eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > afr > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 80 
AsuntoAutor
Boletín - Reabrimo CAI - Ce
Boletín - 21 de ab CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
Boletín - De todo CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Gustavo CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Primer C CAI - Ce
Boletín Especial - CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
Boletín - Grupo Ca CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Revista Al Filo de CAI - Ce
Boletín - Conferen CAI - Ce
Boletín - Podcast CAI - Ce
Lección de Esoteri CAI - Ce
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Al Filo de la Realidad

Mostrando mensaje 70     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[AFR] Revista Al Filo de la Realidad Nº 168
Fecha:Martes, 8 de Mayo, 2007  00:22:28 (-0300)
Autor:CAI - Centro de Armonización Integral <afreditor @.....com>

 
 
___________________________________________________________________________
OCULTISMO                                         OVNIs                                      PARAPSICOLOGÍA
 
Año 7                            Martes 8 de mayo de 2007                        N° 168            
AL FILO DE LA REALIDAD
"Disiento con lo que dices, estoy en total desacuerdo con ello,
pero defendería con mi vida tu derecho a decirlo". Voltaire.
 
((( Fundada el 10-5-2000 )))
                                                                                                                      
                                                                                                                      
 
* Desde Paraná (Entre Ríos, Argentina)
para 7384 suscriptores (auditado por eGrupos)
en todo el mundo *
 
 
 
En este número de AFR:
 
— ILLUMINATI & EXTRATERRESTRES: LA CONEXIÓN ROCKEFELLER
     por Gustavo Fernández
 
— UN NUEVO DATO "ILLUMINATI"
     por Gustavo Fernández
 
— SE AMPLÍA EL DEBATE SOBRE LA "ENTIDAD DE MACACHÍN"
     por Gustavo Fernández
 
— EL INTRUSISMO EN EL MUNDO OVNI Y PARANORMAL
     por Moisés Garrido
 
 
NOTICIAS: Congreso de Astrología "Uritorco 2007" (25 al 27 de Mayo)
 
 

 
AL FILO DE LA REALIDAD ES UNA REVISTA QUINCENAL DE DISTRIBUCIÓN GRATUITA POR EMAIL QUE INCLUYE LECCIONES DE ESOTERISMO PRÁCTICO.
 
Suscripción     (ALTA): http://www.eGrupos.net/grupo/afr/alta
¿Cambio de dirección? Efectúe la Suscripción con la nueva dirección y luego la Desuscripción con la antigua.
Importante: Agregue "afreditor@gmail.com" a su libreta de direcciones o lista blanca, así no tendrá problemas para recibir futuros envíos.
 
 
PODCAST
para escuchar en línea
o descargar en formato mp3
 
AL FILO DE LA REALIDAD
El encuentro semanal con lo desconocido.
Conduce: Gustavo Fernández
 
Suscríbase gratis pegando este enlace
en su podcatcher o agregador:
 
Visítenos en el Earth Music Network:
 
 

Encontrará otros sitios web, listas de correo de discusión, boletines, cursos, comercios, etc. destinados a estas temáticas en nuestra sección de Enlaces.

 
Radio La Embajada
(radio on-line y grabada)

Con programas periodísticos, musicales, deportivos y mucho, mucho humor.
Pueden visitarla a la hora que quieran, mientras juegan, navegan o chatean.
Con Marchelo Mariño y todo su circo.
 

 
es posible gracias al Earth Music Network.
 
El EMN brinda gratuitamente
espacio ilimitado,
transferencia de datos ilimitada,
el blog, el feed, el foro,
licencias pagas para tocar música comercial,
acceso a la página principal del portal...
 
¡NO HAY MEJOR LUGAR
PARA HOSPEDAR UN PODCAST!

Alojá tu podcast en el Earth Music Network
 
El Portal Mundial para el Podcasting en Español.
 
 

 
 
ILLUMINATI & EXTRATERRESTRES:
LA CONEXIÓN ROCKEFELLER
 
 
 
 
 
    Era finales de 1995 cuando una noticia más circuló entre las agencias periodísticas: el “filántropo” Laurance Rockefeller, multimillonario de 85 años de edad a la sazón, estaba financiando un informe especial sobre OVNIs con destino final la Casa Blanca, así como para otros líderes del mundo. Michael Luckman, Director del CUFOS Nueva York, anticipó que ese informe “dispondría de la mejor evidencia posible en los testimonios de funcionarios, astronautas, militares, todo lo cual contradice las negativas históricas de la Fuerza Aérea sobre aterrizajes extraterrestres”. Amigo de Clinton y financista de su proyecto político, eso no obstó (o, quizás, le sirvió) para presionar a Clinton con la mira en una apertura de archivos secretos del gobierno estadounidense. Según ha admitido, incluso él, Laurance, es un ferviente convencido de un “ovnicrash” en Roswell. Pero la pregunta que debemos hacernos es: sabiendo la participación de la dinastía Rockefeller en el concierto Illuminati histórico, ¿es este apenas un adinerado “buscador de la verdad” o hay motivaciones más siniestras detrás de su interés?.
 
 
 
Laurance
 
 
 
David
 
 
 
Nelson
 
 
 
    Estamos hablando de una de las familias más ricas e influyentes del mundo. Su hermano, David, es el presidente histórico del Citibank (estructura financiera responsable de los mayores lavados de dinero del siglo XX y de vehiculizar la debacle económica de países como Argentina), de Citigroup, decano de la bolsa en Manhattan. Ha sido política de la familia insertarse en instituciones supranacionales como la Comisión Trilateral, el CFR y el club Bilderberg. Si se duda del impacto de los Rockefeller en los asuntos internacionales, recordemos lo escrito por el investigador Martín Malachi: “David Rockefeller es hoy el representante más visible de esa clase predominante, esa fraternidad multinacional de quienes forman la economía global y manejan los flujos de capitales”.
 
    Una rápida revisión de la Historia nos enseña que la familia Rockefeller tiene un largo y un poco infame expediente en sus implicaciones con causas sociales. Treinta años atrás, en tiempos de los radicales movimientos estudiantiles, esta dinastía era asombrosamente rápida a la hora de ofrecer fondos. Pero con condiciones. El ex líder estudiantil de los ’60 James Simon Kunen relata en su autobiografía cómo los Rockefeller ofrecían recursos económicos, ponían abogados para defender a los más radicalizados siempre que en el “paquete” se incluyera su propia agenda. Financiaban las demostraciones masivas en Chicago y fue en esa época cuando el entonces líder de las Panteras Negras, Eldridge, escribió que ya Laurance estaba detrás de ello. “Esta gente —por los Rockefeller— son un peligro para la revolución americana. Tratan de incidir en nosotros, no para que morigeremos su potencial peligro corporativo, sino para aparecer como un peligro más grande de lo que realmente son”. ¿Por qué querría un grupo de industriales y banqueros todopoderosos aparecer más como “malos” en lugar de mejorar su imagen popular? El periodista Frank Capell escribió: “los radicalizados no asumirán jamás el control de este gobierno, pero si aparecen como fanatizados en contra de un grupo específico de personas, les darán a éstos, como necesaria contrapartida, la excusa para victimizarse y justificar la inversión de medios para el control mental de la gente”. Siempre se solidariza uno con las víctimas. El dinero de los Rockefeller compró la revolución de los ’60 y la dirigió hacia donde al establishment estadounidense le convenía. Por eso hoy no queda nada de esa revolución.
 
    Pero el problema es que las operaciones turbias de los Rockefeller, sus manejos financieros multimillonarios, su peso en la política internacional, haría que tarde o temprano la opinión pública los percibiera como lo que son: parte del Poder en las Sombras. Parte de los Illuminati. Era imperativo comenzar una megaoperación “filantrópica”. No sólo en barriadas pobres, campañas de apoyo a víctimas de desastres naturales, dinero todo que en cualquier caso siempre es deducible de impuestos y sirve publicitariamente. Había que inficionar lo que verdaderamente era revolucionario. Lo que cambiaría a la gente desde dentro de sí misma. Lo alternativo. Lo espiritual. La Era de Acuario era la más peligrosa enemiga.
 
    Fue en esos días de los ’70 en que Laurance (que falleciera el 12 de julio de 2004) escribía: “Nuestros sueños son tan ilimitados como nuestros recursos. La gente se rinde con docilidad y nos permite moldearlas cuando, por ejemplo, hacemos campañas de protección veterinaria de los animales domésticos. Las actuales convenciones educativas son tan difusas y permeables que nos resulta sencillo trabajar la voluntad de gente que es básicamente rural, agradecida, y pasiva (...). La tarea que nos hemos propuesto es darle a esta gente una vida perfectamente ideal y justa, que es precisamente la que tienen. Y aún más, trabajaremos sobre los niños para que lleguen a hacer de manera perfecta aquello que sus padres ya están haciendo, aunque imperfectamente, en el hogar, el comercio, el campo”.
 
    Rockefeller, el vil ladrón se transformó así en Rockefeller, civilizador y humanitario. Un padre protector de niños que les enseña el camino correcto. Cuando en los años 20 John D. Rockefeller, fundador de la dinastía, abogaba por la “higiene racial”, una forma de hacer “humanismo” era, entonces, discutir la eugenesia, la esterilización total de las razas “genéticamente inferiores”. ¿Les suena a Alemania en los ’30?. Pues era EE.UU. en los ’20. De hecho, don Adolfo decía estar directamente influenciado por las “investigaciones científicas” de los Rockefeller, ya que a través de ellos había obtenido “legitimidad científica” para las leyes raciales nazis. Esto no obstaba para que de todas formas los Rockefeller buscaran “apoyar financieramente” a movimientos negros, como ya en fecha tan temprana como 1941 se buscaba hacer con el reverendo Divines y su “Misión de la Paz” (que entonces contaba con más de un millón de miembros y ganaba rápidamente la atención pública). La viuda del reverendo ha escrito que su esposo pudo mantener libertad de pensamiento y de acción rechazando el “apoyo” Rockefeller, pero otros no fueron tan afortunados. El método era sencillo: o se aceptaba la ayuda —con su “agenda”— o se destinaba una suma menor (pero más efectivamente) de esos fondos al ataque y vapuleado de aquello que quizás semanas antes se trataba de apoyar. El caso emblemático es el de Wilhelm Reich quien, según los dichos de los psicólogos forenses de la prisión donde murió misteriosamente en 1957, se quejaba permanentemente de no haber aceptado “ser una herramienta de los Rockefeller”. La Asociación Médica Americana (que de hecho estuvo enfrentada a Reich por décadas) comenzó a recibir en ese momento —cuando Reich fue encarcelado para morir— subvenciones sustanciosas. El gestor de los primeros contactos con Wilhelm Reich y luego con la Asociación Médica Americana había sido Laurance Rockefeller.
 
    A partir de los ’60, Laurance decidió “apadrinar” investigadores de OVNIs y extraterrestres. Tal vez el más conocido “ahijado financiero” fue el doctor John Mack, psiquiatra de Harvard famoso por sus estudios sobre abducciones. Mack sostenía la teoría de que el abducido se encontraba en una situación comparable a la de un animal que es hostigado y debilitado para ser oportunamente trasladado a una reserva, sometido a intervenciones veterinarias, etc. El animal se siente acosado, perseguido, pero ignora que es por su “bien”. De allí se deduce una obviedad: para Mack, las intervenciones de alienígenas en sus procesos invasivos y traumáticos durante las abducciones “son para nuestro bien” y deben ser toleradas y aceptadas. Si nuestra especie está en peligro —esto sostenía Mack— los extraterrestres intervienen para salvarnos “a la fuerza”. Así lo expuso ante la MUFON entre otros ámbitos, siempre con el apoyo financiero —primeras ediciones de sus trabajos, viáticos de investigación, subsidio para gastos particulares— de Rockefeller. Uno más uno, igual a dos: ¿le interesa a Laurance Rockefeller que las abducciones sean “socialmente aceptadas”? Y si es así, ¿por qué?. Lo primero que se nos ocurre es que este giro de tuerca a las intervenciones y abducciones vuelve a posicionar a los extraterrestres —ahora, “grises”— en el papel de “hermanos cósmicos” tan grato al oído de la corriente New Age... y tan paralizante en términos de reacción psicológica.
 
    Es interesante recordar que Mack bregó por establecer vínculos entre extraterrestres y ecología en muchos de sus escritos, siendo estas reflexiones —más que investigaciones— en particular apoyadas por los Rockefeller. Aquí recordemos que otro Rockefeller, Nelson, es quien más ha bregado para la “internacionalización” del Amazonas, argumento seudo jurídico que con la excusa de poner bajo la égida mundial la “protección y salvaguarda” del Amazonas como pulmón de la Humanidad (porque, ya se sabe, los brasileños son sudacas y seguramente solitos no se bastan) en realidad termina entregando el Amazonas (y todas sus riquezas, y todos sus secretos) a quienes verdaderamente manejan el mundo... ya saben quiénes.
 
    Puede argüirse que las reacciones “liberales” de Laurance son una expresión de rebeldía ante los atropellos casi cósmicos e históricos de la familia. Es una explicación más psicologista que fundamentada y como tal, simplista. El libro “Ecopsicología” de Mack, editado por el Sierra Club y auspiciado por los Rockefeller, donde Mack plantea “cómo crear una nueva psicología para reinventar nuestra relación con la Tierra” es funcional al “pensamiento verde” de las masas. Que es sano, que es válido, pero que precisamente por eso es inficionado por los grupos de poder con fines ni buenos ni sanos. ¿Ustedes creen la honestidad de Tompkins empeñado en comprar más y más hectáreas de Argentina y Chile para “preservar la naturaleza” a la par de expulsar a los habitantes autóctonos de las tierras adquiridas? La gente común es ingenua, nosotros no podemos darnos ese lujo.
 
    En el frente ecologista, Laurance Rockefeller financia también la “Fundación Verde” dirigida por Terence McKenna. Éste viaja de exploración en exploración investigando plantas psicoactivas y estableciendo cultivos masivos en Hawai. Una de las teorías de McKenna es que las sustancias psicoactivas botánicas usadas en las ceremonias indígenas primitivas permiten establecer contactos telepáticos con culturas alienígenas. Pero, sostiene McKenna, las culturas primitivas “han fallado en su misión” y él —el “patriarca”— debe liderar un retorno a un estado de aceptación mágica como primó en la Tierra 15.000 años atrás para recuperar esos contactos, desde una “perspectiva más sofisticada”.
 
    Otras actividades interesantes de analizar de Laurance Rockefeller tienen que ver con su vinculación estrecha con el grupo de investigación GSW, dirigido actualmente por los ascendientes hombres de negocios neoyorquinos Sandra Wright Houghton y Bootsy Galbraith y la “Fundación Potencial Humano” (HPF) fundada por el senador Claiborne Pell sobre Iglesias evangélicas en dispersión reunificadas bajo su directiva... y U$S 700.000 donados directamente por L. R. Según Dick Farley, que trabajó durante tres años para la organización, el interés de Rockefeller parecía ser integrar en un solo pensamiento paradigmas religiosos y el interés por los OVNIs evaluando el discurso más afín con las creencias populares. Un dato: El presidente durante 1991 a 1994 de HPF fue el ex oficial de inteligencia y Coronel (retirado) Scott Jones, quien completó un doctorado en Física y también supo ser consultor contratado de la Agencia de Defensa Nuclear (1981-1985) antes de ser “asesor” del senador Pell (1985-1991) aparentemente ocupándose de los “intereses paranormales” de Pell.
 
    Fue en esos tiempos cuando se convocó una “Reunión Cósmica de las Culturas”, un evento privado al cual asistieron además de Rockefeller, Mack, Jones y Pell, la reportera e investigadora Ruth Montgomery, el psicólogo y autor de libros sobre ovni Leo Asperjan, el psicólogo transpersonal Charles Agrio, la historiadora nativista Paula Underwood, el activista ambiental John Petersen, el autor Zecharía Sitchin, el psicólogo clínico Richard Boylan, el redactor especial de la revista “Omni”, Keith Ferrell y el director de la Universidad Jerome Glenn James Funaro. El mismo esotérico nombre de la reunión, por informal que fuese, presuponía dos cosas: (a) subordinar las discusiones al ámbito del contacto con civilizaciones no humanas, y (b) dar por sentado lo pacífico de ese contacto.
 
    Es necesario aquí hacer una salvedad, porque nunca falta algún lector superficial: no es que no aceptemos la eventual benevolencia de nuestros visitantes extraterrestres. Lo que decimos es que, por un lado, muchos calificados investigadores llaman la atención, si no sobre actitudes hostiles, cuando menos hacia procederes que resultan indiferentes a la seguridad humana y de donde en ocasiones testigos presenciales de estos encuentros resultaron lesionados y hasta muertos. Y en segundo lugar, es sugestiva la insistencia de Rockefeller en realizar una verdadera campaña de relaciones públicas a favor de su hipotética bondad, casi, casi, como el relacionista público de una planta nuclear en construcción empecinado a pura sonrisa y algunos regalos dadivosos en convencer a los rudos habitantes de un poblado cercano de los muchos beneficios y ninguna dificultad de ser vecinos de una masa apreciable de plutonio moderadamente enfriado.
 
    Joan d’Arc, seudónimo de una periodista del semanario “Newspeak” que asistió como oyente, señala que durante la conferencia se distribuía a los asistentes un cuestionario en el que, entre otras cuestiones, se preguntaba a los asistentes a qué organismo gubernamental o militar creían ellos que debía darse la tarea de administrar el primer contacto masivo.
 
    No hacía tanto tiempo que su amigo personal, Ronald Reagan había dicho, en un discurso dado el 21 de septiembre de 1987 ante la XLII Asamblea General de la ONU: “En nuestra obsesión con los antagonismos del momento, nos olvidamos a menudo de cuánto une a todos los miembros de la humanidad. Quizás necesitamos un cierto peligro exterior, una amenaza universal para hacer que realicemos una alianza común. Pienso de vez en cuando cómo nuestras diferencias desaparecerían rápidamente si hiciéramos frente a una amenaza extraterrestre, de fuera de este mundo.”
 
    En dicha conferencia algo más se puso de manifiesto: el consenso entre los presentes de que si ese contacto masivo se hiciera realidad, tal vez “ellos” no dirían simplemente “llévennos con su líder” sino preferirían iniciar tratativas con alguna agrupación o “familia” de incidencia mundial, con predisposición manifiesta para un “Nuevo Orden” y con capacidad de comunicación con organizaciones intermedias de impacto popular. Los Rockefeller, por ejemplo. Después de todo, la energía verdadera en este mundo no está en las manos de gobiernos, sino reside en las grandes corporaciones transnacionales. Ahora, de ser este el caso, Laurance ha hecho bien el papel de mediador entre la imagen pública de los extraterrestres y el control del pensamiento de algunos investigadores. En el medio, el control mental de la Humanidad ante esta revelación que shockeará sus mentes, sin duda alguna. Si esta teoría es correcta, debe imponerse gradualmente a las masas esa imagen. Tal “gradualismo” sería así un condicionamiento social dirigido por la clase dominante, la sociedad Bilderberg y la Comisión Trilateral. El investigador Glenn Campbell escribía:
 
                                                    “El encubrimiento OVNI es verdadero, pero el verdadero responsable no es el gobierno. El impacto de “La Guerra de los Mundos” de 1938 convenció a las clases superiores de que el populacho no estaba preparado, y no lo está todavía. De allí en más se ha dedicado mucha atención respecto a cómo producir una repercusión social mínima, y se ha colegido que lo más sensato es filtrar información gradualmente, en plazos muy prolongados". Ellos saben que no pueden admitir ningún contacto por mínimo que fuese sin terminar siendo forzados a revelarlo todo (¿usted puede imaginar a la prensa de todo el planeta demandando menos?). Como la caída del comunismo, una vez que la pared se agrieta, se vendrá abajo de una sola vez, sin oportunidad posterior de controlar la información. Este “lanzamiento gradual” consistiría entonces en aclimatar gradualmente y emocionalmente a la población a la forma y las ideas de la presencia alienígena, lo que más probablemente se puede hacer con más eficiencia por ficciones selectivas que por la verdad, porque las ficciones pueden ser controladas. Presentar situaciones noveladas que contengan solamente una porción de la verdad”. El resto puede ser pura dramatización, apta para distribuirla comercialmente. Así se obtienen dos resultados: el efecto psicológico deseado, y réditos financieros. Ya en uno de mis viejos artículos sobre los Illuminati señalé que la eficacia de los mismos estriba en que mientras las manipulaciones políticas o militares pueden ser o no exitosas pero siempre implican grandes erogaciones económicas y ningún resultado provechoso material inmediato, las manipulaciones de la corporación Illuminati satisfacen ambos planos, con lo cual son autosustentables y autopotenciables.
 
    Como para llevar más lejos esta teoría, en el fin de semana del 18 y 19 de marzo de 1995, la compañía Walt Disney lanzó una transmisión simultánea de televisión, un supuesto “documental OVNI” en cinco estados: Connecticut, Tennessee, Alabama, Florida y California. Esta sorprendente producción fue acompañada por declaraciones públicas del CEO de WD, Michael Eisner (también miembro prominente del clan Rockefeller) haciendo afirmaciones como éstas:
 
  • “La Humanidad está en medio del acontecimiento más importante dela historia: un contacto real con vida inteligente de otros planetas”.
  • “Inteligencias de galaxias distantes están tratando de hacer contacto con nosotros, y esta noche presentaremos las evidencias”.
  • “Más allá de nuestras opiniones personales, seres inteligentes están invitando a la especie humana a sumarse a los planes galácticos”.
  • “En los últimos años naves alienígenas están llegando en oleadas a la Tierra provocando un tsunami de avistamientos”.
  • “Tan temprano como en 1947, grandes naves extraterrestres cruzaron el espacio gracias a su avanzada tecnología y si bien alcanzaron nuestro planeta, algunas de ellas se estrellaron en nuestros suelos”.
  • “Mostraremos todo sobre el accidente de Roswell y la recuperación de la nave y los cuerpos de tres expedicionarios no humanos, todo ocultado por el gobierno de Truman y su comisión de los 12” (Se refiere al controvertido Majestic-12).
 
    A esto debemos sumar que en 1996, el ovnílogo Richard Boylan, presente en la conferencia de HPF, escribía que “hay una estrategia de cuatro pasos para revelar su presencia. Primero, al parecer están incrementando la frecuencia de sus apariciones así como lo expuesto de las mismas. No sólo aparecen más, sino en zonas cada vez más pobladas. Segundo, un número creciente de abducidos y contactados se avienen a comentar sus experiencias con psicoterapeutas, investigadores y público. Muchos investigadores y terapeutas han divulgado cifras que indican cómo se incrementan de forma significativa incluso los testimonios no solicitados. Tercero, muchos “contactados” en particular y ovnílogos en general se sienten obligados a traer el tema extraterrestre al debate público, y los informes provenientes de todo el país indican que es mucha la gente que está experimentando la urgencia de este propósito. Cuarto, el cambio de actitud de muchos gobiernos o líderes políticos, permitiendo filtrarse información hasta entonces clasificada, o proponiendo abiertamente el debate.”. Deténganse un momento. Repasen estos comentarios. Si la afirmación de Boyan es correcta, ¿qué es necesario para que este plan se cumpla en este orden? Que ambas partes (extraterrestres y algunos humanos) estén de acuerdo, porque este plan no funcionaría si una parte no es funcional a la otra. Y si el plan realmente está en marcha, entonces, realmente, hay un contacto encubierto entre extraterrestres y humanos con poder.
 
    Boylan también sugiere que fuentes bien informadas en los comités nacionales republicano y demócrata estén intentando determinar si los OVNIs y particularmente el secreto del gobierno sobre ellos, pudieron ser un elemento de legítimo interés electoral en algunas de las últimas elecciones presidenciales. En una tentativa evidente de evitar ser tomado por sorpresa en cuestiones de acceso a información OVNI, el presidente nacional del partido republicano Hailee Barbour y otros funcionarios del Comité Nacional Republicano ha entrado en contacto con varios astronautas para aprender algo más sobre OVNIs. Por su parte, el Comité Nacional Demócrata está considerando agregar una o más preguntas relacionadas con OVNIs en un cuestionario nacional con miras a las próximas elecciones. La incidencia política de la “pasión OVNI” (porque es indudable que este tema genera expectativas, esperanzas, temores, es decir, respuestas elementales de nuestra afectividad) es tan significativo que aunque la cuestión de visitantes extraterrestres fuera sólo una hipótesis de experimento sociopsicológico, la fuerza e impacto que tiene en las creencias de buena parte de la humanidad podrían justificar que los Rockefeller estén ahí.
 
    Incidentalmente, recordemos que Laurance Rockefeller fue el financista de la espectacular aparición pública del “Disclosure Project”, en mayo de 2001. Luego de las explosivas declaraciones de esa recordada rueda de prensa, donde científicos, militares, ex funcionarios gubernamentales salieron a la palestra advirtiendo algo así como “si no lo admiten ustedes —en referencia al gobierno— lo haremos nosotros”, y sin mella en la credibilidad y credenciales de los allí convocados, lo cierto es que a seis años de ese evento y fuera de sus declaraciones juramentadas, los integrantes del Disclosure Project no han presentado ni una evidencia física de sus afirmaciones. Esto ha provocado que aún pese al buen nombre y honor de los autoconvocados, buena parte de la prensa reaccionara con escepticismo y con mayor escepticismo aún pasado este tiempo. No eran fondos ni influencia política de lo que carecía el Disclosure para reunir sus evidencias. ¿Qué pasó? ¿Nadie se dio cuenta de que así provocaron el efecto exactamente contrario al que decían buscar? Pero, ¿y si fuera esto lo que precisamente deseaban conseguir?
 
 
La otra historia de Laurance
 
    Creo que es obvio. Este autor desconfía de las “sanas” inquietudes de (que Dios lo tenga en su Gloria... y que no lo suelte) Laurance Rockefeller. Porque si por un momento pensé que podía haber una “oveja negra” en esta dinastía mundial, un producto transgresor y rebelde contra el imperio dominante, uno, buscando, encuentra otras cosas.
 
    En 1969, Henry Kissinger tomaba el control del Consejo Nacional de Seguridad y del Departamento de Estado, y bajo su petición el entonces presidente Richard Nixon estableció una Comisión para el Crecimiento Demográfico, cuya dirección fue confiada a, ¿adivinen quién? Sí: Laurance Rockefeller. En un informe de 1972, esta comisión apelaba a un crecimiento demográfico cero, tanto en los Estados Unidos como en el resto del mundo. Paralelamente, la Oficina de Asuntos Demográficos del Departamento de Estado inició en 1970 la publicación de una serie de estudios que anticipaban directamente un llamado “Informe Global 2000”. A continuación, Kissinger tomó dos medidas para institucionalizar esta política de planificación del genocidio. En 1975 creó el grupo indicado sobre la política demográfica en el seno del Consejo Nacional de Seguridad y reorganizó el Departamento de Estado añadiéndole un nuevo servicio: el de la Oficina de Océanos y Asuntos Internacionales, Científicos y del Medio Ambiente. Esta oficina tiene la misión de supervisar las transferencias de tecnología al Tercer Mundo. Por iniciativa de Brzezinski y de Vance, el presidente Jimmy Carter encargó a esta oficina la preparación y redacción del Informe Global 2000. Participaron en la elaboración del informe varios bloques pensantes anglo-norteamericanos de la vanguardia del movimiento neomaltusiano —abogados del "pensar lo impensable" para reducir la población del planeta— como la rama norteamericana del World Wildlife Fund, Draper Fund y Population Crisis Comittee. [1]
 
 
Pero, ¿Qué era el informe Global 2000?
 
    Simple: una proyección y aliento de las necesidades de disminuir drásticamente la población mundial (ver, por ejemplo, en http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/esp_sociopol_depopu13.htm) y el control de los recursos naturales, la manipulación psicológica de las masas —antes y después de ese corte raso maltusiano— y la organización social para el devenir. Para ello, se alentaban otras formas de “control”, ya que las guerras, si bien efectivas, generan demasiada destrucción natural y dejan una población sobreviviente con la que hay que hacer alguna clase de asistencialismo. Las respuestas: enfermedades controladas, SIDA, etc. Por esos rumbos campeaba el nene Laurance, el amante de la naturaleza, la ecología y los OVNIs.
 
 
[1] Información del desaparecido Andreas Faber Kaiser, en www.enclaveilluminati.com/article.php
 
 

 
 
 
UN NUEVO DATO “ILLUMINATI”
 
 
 
 
 
    Como todos saben muy bien, el tema de los Illuminati es de preferencial interés para nosotros. Una de las aristas que debemos admitir más nos intrigan es la hipotética —por ahora, sólo hipotética— relación que pudieron haber tenido —o pueden tener— los miembros de este Gobierno en las Sombras con extraterrestres. Sabemos claramente que puestos a buscar evidencias demoraremos años en obtenerlas —si es que lo logramos, y ello siempre y cuando realmente las haya— pero nos interesa ir facilitando algunas suspicacias. Estamos realizando unas investigaciones personales obviamente sobre este tema, pero también estamos “desempolvando” una vieja cuestión: la de los hipotéticos visitantes del planeta “Ummo” y la intoxicación de los medios ovnilógicos, quizás más con fines políticos que otra cosa. La cuestión es que en la búsqueda, específicamente de contactos “Ummitas” en Argentina —comentados por los principales investigadores mundiales, entre ellos el inolvidable Antonio Ribera y el venerable Ignacio Darnaude— localizamos, además de las sempiternas referencias a cartas de ese origen en poder del fallecido sacerdote jesuita Segundo Benito Reyna, las que habría recibido a fines de los ’60 la desaparecida revista argentina “2001”.
 
 
 
Anverso y reverso de una de las presuntas cartas “ummitas” enviadas a la revista “2001”
 
 
 
 
 
Ecuaciones matemáticas desarrolladas en esas misivas
 
 
 
 
“Sello” de dígito con el símbolo “ummita” y muestra de su grafía
 
 
 
 
Carta “ummita
 
 
    Precisamente, en el número 16 de dicha revista se entrevistaba a un contactado español, protagonista del célebre caso “Francisco Atienza” —sobre el que volveremos en su oportunidad— escondido detrás del seudónimo “F. Sinod”. Antonio Ribera en su oportunidad develó la verdadera identidad de este ya fallecido personaje: se trataría de Francisco Donis Ortiz (“Sinod” es, obviamente, un acróstico de “Donis”) hombre de negocios español. El dato extra que aportamos es este: Francisco Donis Ortiz era el representante comercial para España de los multimillonarios estadounidenses David y Laurance Rockefeller. Y si tuvieron la paciencia de leer la nota anterior, esto no es un dato menor.
 
 
Sinod - Donis
 
 
    Puede tratarse simplemente de una afición personal. Pero sabido el concierto que tocan los Rockefeller en el tema Illuminati, sospechamos que tanto de cierto o mentira haya en el fenómeno OVNI no será precisamente David Rockefeller quien deberá seguir el paso del investigador de a pie para enterarse de alguna novedad. Puesto de otra manera: su posición de poder —económico y político— le permitirá sin duda acceder a respuestas de preguntas intrigantes sin estar necesariamente apoyando monetariamente a diligentes investigadores que se acercan a zonas de aterrizajes para recoger muestras del suelo. A menos que su participación tenga que ver con, o bien financiar investigaciones puntuales de las que poco sabemos y donde las publicadas son apenas una máscara —entonces tenemos una conspiración— o bien está para “intoxicar económicamente” la correcta investigación. De todas maneras, no creemos “casual” esta relación entre el banquero y poderoso financista y este contactado.
 
 

 
 
 
EL INTRUSISMO EN EL MUNDO
OVNI Y PARANORMAL
 
 
 
 
 
    El intrusismo es un mal muy presente en el mundo de la Parapsicología y de la Ovnilogía. Hay muchísimas personas que, sin idea de ambas cuestiones y sin haber realizado investigación de campo y de gabinete, se autocalifican como "parapsicólogo" o "ufólogo". Se han leído un par de libros o han tenido una experiencia anómala y ya se consideran aptos para opinar, sentenciar o contradecir lo que los investigadores dicen respecto a un caso o una hipótesis. Ese intrusismo es muy dado entre videntes, visionarios y contactados. A veces, hemos visto a videntes y cartomantes que se añaden en su tarjeta de presentación eso de "parapsicólogo" (caso Octavio Aceves). En el caso de los "contactados", algunos se suelen colocar el calificativo de "ufólogo" (caso Sixto Paz, Giorgio Bongiovanni...).
 
    Hacer Parapsicología u Ovnilogía no tiene nada que ver con lo que estos señores hacen y dicen. Las personas que tienen experiencias anómalas no se convierten en "parapsicólogo" u "ovnílogo" por arte de magia. ¿Acaso el que padece un problema de corazón se convierte en cardiólogo? ¿O el que sigue con pasión los partidos de fútbol en futbolista?...
 
    Hacer Parapsicología y Ovnilogía es dedicarse muchas horas al estudio de ambas disciplinas. En el caso de la Parapsicología es estudiar las facultades PES y PK. Hacer muchas pruebas con paragnostas. Ir con equipos especializados a lugares donde presuntamente ocurren fenómenos paranormales. Es seguir pacientemente determinadas pistas para hallar la solución a un caso. El parapsicólogo actúa como un detective. Y tiene que mostrarse siempre crítico, no crédulo; riguroso, no sensacionalista. Hay que tener también una preparación en diversas disciplinas (la Parapsicología es un campo multidisciplinar). Hoy, por desgracia, la reputación de la Parapsicología —como comentaba recientemente en un artículo publicado en la revista "Enigmas"— es constantemente cuestionada por culpa de los charlatanes y los fraudes que siguen campando a sus anchas. Fenómenos que están perfectamente estudiados y que pertenecen al mundo del psiquismo humano se interpretan —por ciertas mentes fantasiosas— como hechos sobrenaturales, entremezclándose con cuestiones ocultistas, esotéricas, espiritistas, etc. ¿Y qué consiguen estos señores? Confundir, desinformar, intoxicar... Todo el mundo puede opinar. Y eso está bien... y está mal. A veces, las opiniones en materias que se desconocen dan lugar a serios equívocos. Y eso hay que evitarlo. Y advertir del intrusismo tan feroz que sufre la Parapsicología hoy día.
 
    En cuanto a la Ovnilogía ocurre otro tanto. Muchos opinan sobre casos que jamás han estudiado, desconociendo los análisis que ya se han realizado sobre los mismos. Reabren debates ya caducos. Plantean absurdas explicaciones. Se acogen a la Hipótesis Extra Terrestre para todo. No se molestan en conocer las características de los globos-sondas, las luces de los aviones, los tipos de nubes, los fenómenos atmosféricos y astronómicos, los reflejos en las lentes... Cuestiones básicas para luego distinguir OVNIs y OVIs. La Ovnilogía también es un campo multidisciplinar. Requiere mucho estudio e investigación. Hay que recoger muchos casos, analizarlos y descartar posibles explicaciones convencionales. Para ello, hay que conocer bien las cuestiones antes comentadas. Mucha gente que mira al cielo no tiene ni idea de lo que ve. Y cualquier cosa puede ser malinterpretada en función de las creencias. Reentrada de chatarra espacial, bólido meteórico, inversión térmica, nube lenticular, nube de estroncio, globo-sonda... Cosas que pueden ser fácilmente confundidas con OVNIs. Por eso es necesaria la labor del investigador: para comprobar si lo que se ha visto o fotografiado tiene explicación natural o no. El crédulo siempre dirá que lo que ha visto es una "nave extraterrestre" diga lo que diga el investigador. Pero el testigo honesto, aquel que desea saber la verdad sobre lo observado y fotografiado, confía su caso en un ovnílogo serio y veterano para que llegue a una conclusión más fidedigna, sustentada sobre una base sólida en cuanto a conocimientos en la materia.
 
    El fraude, la credulidad, el intrusismo... Enemigos difíciles de combatir en disciplinas como la Parapsicología y Ovnilogía. "Tierras de nadie" invadidas por sinvergüenzas, embaucadores, iluminados y sectarios. Por eso considero que toda advertencia es poca. Dejar que estos desaprensivos campen a sus anchas es permitir que ambas disciplinas sigan prostituidas, manipuladas y desprestigiadas. Si no denunciamos estos incómodos hechos es que realmente no amamos ambas disciplinas. Y creo que quienes hemos dedicado mucho tiempo de nuestras vidas al estudio de los fenómenos paranormales y ovnilógicos tenemos el deber de ser críticos con esta lamentable situación. Aunque nos ganemos enemigos. Como decía aquel viejo proverbio latino: "Amicus Plato, sed magis amica veritas" (Soy amigo de Platón, pero soy más amigo de la verdad)...
 
 

 
 
 
SE AMPLÍA EL DEBATE SOBRE LA
"ENTIDAD DE MACACHÍN"
 
 
 
 
 
    En AFR Nº 167 (para solicitar, clic y enviar) publicamos, casi sobre el cierre ya, el material fotográfico que nos hiciera llegar el amigo y colega Oscar "Quique" Mario, responsable del CEUFO de La Pampa, Argentina; una fotografía captada accidentalmente por Fabián Romano en un aeródromo local.
 
    En rigor de verdad, debemos señalar dos objeciones críticas que se han presentado a la misma: una de un lector, ingeniero agrónomo, y otra recogida —con comentarios de terceros— en una lista especializada. Pero también la réplica que Oscar Mario ha hecho sobre el particular, y una observación final.
 
 
¿Una avispa?
 
Marco Achury nos escribió:
Hola Gustavo

Un gusto saludarle. Soy agrónomo y conozco algo sobre insectos. Casi puedo asegurar que lo que aparece en la fotografía del hangar de avionetas es una avispa, como la Polistes versicolor que abunda en nuestro trópico o tal vez una especie similar del Cono Sur. Las avispas tienen 3 pares de patas, durante el vuelo los dos pares delanteros si no llevan una presa van plegados contra el cuerpo, el par trasero es bastante más largo y normalmente sobresale bastante hacia abajo como se ve en la foto. Por supuesto tienen grandes ojos compuestos y un aparato bucal similar al pico de un ave, con la diferencia de que abre hacia los lados, no hacia arriba. Y cuatro alas membranosas que se ensamblan durante el vuelo de manera que estructuralmente funcionan como si fuera un solo par de alas. El abdomen es bastante grande y normalmente durante el vuelo va horizontal o ligeramente inclinado hacia arriba. Es posible que la avispa volara hacia el fotógrafo y el abdomen quedara parcialmente oculto por el abdomen y la cabeza. Además no se puede comparar el tamaño del "ente volador" con el de la avioneta, ya que la avioneta está claramente enfocada en la foto. Una avispa aparecería desenfocada porque se encuentra mucho mas cerca del fotografó, además volando a alta velocidad, lo que hace que aparezca "movida" en la foto. Es muy posible que el fotografo estuviera ocupado del enfoque y otros detalles de la foto y nunca se diera cuenta de que la avispa pasó frente a su lente, o si lo hizo en el momento, seguramente varios días después al ver la forma extraña en la foto, ya no recordara un detalle tan trivial como una avispa volando en el campo.
 
 
Girados sus comentarios a Mario, éste acota:
Sirven todas las opiniones y especialmente esta porque es de alguien que también conoce de insectos y animales. Por eso nosotros cotejamos con estudiosos y los aviones son de fumigación. Acá hay dos tipos de langostas una más grande y otra más chica, que los especialistas de esta región descartaron. Respecto a las dimensiones del "ente" hay que tener en cuenta las características de la cámara y la tecnología utilizada, que están en el informe, para hacer cálculos.
Gracias por tu aporte.
(Aquí, Mario desliza un error: Marco habla de avispas, no de langostas).

 
A lo que Marco señala:
Creo que deberían contactar algún entomólogo en Argentina, seguramente conocerá mejor los insectos locales y podrá darles una opinión mejor sustentada.
 
Sobre el tema de la cámara, allí sí debo reconocer que no soy experto para nada. Deberían volver al sitio de la toma, tratar de reproducir la misma foto, y colocar del tamaño del insecto sospechoso para hacer tomas a distintas distancias, y ver a qué distancia del fotógrafo empieza a perderse de foco. También me parece que gracias a que comentan que era un día soleado, la foto se tomó con un tiempo de exposición muy corto 1/1000 s, gracias a eso, el insecto apareció relativamente nítido y reconocible, si hubiera sido un tiempo de exposición largo, sólo hubiera aparecido una estela de la trayectoria de vuelo.
 
 
    ¿Recordamos la imagen?                          Y ahora conozcamos a la "Polistes versicolor"
 
 
 
 
 
¿Un Fraude?
 
    Otro tenor (más grave) tiene el aporte de la investigadora mexicana Ana Luisa Cid, quien en la lista de correo de discusión Planeta UFO escribió:
    La foto de Macachín me la envió hace algunos días el investigador Luis Burgos, solicitando le diera mi punto de vista.
 
    Lo primero que hice fue revisar el archivo Exif encontrando un dato que sugiere manipulación digital, ya que la imagen se tomó el día 20 de marzo y se modificó con Photoshop dos días después (adjunto al final del mensaje).
 
    Otro punto a destacar es que la probable entidad no genera sombra y eso se aprecia mejor en la foto completa, amén de que el filtro emboss arrojó que es algo sin relieve, denotando que la figura no pertenece al entorno real de la imagen (ver foto adjunta).
 
    Poniendo un ejemplo de materiales apócrifos, en México tenemos un fotógrafo profesional que se la pasa haciendo trucos y queriendo convencer de sus evidencias, no obstante, el señor le confesó al investigador que descubrió sus fraudes que él lo hacía para darse publicidad y que la gente lo conociera, sin reflexionar que para los ovnílogos el hacer fraudes fotográficos es algo delicado. Igualmente me he topado con personas que gustan de hacernos "bromas" para que su nombre o negocio se dé a conocer en los medios de comunicación, sin que para ellos implique mayor problema ya que no lo ven como algo serio.
 
    En mi particuloar criterio, sí creo en la existencia de sucesos inexplicables, pero estoy convencida de que no todas las evidencias son auténticas y ése es precisamente la labor de quien tiene verdadero interés en el asunto, el tratar de distinguir entre lo posible y lo falso.
 
    Con lo anterior no pretendo contradecir a ninguna persona y sólo comparto mi punto de vista, en la idea de intercambiar información y siempre consciente de que puedo estar equivocada.
 
Saludos.
 
 
Resumen de análisis del archivo EXIF usando Exif Reader:
 
Filename : Humanoide_Macach_n[1].JPG
JFIF_APP1 : Exif
JFIF_APP2 : ICC Profile (offset:4198 size:3151bytes)
Main Information
ImageDescription : MINOLTA DIGITAL CAMERA
Make : Minolta Co., Ltd.
Model : DiMAGE Z1
Orientation : left-hand side
XResolution : 72/1
YResolution : 72/1
ResolutionUnit : Inch
Software : Adobe Photoshop 7.0
DateTime : 2007:03:22 15:02:15
YCbCrPositioning : co-sited
Contrast : Normal
Saturation : Normal
Sharpness : Normal
SubjectDistanceRange : Distant view
PrintIM IFD : 40Bytes
Print Image Matching Info
Version : 0250
ExposureTime : 1/1000Sec
FNumber : F5.0
ExposureProgram : Program Normal
ISOSpeedRatings : 50
ExifVersion : 0220
DateTimeOriginal : 2007:03:20 14:50:57
DateTimeDigitized : 2007:03:20 14:50:57
 

    Con este comentario del investigador cordobés Mario Bracamonte:
Correcta apreciación y análisis desapasionado de la colega Cid. ¿Hasta cuándo seguirán creando "entidades" y por si fuera poco, poniendo los "resultados" a consideración de terceros que están ocupados en investigaciones serias?. Amigo de La Pampa, te reitero, no presumo de técnico. SOY REALISTA Y RACIONALISTA... no iluminado...
 
Mario Luis Bracamonte
 
 
Réplica
 
    El punto era serio pues se insinuaría que, o bien "Quique" Mario fue cómplice, conciente o inconsciente, de un fraude, o éste fue directamente cometido por Fabián Romano. Cualquiera puede fotografiar un coleóptero e interpretarlo erróneamente luego, actuando de buena fe. Pero la manipulación de la imagen no es accidental, y una cosa es clara: podría ser una avispa, o podría ser un fraude, pero no puede ser ambas cosas a la vez (con lo cual y desde cada óptica, se autoexcluyen mutuamente). Presentamos estas observaciones a Mario y ésta fue su respuesta:
 

Al Sr. Director de la publicación Al Filo de la Realidad:

 

Me complace saludarlo a la vez que solicitar la publicación en esa reconocida edición virtual de AFR, porque entiendo que la gran cantidad de lectores que tiene acceso es de suma importancia para conocer detalles OBJETIVOS  de una investigación, que lejos está de intentar crear polémicas y mucho menos imponer criterios sobre otras opiniones.

 

La introducción tiene referencia con el artículo enviado oportunamente sobre una extraña fotografía captada en la localidad de Macachín, provincia de La Pampa, república Argentina.

 

Le aclaro que cuando digo investigación OBJETIVA, es porque realmente tengo los elementos suficientes como para afirmarlo y viene al caso al tomar conocimiento de ciertos comentarios vertidos en alguna lista de “discusión” de las tantas que pululan en Internet, en las que de lo último que se habla es de OVNIS o UFO a pesar de esgrimirlo en su nombre.

 

Al momento de difundir públicamente la fotografía en cuestión, se  la sometió al análisis de especialista no sólo de fotografías, sino de profesionales reconocidos en el área del conocimiento de todo tipo de animales o insectos de la región; o a los equipamientos sofisticados de instituciones como de la Policía de La Pampa, amén de la consulta obligada a fotógrafos y profesionales de la edición digital.

 

a) En tal sentido, voy a hacer referencia a la “opinión” de la “especialista” Ana Cid, de Méjico, quien luego de una introducción en la que hace referencia a los antecedentes de un fotógrafo de su país que pretendía vivir trucando fotos, recurre al “análisis” medular donde “descubre” que en el “regedit” del archivo, la imagen fue retocada dos días después de haber sido captada, sin tomar en cuenta que el autor de la fotografía NO VIO la extraña imagen al captarla, por lo tanto no corrió a su laboratorio a procesarla, algo que hizo dos días después cuando su tiempo se lo permitió. O sea, descubre la extraña imagen dos días después revisando los archivos de la cámara en la búsqueda de la foto de las dos naves (aviones).

 

Evidentemente Cid no tiene en cuenta o desconoce que es prácticamente imposible realizar un truco con una cámara digital (vale recordar que se brindaron todas sus características técnicas) y en este caso, permanece en la memoria de la Minolta, como prueba.

 

Cid tampoco tiene en cuenta que el episodio se registró en el marco de una serie de hechos que investiga el Centro de Estudios UFO (CEUFO) lo que indica que NO ES AISLADO.

 

Finalmente, Ana Cid “analiza” o descalifica una imagen sin conocer la idiosincrasia de gente que vive en un ámbito que evidentemente desconoce y es fundamental tener en cuenta eso a la hora de realizar una investigación OBJETIVA, porque aquí, la gente no sale a “hacer trucos” con una cámara para venderlos, porque de hecho fue puesto a consideración de todos los que tuvieran real interés. No obstante eximo a Ana Cid de este último punto porque desconozco su edad y experiencia y esta aclaración como dije al principio, lejos está de la polémica.

 

b) Otra persona “descubrió” que se trataba de... una langosta. O mejor dicho afirmó su descubrimiento, desconociendo todos los tratamientos expuestos a que fue sometida la imagen lo que no merece reflexión a la hora de hablar de OBJETIVIDAD.

 

c) La última reflexión es para la postura asumida por el autor de este texto:

“Correcta apreciación y análisis desapasionado de la colega Cid. ¿Hasta cuándo seguirán creando "entidades" y por si fuera poco, poniendo los "resultados" a consideración de terceros que están ocupados en investigaciones serias?. Amigo de La Pampa, te reitero, no presumo de técnico. SOY REALISTA Y RACIONALISTA... no iluminado...

Mario Luis Bracamonte“

 

Por lo expuesto, no se trata de crear “entidades” o hacer un campeonato para ver quién crea las mejores. Lo que sí llama la atención es que Bracamonte es de Argentina, prácticamente vecino de nuestra provincia y lejos de interesarse por los detalles técnicos expuestos en el mensaje original, se “convenció” sin siquiera intentar un contacto con el CEUFO para solicitar una ampliación. Tal vez porque está demasiado ocupado en “investigaciones serias” desde su “realismo y raciocinio” porque reconoce que no es “técnico”.

 

Obviamente con eso no aporta absolutamente nada, es más, intenta dar por tierra con una investigación de la que participan los principales profesionales referentes de su provincia vecina.

 

A esta altura, sin ánimo de iniciar una polémica, personalmente desconozco las “investigaciones serias” realizadas por Bracamonte. Sí conozco porque participé activamente de un congreso de FAECE a principios de la década del 80, donde la exposición de Mario Luis Bracamonte, estuvo lejos de aportar seriedad en la exposición que brindó en una sala semi vacía (afortunadamente). Como soy testigo de aquel evento, lo puedo afirmar.

 

Estimado Gustavo Fernández, agradezco desde ya el espacio que pueda brindar en la prestigiosa publicación en esta aclaración que pretende ser un aporte más en los carriles de la INVESTIGACIÓN SERIA y OBJETIVA que encaró el CEUFO en más de 20 años de existencia y personalmente a mis 30 años de aporte en la INVESTIGACIÓN DE CAMPO del fenómeno OVNI en la región central del país.

 

Finalmente, mi saludo a los lectores de esta publicación a quienes van dedicadas estas líneas en pos de la “investigación seria y objetiva” que es la que ha distinguido a nuestro Centro en toda su trayectoria.

 

Un abrazo desde la ciudad de Santa Rosa, Patagonia Argentina.

 

Oscar “Quique” MARIO

Centro de Estudios UFO

 
 
    Finalmente, quisiera que ustedes observaran la fotografía original:
 
 
 
    Sin emitir juicio definitivo alguno, se ve a simple vista la apreciable distancia que hay del "ente" a la avioneta (de donde emanaría el cálculo original de los investigadores pampeanos de tratarse de un objeto de aproximadamente ochenta centímetros). Queda a juicio del lector la opinión final.
 
 
Nota del Editor de AFR:
 
    Editando la revista me surgieron algunas dudas y comentándolas con Gustavo me sugirió agregarlas aquí. Son sólo eso, algunas ideas basadas en lo que se ha dicho. Y eso justamente es una de las cosas que me motivó a escribir: lo que se ha "dicho".
 
    Yo he visto al igual que ustedes la "fotografía original", pero obviamente muy reducida de tamaño ya que en su tamaño original seguramente es varias veces más grande que esta publicación. Entonces lo que digo es que no he tenido acceso al "archivo original" de la fotografía, a ese de varios megabytes que produce la cámara de fotos. ¿No sería más razonable centrarnos en el estudio del archivo original producido por la cámara, que en las opiniones de cada quien?
 
    Otra duda: ¿es eso lo que han analizado los opinantes, el archivo que produjo la cámara (de varios megabytes) o sólo una versión reducida en peso y calidad?
 
    En línea con lo anterior, una tercera ocurrencia me surgió mirando la fotografía que aparece más arriba. ¿Ven el avión? ¿Y debajo del avión? Sí, la tierra, pero algo más importante: su sombra. Si la entidad es visible al lente de la cámara, y si era del tamaño que parece (yo veo a la entidad bastante cerca del avión) porque tiene un cuerpo que refleja la luz, también debería tener una sombra en el suelo, ¿o no? Tal vez se pueda ver en la foto a tamaño original, teniendo la suficiente resolución para ampliar a gusto las partes que nos interesan (por decir lo menos) y no en las que publicamos aquí, que no dejan de ser ilustrativas, pero no podemos dar una opinión seria basada en ellas. Gustavo ve la entidad o avispa como a mitad de camino. Yo la veo más cerca del avión, ¿pero qué importancia tiene? ¿No podríamos ver el archivo de la foto original, tal cual se fotografió, y así salir de dudas?
 
    Hay quien sugiere que es una foto auténtica porque dicen que la persona tomó la foto, no vio nada y a los dos días se asombró por lo que había fotografiado. Pero ya sabemos que la fecha y hora de una PC, una cámara, un archivo o una etiqueta dentro de un archivo, se pueden modificar con el software apropiado. También me resulta sospechoso que un día a las 14:50:57 se tomara la foto, y pasan dos días y casi a la misma hora (15:02:15) se la "descubre" con asombro. Bien pudo ser que la foto se tomara, y 11 minutos después del mismo día se la trucara con el Photoshop. La diferencia de 2 días es por mala configuración de la cámara o la PC.
 
    Para sustentar lo contrario bien puede argumentarse que si alguien sabe manejar Photoshop y quiere trucar una foto, no puede desconocer que las cámaras ponen información en las fotos.
 
    Además, para decir que la foto fue manipulada con Photoshop, obviamente hay que analizar la foto, perdón, el archivo original, y el software usado para transferir la foto de la cámara a la PC. Tal vez en ese momento el software de transferencia con que vienen las cámaras le puso "Photoshop" a la foto, o le cambió el formato, o tal vez el fotógrafo abrió la foto en Photoshop y luego la guardó en JPG o le achicó el tamaño o alguna manipulación de ese tipo, sin adulterarla, y el Photoshop se encarga de reflejarlo "firmando" en la información EXIF del archivo. El fotógrafo sería inocente.
 
    Lo que me lleva a preguntar por qué no se interroga al fotógrafo. Unas cuantas preguntas ayudarían a despejar algunas dudas. También la reconstrucción de la escena en el lugar, con la misma luz, a la misma distancia, tratando de duplicar todos los factores.
 
    Finalmente, teniendo el relato del fotógrafo y personas que puedan dar fe de su buen nombre, y teniendo el archivo original con suficientes megapixeles como para hacer una gigantografía, me cuesta creer que un entomólogo no pueda diferenciar una abeja de un saltamontes. O para decirlo mejor: que no pueda decirnos qué NO es lo que aparece en la foto. ¿O estaré viendo demasiado CSI?
 
 

 
NOTICIAS

CONGRESO DE ASTROLOGÍA
"URITORCO 2007"
 
Hola Amigos quiero anunciarles que estamos a sólo días del Congreso de Astrología Uritorco 2007 en Capilla del Monte (Córdoba, Argentina), a celebrarse del 25 al 27 de mayo en las instalaciones de Café Brusquetas en Capilla del Monte.
 
Participarán con los temas:
  • Dra Mónica Ferrari: Interpretación Interactiva de las patologías en una carta natal
  • Hugo Bonito: Sinastrías gemelas
  • Lic. Mario Moya: El misterio de Lilith
  • Lilian Bar: Taller Acerca del Sol y la Luna
  • Alejandro Lauria y Félix Novella: Consideraciones sobre los nuevos planetas
  • Patricia Lodeiros: Carta Natal de bebés
  • Pablo Mauro: UDU DASAS recursos predictivos en Astrología védica
  • Blanca Bustamante (Mexico): Plutón en Capricornio
  • María Fernanda Domato: Astrología Kármica y autoconocimiento. Diferencias entre Destino, Karma, Pruebas, Misión del Alma, Salto de Evolución del Alma, Próposito conciente integrador.
  • Paula Sorrentino Habegger: Astrología Electiva
 
El evento se realizará en Café Brusquetas y comenzará a las 10 de la mañana del viernes 25 de mayo, culminando el domingo 27 al mediodía.
El domingo 27 será destinado a intercambiar técnicas y puntos de vista, como también a las conclusiones del evento.
 
Arancel: $ 80 (pesos argentinos)
 
Para informes e inscripciones:
 
Félix Novella
Centro de Estudios Astrológicos Capilla del Monte
 
 
Tel: (03548)-482523
Avda. Las Américas 803 - Capilla del Monte
(Córdoba, Argentina)
 
 
 
 
 
El matutino UNO de Paraná (Entre Ríos, Argentina) estuvo presente en la conferencia donde nuestro colega Tomás Latino
y Gustavo Fernández (director de AFR) presentaron su último libro. Detalles del mismo en: www.alfilodelarealidad.com.ar .
 
 
 

 
COLABORACIONES
 
Puede enviarnos artículos o noticias relacionadas con los temas de esta revista a afreditor@gmail.com (incluya en el asunto "Redacción"). Las fotografías o ilustraciones como así también los formatos pueden ser editados por cuestiones de espacio y estilo. Incluya el nombre o datos del autor (su email, si quiere ser contactado), URL de su sitio web, fuente y cualquier otra información relevante. Añada los comentarios que crea convenientes. No aseguramos la publicación ni tampoco el momento.
 
Es importante que usted se asegure previamente a redactar su artículo que su temática es, cuando menos, abordada de manera diferente a otros trabajos publicados sobre el mismo tenor (para evitar repeticiones).
 

 
FORMAS DE CONTACTO:
 
Para envío de sugerencias, críticas, cartas de lectores: clic aquí.
 
Para envío de noticias, colaboraciones y
todo material susceptible de ser publicado: clic aquí.
 
Por otros motivos,
contacte con el Administrador/Editor a:
 
Para otras formas de envío o suspenderlos por vacaciones:
 

 
NÚMEROS ANTERIORES:
 
En el caso de inconvenientes puede solicitar ejemplares por email al Editor.
 
También puede solicitar un ÍNDICE por email,
(cliquear el enlace y enviar el mensaje vacío):
(Cuando lo haya recibido, podrá solicitar lo que sea de su interés
directamente al servidor de correo que lo atenderá automáticamente).
 
Todos los números anteriores de Al Filo de la Realidad
están disponibles en formato PDF y
 
Siempre puede solicitar el último mensaje (revista o boletín)
cliqueando el enlace y enviando el email (no importa el texto ni el asunto).
 

 
SE PERMITE LA REPRODUCCIÓN PARCIAL O TOTAL
MENCIONANDO FUENTE Y ENLACE:
 
AL FILO DE LA REALIDAD
www.alfilodelarealidad.com.ar
 

 
Al Filo de la Realidad es órgano de difusión del Centro de Armonización Integral, academia privada dedicada a la investigación, difusión y docencia en el campo de las "disciplinas alternativas", fundada el 15 de octubre de 1985 e inscripta en la Superintendencia de Enseñanza Privada dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina, bajo el número 9492/93.
 

 
 
 
 





















Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service