirón, la Estela de la Sombra.
Lección EP Nº 13: La luz interior y la Noche Oscura.
Una acotación (tal vez de interés) a nuestra última lección de Esoterismo Práctico, en AFR Nº 136.
Lección EP Nº 14: El concepto de Analogía en la Práctica Esotérica.
Lección EP Nº 15: La Energía Vital Universal oPräna, su voibración y el buen empleo de estos ciclos.
Lección EP Nº 16: La ¿aniquilación? del Ego.
Lección EP Nº 17: Antakharana: El puente de comunión mística con lo espiritual.
Lección EP Nº 18: Illuminati: Inquisidores de la Nueva Era.
Lección EP Nº 19: La Transmutación Alquímica del Yo.
Lección EP Nº 20: La Psicomitología Personal.
Lección EP Nº 21: Psicomitología: Ahondando el Conocimiento de los Arquetipos Personalizados del Inconciente.
Lección EP Nº 22: Evolución Espiritual y Desengaños Afectivos.
Lección EP Nº 23: En Conexión con las Energías Telúricas.
Lección EP Nº 24: El Anillo
Manásico y el Conocimiento Akhásico.
Lección EP Nº 25: Esoterismo y Compromiso Social.
Lección EP Nº 26: Familia y Aborto: Las "Brasas Ardientes" del Esoterismo.
Lección EP Nº 27: El Hombre es su Proceder.
Lección EP Nº 28: Los Cascarones Astrales.
Lección EP Nº 29: Las Costras Astrales.
Lección EP Nº 30: Las Leyes de Fernández.

 

 
COLABORACIONES
 
Puede enviarnos artículos o noticias relacionadas con los temas de esta revista a afreditor@gmail.com (incluya en el asunto "Redacción"). Las fotografías o ilustraciones como así también los formatos pueden ser editados por cuestiones de espacio y estilo. Incluya el nombre o datos del autor (su email, si quiere ser contactado), URL de su sitio web, fuente y cualquier otra información relevante. Añada los comentarios que crea convenientes. No aseguramos la publicación ni tampoco el momento.
 
Es importante que usted se asegure previamente a redactar su artículo que su temática es, cuando menos, abordada de manera diferente a otros trabajos publicados sobre el mismo tenor (para evitar repeticiones).
 

 
FORMAS DE CONTACTO:
 
Para envío de sugerencias, críticas, cartas de lectores: clic aquí.
 
Para envío de noticias, colaboraciones y
todo material susceptible de ser publicado: clic aquí.
 
Por otros motivos,
contacte con el Administrador/Editor a:
 
Para otras formas de envío o suspenderlos por vacaciones:
 

 
NÚMEROS ANTERIORES:
 
En el caso de inconvenientes puede solicitar ejemplares por email al Editor.
 
También puede solicitar un ÍNDICE por email,
(cliquear el enlace y enviar el mensaje vacío):
(Cuando lo haya recibido, podrá solicitar lo que sea de su interés
directamente al servidor de correo que lo atenderá automáticamente).
 
Todos los números anteriores de Al Filo de la Realidad
están disponibles en formato PDF y
 
Siempre puede solicitar el último mensaje (revista o boletín)
cliqueando el enlace y enviando el email (no importa el texto ni el asunto).
 

 
SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL
MENCIONANDO FUENTE Y ENLACE:
 
AL FILO DE LA REALIDAD
www.alfilodelarealidad.com.ar
 

 
Al Filo de la Realidad es órgano de difusión del Centro de Armonización Integral, academia privada dedicada a la investigación, difusión y docencia en el campo de las "disciplinas alternativas", fundada el 15 de octubre de 1985 e inscripta en la Superintendencia de Enseñanza Privada dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina, bajo el número 9492/93.
 

 
 
 
 





















Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service