eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 108 al 137 
AsuntoAutor
El Águila Nelson G
Los Idolos de Pape octavio
benjamin. octavio
DESDE LOS INCAS jorge al
conmvedora histor Beatriz
El Fabricante de L Nelson G
La gracia de tener A. Z.
RE: conmvedora hi Antonio
Hola Antonio Nelson G
de Cuidado con Nes Nelson G
ILUSION Nelson G
RE: Hola Nelson: Antonio
Que cese la violen octavio
Salud y Soberanía octavio
Re: {posible spam} Beatriz
La venta de paraís octavio
Seguridad Personal Nelson G
Re: benjamin. Nelson G
Para Nelson José Ben
¿QUE ES EL SOCIAL octavio
MOTIVACIONES PARA Nelson G
un consejito Nelson G
DESCUBIERTO ESTUDI octavio
arremete... Nelson G
PERLAS DE LUZ DE L Nelson G
La derecha global octavio
¿QUE ES EL SOCIAL jorge al
Re: PERLAS DE LUZ jorge al
RE: Matrimonio Hom octavio
PERLAS DE LUZ FUE jorge al
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 113     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[difusioncav] Los Idolos de Papel.
Fecha:Lunes, 21 de Noviembre, 2005  22:23:33 (+0100)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>

 
 
 
 
LOS IDOLOS DE PAPEL.
 
Todos los seres humanos necesitamos llenar un vacío interior, la reminiscencia de lo que un día, fuimos y después, dejamos de ser, una nostalgia, del paraíso perdido, de la felicidad extraviada, un anhelo de reconciliación con el Ser y con el Padre Creador.
 
Desafortunadamente, en esta era de Kali Yuga, como la denominan los indostanes, no tiene nada que ofrecerle al ser y sí mucho al lado egòico del hombre. Es por esto que inventa ídolos, crea fantasías, sueños colectivos, de muchas facetas y presentaciones para tratar de llenar ese vacío. Si enumeraramos todo aquello que es motivo de idolatrìa para la sociedad de hoy, tendrìamos una lista bastante grande: artitas, deportistas, polìticos, lìderes religiosos, militares y un largo etcètera. Ademàs se rinde culto a ideologìas, doctrinas, artìculos de moda, sectas de toda ìndole, en el afàn del hombre por encontrar una verdad.
 
Uno de ellos, por ejemplo, es el dinero, el ídolo de nuestro tiempo, que ha sustituido al becerro de Oro de los tiempos de Moisés, el dios de este mundo, el único medio a través del cual el hombre cree que lo puede tener todo y hasta superar al verdadero Dios.
 

La historia del dinero

 
En tiempos antiguos, los pueblos vivían de una forma comunitaria, era el comunismo primitivo,  se cosechaba lo que brindaba la naturaleza, y se usaba el sistema de trueque o intercambio de productos entre los grupos  tribales, algo que a todos beneficiaba.  El propósito del trabajo era ante todo, procurarse  lo necesario para tener alimento, abrigo y refugio.
 
Entonces se creó la moneda, una forma de canje que surgió para facilitar el intercambio de productos,  el comercio de bienes y servicios entre los pueblos y las personas.
 
 Pero lo que en un principio surgió como un medio, pronto habría de convertirse en un fin. El aspecto meramente representativo de una moneda o un pedazo de papel que decía "pagar al portador" su equivalente en oro, lo transformó en un objeto de valor per se, es decir, que pasó  a ser un artículo más como el oro o la plata, las piedras preciosas, la seda o  la sal, con un valor intrínseco y por lo tanto adquisitivo.
 
A partir de entonces, el hombre se esfuerza con avidez por su consecución, pues con él se paga el trabajo, y se cubren las necesidades básicas de todo ser humano. Pero más allá de ello, el dinero comenzó desde la antigüedad a ser venerado como la panacea: se convirtió rápidamente en sìmbolo de poder, riqueza, prosperidad, con él se compraban y vendían reinos enteros, se sobornaba la conciencia, se enriquecía la Iglesia amparada en la palabra del Cordero. Por el dinero, se generaron guerras, se invadieron reinos, se derrumbaron monarquías, en fin, se  cometieron (y se cometen aún) muchas injusticias.
 
La revolución industrial que permitió la producción en serie con menos mano de obra, podría decirse que fue la bisagra que abrió las puertas a este proceso. El propósito de la sociedad consumista es y ha sido, el de producir grandes cantidades de productos, para grandes cantidades de personas. Lo que en un comienzo tuvo unos propósitos nobles: abastecer a la población mundial de alimentos, vestido y medicina, posteriormente se desbordó a otras esferas de consumo: se masificó la información, la educación, el deporte, la ciencia, la tecnología, las armas, el transporte y todo aquello que ha edificado la sociedad contemporánea.
 
En los tiempos modernos, esto ha ido incrementando, vivimos una sociedad ávida de consumismo, la tecnología moderna ha permitido que se acerquen  más unos pueblos a otros hasta el punto de lo que hoy se llama Globalización algo que puede entenderse como la pérdida de las identidades culturales para llegar a la uniformización, la homogenización de las culturas particulares, la pérdida del regionalismo y el folclor regional en aras de unos valores artificiales, creados e inventados por la maquinaria capitalista para la masificación del ser humano.
 
En este proceso masificante, el dinero ha jugado un rol importante, pues no hay país en el mundo que no tenga su propia moneda, y el dólar, símbolo del poder imperialista norteamericano, irónicamente dice "In God we Trust" (En Dios confiamos). El símbolo del poder judío-masónico fue plasmado en la moneda más comercial del mundo para recordarle  que ellos lo controlan  con un pedazo de papel. No en vano, los Judìos monopolizan la Banca Mundial, el FMI, el capital del Vaticano y la Bolsa de Valores de New York. Su propòsito, llevar a la humanidad a la perdiciòn, la esclavitud y el olvido del verdadero Dios Universal.
 
No es de extrañar que se cumplan pronósticos tenebrosos, como el de que la humanidad va camino de su propia destrucción, cuando sustituya el dinero por micro-chips implantados en el cuerpo humano, algo terriblemente más peligroso que el dinero plástico o de papel. Ya se están realizando investigaciones sobre las probabilidades de manipular la conciencia de las personas, a través de medios electrónicos, pues un micro-chip de esta naturaleza serviría no sólo para depositar el dinero en su cuenta y que él la utilice a su “antojo”, si no que desde una computadora central podrían registrarse todos los datos de la población mundial, sus acciones y ¡hasta sus pensamientos! ¡E incluso programarlos! Este es el propósito de la bestia apocalíptica cuyo nombre es el 666.
 
La enajenación del hombre.
 
El término enajenación, nos indica el estado en que un ser deja de vivir por sí para vivir por o para otro, denota una pérdida de la libertad y autonomía. En otras palabras, la enajenación es aquello que le ocurre a la sociedad moderna, en la que lo importante no es tanto el SER, sino el tener. Hoy en día, El hombre vale por lo que tiene, no por lo que ES; la esencia ha sido sustituida por lo superficial. 
 
 Esto es lo que ocurre con los ídolos de papel. Por ellos, el hombre mata, se vende a sí mismo y la mujer se prostituye, se degrada, vende su cuerpo. Por el dinero la sociedad se ha degenerado, deshumanizado, animalizado. ¡Cuantas cosas hacen los hombres por obtener dinero! Por él los gobernantes venden su conciencia al punto de entregar las riquezas de sus naciones para provecho personal creando crisis sociales, hambre y miseria entre los pueblos.
 
Podríamos decir, que ahora más que antes, vivimos eso que Nietzsche llamara la desvalorización de los valores, o mejor, su inversión. El propósito de quienes inventaron este modo de circulación de los valores materiales, no fue otro que el de materializar más al hombre, de invertir sus valores espirituales y centrar su atención, su esfuerzo y su creatividad hacia su manutención.
 
El dinero incrementó el individualismo, el egoísmo y la propiedad privada. La acumulación de capital ya no fue un medio de sobrevivencia si no que se convirtió en el fin de la existencia un estado de alienaciòn. Las forma de vida que se generó con el uso del dinero es tal que no permite que ser humano alguno escape a su necesidad a menos que se trate de un ermitaño que opte por vivir alejado completamente del mundo "civilizado".
 
Destrucción de la Naturaleza.
 
El afán desmedido de producir y consumir ha llevado a la sociedad moderna a un callejón sin salida: el de enfrentarse a una forma de vida ambientalmente insostenible. Ella ha ido acabando de manera progresiva con los recursos limitados de nuestro planeta para satisfacer los deseos de una sociedad siempre insatisfecha. Un ejemplo de ello, es el estilo de vida de los norteamericanos que cuentan con los más altos índices de producción y consumo de productos desechables, y por lo tanto de basuras,  algo que quieren exportar junto con su tecnología de chatarra y la adulteración de los alimentos naturales. No satisfechos con arrojar las basuras en sus ríos y mares, las exportan a otros países con pretextos absurdos. Incluso los desechos nucleares van a parar a las naciones pobres, generando contaminación radioactiva.
 
Los costos ecológicos del consumismo se representan en los altos índices de contaminación del planeta, extinción de cientos de especies anuales de flora y fauna, destrucción paulatina de grandes extensiones de bosques y selvas, etc. Podrá el dios dinero, devolverle la salud a nuestra enferma pacha-mama? Resulta patética la posición del presidente de los EUA en la cumbre anual de Kioto, el año anterior, cuando se rehusó a adoptar medidas restrictivas en la polución ambiental de sus fábricas y automóviles, bajo el argumento de que eso “afectaría enormemente la economía de los Estados Unidos”.
 

El consumismo

 
 Pero uno de los aspectos más marcados en la sociedad capitalista, es quizá el consumismo. Grandes empresas multinacionales sustraen las materias primas de otras naciones –más pobres- para producir artículos de consumo a gran escala. Con miras a obtener jugosas ganancias, realizan una ofensiva publicitaria a través de los medios de comunicación  masiva para generar una demanda a sus productos que les garantice su venta. .
 
Lo más sorprendente es ver cómo en su afán de elevar el marketing, recurren a diversidad de estrategias para capturar el mercado:  mensajes subliminales, imàgenes eróticas, ofertas especiales, y toda la gama de recursos publicitarios que en últimas lo que buscan es manipular la conciencia de las personas. El ser humano entonces, ya no es visto como un ser valioso, sino como un objeto de consumo, un índice de marketing, un número para realizar  encuestas, abrir una cuenta bancaria, en otras palabras, un CLIENTE. Es alguien a quien hay que decirle, donde y como puede  ganar dinero, en què banco depositarlo, còmo gastarlo, etc.
 
En este proceso de producción-consumo ¿qué sucede con el espectador pasivo, el consumidor, el ser humano común y corriente? De manera consciente o inconsciente, comienza a creer que de verdad, la felicidad del hogar está en los electrodomésticos de moda, el auto último modelo, en ver la última película de Hollyood o tomar Coca-Cola, el estilo de vida que los USA han exportado al mundo entero.
 
Paradójicamente, el hombre ha adquirido un doble valor:  primero, como máquina de producción (mano de obra) y segundo, como máquina de consumo. Debe dedicar como mínimo 8 horas diarias al trabajo, para adquirir el dinero suficiente con el fin de satisfacer las necesidades básicas y más aún, las necesidades (inventadas) que la producción capitalista le genera diariamente para que gaste su dinero. Podríamos decir que tres cuartas partes del tiempo promedio de una persona, están dedicados al trabajo  y sólo una tercera parte, la puede dedicar a su familia, la recreación, la producción creativa, etc.
 
¿Qué sentido tiene, entonces la vida para el hombre moderno? Esto se parece al ejemplo del burro y la zanahoria, el hombre nunca alcanzará la felicidad verdadera, mientras, como el burro, la busque por fuera y no en su propio interior. El dinero con todo lo que puede adquirir, nunca podrá hacer feliz al hombre, a lo sumo, podrá hacerlo olvidar  algunas de sus limitaciones, pero con él no podemos comprar una amistad sincera, un amor verdadero, devolverle la vida a un ser fallecido, obtener la inmortalidad, o alcanzar la autorrealización íntima del Ser.
 
“Con dinero podemos comprar cosas, pero no lo que hay en ellas de esencial para nosotros. Nos proporcionará manjares, pero no apetito, medicinas pero no salud, conocidos pero no amigos, criados o empleados pero no servidores leales, risa y placer pero no felicidad ni paz.” Henrik Ibsen.
 
La liberación consciente
 
Entender las implicaciones del entronizamiento de los ídolos de papel en la escala de valores del hombre, nos invita a reflexionar acerca de los verdaderos valores que debemos fortalecer. Es preciso que aquellas personas que no se han dejado seducir por la fascinación del dinero y todo lo que materialmente nos ofrece, avancen en ese proceso de liberación de la conciencia y de revolución en contra de los esquemas materialistas que la sociedad moderna nos impone.
 
Claramente lo manifestó Jesús de Nazareth cuando dijo: “Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, es decir, debemos tener equilibrio en nuestra vida. Entender que el cuerpo físico y las necesidades primarias que tenemos se deben solventar, mas no colocar por encima de los valores morales o espirituales de la existencia. Hay ciertas cosas que más allá de cierto punto se vuelven perniciosas, no es que lo material sea malo, es la identificación extrema con la materia lo que ha hecho decaer al hombre.
 
El Socialismo Cristiano, propuesto por el Avatara de Acuario, el V.M Samael Aún Weor, nos acerca a una forma equitativa y justa de distribución de la riqueza, un uso equilibrado de los recursos naturales, una convivencia pacífica entre los pueblos y una participación democrática en los asuntos del estado.
 
Recordemos, por último, una de las frases de ese gran Iluminado Francisco de Asís: “Deseo poco y lo poco que deseo, lo deseo aún más poco”. El deseo es la causa del conflicto en el hombre, a mayor deseos insatisfechos, más sufrimientos. “La tentación es fuego, y el triunfo sobre la tentación es luz”, lo importante es no caer en la tentación. La reconciliación del hombre con la creación y con el Creador, comienza en el momento mismo en que comprende estas verdades eternas, las de Buda, Cristo, Krishna, Mahoma, Gandhi, etc.
 
Liberarse, es tener un creciente desprendimiento, para servir a la obra del Padre Celestial, más allá de los apegos materiales y de los ídolos de papel. “Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo” fue el nuevo mandamiento que nos dejó nuestro Señor.
 
PAZ INVERENCIAL
 
 
 
 
                                                           PRACTIK.



Correo Yahoo!
Comprueba qué es nuevo, aquí
http://correo.yahoo.es

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service