eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1062 al 1091 
AsuntoAutor
Fw: La Venganza de Lia
Universalismo 15 - Lia
Ser Discipulo Lia
Re: Alguien sabe m Lia
La voz del corazón Alicia Y
Escuchando y viven Alicia Y
Reenviar: Fw: El " graciela
No sé porqué Ana Mari
Magia..... Alicia Y
RE: Re: Alguien sa maria cr
Humor ciego...para Alicia Y
HOLA ESTIMADOS Nelson G
No sé porqué Nelson G
Mirando a tu coraz Alicia Y
Los ojos del coraz Alicia Y
Poema al Dios que Alicia Y
COLATERALES DEL CO Nelson G
RE: No sé porqué Antonio
Al son que me toqu Alicia Y
El sueño de Potts Ruth Yad
impresionante Nelson G
Has visto la noche Nelson G
Que gran verdad, r Nelson G
La vision obsesion Lia
Los libros sagrado Lia
La vision obsesion Nelson G
HERMOSA HISTORIA D Ruth Yad
Sanos Mensajes Nelson G
Invitacion al INIP Nelson G
LEY DE ATRACCION Nelson G
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 1068     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[Cav] Ser Discipulo
Fecha:Jueves, 14 de Junio, 2007  10:35:31 (-0300)
Autor:Lia <narendra @..........uy>

 
 
        
 
                                
                             
 

PERMITE QUE CADA SITUACION EN TU VIDA

TE ENSEÑE ALGO...

 

Cuando el gran místico sufí Hasan estaba muriendo, alguien le preguntó:

 "Hasan, ¿quien fue tu maestro?"

"Tuve miles de Maestros. Decir sus nombres me llevaría meses y ya es tarde.

Pero hay 3 maestros de los que te hablaré.

 

Uno fue un ladrón. Una vez me perdí en el desierto y cuando llegue a una aldea ya era muy tarde, todo estaba cerrado. Pero finalmente encontré a un hombre que estaba tratando de hacer un agujero en la pared de una casa. Le pregunte donde podía pasar la noche y me dijo:

“A esta hora va a ser difícil que encuentres un lugar pero puedes estar conmigo, si no te molesta estar con un ladrón”.

Era un hombre maravilloso: me quede un mes con él. Todas las noches me decía: “Ahora me voy a trabajar. Tú descansa, reza”.

Cuando volvía yo le preguntaba: “¿Conseguiste algo?” Y él me decía: no, esta noche no. Pero mañana voy a intentarlo otra vez, si Dios quiere...”

Nunca perdía las esperanzas, siempre estaba contento.

 

Cuando estuve meditando y meditando durante años, sin parar y nada sucedió, llego un momento en que me sentía tan desesperado, tan desesperado, que pensé en terminar con toda esta estupidez. Y de repente me acordaba del ladrón que todas las noches decía:

“Si Dios quiere, mañana sucederá.”

 

Mi segundo Maestro fue un perro. Yo iba al río, y llegó un perro. El también tenía sed. Se miró en el río y vio allí otro perro –su propia imagen- y se asusto. Ladro y salio corriendo, pero tenía tanta sed que regreso. Finalmente a pesar de su miedo, salto dentro del agua y su imagen desapareció.

Allí supe que me había llegado un mensaje de Dios:

uno debe saltar a pesar de todos los miedos.

 

El tercer Maestro fue un niño. Llegue a una ciudad y vi a un niño que llevaba una vela encendida. Iba a la mezquita a colocar allí la vela. Bromeando le pregunte: “¿Tú mismo la encendiste?” “Si señor”, me contesto. Le pregunte: “Hubo un momento en que la vela estaba apagada y luego un momento en el que estaba encendida: me puedes decir ¿De donde vino la luz?”

El niño se rió, apago la vela y me dijo: ahora has visto que la luz se fue. ¿A dónde se fue? Dímelo.

Mi ego fue sacudido, todo mi conocimiento fue sacudido.

En ese momento sentí mi propia estupidez.

Desde entonces abandone todo mi conocimiento.

 

Es verdad que no he tenido Maestro. Esto no quiere decir que no haya sido un discípulo;

acepté la existencia entera como mi Maestro.

 

Para mi ser discípulo fue un compromiso más grande que el de vosotros ahora.

Yo confíe en las nubes, en los árboles… yo confié en la existencia tal cual.

No tuve un Maestro, pero tuve millones de Maestros,

aprendí de todas las fuentes posibles.

He tratado de aprender algo de cada persona con la cual el destino me ha cruzado,

o de cada situación que he vivido.

 

Para aprender y crecer se precisa ser un discípulo en el Camino.

¿Qué quiere decir ser un discípulo?

Quiere decir ser capaz de aprender siempre y en todo momento de cualquier circunstancia,

estar disponible y abierto para aprender.

Descubrir un maestro en cada ser, a cada momento.

Ser vulnerable ante la existencia.

Con un Maestro comienza el aprendizaje

y poco a poco vez que de la misma manera puedes sintonizar con la totalidad de la existencia.

El Maestro es una piscina donde puedes aprender a nadar.

Una vez has aprendido, todos los océanos son tuyos.”

 

(The secrets of secrets, Vol. 1, pp. 184)

 




Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service