eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > afr > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 41 al 60 
AsuntoAutor
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Reportaj CAI - Ce
Boletín - Última e CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - El 31 sa CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Expo Par CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín -Sólo falt CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Comienza CAI - Ce
Boletín - YA SALIÓ CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Novedade CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - 21 de ab CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Al Filo de la Realidad

Mostrando mensaje 46     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AFR] Revista Al Filo de la Realidad Nº 165
Fecha:Lunes, 12 de Marzo, 2007  14:18:29 (-0300)
Autor:CAI - Centro de Armonización Integral <afreditor @.....com>

 
 
___________________________________________________________________________
OCULTISMO                                         OVNIs                                      PARAPSICOLOGÍA
 
Año 7                            Lunes 12 de marzo de 2007                        N° 165            
AL FILO DE LA REALIDAD
"Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello,
pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo". Voltaire.
 
((( Fundada el 10-5-2000 )))
                                                                                                                      
 
                                                                                                                      
 
* Desde Paraná (Entre Ríos, Argentina)
para 7.312 suscriptores (auditado por eGrupos)
en todo el mundo *
 
 
En este número de AFR:
 
— “AURAVISION”: LAS FALSAS FOTOS “KIRLIAN”
     por Gustavo Fernández
 
— ¿QUÉ ES LA GEOMETRÍA SAGRADA?
     por Gustavo Fernández
 
— VERDADES, MENTIRAS, BENEFICIOS Y PELIGROS DE LA "TABLA OUIJA"
     por Gustavo Fernández
 
— NOTICIAS: importante avance en el ámbito universitario de la Sociedad de Investigaciones Biofísicas de España
  • Sigue disponible el nuevo libro digital de Gustavo Fernández
 

 
AL FILO DE LA REALIDAD ES UNA REVISTA QUINCENAL DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA POR EMAIL QUE INCLUYE LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO.
 
Suscripción     (ALTA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/alta
¿Cambio de dirección? Efectúe la Suscripción con la nueva dirección y luego la Desuscripción con la antigua.
Importante: Agregue "afreditor@gmail.com" a su libreta de direcciones o lista blanca, así no tendrá problemas para recibir futuros envíos.
 
 
 
Al Filo de la Realidad
ahora también tiene un
PODCAST
(AUDIO MP3 por suscripción)
para escuchar on-line
o descargar en formato mp3.
 
Suscríbase ya:
 
Visítenos:
 
 

 
     Estos y otros recursos gratuitos disponibles en www.alfilodelarealidad.com.ar:
  • Curso Básico de Tarot.
  • Curso Básico de AutoDefensa Psíquica.
  • Libro "Los Secretos del Triunfo Sexual".
  • Libro "Normas Jurídicas para el Ejercicio Legal de la Parapsicología y el Tarot".
  • Lecciones anteriores del Curso de Esoterismo Práctico (se emite por esta misma lista).
  • La Embestida de los Escépticos.
  • ¿Existen los "Hechizos" y "Maleficios"?
  • Denuncia por genocidio: El negocio con las enfermedades.
  • Curso gratuito de Hipnosis.
  • Software para consulta del I Ching.
  • Calendario 2007 para imprimir.
  • Video-Entrevista a Eugenio Siragusa (contactado) sobre Giorgio Bongiovanni.
       
      CDs
      Para solicitar más información por email
      cliquear en los enlaces y enviar el mensaje vacío
      (lo que importa es el asunto).

      Encontrará otros sitios web, listas de correo de discusión, boletines, cursos, comercios, etc. destinados a estas temáticas en nuestra sección de Enlaces.

       
      Radio La Embajada
      (radio on-line y grabada)

      Con programas periodísticos, musicales, deportivos y mucho, mucho humor.
      Pueden visitarla a la hora que quieran, mientras juegan, navegan o chatean.
      Con Marchelo Mariño y todo su circo.
       

       
      es posible gracias al Earth Music Network.
       
      El EMN brinda gratuitamente
      espacio ilimitado,
      transferencia de datos ilimitada,
      el blog, el feed, el foro,
      licencias pagas para tocar música comercial,
      acceso a la página principal del portal...
       
      ¡NO HAY MEJOR LUGAR
      PARA HOSPEDAR UN PODCAST!

      Alojá tu podcast en el Earth Music Network
       
      El portal mundial para el podcasting en Español.
       
       

       
      Estimados lectores:
       
          Casi como un testeo piloto, el artículo que ustedes se aprestan a leer fue publicado también hace unos días en algunas listas o foros de discusión. Hubo plácemes, sí, pero también ataques. Esto me intrigó (¿a quién podía molestarle un artículo crítico pero con la propuesta del debate?) hasta que mi ingenuidad recibió otro golpe (y van...). A poco de preguntar, lo obvio: sí, de algunas personas que ya trabajan —no gratuitamente— con el mismo. ¿Saben que es esto?. Respuesta corporativa y cartelización. (Un "cartel" o "cártel" es un acuerdo no escrito entre quienes dominan un negocio de manera monopólica para imponer sus propias condiciones, fijar territorios y alejar propuestas alternativas. La expresión viene de la región de Kartell, Silesia, donde a principios del siglo XIX los propietarios de las minas de carbón de esa zona se confabularon para fijar sus propios precios, expulsar otros emprendimientos y combatir reclamos protosindicales a mano armada). Pues parece que actitudes mafiosas también las hay dentro de la "espiritualidad". No se preocupen: entonces, arreciaremos nuestras denuncias.
       
       
       

      “AURAVISION”:

      LAS FALSAS FOTOS “KIRLIAN”

       

      ¿Fotos del aura o simple “atrapaclientes”?

       

      escribe: Gustavo Fernández

       

       

       

          Tuve ciertos pruritos a la hora de escribir este artículo. Como muchos de ustedes saben, la fotografía Kirlian es uno de mis campos de masivo interés y realmente temí —y temo— que esta crítica que busca ser constructiva sea malinterpretada como parte de un simple “conflicto de intereses”. Pero también saben ustedes que precisamente por ese interés y ocupación profesional, uno está siempre a la búsqueda de toda herramienta, sea intelectual o tecnológica, que le permita volcar resultados más eficientes a disposición de todos aquellos que acuden a nosotros en busca de orientaciones y respuestas. De forma tal que acostumbrado a la vieja y clásica fotografía Kirlian, al dedo del consultante comprimiendo la habitual película sobre la platina dentro de la oscuridad de la máquina, a la interpretación de los “efluviogramas” que rodean el dedo de ese individuo, me interesó sobremanera enterarme que campeaba por ahí un sistema que permitía llegar adonde la electrofotografía Kirlian no podía llegar: fotografiar tanto el “aura completa” del cuerpo humano como el estado y comportamiento de sus “chakras”.

       

          ¿Es sin embargo necesario describir las búsquedas, los mil y un requerimientos de información hechos estos últimos años para profundizar en el conocimiento del método? Comercialmente, se lo conoce como un previsible “Auravision”, y básicamente permite trabajar mediante un software con ciertos requerimientos para obtener la visualización en el monitor, o bien del torso del individuo mediante una pequeña cámara de video “orlado” por su “aura”, o un gráfico o diagrama básico que presenta  señalados los centros energéticos de esa persona dentro de un “huevo áurico” de colores más o menos variables. A gusto de cliente, están disponibles las dos opciones.

       

       

      Impresión de una supuesta “fotografía del aura” y su interpretación

       

       

       

          Hablemos claro: me encantaría, me hubiera encantado, decidir la adquisición de este sistema para aplicarlo a nuestros numerosos consultantes. ¿Qué más podríamos pedir? Ah, sí, una sola cosa: la explicación coherente, metodológica, los antecedentes protocolares del método. Y no hemos encontrado nada de eso. Ahí nació este trabajo.

       

          ¿Qué podemos decir de nuestro conocido método Kirlian? Por ejemplo, que sabemos perfectamente por qué funciona. En pocas líneas: un campo de alto voltaje pero bajo amperaje es el fundamento de este sistema donde el individuo comprime con su dedo una película fotográfica color, convencional, sobre una platina dispuesta de modo tal que al hacer contacto el operador, se produce esa descarga. Ya lo sabemos: de la periferia del dedo saltará a la platina una descarga meramente eléctrica, de color uniforme: el “efecto corona”. Pero esa descarga cae sobre la emulsión fotográfica que es comprimida con el dedo y al reaccionar con los componentes químicos de aquella, presentará un amplio espectro de colores y apariencias: ése es el efecto Kirlian. Pongámoslo de otra forma: el efecto Kirlian es consecuencia del efecto Corona, pero no son lo mismo. Mientras el segundo es inalterable y uniforme, el primero variará conforme al estado físico, psíquico, espiritual y energético del voluntario. Y esas fluctuaciones, esas variaciones, esos “accidentes” y detalles son susceptibles de interpretación, son reducibles a constantes catalogables. El “aura” no es el “efecto Corona”; éste sirve sólo como campo de manifestación —y siempre en contacto físico con una película fotográfica— del aura. De manera que aquí podemos señalar una primera conclusión: por más que le ofrezcan a usted distintas “formas de fotografiar el aura” invocando el “efecto Kirlian”, el mismo necesita el contacto físico con película fotográfica. Si no, sea lo que sea, no es el método Kirlian.

       

          Pero debemos advertir también un hecho fundamental: sobre el sistema Kirlian existe una amplísima y bien nutrida documentación. Miles de experimentos, protocolos médicos, laboratorios subvencionados por universidades en todo el mundo han avalado la viabilidad de este método. Creo que cualquiera que se desenvuelva en estas disciplinas con seriedad y honestidad, más allá de que sea su lícita forma de ganarse la vida, exigirá primero una credibilidad nacida de la calidad de diagnóstico comprobable del sistema.

       

          Lo siento. Nada de esto he comprobado hasta ahora en “Auravision”. Por ejemplo, pueden ustedes acceder a una de tantas páginas, http://www.holistica.com.mx/tiemporeal.html, donde leemos este tipo de comentarios:

       

          Aclaremos antes que oscurezca: si este sistema mide “biorrespuestas” (“la ciencia de medir y visualizar parámetros fisiológicos inconscientes”) NO es el “aura”. Porque “aura”, “chakras” y etcétera no son respuestas electroquímicas, son esquemas de un campo de “energías sutiles” que por definición no son detectables por los equipos convencionales de medición. Pues aquí se dice, claramente, que es el equipo el que detecta, entre otras cosas, la actividad “electro-dermal”. Para ello, hace milenios que existen los galvanómetros, enormemente más económicos.

       

       

      “Sensor Box”, o “Estación Electro Dermal”

      del sistema “Auravision”: un simple galvanómetro o electromiógrafo.

       

       

          Por otro lado, las respuestas fisiológicas no se “traen a la conciencia” como si de un psicoanálisis visceral estuviéramos hablando: simplemente están siempre allí, y con gráficos de colores o sin ellos, la interpretación será correcta o no. De lo que estoy hablando es que, hasta aquí, es éste un método visualmente impactante: pantallas, mi cuerpo “en vivo y en directo” rodeado de colores, gráficos que parecen científicos... pero no es necesario ser un genio de la computación para saber que podemos graficar en el monitor lo que queramos, si tenemos el programa adecuadamente diseñado para ello.

       

          Más adelante:

       

       

       

       

          Obsérvese que el “leit motiv” gira una y otra vez sobre lo “científico” del método. Está bien (aunque no puedo evitar una sonrisa irónica cuando recuerdo cuántas veces en tantos debates, cuando yo mismo he exigido “seriedad científica” —que no académica— mis oponentes han invocado mi falta de “apertura espiritual”). ¿O es que la “invocación científica” conviene cuando se puede hacer negocio con ella? Esto no debería preguntárselo a quien vende ya “Auravision”: debe preguntárselo la persona que pide un “estudio” de ropajes científicos pero sin fundamentos. Sin ir más lejos: falsamente se invocan aquí los estudios de la doctora Thelma Moss —impecables por otra parte— en el sentido de que este método está basado “en los principios de... (estudiados y descubiertos por ella)”. Mentira. Moss realizó el más extenso y profundo historial de electrofotografía Kirlian posible a través de décadas y esto —ya está dicho— no es Kirlian, por lo cual los principios enunciados por Moss no son válidos aquí.

       
       
       

      La doctora en Psicología Thelma Moss, de la Universidad de Los Ángeles (California), investigadora en electrofotografía Kirlian en el Departamento de Neuropsiquiatría de dicha universidad, quien viajó en plena Guerra Fría varias veces a la U.R.S.S. siendo allí, en la propia tierra del descubridor de este método, reconocida como una experta mundial.

       

       

       

       

       

                          

       

      A la izquierda: un feliz propietario de temperamental aura roja, según el “Auravision”.

      A la derecha: ¡Mirá mamá, salí en la tele!

       

       

       

       

      Prospecto comercial del sistema en Argentina

       

       

       

       

      Foto del ¿aura? cedida gentilmente por un lector de AFR

       

       

       

           

       

      Una opción más económica, sin cámara de video: éste es usted, sólo hay que tener fe...

       

       

       

       

      Impactante secuencia de gráficos, valores y estadísticas “científicas”...

       

       

       

          En resumen: el guante está arrojado. Espero —y lo publicaremos de ser así— un solo ensayo coherente y bien fundamentado sobre la validez del método “Auravision” (en honor a Voltaire, como siempre). Pero hasta entonces, advertimos a la opinión pública de lo que creemos que es: un simple fraude con disfraz tecnológico para engañar a incautos. Y le rogamos a todos y cada uno de nuestros lectores, curiosos o entusiasmados consumidores de “softwares”, aparatos y equipamientos como éstos, que dediquen unos minutos a reflexionar sobre algo más importante y ya señalado: ¿no será una pérdida de tiempo buscar contenidos “alternativos” con marketing cientificista (o viceversa)?.

       

       

      Nota: Para quienes deseen profundizar en el conocimiento de las características de diagnóstico e interpretación el aura humana, así como la metodología de diagnóstico Kirlian, fundamentos teóricos e, incluso, acceder a la posibilidad de construir su propia cámara Kirlian, les recordamos que tenemos disponible el curso de “Diagnóstico e interpretación del Aura Humana y fotografía Kirlian” (solicitar temario).

       


       

       
      NUEVO LIBRO DE GUSTAVO FERNÁNDEZ
      e-Book
      "CHAMANES DE LAS ESTRELLAS"
       
       

       

      Un trabajo de siete años de investigación. En el terreno, en el escritorio, en la soledad de la reflexión el autor resume magistralmente su particular concepción filosófica de lo que es el fenómeno OVNI. Las observaciones, descubrimientos y evidencias con que usted quizás ni había soñado, en un trabajo absolutamente original, que complementa admirablemente su línea de pensamiento anticipada a través de decenas de trabajos en la revista digital "Al Filo de la Realidad".
       
      Finalmente, todas las respuestas. Nada más (Pero también: nada menos).
       
      Contenido:
      • Introducción
      • Capítulo I: OVNIs "a la moda"
      • Capítulo II: Nuevas reflexiones sobre el origen extradimensional de los OVNIs
      • Capítulo III: OVNIs materializados mentalmente
      • Capítulo IV: Cuando las Inteligencias aparecen
      • Capítulo V: Hay una Luz al final del túnel
      • Capítulo VI: Más Allá del Umbral
      • Capítulo VII: En busca de Portales Dimensionales
      Epílogo: La Fuente Inteligente tras las Metacreencias
       
      De obsequio: una "vista previa" introductoria
       
      "CHAMANES DE LAS ESTRELLAS"
      de Gustavo Fernández
      (E-Book en formato PDF)
       
      Sólo U$S 3,ºº
       
      Tarjetas de Crédito o PayPal
       
       
      Por ahora sólo para lectores argentinos, hemos habilitado otra opción: mediante depósito en el Banco de la Nación Argentina, con sucursales en todas las localidades del país.
       
          Esta alternativa —avisamos— encarecerá un poco el valor del libro: el Banco de la Nación Argentina cobra aproximadamente cinco pesos en concepto de comisón de depósito (excepto para quienes ya son clientes de ese banco). Esta comisión disminuye —en algunos casos es inexistente— cuando se opera con e-Banking. En consecuencia, hemos fjado el precio al público de "Chamanes de las Estrellas", para Argentina, en ocho pesos ( $ 8) a los que se deberá sumar esos cinco pesos ( $ 5) por el depósito, en definitiva, permitiendo que este libro electrónico esté a su disposición por sólo trece pesos argentinos ($ 13).
       
          Comprendemos que esta alternativa encarece al libro respecto a su precio vía web con tarjeta de crédito. Pero, por otra parte, permite que mucha gente que en nuestro país NO tiene tarjeta —o no confía en el sistema— pueda acceder al mismo. Convengamos también que $ 13 es una suma insignificante para obtener un libro revelador, con teorías y explicaciones revolucionarias, que le permite una perspectiva panorámica y una comprensión cabal del origen, destino y naturaleza de los OVNIs.
       
          De manera tal que los lectores argentinos que deseen optar por este método deberán seguir estos pasos:
       
      1) Concurrir a la sucursal del Banco Nación Argentina más cercana, y depositar la suma de ocho pesos (más esa diferencia que el Banco les cobrará en ese momento) en la siguiente cuenta:
       
      Banco de la Nación Argentina
      Caja de Ahorro Nº 2650-3907270516 (Sr. Alberto Enrique Marzo)
       
      Nota: si usted lo transfiere con el sistema de e-Banking, seguramente le solicitarán el CBU, que es: 01103906 - 30039072705165.
       
      2) Notificar al correo caintegral@yahoo.com.ar fecha y número de depósito asignado (para que no se confunda con otros).
       
      3) Una vez constatado, inmediatamente se le enviará por e-mail su ejemplar de "Chamanes de las Estrellas".
       

       


       

       

       

      ¿QUÉ ES LA GEOMETRÍA SAGRADA?

       

       

      escribe: Gustavo Fernández

       

       

      Como nuestros lectores ya saben, en estos días iniciamos un proyecto formativo realmente interesante; el dictado, a distancia pero con seguimiento personalizado, de Geometría Sagrada. Enunciar este objetivo no significa, obviamente, que nuestros destinatarios tengan la obligación de saber de qué se trata: para ellos, entonces, he escrito estas líneas.

       

       

       

          También en la docencia esotérica, las elecciones profesionales reflejan muchas expectativas, aspiraciones, sueños. En mi caso, debo admitir que trabajar esta disciplina me lleva, humildemente y casi en un susurro, a afirmar que, si fuera posible (¿y por qué no?) dedicaría en un futuro exclusivamente mis esfuerzos intelectuales al estudio —y obvia aplicación— de esta disciplina. No es sencillo (aunque siempre ansiado) encontrar una Síntesis, una Piedra Filosofal del Conocimiento verdadero, una herramienta de multiuso intelectual y espiritual con la que continuar el camino; y no creo estar muy lejos de la verdad si sostengo que es precisamente la Geometría Sagrada y su hija dilecta, la Psicogeometría, la gema del Grial, si no el Grial mismo.

       

          Suena rimbombante, soberbio, casi solipsista, digamos. Pero no mentiroso. Pues de ello se trata: así como Einstein buscaba una ecuación Universal que explicara al Universo en su conjunto y en sus mínimas partes, la Geometría Sagrada enhebra en una continuidad  armónica el Macro y el Microcosmos. En algún punto, casi por el medio, está el ser humano. Y es en su esfera vivencial donde podemos aplicar los descubrimientos de aquella.

       

          Repasemos el concepto. La Geometría Sagrada puede comprenderse según en que dirección miremos: hacia lo infinitamente grande o hacia lo infinitamente pequeño. Pero podemos comprenderlo mejor si partimos de un punto intermedio, por ejemplo, nuestro propio entorno.

       

          ¿Dónde está allí la Geometría Sagrada? Ya he citado a lo largo de varios artículos algunos ejemplos. Valga volver sobre el particular: muchas iglesias católicas tienen una desviación de la nave central —proyección del acceso hasta el altar— respecto del Norte magnético, tanto como 52º. El mismo ángulo que la Gran Pirámide. Y que la abertura de la Pata de la Oca, símbolo esotérico de raigambre. Aún más, ciertos ritos masónicos sostienen que ese, y no otro, debe ser el ángulo que separe las patas del compás emblemático. O los pentáculos que se descubren sobre tantas geografías al unir en un mapa centros espirituales o devocionales. O la correspondencia entre la disposición de las tres pirámides de Gizeh y el cinturón de Orión. O entre las catedrales góticas francesas y la constelación de Virgo. La Geometría Sagrada está presente en el octógono de las iglesias templarias, en el misterio de las catedrales (Fulcanelli dixit), en las “divinas proporciones” (o “número áureo”) de Notre Dame de París y el Partenón, en la disposición y distancia de los centros ceremoniales del Ánahuac mexicano que reproducen en un todo la disposición y distancia de los planetas del Sistema Solar entre sí, en tiempos en que oficialmente en Europa sólo se conocía el mismo hasta Saturno. En el trazado de las calles de tantas ciudades (Washington en Estados Unidos y La Plata en Argentina). En las relaciones de planta entre el Vaticano y (otra vez) Gizeh. En las “líneas Ley” extendidas sobre toda Inglaterra y Francia. En los laberintos de Cnossos. En las espirales astronómicas y la “iglesia retorcida” de Saint Outrille. En la “estrella de David” (en realidad, el “sello de Salomón”) del rosetón principal de acceso a la catedral —obviamente católica— de la ciudad de Formosa, Argentina. Los ejemplos son innumerables y su sola mención agotarían.

       

       

       

      La torre de la iglesia de Saint Outrille, Francia

       

       

       

        

       

      El “número áureo” se repite en exponentes de culturas tan distintas como Notre Dame y el Partenón.

       

       

       

      La Geometría Sagrada une lo humano con lo cósmico; las proporciones de la Gran Pirámide proyectadas desde el Ecuador hacia un Polo, culmina en el centro de la Luna centrada en la cara superior de la cuadratura del círculo terrestre. ¿Casualidad?. No. Causalidad.

       

       

       

      Proporciones entre el sistema solar y las pirámides de Gizeh

       

       

          Mencioné de paso las “líneas Ley”, llamadas así por vincular poblaciones o sitios antiguos cuyos nombres finalizan en la sílaba “Ley” o “Leigh”. Pero no puedo dejar de señalar la importancia del aporte de la Geometría Sagrada en este punto, toda vez que la “geometrización de la superficie terrestre”, de acuerdo a determinados y puntillosos criterios, permite establecer —otra vez— figuras geométricas como pentáculos, o indicar puntos coincidentes con anomalías magnéticas o de características energéticas particularmente significativas para la vida humana (como la red de Bruce Cathie, las líneas Hartmann, etc). De hecho, me pregunto cuántos geobiólogos, radiestesistas o especialistas en Feng Shui se han abocado a estudiar, siquiera por curiosidad, la Geometría Sagrada; de hacerlo —como yo lo he hecho— encontrarían allí no solamente argumentos y evidencias de peso, sino criterios muy útiles para optimizar la vida cotidiana de sus consultantes. Cathie, sin incursionar (que sepamos) en aspectos tan sutiles, señalaba ya en los tardíos ’60 que las “líneas de fuerza” geométricamente señaladas por él sobre el globo terrestre explicaban la naturaleza de la propulsión —o el comportamiento— de los OVNI. No fue nunca tomado en serio por ovnílogos que ni siquiera tuvieron la humildad intelectual —o la metodología científica— de investigar antes de opinar. Y que —sugestiva señal de poca perspicacia— nunca se plantearon esta hipótesis que aquí esbozo (y dejaré para otra oportunidad ampliar): si es correcta la teoría del Campo Unificado einsteniano y la Gravedad, entonces, no es una “fuerza” en sentido electromagnético sino la deformación espacio-temporal en un punto dado y, en consecuencia, esta inevitable e indetenible fuerza que nos atrae hacia el centro de la Tierra (en nuestro caso) es “sólo” una manifestación geométrica del espacio-tiempo, ¿entonces no es obvio que cualquier otra línea de energía geométrica —sobre este planeta o cualquiera en el espacio, etc.— tendrá una fuerza tan aprovechable (si sabemos dirigirla) como la propia gravedad? Que es como decir, ¿y si la naturaleza de los OVNIs o, cuando menos, sus sistemas de traslación, fueran revisados con criterios de Geometría Sagrada?

       

       

       

      Un “pantáculo energético” sobre la superficie terrestre.

       

       

          En este conjunto de patrones comunes, que todo pase por unos pocos polígonos y poliedros no es casual, pues es fácil comprobar que esas mismas figuras y formas se repiten a escala cósmica. Los mismos patrones organizan y ordenan al Universo. Esto es —si para ustedes semejante “aval” es importante— una verdad científica, toda vez que el descubrimiento de los fractales constata para el paradigma tecnológico contemporáneo la validez milenaria de la voz de Toth hablándonos desde el más remoto pasado (“Es verdad, es cierto y muy verdadero, que lo que es arriba es como lo que es abajo y lo que es abajo es como lo que es arriba para hacer el milagro de Una Sola Gran Cosa bajo el Sol”). En consecuencia, la repetición de esos patrones geométricos en el legado de tantos pueblos antiguos y tantos grupos de conocimiento esotérico de hoy no habla solamente de la Sabiduría de comprender que el Todo es Geometría Pura. Habla también de otra cosa.

       

          Y aquí entra a tallar la Psicogeometría. Pues si el Orden Universal, la Armonía Cósmica[1] responde a patrones geométricos, la armonía personal (en nuestra vida de interrelaciones sociales, en nuestros afectos, en nuestro trabajo, nuestra salud física y psíquica y, claro, nuestra espiritualidad) también dependerá de que exista —o no— orden, organización, relaciones proporcionales. Y esta Organización ha de ser una expresión “fractal” de aquella que ordena al Universo.

       

          Enfoquémonos en este punto. Si admitimos que podemos “corresponder” (asociar con fundamento) los eventos de nuestra vida con formas y figuras geométricas, a fin de cuentas éstos no resultarán más que proyecciones fractales inmensamente microcósmicas de aquellas que —en la otra dirección— se perciben en el Cosmos. Por definición, los problemas, los conflictos, los obstáculos todos, más allá de su manifestación aparente (o “percipiente” en nuestra vida cotidiana) serán la expresión del desorden y desorganización cada vez más alejada del patrón geométrico original. Pues bien, como ya se ha señalado, se cumple a rajatabla el Principio de Correspondencia[2], y por carácter transitivo, será la aplicación conciente del Principio del Mentalismo lo que nos permitirá vivir en resonancia con una Serialidad positiva de eventos en nuestras vidas. Trabajaremos pues, en Psicogeometría, representando —que es hacer real lo ideal— polígonos y poliedros en función de ciertas aplicaciones en situaciones cotidianas.[3]

       

          Se comprenderá entonces que, así, la Geometría Sagrada y la Psicogeometría se transforman —dicho está— en una Síntesis genial de la Realidad. Y abre, lógicamente, vías de especulación e investigación fascinantes. Por ejemplo, ante el misterio de los “agrogramas”[4]. No solamente tienen sentido e interpretación bajo la luz de los preceptos de la Geometría Sagrada. Está en el albedrío de cada uno el comprender que se trata de un “metalenguaje” de orden superior.

       

       

       

       

       

       

      Dos “agrogramas”, que quizás deben ser comparados con (y estudiados a la luz de) la sapiencia maya, en este ejemplo, parte de su calendario astronómico y millonario en años.

       

       

       

       

          Finalmente —last but not least, como solía escribir el genial Antonio Ribera— es necesario dar a la Geometría Sagrada su justo lugar en nuestra vida. Su “sacralidad” es más un referente a su presencia en la cultura que a una naturaleza divina; no debemos deificarla ni creer que a través de ella seremos, como self made men, apoteósicamente disparados a la meta del camino espiritual. Es, lo escribí ya, una herramienta, pero eso sí, formidable. A fin de cuentas, Dios/Diosa, Él/Ella es el/la Gran Arquitecto/a del Universo y debe ser, necesariamente, un/a formidable Geómetra.

       



      [1] Como ya he escrito en alguna ocasión, prefiero hablar de “Armonía” y no “Equilibrio”, pues este puede ser de dos clases: estable e inestable. El inestable —un cuchillo sobre su filo— requiere de fuerzas de tensión para lograrse y se pierde a la menor contingencia. El estable —un cubo apoyado sobre una de sus caras— no, pero al mismo tiempo cuenta con una brutal inercia que le impide todo cambio, toda “evolución a otra situación”. Al igual que en el espíritu humano, un “equilibrio” interior puede ser inestable (exigir grandes tensiones para lograrse, y al mismo tiempo y por ende extremadamente imprevisible y momentáneo) o estable (pero fosilizado, anquilosado, entonces el individuo no evoluciona). Algo similar a la expresión “paz interior”: la “paz” es la de los cementerios. Por eso remitimos a la expresión “Armonía”.

      [2] Principios Fundamentales del Universo, ver “Al Filo de la Realidad” números 2 a 17.

      [3] A título meramente informativo, diremos que trabajamos en Psicogeometría con doce figuras y formas, doce “mudras” y doce “posturas”.

      [4] También conocidos como “agroglifos”, “círculos en las cosechas”, “crop circles”, etc.

       


       

       

       

      VERDADES, MENTIRAS, BENEFICIOS

      Y PELIGROS DE LA "TABLA OUIJA"

       

      escribe: Gustavo Fernández

       

       

       

          Amerita hacer un espacio —quizás exiguo— para tratar este tema en particular porque, por un lado, en tanto y en cuanto el uso (o abuso) de la Ouija conlleva riesgos no sólo psicológicos —en el sentido ortodoxo de la expresión— sino, si se quiere, parapsicológicos, espirituales y metafísicos, por otro puede tratarse (por qué habremos de negarlo) de un sencillo, accesible y eficaz sistema de prospección en el mundo de la preternaturalidad. Además, estudiosos como somos de la Autodefensa Psíquica, debemos orientar nuestra atención hacia ciertas "zonas fronterizas" del conocimiento donde está latente la posibilidad de la agresión, provenga de la inteligencia que provenga, tal cual venimos ilustrándolo en nuestros cursos.

       

          Desde tiempo ha —y en los últimos años masivamente a través de Internet— venimos asistiendo en distintos foros a un aluvión de exposiciones más o menos fundamentadas sobre la Ouija, unos a favor, otros en contra. Acostumbrado a desconfiar del maniqueísmo en todos sus aspectos —pero mucho más en los ámbitos de lo esotérico— me ha llamado poderosamente la atención que mientras que sus defensores parecen no advertir ciertos riesgos obvios implícitos en su uso, sus detractores (aun aquellos que afirman haberla experimentado) reaccionan más cerca de histéricos fundamentalistas que con la equidad que exige la práctica experimental. Una práctica que no pudo retacearles sus beneficios.

       

          Porque no sólo después de leerse centenares de exposiciones sobre el empleo de este medio sino, muy especialmente, después de haber participado —estimo— en más de doscientas sesiones de todo tenor, desde meditadas y serias en ámbitos controlados experimentalmente hasta en la sobremesa de frívolas reuniones, actuando alternativamente como "líder" del grupo, participante, escribiente o simple espectador, creo haberme formado una opinión global bastante aproximada de esta herramienta. Y ello es lo que trataré de exponer en este artículo.

       

          Básicamente, recordemos que este sistema, cuyo nombre proviene de las expresiones "oui" ("sí", en francés) y "ja" (lo mismo, pero en alemán) en clara alusión a una de las palabras básicas que integran la práctica, consiste, en su expresión más elemental, de un conjunto de tarjetas o simples trozos de papel, en cada uno de los cuales se ha escrito una letra del abecedario, dispuestas todos en un gran círculo sobre una mesa, y luego cuatro más, centradas dentro del círculo, con las palabras "Sí", "No", "Pregunta mejor" y "Adiós". Finalmente, en el centro mismo del círculo se dispone un vaso o copa de vidrio o cristal, boca abajo, sobre cuya base los participantes han de apoyar suavemente un dedo de una de sus manos, mientras alguien del grupo, adoptado como "líder", dirige la reunión (y las preguntas, en el caso de manifestación de una hipotética entidad), otro, un tanto apartado, va tomando nota —le decimos, el "escribiente"— de las letras que el vaso en su frenético deambular va señalando, hasta formar palabras y frases coherentes (o no).

       

          Desde el siglo XIX se la viene usando, conocida generalmente como "plancheta", por tratarse en los primeros tiempos de un simple triángulo de madera que en ocasiones tenía tres patines equidistantes y un lápiz insertado en un extremo. El "médium escribiente" apoyaba suavemente las manos sobre la plancheta y ésta, al deslizarse respondiendo a las preguntas de los presentes (es obvio que el marco de su nacimiento fueron las sesiones espiritistas) escribía burdamente palabras que conforman la respuesta buscada. Se dice que allá por 1880 a un norteamericano se le ocurrió, ante lo indescifrable de muchas grafías, escribir las letras en un semicírculo sobre una plancha de madera, y entonces se trataba simplemente que la plancheta se deslizara sobre ella, observando los presentes qué letra señalaba el vértice no ocupado por las manos del médium. Más adelante, se amplió el orificio que originalmente portaba la pluma y se insertó en ese lugar una pequeña lente de aumento; así, se podía observar a través de ésta cuál era la letra elegida. La típica Tabla Ouija de principios del siglo XX, con esa caligrafía tan propia del Far West, comenzó a industrializarse, y ello la sacó de los cenáculos espiritistas llevándola al común de los mortales.

       

          Nadie sabe muy bien cuándo comenzó, empero, a vulgarizarse más la "vasografía" o "juego de la copa", como también se conoce al sistema que hemos descrito en un principio. Tal vez, el desconocimiento de novatos de dónde hacerse con Tableros Ouija o la escasez de recursos de jóvenes entusiastas avivaron el ingenio al punto de que en Latinoamérica, por caso, se difundió más esta alternativa que su respetable original. Ambos, sin embargo, se sostienen en el mismo principio, así como lo que, por lo menos en Argentina, se conoce como "el juego del libro", "el juego de la birome" (Birome: como en Argentina se llama a los bolígrafos, en honor de su inventor, el húngaro-argentino Lazlo Biró), o el "amuleto de Namuncurá". Como simple curiosidad folklórica, vamos a detenernos en ellos.

       

          El "Amuleto de Namuncurá", ciertamente, nada tiene de "amuleto", en el sentido que hemos estudiado y experimentado en nuestros cursos. Se trata de una alianza matrimonial (por qué debe ser una alianza matrimonial y no un anillo cualquiera, es parte de la tradición) que debe sostenerse de un cabello de mujer, y suspenderse sobre una mujer encinta para que, con sus movimientos indique el sexo de la criatura por nacer (dextrógiro si es varón, levógiro si es niña). Ciertamente, nada preternatural se adivina en este sistema que por otra parte responde a la más pura esencia de la práctica radiestésica, tema que tratamos en profundidad en nuestro libro “El Correcto Uso del Péndulo y la Pirámide (Editorial Siete Llaves, Buenos Aires, 1999). Cierta leyenda apócrifa adjudica su invención a Ceferino Namuncurá, un "santito popular" argentino, un niño sumamente piadoso, hijo del cacique mapuche Manuel Namuncurá, quien fue bautizado y por cuya profunda devoción supo ser enviado por los padres salesianos al Vaticano de visita, en cuya travesía murió, teniendo 18 años, aquejado de tuberculosis. Esta historia, en los comienzos del siglo XX, impactó profundamente en la sensibilidad sencilla de la masa popular argentina, quien comenzó a rogar por el alma del joven y, a la vista de supuestos "milagros", le otorgó categoría de santo, claro que no oficialmente canonizado. Para la Iglesia Católica, empero, Ceferino es "venerable" (un grado previo al paso de "beato" y éste inmediato anterior a la santificación, lo que de hecho le transforma en el culto popular más cercano a la hagiografía católica. Como decíamos, nada certifica que Ceferino haya siquiera empleado este sistema, pero así se ha mantenido la creencia al paso de los años.

       

          Después de participar en muy numerosas sesiones, insisto, si algo he discernido con claridad es que las "inteligencias" que se manifiestan a través de esta práctica responden a un amplio espectro. Para decirlo más claramente: estoy seguro de que en una sensible mayoría de casos es —dejado el fraude conciente de lado— el propio inconsciente (personal, de uno de los participantes, o colectivo del grupo) el que se manifiesta. Pero cada vez me convenzo más de que en otra porción de ese espectro aparece una "inteligencia exterior" que se manifiesta. Si esta inteligencia exterior es quien dice ser (espíritu, ser de otras dimensiones, extraterrestre) es algo más cercano a la creencia que a la certeza.

       

          Es un hecho que cuando —ahora estoy hablando del "juego de la copa"— todos los participantes apoyamos suavemente nuestros dedos índice sobre la base de aquella, aunque creamos no estar ejerciendo ninguna presión ciertamente una mínima se realiza, conformando un "sistema de fuerzas" cuya resultante imprimirá a la copa el desplazamiento en la dirección y sentido que determine, ora el azar (lo que explicaría el movimiento errático y la conformación de palabras sin sentido en muchas sesiones, especialmente las novatas), ora el deseo de fraude conciente (bastando entonces que uno de los participantes imprima una presión levemente superior sobre la copa; volviendo al concepto de sistema de fuerzas, la resultante estará entonces determinada por aproximación a la intencionalidad de la fuerza más marcada) ora por la incidencia de una "inteligencia exterior" que así podrá encontrar la manera de expresarse. Claro que algún lector escéptico puede objetar que si en definitiva es el propio impulso de los presentes —conciente o inconsciente— lo que determina el movimiento de la copa, qué valor tiene la experiencia desde el punto de vista de la experimentación paranormal, a lo que respondería que lo que hace "paranormal" a una experiencia no es tanto qué fuerzas intervienen sino cuál es el resultado. Comparémoslo con una evaluación radiestésica: como ya sabemos fehacientemente, el movimiento del péndulo en un sentido u otro no es producido por ninguna fuerza exterior al experimentador; no hay ningún duendecillo invisible que jala el péndulo hacia un lado o hacia el otro. Es el propio operador, que con contracciones musculares, inconscientes e involuntarias, produce el movimiento (ver más detalles en "Al Filo de la Realidad" N° 54, “Por qué funciona el péndulo”). Claro que lo que realmente importa, desde el punto de vista radiestésico, no es la supuesta "paranormalidad" del movimiento sino la paranormalidad de los resultados: en tanto y en cuanto la información recibida por este medio es inaccesible a otras vías de información.  Lo mismo ocurre en el juego de la copa; ya sabemos que la movemos nosotros: lo que nos interesa es qué nos revela ese movimiento.

       

          Cuando regresemos en otro ensayo con conceptos sobre Posesión y Obsesión (las dos formas clásicas para el cristianismo de incidencia de inteligencias exteriores sobre el ser humano, claro que tratándose de palabras con evidentes connotaciones perversas de las que trataremos de despojarles en esa oportunidad) se comprenderá mejor cómo actúa la entidad sobre el o los sujetos que participan de una vasografía; baste por el momento señalar que seríamos demasiado ingenuos de suponer que una simple frase invocativa o propiciatoria (del tipo: "pedimos a las entidades de luz que...") alcance para asustar y alejar a aquellas que moran en las tinieblas. En consecuencia, ¿cómo podemos estar seguros de que la entidad que se presenta es quien dice ser y no obedece a otras oscuras —y tal vez negativas— intenciones? "El mejor truco del diablo es hacernos creer que no existe", escribió Paul Eluard. Y si esa entidad se presenta como la abuela fallecida, el hermano cósmico o el santo de devoción, difícilmente los participantes en una sesión (generalmente adolescentes y en ocasiones con poco sentido crítico, demasiado comprometidos emocionalmente con la experiencia y, a mi criterio, con la debilidad más significativa: necesitan información, es decir, son parte interesada  en el contenido del contacto) se lo cuestionen, es decir, pongan en duda las palabras de esa entidad en cuanto a su naturaleza o propósito. Baste entonces que la entidad, que durante algunas sesiones se fue granjeando la simpatía de los presentes con consejos útiles, advertencias prácticas y redituables, baste decía con que un día esa entidad pronostique la muerte de alguno de los presentes, o amenace a uno de ellos, o señale como sujeto de desconfiar a uno de los participantes, para generar angustias, rencillas, aislamientos sin par. Y si alguna de las personalidades participantes acusa algún desequilibrio psicopatológico —y no se puede ser juez y parte a la vez; ¿cómo podemos estar seguros de que cada uno de nosotros está psíquicamente equilibrado?— estará dado el mejor (o peor) escenario posible para que éste se realimente y se potencie por la carga traumática de la experiencia.

       

          Pero también es cierto que el juego de la copa, el tablero Ouija y cualquiera de sus variantes abre una puerta fascinante: cabe la posibilidad de que algunos "mensajes" en realidad sean la dramatización, la catarsis de un proceso de percepción extrasensorial inconsciente de algunos de los individuos (o del grupo) como en el caso de una premonición hipotética: no sería así la entidad que avisaría de algo, sino el mismo individuo que representaría la percepción personalizándola en un supuesto "ser" ajeno a él que se materializa en la sesión. Muchos efectos colaterales, entonces (movimiento de muebles, etc.) podrían ser perfectamente fenómenos de telekinesia provocados por el o los presentes. Y aún para los casos —creo que menores— donde entidades exteriores se presentan, aún en tela de juicio su naturaleza, se transforma así en un campo fascinante de experimentación y observación.

       

          El problema entonces, creo, no está en la experiencia en sí, sino en la falta de preparación, de liderazgo, de continuidad experimental y de falsas expectativas creadas que portan los participantes al abocarse a una sesión. Si no estoy debidamente preparado (intelectual, emocionalmente y con práctica), si no hay una conducción responsable del experimento, si todo está rodeado de un clima de frivolidad y pasatismo, si necesito o deseo respuestas, no sólo estaré exponiendo a cualquier erosión el sensible epitelio de mi volubilidad psíquica; estaré también abriendo verdaderas puertas a entidades no llamadas que aprenderán para sus fines (sean éstos de manipulación o de "vampirismo psíquico", como hemos descrito en otras oportunidades) con qué facilidad de político latinoamericano acercándose con  sencillas promesas el común de los mortales abre su corazón...

       

          Por otro lado, no es mi intención, alejar de la práctica a quienes deseen iniciarse; baste tener presente las siguientes prioridades:

       

      a) Realizar las sesiones concibiéndolas desde el vamos como ámbitos de reflexión, observación y estudio objetivo y despersonalizado. Evitar que sean la natural continuidad de fiestas mundanas, cumpleaños, etc.

       

      b) Asegurarse la presencia de alguien con acreditada experiencia en este tipo de sesiones, que por otra parte goce de la confianza como individuo de los presentes y sobre quien haya opinión conjunta de su equilibrio emocional. Difícilmente un grupo logre ponerse de acuerdo —sin herir susceptibilidades— en este punto a minutos de comenzar la experiencia, por lo que conviene acordarlo con suficiente anticipación.

       

      c) Disponer un "escribiente"; alguien con suficiente provisión de papel y capacidad de maniobrar alrededor del grupo para ir anotando las letras, las pausas, sin perturbar demasiado.

       

      d) disponer un "punto de fuga accesorio, además de la palabra "adiós" que va inscripta (en ocasiones reemplazada por un pequeño círculo negro).

       

      e) Evaluar previamente —mediante una simple conversación si los participantes se conocen previamente— quién se encuentra atravesando algunas crisis emocional, severas dificultades en su vida personal que lo perturban anímicamente, etc. Cuando menos esta persona debe estar "protegida" con cualquiera de las múltiples opciones que hemos venido enseñando a lo largo de mis trabajos.

       
       
      A: participante número 1
      B: participante número 2
      C: resultante de fuerzas; dirección del movimiento final de la copa.
       
       

       
      NOTICIAS
       
      Nuestro amigo y colega Antonio Salinas (http://algoflota.blogspot.com) nos participa que el  7, 8 y 9 se desarrollaron en la Universidad de Salamanca unas jornadas sobre Parapsicología Empírica, impulsadas por Oscar Iborra (miembro de la SIB) y que, esta vez presentó la novedad (creo que histórica) de que la asistencia al mismo otorgó dos créditos de libre configuración para los estudiantes. Es decir, se considerará dentro del currículum lectivo de cada estudiante.
       
      Un paso pionero y de enorme importancia para la parapsicología científica española.
       
      Pueden acceder a más detalles y al programa del curso en el siguiente enlace:
       
       
       

       
      COLABORACIONES
       
      Puede enviarnos artículos o noticias relacionadas con los temas de esta revista a afreditor@gmail.com (incluya en el asunto "Redacción"). Las fotografías o ilustraciones como así también los formatos pueden ser editados por cuestiones de espacio y estilo. Incluya el nombre o datos del autor (su email, si quiere ser contactado), URL de su sitio web, fuente y cualquier otra información relevante. Añada los comentarios que crea convenientes. No aseguramos la publicación ni tampoco el momento.
       
      Es importante que usted se asegure previamente a redactar su artículo que su temática es, cuando menos, abordada de manera diferente a otros trabajos publicados sobre el mismo tenor (para evitar repeticiones).
       

       
      FORMAS DE CONTACTO:
       
      Para envío de sugerencias, críticas, cartas de lectores: clic aquí.
       
      Para envío de noticias, colaboraciones y
      todo material susceptible de ser publicado: clic aquí.
       
      Por otros motivos,
      contacte con el Administrador/Editor a:
       
      Para otras formas de envío o suspenderlos por vacaciones:
       

       
      NÚMEROS ANTERIORES:
       
      o solicitar un ÍNDICE por email,
      (cliquear el enlace y enviar el mensaje vacío):
      (Cuando lo haya recibido, podrá solicitar lo que sea de su interés
      directamente al servidor de correo que lo atenderá automáticamente).
       
      Siempre puede solicitar el último mensaje (revista o boletín)
      cliqueando el enlace y enviando el email (no importa el texto ni el asunto).
       

       
      SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL
      MENCIONANDO FUENTE Y ENLACE:
       
      AL FILO DE LA REALIDAD
      www.alfilodelarealidad.com.ar
       

       
      Al Filo de la Realidad es órgano de difusión del Centro de Armonización Integral, academia privada dedicada a la investigación, difusión y docencia en el campo de las "disciplinas alternativas", fundada el 15 de octubre de 1985 e inscripta en la Superintendencia de Enseñanza Privada dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina, bajo el número 9492/93.