eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 233 al 262 
AsuntoAutor
Pensamientos de Ex Nelson G
Pagando por Servir Nelson G
Raspa tu lengua ca Beatriz
Algo para comparti Izcandy
carta Norma G
El Socialismo Cris octavio
El tazón de madera Nelson G
Declaracion de Car Nelson G
La honestidad. Izcandy
Alimentos transgen Nelson G
Papeleras: REUNIÓN Nelson G
La chica del "fueg Nelson G
El Holograma, Mode Nelson G
Compasión Vegetari Nelson G
Todos somos "ganad Nelson G
Manifiesto por la Nelson G
YO CREO Nelson G
Foto de dos amigos Nelson G
Los "plátanos" no Nelson G
Las Palabras - Los Nelson G
Por qué y cómo ser Nelson G
Gandhi y la alimen Nelson G
Cuanto cuesta tu a Nelson G
Noticia: nuevas es Nelson G
Groenlandia se der Nelson G
quien soy? Nelson G
POR UNA ECONOMIA E Nelson G
PPS: Un Perro Nelson G
la violencia hacia Nelson G
Proteccion Animal: Nelson G
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 248     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[CAV] La chica del "fuego"
Fecha:Martes, 14 de Febrero, 2006  22:35:43 (-0300)
Autor:Nelson Guizzo <nelson22 @.....com>

http://www.diariolarepublica.com/v8/bin/nota.mv?anio=2006&mes=2&dia=6&registro=57

 

Bueno, parece ser que la hermana uruguaya, aparte de hacer incendios, tambien hace llover, es buena la colega, me hace acordar a Guttemberg, que invento la imprenta, hacia los artículos y luego vendia el diario, je je je, saludos !!!!
La hermosa 
chica que todo lo que toca arde y nadie sabe por qué. (Foto gentileza del semanario 
"Noticias" de Colonia).

La hermosa chica que todo lo que toca arde y nadie sabe por qué. (Foto gentileza del semanario "Noticias" de Colonia).

La adolescente de 14 años habló con LA REPUBLICA, pidió comprensión y que alguien la ayude

Sara rompió el fuego: "Yo sólo siento un gran calor en las manos, pero no sé si tengo poderes especiales"

Desde el 3 de enero, la ciudad obrera de Juan Lacaze prácticamente no tiene otro tema de conversación. Para cuestionarla, para dudar, para intentar alguna explicación "sensata" o "razonable", lo cierto es que Sara Camila -la chica de apenas 14 años que convertiría en fuego todo lo que toca- se ha instalado en las sobremesas o las ruedas de mate de los hogares sabaleros y en los cuchicheos del almacén, la panadería o los corrillos de la plaza pública un sábado a la tarde.

LUIS CARRO, COLONIA

"¿Tendrá alguna condición especial? Habría que hacer estudios", sostienen unos. "Lo que busca la familia es llamar la atención y algún beneficio económico", sentencian otros. Entre uno y otro extremo, una muchacha que recién empieza a asomarse al mundo sigue sin entender qué le pasa y por qué.

Basta recorrer las pocas cuadras de la calle Ramón Ortiz, donde se domicilia Sara Camila, para tener una primera aproximación al caso. "No sé, mire, yo no me ocupo de lo que no pasa en mi casa", es el planteo repetido de vecinos que eluden entrar a considerar el tema de los repetidos y misteriosos incendios que han causado, a partir del 3 de enero, numerosos daños en el interior de la casa de esta menor.

Algunos son terminantes: "Hemos escuchado, sí, las cosas que se dicen, pero nosotros no creemos en cuestiones raras. Es imposible salir a hablar de lo que uno no ve, ¿se da cuenta?". Unos cuantos se aferran a una expectativa: que en algún momento se conozca una "versión oficial" que eche luz sobre la confusión. "Para eso están trabajando los Bomberos y la Policía", argumentan.

Se sabe que al menos un vecino vio cómo tomaba fuego el tapizado de una vieja camioneta del año 1950, que estaba estacionada frente a la casa de Sara Camila. Pero al cabo de la caminata por el barrio, termina por imponerse el "de eso no se habla". Los que aceptan formular algún comentario lleno de evasivas, coinciden en que "ellos (la familia de Sara) hablan del fuego, pero como es adentro de su casa, no hay más que una única opinión".

El lugar donde reside la familia Díaz-Castrillo, los padres de la adolescente, es parte del predio donde otrora funcionó una fábrica de cola.

Los lacacinos no dudan en aportar datos cuando se les pregunta por la historia de esa fábrica: "Era de los Campomar, los mismos de la textil (en alusión a Campomar y Soulas, empresa que por años fue uno de los motores de la economía local). Duró más o menos hasta 1971, época en la que se produjo un conflicto reclamando que personal que quedaría cesante fuera incorporado a la textil", recuerdan varios informantes. Y agregan: "La producción consistía en láminas de cola, de 20 por 20, que tenían buena colocación en el mercado y también se exportaban".

 

La intensidad de una mirada

Sara Camila nació el 23 de mayo de 1992. Concurre al Liceo, es de "gran capacidad para razonar, para expresarse", según comentan quienes están en directo contacto con ella. Quienes la conocieron de pequeña, completan la imagen. "De niña era bastante retraída", indica Silvia Rodríguez, periodista del semanario "Noticias". "Nunca asistía a ninguna excursión o paseo didáctico porque sus mayores no lo permitían y nunca tuvo muchos amigos", explica.

Para redondear su definición apunta que ahora, a los 14 años, "sola no sale a ningún lado". Sara tiene una mirada profunda, intensa, indagadora. Su conversación, aunque breve -porque desde que se produjo este fenómeno del fuego en su casa, luce siempre flanqueada por sus mayores- parece reflejar a alguien de más edad.

"Yo sólo siento un gran calor en las manos", comenta la muchacha cuando se le consulta qué le ocurre previo a que se desaten las llamas.

"¿Poderes? No sé si tengo poderes... Pero pido que me ayuden... Alguien, un parapsicólogo...", agrega. Desde el campo de la investigación, las respuestas que ha recogido LA REPUBLICA son muy claras: "Primero tienen que intervenir los médicos", sostiene el ingeniero Marek Bak, autor de numerosos trabajos en la materia, que son fuente de consulta a nivel internacional.

"Sin dudas que hay que prestarle atención con seriedad al caso", señala Rodrigo, brasileño, representante del "Instituto Internacional de Projeciología e Conscienciología" (tal su denominación en portugués) con filial en Montevideo.

Por el momento, Sara Camila ha mantenido su charla de más largo aliento sólo con la psicóloga Silvana Dadalt, integrante del equipo de profesionales al servicio de la Comisaría de la Mujer y el Niño. Sus observaciones o conclusiones están "bajo siete llaves", en un informe que obra en poder de la Justicia que ha tomado cartas en el asunto.

 

Agua bendita en medio del misterio

Son unos pocos los incendios denunciados por la familia Díaz-Castrillo, que derivaron en la inmediata intervención de uniformados de la Seccional 8ª y del Destacamento de Bomberos. Sin embargo, el imaginario colectivo ha puesto a volar alto, muy alto a la fantasía, a punto tal que muchas de las versiones circulantes hablan de "más de veinte" focos ígneos. Si así fuera, la casa de Sara Camila ya estaría arrasada.

Ha sufrido, sí, varios daños, inclusive alguno que no aparecían mencionados en los comunicados emitidos al respecto por Jefatura de Policía de Colonia. "Los padres vigilan el sueño de la niña por lo peligroso que pudiera ser para ella misma (este tipo de fenómenos)", cuenta Silvia Rodríguez. "Por lo que una noche (Sara Camila) durmió en un colchón preparado para tal efecto en lugar de hacerlo en su cuarto y al apoyar la cabeza para reposar se habría iniciado un fuego espontáneo que dejó una aureola de unos 8 centímetros de diámetro, y cuando apagaron ese, habría aparecido otro".

En este marco, recientemente la casa fue bendecida por el cura de Juan Lacaze. Desde la Parroquia San José Obrero aclaran: "El padre Pedro concurrió a ese lugar como a cualquier otra casa de vecinos de esta ciudad, no hay que atribuirle ningún significado especial". Los mismos informantes de la Iglesia Católica mencionaron que "para que hubiera una intervención de un sacerdote para encarar el tema desde el campo de la fe, tendría primero que haber un pedido o autorización de parte del señor obispo diocesano y nada de eso ocurre en este caso".

 

¿Un chivo expiatorio?

La sola idea de querer encender un grabador y registrar opiniones de los pobladores lacacinos, resulta, como decíamos al inicio de esta crónica, tarea nada sencilla de poner en práctica. "No sé nada", "Se dicen tantas cosas", "Algo escuché o leí", son frases repetidas para "zafar" de la búsqueda periodística.

Pero detrás de esa aparente indiferencia o distanciamiento, en el "día a día" de los sabaleros, muy otro resulta ser el tratamiento del tema. Basta decir que a Sara Camila no sólo se le atribuyen poderes "especiales" para quemar todo lo que toca, sino que también le cuelgan otras "milagrerías" como que "hablaba con apenas unos meses de edad" , o "fue la que sanó a su madre cuando estuvo enferma", o " dicen que rezaba y hacía llover". Pero tal vez esta adolescente de 14 años temerosos, desconfiados, se haya terminando convirtiendo en un "chivo expiatorio" de una porción de la sociedad que también protagoniza -privada o públicamente- sus "incendios", aunque esos "fuegos", por razones varias, no resulten materia prima de interés para los comunicadores.

"Yo no sé si tengo poderes, yo pido que me ayuden", repite Sara Camila. Y eso es lo que importa. *

Acceder a LR21  / Acceder a La RepÚblica en la RED
 

LaRepublica21.com se edita en Montevideo,Uruguay
Publicación digital administrada por 4Pixels
CONDICIONES DE USO



--
*
*
*
*****************************************************************
* Remite: Nelson Guizzo *  Celular: 00 598 94909970
* Representante de: Contacto Agua Vital Internacional
* nelson22@adinet.com.uy - nelson22@gmail.com
* Website: http://www.aguavital.tk
* http://es.geocities.com/contactoaguavital/index.htm
* Msn: ng0022@hotmail.com - ng000022@yahoo.com.ar
* Difusión New Age Blog: http://difusioncav.zoomblog.com
* Grupo: http://www.egrupos.net/grupo/difusioncav
*****************************************************************

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service