eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10722 al 10751 
AsuntoAutor
FW: nada irreal ex gustavo
FW: Reflexiones gustavo
Re: (cav) FW: Refl crisbeng
Re: (cav) FW: nada crisbeng
Las 4 nobles verda Marta Pu
Conversaciones Nelson G
Escrt.- Po ema nùm gustavo
FW: Entradas de en Xodiaq s
Re: (cav) Escrt.- Lorena M
Re: (cav) Escrt.- geraldin
***La Maleta de l Sara Mar
para informarse... Nelson G
TRANSFORMACION CUA Rainmake
De la Divinidad d Sara Mar
El Puño de la Serp Rainmake
Libros - LAIR RIBE Rainmake
MEDITACION Y RELAJ Rainmake
Uruguay: Invitamos Rainmake
Uruguay - Primer V Rainmake
abrazossssss Rainmake
no soy tan sabio Rainmake
LA SENSACION DEL E Rainmake
Re: (cav) no soy t esmerald
RE: (cav) Uruguay Rosario
Fabricante de lluv Rainmake
Ultima Carta de RE Nelson G
Envuelva el chicle Nelson G
Eclipses y Calamid Nelson G
RE:hi x patricia
Arg: DIKSHA Doming Rainmake
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 10741     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:(cav) De la Divinidad del Hombre - Amigo del Alma 239
Fecha:Miercoles, 5 de Agosto, 2009  07:14:44 (-0700)
Autor:Sara Maria Crespo <srmrcrespo @.....com>



--
Comparto
Envío semanal Nº 239
1 de agosto de 2009
 
Queridos Amigos del alma:
Llegan hoy a Uds estas alentadoras palabras del poeta libanes Khalil Gibran
Fraternalmente, AMIGO DEL ALMA
 
                         La Divinidad del Hombre

 

Llegó la primavera y la Naturaleza empezó a hablar en el murmullo de los regadíos y arroyuelos, y en las sonrisas de las flores; y el , alma del Hombre se sintió feliz y contenta.

Pero, de repente, la Naturaleza se encrespó de furia y arrasó la bella ciudad. Y el hombre olvidó sus risas, sus halagos y su hospitalidad.

En una hora terrible, la fuerza ciega de la Naturaleza destruyó lo que construyeran mil generaciones. La horrenda muerte despedazó y aplastó entre sus garras hombres y bestias.

Las llamas devastadoras abrasaron al hombre con sus propiedades y bienes; una noche lúgubre y aterradora sumió a la belleza de la vida como un sudario de cenizas.

Los elementos desencadenados se enfurecieron y destruyeron al hombre, con sus viviendas y cuanto había salido del trabajo de sus manos.

En medio de este trueno pavoroso de Destrucción que surgía de las entrañas de la Tierra, en medio de esta miseria y de tanta ruina, se erguía la pobre Alma mirando a toda esta desolación desde lejos y meditando con amargura sobre la flaqueza del Hombre y la omnipotencia de Dios. Reflexionaba sobre el enemigo de la Humanidad, que se escondía bajo los estratos de la tierra y entre los átomos del éter. Oyó el alarido de las madres y el llanto de los niños hambrientos y se sintió partícipe de su dolor. Cavilaba sobre lo salvaje de los elementos y la pequeñez del Hombre. Y recordaba cómo ayer, sin ir más lejos, los hijos del Hombre dormían seguros en sus hogares, pero eran fugitivos apátridas que lamentaban la ruina de su ciudad opulenta al divisarla allá a lo lejos, trocada esperanza en desesperación, alegría en tristeza, vida de paz en tribulación de guerra.

Con el corazón destrozado sufría por los que habían quedado atrapados entre las zarpas de hierro del Dolor, de la Amargura y de la Desesperación.

Y mientras el Alma meditaba, padecía y dudaba, erguida, de la justicia de la Ley Divina que une a todas las fuerzas del mundo, murmuraba al oído del Silencio: Detrás de toda esta creación, está la sabiduría eterna que provoca la cólera y la destrucción, pero que también producirá una belleza imposible, por lo tanto, de predecir.

Porque el fuego, el trueno y la tempestad son para la Tierra lo que el odio, la envidia y la maldad para el corazón humano. Mientras la nación afligida poblaba el firmamento de gemidos y lamentaciones, la Memoria reprodujo en mi mente todos los anuncios, calamidades y tragedias que se han desarrollado sobre el escenario del Tiempo.

Vi al Hombre, a lo largo de la historia, construyendo torres, palacios, ciudades y templos sobre la faz de la Tierra; y vi cómo ésta se revolvía enfurecida contra estas edificaciones y las engolfaba en lo más profundo de

su seno.

Vi cómo hombres fuertes erigían castillos inexpugnables y observé cómo embellecían los artistas sus muros con pinturas; después vi abrirse las fauces de la Tierra, desgarrarse sus entrañas y tragar cuanto había modelado la mano hábil y la mente luminosa del genio.

Y comprendí que la Tierra es como una bella mujer que no necesita las joyas labradas por la mano del hombre

para adornar su belleza, sino que se siente satisfecha con el lozano verdor de sus campiñas y las doradas arenas de sus playas, y las piedras preciosas de sus montañas.

Pero vi que el hombre se enderezaba en su Divinidad como un gigante sobre la Cólera y la Destrucción, riéndose de la rabia de la Tierra y de la furia de los elementos.

Como un pilar de luz, levantábase el Hombre en medio de las ruinas de Babilonia, Nínive, Palmira y Pompeya, y así, erguido, entonaba el cántico de la inmortalidad.

Que la Tierra arrebate

Lo que es suyo,

Porque yo, el Hombre, no tengo fin.

 

                                  Khalil Gibran - Extraìdo del libro "La Voz del Maestro "

Haga click en cada renglón para obtener más información sobre la Fundación Hastinapura
Contáctenos> respuestasamigos@hastinapura.org.ar
Para más informes sobre Fundación Hastinapura, ingrese a www.hastinapura.org.ar
 
Enviar a un amigo

En caso de no querer recibir mas información, envíe un mail a respuestasamigos@hastinapura.org.ar, con el asunto "REMOVER", y sera dado de baja.

 







Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visitar páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web. ¿A qué esperas?
es.corank.com

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service