eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 264 al 293 
AsuntoAutor
Danilo Antón libro Nelson G
Cáncer y toxemia c Nelson G
de "PROYECTO NUEVO Nelson G
Olas gigantes ???? Nelson G
D e s i s t i r ? Nelson G
R. Tagore Nelson G
QUE TU ALIMENTO SE Nelson G
Hopi Sun Bear (Rai Nelson G
Que rayos sabemos Nelson G
crudívoro-vegano A Nelson G
¿! Que rayos sabem Nelson G
Texto de Que Caraj Nelson G
La Hierba de San J Nelson G
¿Que enfermedades Nelson G
Película EL TESTIG Nelson G
10 razones para no octavio
Depresión: Marcado Nelson G
PPT: Aprender - (m Nelson G
Diez cosas Nelson G
From: Boletín 12, Nelson G
HIERBAS PARA LA SA Nelson G
EL PERDONAR Y EL D Nelson G
El Increíble Plane Nelson G
Un cafecito ? Nelson G
El Hacedor de Lluv Nelson G
Delfines Rosados d Nelson G
Sé bueno, de todas Nelson G
Contra viento y ma Nelson G
Otro mundo en una Nelson G
Nutrición Ortomole Nelson G
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 268     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[CAV] Danilo Antón libro: Diversidad - glo balizacion y la sab de la naturaleza
Fecha:Sabado, 18 de Febrero, 2006  14:26:38 (-0300)
Autor:Nelson Guizzo <nelson22 @.....com>

DANILO ANTÓN

diversidad,
globalización y la

sabiduría de la
naturaleza

./img/diversidadg_3_la_1.jpg            ./img/diversidadg_3_la_0.jpg

 

Publicado conjuntamente por:

Piriguazú Ediciones
San José 1018, Ap. 203, Montevideo, Uruguay
tel: (+598–2) 900 4439; fax: (+598–2) 311 3136
C.e: danton@chasque.apc.org

Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (CIID)
PO Box 8500, Ottawa. ON, Canadá K1G 3H9
tel: (+1–613) 236–6163; fax: (+1–613) 563–2476
C.e: pub@idrc.ca; http://www.idrc.ca/books/

© Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo, 1999

Anton, Danilo J.

Diversidad, globalización y la sabiduría de la naturaleza, Montevideo,
Piriguazú Ediciones / CIID, 1999, 304 p., ilustraciones, cuadros.

Degradación ambiental, manejo ambiental, biodiversidad, balance ecológico, internacionalización, bosques, praderas, ambiente acuático, recursos hídricos, calidad del aire, recursos energéticos, Africa, América Latina, Caribe, ambiente urbano, decentralización, sabiduría de la naturaleza, bibliografía.

Título original en inglés: Diversity, globalization, and the ways of nature (1995)
Primera edición en español: San José, agosto de 1999 (actualizada y ampliada)

ISBN (CIID): 0–88936–885–6

Diseño gráfico: Fernando Francia
Ilustraciones de tapa y contratapa: María Esther Francia
Impresión: TyC impresos

Impreso en Costa Rica, agosto de 1999

Índice

Prefacio

11

   

Prólogo

13

   

Introducción

15

   

La globalización y la sabiduría de la naturaleza

15

Los nuevos procesos de globalización

16

   

Capítulo 1 Tendencias globales y sus efectos sobre el ambiente

19

La revolución de la información

19

Desarrollo de los mercados financieros globales

24

Desarrollo de redes de transporte más efectivas

26

Movimiento de personas

27

Globalización y la distribución desigual de las riquezas

28

Migración internacional

33

El desarrollo de mercados libres

38

   

Capítulo 2. La agonía del planeta

47

Nuestro planeta hermano

48

El insólito planeta oxigenado

49

La Tierra ya experimentó grandes cambios en otras eras

50

La disminución del dióxido de carbono

51

La primera revolución "verde"

52

Consecuencias de la disminución geológica del CO2

53

Los enfriamientos no fueron tan dramáticos

54

El impacto de la acción humana

55

Se desconocen los efectos

55

Las políticas siguen ignorando los grandes riesgos

55

La paradoja del ozono

56

El efecto de los clorofluorocarbonos

57

Los océanos también pueden ser degradados

57

Las aguas bajan turbias

58

Sobrepasando los límites

59

Capítulo 3. Los bosques agredidos

63

Deforestación en el siglo XX

65

Las selvas tropicales húmedas

69

Los bosques templados

75

   

Capítulo 4. Pastizal es y praderas

93

Las sabanas

93

Los pastizal es templados

96

Modificando los ecosistemas herbáceos

97

Balance ambiental de los ecosistemas herbáceos

103

   

Capítulo 5. Los ecosistemas acuáticos

105

Los sistemas extractivos "abiertos"

105

La productividad de los sistemas acuáticos

106

Impacto de los "avances" tecnológicos

107

Las pesquerías peruanas

108

Las pesquerías del Atlántico Norte

108

Otros problemas

112

El futuro de la producción pesquera

113

   

Capítulo 6. Saciando la sed planetaria

119

Algunos datos básicos

119

Suministro de agua y opciones

122

La demanda de agua

131

La problemática del agua alrededor del mundo

137

   

Capítulo 7. Protegiendo la calidad del aire

155

El aire y sus principales contaminantes

156

Procesos de contaminación en áreas industriales y urbanas

159

Tendencias actuales y futuras

164

   

Capítulo 8. El dilema de la energía

167

La revolución industrial

168

La generación hidroeléctrica

169

La edad del petróleo

171

La energía nuclear

174

Las opciones limpias

174

No hay razón para temer el futuro

175

   

Capítulo 9. Africa en el Siglo XXI: ¿ocaso o amanecer?

179

Las causas de la pobreza

181

Causas históricas de la situación actual

184

Las guerras son dañinas para el ambiente

191

Evolución de la gestión ambiental en Africa

196

Viejos y nuevos modelos de desarrollo

201

   

Capítulo 10. América Latina y el Caribe: una historia de degradación ambiental

205

Culturas nativas

206

El período colonial

211

Explotación de los recursos naturales luego de la independencia

211

Efectos de la globalización sobre el ambiente

214

El fenómeno de las maquiladoras

216

   

Capítulo 11. El desafío urbano

227

La ocupación y control del espacio por los sistemas urbanos

227

El origen de las ciudades industriales

229

Las grandes ciudades del Tercer Mundo

233

Las megaciudades contemporáneas

234

   

Capítulo 12. Diversidad y sobrevivencia

257

Documentando la diversidad

258

Recursos para el futuro

260

Diversidad es vida

260

La diversidad de los sistemas vivos

261

Las fuerzas degradado ras de la uniformización

262

   

Capítulo 13. La sabiduría de la naturaleza

275

Aprender de los pueblos nativos

276

Recuperar la sabiduría de la naturaleza

280

   

Capítulo 14. Estrategias para el futuro

283

Descentralizar la toma de decisiones

284

La gente valoriza su ambiente

285

Los problemas y las responsabilidades son globales

287

   

Bibliografía

289

   

Indice temático

295

Índice de cuadros

Cuadro l. El Indice de Desarrollo Humano (IDH)

31

   

Cuadro 2. Distribución mundial de los bosques templados

77

   

Cuadro 3. Producción mundial de las principales especies comerciales de peces

110

   

Cuadro 4. Niveles de emisión de contaminantes de vehículos e industrias en el área metropolitana de Sao Paulo

160

   

Cuadro 5. Emisión diaria de contaminantes en el área de Los Angeles

164

   

Cuadro 6. Ingreso per cápita en Africa subsahariana

180

   

Cuadro 7. Crecimiento de las maquiladoras cerca de la frontera entre EE.UU. y México

219

   

Cuadro 8. Tasa de aumento de las exportaciones de México

223

Índice de recuadros

Recuadro 1. El proyecto de la Hidrovía Paraná-Paraguay

85

   

Recuadro 2. Los guaraníes tienen razón

91

   

Recuadro 3. Plantando árboles en las praderas del sur

101

   

Recuadro 4. Los Grandes Bancos

111

   

Recuadro 5. El caso del Río de la Plata

114

   

Recuadro 6. El Acuífero Ogallala

151

   

Recuadro 7. Automóviles que funcionan a alcohol en Brasil

172

   

Recuadro 8. El caso de Ciudad Juárez

221

Índice de figuras

Figura 1. La cuenca del río Paraguay y el Gran Pantanal de Mato Grosso

82

   

Figura 2. Represas y embalses en el río Colorado

150

   

Figura 3. Ecozonas de Africa

197

   

Figura 4. El "país de las maquiladoras" la región fronteriza entre México y Estados Unidos

218

Prefacio

Este libro es el resultado de las experiencias que recogimos desarrollando proyectos de investigación científica en varios países del mundo, seguidas de un trabajo de recopilación que permitió sistematizar dichas experiencias. Los proyectos fueron ejecutados en el marco de los programas de investigación del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (CIID) principalmente durante el período 1984–1996.

La edición original fue publicada en inglés por IDRC Books en 1995 con el título "Diversity, globalization and the ways of nature". En ella pintamos un panorama general de los cambios que están ocurriendo a nivel ambiental y social en todo el mundo como resultado de los procesos de globalización, así como de sus impactos reales y potenciales.

En dicha obra, tratamos de abarcar una amplia gama de problemas geográficos contemporáneos sin disminuir la rigurosidad científica. Por razones de tiempo y espacio los temas fueron desarrollados en forma sintética, aunque siempre procurando aportar los elementos de información que se consideraban necesarios para la comprensión de procesos y tendencias.

El problema principal de la ciencia industrial moderna es su diseño operativo de tipo disciplinario. Hoy sabemos que la naturaleza no funciona de esa manera. Las disciplinas científicas o técnicas no exis-

ten en el mundo real. Ellas son tan sólo una creación humana para "controlar" la naturaleza y la sociedad en forma eficaz y "productiva'. Sin embargo, los hechos están mostrando que este enfoque es insuficiente y riesgoso. La visualización fragmentada del mundo da lugar a conductas y estrategias de gestión ambiental y social desarticuladas, irracionales e insostenibles. La comprensión profunda de los acontecerse naturales y sociales requiere un enfoque diferente, de tipo holístico, que tenga en cuenta el tejido complejo de interrelaciones existentes en la naturaleza.

El libro fue concebido teniendo en cuenta esta red dinámica de procesos y vínculos. Los pastizales y sabanas, las selvas tropicales hú- medas, los océanos, las grandes ciudades, la gestión de los recursos acuáticos, la contaminación atmosférica e incluso la vulnerabilidad de la vida misma en el planeta son algunos de los temas que se desarrollaron para servir de base a las conclusiones que luego se expresan.

Esta edición en español de Diversidad, globalización y la sabiduría de la naturaleza, realizada a través del esfuerzo editorial conjunto de IDRC Books y Piriguazú Ediciones, es una traducción completa, actualizada y ampliada de la edición en inglés. A través de ella deseamos trasmitir estas ideas al público de habla hispana de todo el mundo. En esta versión en español hemos puesto al día muchos datos y aspectos que perdieron vigencia desde la primera publicación en 1995. Cuando se consideró necesario, se agregaron nuevos datos o comentarios. La edición en inglés se utiliza en la actualidad a nivel universitario en varios establecimientos educativos de América del Norte y su divulgación nos ha permitido dictar conferencias y cursos en varios centros académicos de este continente.

Esperamos que esta edición también pueda ser de utilidad en los países de habla hispana, proporcionando elementos para contribuir a una mejor comprensión de los procesos contemporáneos de globalización y degradación ambiental y socio-cultural, así como de los caminos que se nos abren para resolverlos.

Danilo Antón, 1999

Prólogo

En la actualidad, cuando alguien habla acerca de la diversidad natural, la imagen que se evoca más a menudo es la de la selva tropical. En el tema de la globalización, la primera imagen podría ser la del logotipo de CNN, primera red mundial de televisión. En este libro, Diversidad, Globalización y la Sabiduría de la Naturaleza, Danilo J Antón comparte con nosotros una perspectiva diferente: la de un geógrafo. Nos enseña que la selva tropical no está sola: hay también diversidad en las sabanas, en los océanos .y en las numerosísimas culturas que se desarrollaron a medida que los seres humanos interactuaban con sus ecosistemas. Nos muestra que la globalización es un proceso mucho más peligroso de lo sugerido por algunos profetas contemporáneos que prometen el nuevo mundo bajo la forma de una "aldea global" feliz y bien conectada. .

La visión de Antón es, en realidad, global. Abarca todo el planeta, una parte del cual el autor conoce personalmente, y no como un turista u observador neutral sino como agente real de transformación y del desarrollo sostenible. Y lo que Antón ve en todos los rincones de este mundo diverso es una agresión sistemática contra la diversidad, tanto natural como cultural, una tendencia destructiva y empobrecedora hacia la uniformidad que esconde su cara amenazadora detrás del título "globalización".

Este libro no es un discurso conservador contra el progreso, ni una defensa romántica del pasado idílico. Con precisión científica, Antón estudia las condiciones extraordinarias que han hecho posible la vida en la Tierra y que fueron en gran medida el resultado déla vida misma. Nuestro planeta viviente produce el oxígeno que hace posible la vida ya la vez controla la acumulación de oxígeno, cuyo exceso, si se dejara crecer ilimitadamente, resul-

taría en un horno planetario. La diversidad es una consecuencia de la adaptación al ambiente y a la vez promueve nuevas adaptaciones a través de fertilizaciones cruzadas contínuas. Sin sus primos "silvestres" las plantas domesticadas y genéticamente empobrecidas que comemos, no podrían resistir las nuevas plagas o el cambio ambiental En un mundo "feliz" culturamente uniforme, no sería posible el nacimiento de nuevas ideas. La diversidad es vida; por lo tanto, la uniformidad es sinónimo de muerte.

La globalización comenzó hace unos 500 años con la conquista de América por los imperios de Europa. Aunque otros imperios "globales': como los chinos, los incas y romanos, precedieron este período, fueron las potencias europeas las que primero abrieron los mercados globales, reorientaron la producción local y alteraron las culturas y los ambientes naturales con una intensidad y profundidad que nunca soñaron Alejandro Magno o Genghis Khan.

Danilo Antón explora esta historia desde nuevos puntos de vista:

La sed de oro de los conquistadores se transformó en la sed del-agua de las grandes megalópolis del mundo en desarrollo.

La irrigación y las plantas hidroeléctricas de África, "cuna de la humanidad" promueven la desertificación en vez de ayudar al desarrollo.

En América del Sur, los árboles australianos pueden saciar el hambre de papel de las computadoras y de las máquinas de fax, pero también modifican el ciclo del agua y suministran nichos adecuados para que aniden las plagas mortíferas.

Con rigor, erudición y un estilo entretenido, Antón demuestra como la globalización es la principal fuerza contemporánea productora de uniformidad y, por ende, de degradación. Sin embargo, el libro también nos muestra como la misma revolución informática que promueve la globalización puede ser la que suministre nuevos métodos de participación pública, de rescate del conocimiento tradicional, y de defensa del ambiente natural. A través de su libro Antón nos da una visión esperanzada del futuro. Después de demostrar que el cambio es necesario, nos trasmite, en el capítulo final, su confianza en que también es posible. Las estrategias para el futuro deben basarse en tres pilares: toma de decisiones descentralizadas, participación comunitaria al diseñar las actividades que afecten el ambiente y el reconocimiento de que los problemas globales nos afectan a todos.

Finalmente, es claro que la responsabilidad principal por esta situación recae en los países más ricos. Ellos son quienes más contribuyen para que ocurran.

En otras palabras, la sed de justicia también debe saciarse.

Roberto Bissio

Director Ejecutivo, Instituto del Tercer Mundo

Editor, Guía del Mundo

Introducción

La globalización y la sabiduría de la naturaleza

Los procesos de globalización están cambiando el mundo. Los nuevos sistemas de información permiten la generación, procesamiento y rápida comunicación de hechos, noticias e ideas casi instantáneamente. El sector financiero se ha transformado en una red global en la cual las decisiones financieras y económicas se toman al instante con un impacto inmediato y generalizado. Los sistemas de transporte se han vuelto rápidos, estandarizados y más económicos. A medida que el capital y los productos atraviesan las fronteras nacionales con creciente facilidad las relaciones comerciales se hacen más abarcativas y flexibles.

Este "nuevo orden", cada vez más integrado, tiene un impacto creciente en la distribución de roles económicos. La inversión y la producción se mobilizan de un lugar a otro para maximizar la competitividad y conveniencia. Las "maquiladoras" mexicanas arman computadoras para Estados Unidos, las fábricas chinas manufacturan juguetes japoneses y los trabajadores egipcios producen prendas francesas.

Estos cambios tienen efectos importantes en las sociedades y el ambiente. Tal vez el más importante es el desarrollo de una tendencia creciente hacia la uniformidad y estandarización. Como consecuencia de ello las diversidades planetarias se ven severamente amenazadas.

Desde el punto de vista ambiental, las actividades humanas se están volviendo menos y menos sostenibles. Los monocultivos basados en especies exóticas y la utilización de fertilizantes químicos y pesticidas está afectando los ecosistemas, los suelos y la circulación hídrica. La minería provoca la degradación de los suelos y las aguas. Las quemas y talas de bosques naturales disminuyen las superficies forestales y minimizan la producción de oxígeno con el consecuente efecto sobre el balance de gases a nivel global. Enormes volúmenes de emisiones son arrojadas al aire sin cesar como resultado del consumo continuo de combustibles fósiles. El planeta está cambiando, y al mismo tiempo perdiendo la flexibilidad que le otorga su diversidad. La humanidad también está dilapidando sus riquezas, culturas y sistemas de producción tradicionales probados una y mil veces; el capital de experiencia acumulado a través de la historia. Para comprender esta problemática debemos optimizar nuestras capacidades apoyándonos en las riquísimas facetas del conocimiento humano, recordando que el presente no es solo la línea divisoria entre el pasado y el futuro, es además el tiempo de escoger las alternativas que permitan nuestra supervivencia como especie.

Los nuevos procesos de globalización

Los procesos de globalización han existido desde la aurora de la era "moderna". Comenzaron a partir del desarrollo de los imperios coloniales, Inglaterra, España y Francia; del establecimiento mundial de redes comerciales, controladas, en mayor o menor grado, por dichos poderes políticos; de la apertura de nuevos mercados en áreas periféricas y de la extracción de materias primas para ser utilizados como insumos por las nacientes sociedades industriales.

En el siglo XIX la difusión de los barcos a vapor, trenes y telégrafos facilitó la tendencia globalizante. Más tarde, debido a la invención y desarrollo de los nuevos sistemas de telecomunicaciones, como el teléfono, la radio, y más recientemente, la televisión, tuvo lugar un salto cualitativo importante hacia un planeta más unificado. Este desenvolvimiento, sin embargo, solo representó el principio de un proceso mucho mayor cuya definición recién hoy se está comenzando a definir con claridad.

Durante los últimos años se produjeron nuevos avances tecnoló-

./img/DiversidadGlobalizacion_0017_1.jpg

Antes que se inventara el telégrafo eléctrico, Francia ya había desarrollado su propio telégrafo óptico que trasmitía a través de una serie de torres, ubicadas cada 5 o 10 km, como el que se ve en esta foto en Col de Saverne, Francia.

gicos: la diseminación de las computadoras, las telecomunicaciones por la vía satélital y la reorganización de la red internacional de economías, sociedades y estados, dando lugar a cambios aún más profundos con efectos socioeconómicos generalizados. Las tendencias macroeconómicas imperantes están afectando los ambientes naturales y sociales en todas partes, mientras que la acumulación de procesos y actividades locales producen impactos planetarios. Nuevas ideas se desarrollan e impregnan la cultura global, cambiando sus modalidades a todos los niveles. Las culturas tradicionales son ataca-

das por las fuerzas de la uniformidad, pero a la vez, si tienen acceso, se defienden usando los medios tecnológicos más modernos.

A la luz de esta situación nos formulamos nuevas preguntas:

– ¿Qué sentido tienen las señales multifacéticas y muchas veces contradictorias que se emiten y reciben en el mundo global contemporáneo?

– ¿Qué efecto tendrán los cambios ambientales y de formas de vida sobre las comunidades locales?

– ¿Cuál es el destino de los estados nacionales?

– ¿Estamos asistiendo al nacimiento de una nueva cultura global, o tal vez, más precisamente, de una inteligencia global?

– ¿Cuál es el destino de la diversidad planetaria, tanto natural como social?

– ¿Lograrán las fuerzas de la homogeneización crear un ambiente uniforme y estandarizado, sin lugar para la naturaleza, la imaginación y el ingenio creativo?

– ¿Será posible imaginar y formular nuevas estrategias que tengan en cuenta las antiguas experiencias y sabidurías?

Obviamente, no hay respuesta fácil para estas preguntas. El propósito de este libro es enfocar algunos aspectos de las mismas, particularmente con relación a los efectos que esta tendencia globalizante pueda tener en el futuro ambiental del planeta y sus habitantes.

La hipótesis básica es que esta nueva era producirá enormes impactos sobre el ambiente natural y humano y que no necesariamente todos serán negativos.

Capítulo 1

Tendencias globales y
sus efectos sobre el ambiente

La revolución de la información

El fin del siglo XX se caracterizó por una revolución tecnológica profunda con efectos generalizados sobre el ambiente y la situación socio-económica mundial. Algunos la han denominado la "era de la información", otros la "tercera ola" (Toffler 1981) o la "sociedad posindustrial" (Bell 1973). Consideramos que el término más apropiado es "revolución de la información".

Los dos principales fenómenos que promovieron esta revolución han sido el desarrollo y la creciente utilización de computadoras, que hacen posible el almacenamiento y procesamiento de grandes volúmenes de información, y los avances tecnológicos en el campo de las telecomunicaciones, que permiten la transmisión de esta información a grandes distancias casi instantáneamente. Esta tecnología está siendo integrada para producir herramientas y sistemas muy poderosos, aumentando en varios órdenes de magnitud la capacidad de la humanidad para la memoria colectiva y creando un escenario de dimensiones mundiales para la Ínteracción social. Por otra parte, estos sistemas que son relativamente económicos y requieren poca energía y esfuerzo humano, se han vuelto accesibles para más y más gente en todo el mundo.

La revolución de la información y de las telecomunicaciones está creando una "inteligencia global", una red neural global con un número creciente de productores y usuarios de la información.

Los generadores de información ya no son solamente los sistemas institucionales públicos y privados sino millares de pequeños grupos e individuos con terminales conectadas a las grandes redes. Como consecuencia de ello se intercambian billones de bytes de información cada minuto entre los productores de información, las estaciones de retrasmisión, los numerosos servidores y usuarios y los receptores de diversa índole.

Simultáneamente con estos avances, yen gran medida como consecuencia de ellos, se han desarrollado y están ampliamente disponibles muchos aparatos diversos necesarios para la reproducción de la información e ideas: impresoras, fotocopiadoras, máquinas de fax y otros instrumentos se han difundido mundialmente permitiendo el funcionamiento de este nuevo sistema global de comunicaciones. Como resultado de ello la posibilidad de expresión se ha ampliado a vastos sectores que antiguamente no podían hacerla. En la actualidad muchos grupos pueden, incluso a nivel local, manifestarse de formas nuevas y complejas: paneles y boletines electrónicos, noticiarios comunitarios, páginas-web y canales locales de televisión por cable. A nivel nacional muchos medios de prensa están desarrollando sus propias versiones adaptadas localmente.

Efectos generales de la revolución de la información

Las redes globales proveen acceso público cada vez más generalizado a variadas fuentes de información, mucho más numerosas de las que existían anteriormente. Ellas provienen no solo de las corrientes de información principales, sino también de una multitud de fuentes locales. Las posibilidades de interacción se están multiplicando de la misma forma. Muchos contactos sociales se han independizado de la localización de sus actores, dando lugar a una nueva gama de relaciones que antiguamente no eran posibles. En 1994, Internet, la red mundial de computadoras, conectaba 20 millones de terminales y crecía a una tasa del 200% mensual. Hoy, en 1998, dicho número se ha incrementado a más de 200 millones con una tasa de crecimiento sostenida de más del 300% anual. La Red (web) fue construida en una forma extremadamente democrática, siguiendo los principios

básicos de la descentralización, acceso ilimitado y total y libertad de información (ver Elmer-Dewitt 1994). A pesar de que no es claro aún si internet continuará siendo el elemento central de la edad de la información a largo plazo, sí parece que continuará jugando un rol clave en el desarrollo de nuevas herramientas sociales de comunicación en los próximos años y aún en las décadas por venir.

Si bien es difícil evaluar sus impactos a mediano y largo plazo, un efecto generalizado de esta revolución parece ser la democratización general del flujo de información, tanto a nivel de la generación como de la recepción, con pérdida de poder de los monopolios nacionales que la controlan 1.

Un efecto particularmente importante de la web es la disponibilidad creciente de conocimiento, tanto técnico como no técnico. El enorme volumen de información disponible requiere el desarrollo de mecanismos que permitan identificar y evaluar en forma apropiada los elementos relevantes.

Asumimos y tenemos la esperanza que las redes de información permanecerán libres de filtros, controles y censuras por parte de los "poderes de la información" existentes o futuros, como ha ocurrido en el pasado. 2 Mantener estos canales abiertos constituirá uno de los principales desafíos globales.

Diversificación de puntos de vista

La revolución de la información resultará probablemente también en una creciente diversificación de puntos de vista y abierta expresión de los múltiples enfoques que puedan existir sobre los diferentes temas. Este efecto de diversificación es fundamental. Si continúa desarrollándose, puede transformarse en el antídoto más efectivo contra las fuerzas de la uniformidad, cuyo rol es tan importante en este mundo globalizado.

Los procesos complejos de globalización han promovido el desarrollo de una cultura central estandarizada que incluye no sólo la homogeneización de los sistemas y métodos de producción y consumo, sino también una mayor uniformidad cultural, incluyendo los códigos de expresión, actitudes y creencias. La nueva tendencia hacia la diversificación y la diferenciación se construye apoyándose en el flujo de información libre que permite la expresión libre de perspectivas distintas. Este incluye los puntos de vista de las minorías sociales

y otros grupos discriminados que hallan en estos nuevos canales formas relevantes y accesibles para expresar sus opiniones y difundir la información.

La creación de nuevos métodos para la participación pública está creando un gran potencial para la generación y uso del conocimiento, y para la innovación a nivel local y comunitario. Muchas tradiciones que habían sido eliminadas, olvidadas o desacreditadas por la cultura central pueden ahora ser reavivadas. El conocimiento tradicional puede ser rescatado, rehabilitado, adaptado y mantenido.

Los aspectos más marginalizados de las culturas complejas que habían sido barridos, intencionalmente o por omisión, por las fuerzas de la estandarización, pueden aún tener esperanzas de sobrevivir a través de la utilización de estos mecanismos. Es probable también que muchas meso, micro y subculturas logren resistir el embate de la globalización a un nivel diferente que la cultura central. La coexistencia futura de varias culturas, en diferentes planos y niveles, se tornará más común e importante. Las culturas más pequeñas, generalmente más débiles, podrán trascender sus esferas limitadas, para extenderse a territorios "virtual es" más vastos. Los individuos podrán pertenecer a una cultura específica sin abandonar sus derechos dentro de la cultura dominante.

El potencial de este desarrollo es enorme. La gente se volverá más homogénea en un nivel, pero crecientemente heterogénea en otro. Las mesa y microculturas no se verán forzadas a desaparecer bajo la sombra de la cultura central como hasta ahora. El estado-nación industrial, surgido del avasallamiento de grupos nacionales o locales menos poderosos, perderá su principal fuente de poder. A la postre esto conducirá a la fragmentación del poder y tal vez a una situación de inestabilidad; pero seguramente también a una mayor democratización de la información y por ende de la cultura.

Efectos sobre la gestión ambiental

Los procesos que degradan el ambiente se han desarrollado a menudo como resultado de decisiones centralizadas basadas en los puntos de vista de grupos poderosos que buscaban o buscan la mejor manera de controlar o usar los recursos naturales y humanos, y el territorio. Normalmente, en los estados industriales centralizados, los grupos locales son menos poderosos; sus ambientes y culturas son debi-

litados o destruidos sin que puedan hacer nada para evitarlo. La ideología reinante tiende a equiparar casi todas las transformaciones de la naturaleza con el progreso y el progreso con la modernización presumiendo, sin dar lugar a la discusión, que ambos procesos son deseables. Consecuentemente, las comunidades locales deben escoger a menudo entre su conveniencia inmediata, por un lado, y su bienestar a largo plazo por el otro. Para peor, como tienen poca información precisa sobre los efectos potenciales de las transformaciones naturales y socioculturales propuestas, no están en las mejores condiciones para definir opiniones que convengan a sus intereses.

Aún en los casos en que las comunidades, más o menos informadas de los hechos, no están de acuerdo con las medidas propuestas, normalmente no existen canales efectivos para que éstas expresen sus puntos de vista. El derecho de las comunidades a definir su propio destino no ha sido adecuadamente reconocido en la práctica, aunque pueda existir en la letra de la ley o en las declaraciones políticas. En la mayor parte de los casos, los tomadores de decisiones tienden a favorecer el statu quo.

Por lo que se puede apreciar, estas circunstancias pueden estar cambiando ahora, y en algunos casos, radicalmente. Los paradigmas de desarrollo están siendo reexaminados. Tal vez ello ocurra debido a las experiencias negativas sufridas en muchas partes del mundo y también, debido a los efectos tempranos de la revolución de la información. Desde hace dos o tres décadas se están considerando nuevos enfoques alternativos, normalmente bajo el título de "desarrollo sostenible".

La revolución de la información está abriendo muchos canales nuevos de comunicación para los grupos locales en muchos campos. Un ejemplo de ello es el creciente fortalecimiento de los grupos ambientalistas locales. La gente está más involucrada en sus comunidades, mejor informada sobre las opciones existentes, y más determinada a participar en las decisiones que se tomen sobre su futuro, ya sea en el diseño de nuevos modelos de desarrollo a nivel local, o proponiendo estrategias políticas concretas sobre temas locales o promoviendo decisiones a nivel central sobre temas que afecten a la población.

Debido a la proliferación generalizada de información más numerosa y diversa, la gestión ambiental no puede ser considerada más

el coto de caza de unos pocos. En el momento actual, en muchos países, si las autoridades desean desarrollar acciones ambientales hostiles en las comunidades, deben convencer primero a los defensores del pueblo, a los grupos locales, a los ciudadanos de la tercera edad, a los niños de escuela y a las mujeres y hombres de todas las profesiones acerca del impacto positivo de sus proyectos. De esa forma, más gente está logrando proponer sus propias soluciones basadas a la vez en el conocimiento tradicional y empírico, gradualmente validado a medida que se abre paso a través de la cortina de discriminación, y en el conocimiento científico y tecnológico cuya disponibilidad para todos aumenta cada día.

Desarrollo de los mercados financieros globales

Los tiempos han cambiado desde las épocas en que la fortuna era medida en términos de sal, granos de cacao o monedas de oro. Incluso el papel moneda está perdiendo valor a medida que los cientos de millones de tarjetas de crédito aceptadas en millones de comercios en todo el mundo son utilizadas para transacciones que exceden los 10,000 millones de dólares diariamente 3.

Además de éstas, se lleva a cabo constantemente un vasto número de transacciones usando cheques, órdenes de pagos, acciones, letras de cambio, obligaciones, "futuras" y muchas otras operaciones de características análogas. Como resultado de la revolución de la información, un creciente número de operaciones financieras se lleva a cabo con "dinero electrónico". Hay una tendencia global hacia la sustitución generalizada de las transacciones basadas en el papel por las operaciones electrónicas.

Debido al desarrollo de esta red "virtual" los sistemas monetarios internacionales se han vuelto más volátiles; las transacciones financieras y comerciales se realizan a una velocidad mucho mayor cambiando el ritmo de los acontecimientos políticos y económicos. Las decisiones financieras se toman en el momento, a cualquier hora del día o de la noche. Los mercados globales nunca cierran. Los efectos son casi instantáneos. Cuando tiene lugar una operación financiera mayor o se anuncia una decisión de política económica, las repercusiones pueden sentirse en todo el mundo en cuestión de minutos.

Otra consecuencia de la gestión del dinero basada en la informa-

./img/DiversidadGlobalizacion_0025_1.jpg

Una amplia gama de mercaderías industriales está llegando a zonas previamente aisladas, como es el caso de la Mongolia Interior.

ción ha sido la internacionalización de los mercados monetarios y el debilitamiento de las fronteras financieras. Hay crecientes vinculaciones entre las monedas y los gobiernos nacionales que enfrentan crecientes dificultades para definir políticas autónomas.

De alguna forma, paradójicamente, las tendencias financieras se desarrollan de acuerdo a su propia dinámica. Resulta cada vez más difícil controlar los mercados, a medida que más individuos, actuando por sí mismos o por cuenta ajena, toman decisiones sobre períodos de tiempo cada vez más cortos. Los bancos centrales tienen problemas para asegurar la estabilidad de las monedas nacionales o el comportamiento de otros parámetros financieros.

La situación se ha visto exacerbada por la automatización de los mercados y el desarrollo de nuevos programas de pronóstico "temprano". Hay "una docena de firmas manejando más de 100 millones de dólares (US$) sobre la base de consejos generados por computadoras" (The Economist 1993a, p. 3). Crecientes números de matemáticos y expertos en procesamiento de datos se dedican a predecir las

tendencias de los mercados utilizando pronósticos no lineales computarizados y otras herramientas para aumentar la velocidad y la precisión de las decisiones financieras. No se comprenden aún completamente los efectos futuros de estas prácticas, pero ya están jugando un rol importante en la tendencia globalizadora liberando, por lo menos, algunos aspectos del mercado financiero del control monopólico.

Desarrollo de redes de transporte más efectivas

Si bien con menor intensidad de lo que ocurriera con el flujo de la información, también el transporte de mercadería fue profundamente afectado por los cambios posindustriales. La internacionalización del tráfico aéreo permite el transporte veloz de una amplia gama de mercancías livianas, de alto valor, perecederas o de caducidad rápida, como ciertos equipos y repuestos electrónicos, algunos alimentos, flores y material periodístico. El movimiento de cargas por el mar se ha vuelto también más eficiente con el desarrollo de sistemas de fletes computarizados y la mejora relacionada de los sistemas comerciales, con buques más rápidos y embalaje modular. La efectividad y seguridad de los fletes marítimos ha sido optimizada debido a la adopción mundial de sistemas de contenedores que reducen el riesgo de robos, pérdidas o deterioros y aceleran en forma significativa la carga y descarga de mercaderías.

Estas mejoras han propiciado el crecimiento comercial a nivel mundial reduciendo los costos de flete y facilitando la redistribución de la producción. Esta ocurre en forma creciente en los lugares más "convenientes". disponibles, es decir, los más económicos, simples y seguros. Debido a ello, resulta cada vez más difícil a los gobiernos o grupos de presión nacionales mantener artificialmente industrias u otras actividades económicas en sitios inconvenientes económicamente.

La "lubricación" de los sistemas de transporte de mercaderías también está jugando un rol en la dicotomía uniformidad-diversidad. Por un lado, hay una tendencia hacia la uniformidad, a través de la aplicación de estándares, especificaciones o control de calidad cada vez más estrictos y generalizados.

Por otro lado, la utilización de los sistemas de contenedores per-

mite el movimiento de productos diversos en un sistema altamente estandarizado. Como con la información, el resultado final será una combinación de ambas características.

Movimiento de personas

Otro elemento en este mundo cambiante es la velocidad, volumen y accesibilidad creciente para el transporte de personas, sobre todo por vía aérea. En cada momento hay varios miles de aeronaves volando por todo el mundo, transportando centenares de miles de personas a través de miles de quilómetros. El transporte terrestre (en automóvil, autobus o tren) se ha vuelto también mucho más flexible, accesible y rápido, aumentando substancialmente el número de quilómetros que la gente viaja en sus vidas.

Los efectos de este aumento de los viajes se sienten de muchas formas. En primer lugar ha habido un crecimiento fenomenal de la industria del turismo. Muchos países reciben más de 10 millones de visitantes anualmente (sobre todo turistas); en algunos destinos turísticos preferidos, como España, Italia, Estados Unidos y México, el número de visitantes puede sobrepasar los 30 o 40 millones por año. En segundo lugar, se ha producido un aumento análogo de los viajes de negocios. Acuerdos comerciales o de otro tipo se llevan a cabo con mucha más frecuencia y eficacia cuando se complementan las comunicaciones electrónicas con el contacto personal. En tercer lugar, se están haciendo más comunes muchos contactos sociales que antes eran relativamente infrecuentes, tanto a nivel nacional como internacional. Miles de competencias deportivas entre países, provincias o estados, congresos y otras actividades están transformándose en la regla más que la excepción. Finalmente, la facilidad del transporte internacional ha aumentado el número de emigrantes que atraviesan las fronteras de los países. Las principales rutas de emigración, creadas por variadas situaciones sociales, económicas y políticas, se han hecho más accesibles debido a los mejores sistemas de transportes.

Este aumento en el flujo migratorio a nivel internacional es un factor mayor en la globalización. Los visitantes interactúan de muchas formas con las sociedades anfitrionas, intercambiando dinero, comprando mercaderías, influenciando y siendo influenciados por lacul-

tura local. Los emigrantes interactúan aún más. Su presencia influye en los mercados locales, experimentan y producen cambios culturales. Se mezclan social y genéticamente. El resultado es una síntesis de grupos y culturas sin precedentes históricos, con la consecuente adquisición o pérdida de conocimiento, intercambio de puntos de vista, rápida evolución de procesos, comportamientos y actitudes.

Como otras tendencias globales, el aumento de los viajes ha producido uniformidad y al mismo tiempo, ha generado diversidad. Los dos procesos tienen lugar simultáneamente, aunque a diferentes niveles de la conciencia social.

Globalización y la distribución
desigual de las riquezas

Tal como lo mencionamos anteriormente, por una parte, la globalización produce una disminución de la diferenciación en muchos aspectos de la sociedad y la vida. Por otra parte, la democratización de la información a través de la expansión de redes electrónicas y del creciente número de canales de comunicación, promueve un renacimiento de la diversificación. Desafortunadamente, varios rubros de la esfera nacional e internacional, no parecen beneficiarse de estas tendencias. Por el contrario, las tendencias globales conducen a una distribución desigual de los recursos, productos y del dinero entre la población mundial. Las disparidades económicas internacionales no parecen disminuir como resultado del desarrollo reciente; sino que por el contrario aumentan cada día.

La diferencia entre los ingresos reales. de los sectores más pobres y ricos del mundo es enorme. El ingreso per cápita anual en los 16 países más ricos varía entre US$ 10,420 y US$ 21,250 con un promedio de US$ 15,000. En el otro extremo, el ingreso per cápita de los 25 países más pobres oscila entre 80 US$ (Mozambique) y US$ 350 (India), con un promedio de unos US$ 220. El ingreso de cinco días (acumulados) de los países más ricos (725 millones de habitantes) equivale a un año del ingreso de los más pobres (1,575 millones de habitantes).

Estas cifras son promedios. El ingreso de los sectores pobres de los países pobres es considerablemente menor al promedio nacional. Se estima que puede ser menor a US$ 60–80 y en la décima parte más

pobre de la población, inferior a US$ 40 anuales. El salario horario de un profesional bien pago en un país desarrollado a menudo excede US$ 100; esto puede representar 2 o incluso 3 años de ingresos en los sectores pobres de los países de menores ingresos.

Diferencias en calidad de vida

¿Reflejan estas comparaciones diferencias del mismo orden de magnitud en la calidad de vida de las poblaciones?

La respuesta a esta pregunta puede ser tan variada como los criterios para evaluar un concepto tan complejo. Desde un cierto punto de vista, la calidad de vida de un agricultor itinerante de Nueva Guinea puede ser mejor que la de un ejecutivo neurótico de Wall Street, a pesar de las as tronó micas diferencias de ingreso. El Programa para el Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) ha definido un Indice de Desarrollo Humano (IDH) que da una idea aproximada de las diferencias en calidad de vida en los países más ricos y más pobres del mundo (PNUD, 1998) 4. El IDH se basa en las expectativas de vida, alfabetismo de adultos, escolaridad e ingreso. El valor máximo es 1.0. Los resultados del PNUD muestran que existen 19 países por encima de 0.9 y 25 por debajo de 0.3 (Ver Cuadro 1). A pesar de que este índice proporciona solo una idea general acerca de la calidad de vida y no puede ser tomada como una expresión precisa, las grandes variaciones en el índice muestran el abismo que existe entre los países más ricos y más pobres en términos de calidad de vida.

Generalmente, en los países llamados desarrollados, la gente está mejor alimentada y vive en un ambiente más saludable, menos contaminado y con menos enfermedades infecciosas. 5

A pesar que la población de los países ricos tiende a enfermarse con menor frecuencia, tiene acceso más fácil a sistemas de salud más eficientes, con mejores recursos humanos, medicamentos de mayor costo y equipos superiores para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades.

En los países pobres, promedialmente, los trabajadores desarrollan sus tareas a lo largo de jornadas extensas en ambientes poco saludables, espacios confinados y posiciones incómodas. Respiran sustancias tóxicas, viajan largas horas en autobuses y trenes repletos, mantienen numerosas familias con salarios insuficientes. Además la población pobre de estos países vive frecuentemente en un ambien-

te degradado, con mayor riesgo de catástrofes naturales, como los deslizamientos de tierras o las inundaciones.

En cambio, en los países ricos la persona promedio tiene más tiempo libre y más opciones para usarlo. Puede practicar deportes o ejercicios y tiene acceso a una gran variedad de productos que le permite mantener un estilo de vida saludable, si así lo quiere.

La gente de los países pobres tiene poco tiempo libre, dietas poco balanceadas e insuficientes y menor resistencia a las enfermedades. A menudo viven en áreas de alta densidad de población donde las prácticas de higiene apropiadas pueden ser difíciles o imposibles de aplicar. Por esa razón, enfrentan una mayor incidencia de enfermedades infecciosas.

Para ser rigurosos, debemos reconocer que estas situaciones y evaluaciones no se aplican a todos los sectores sociales de los. países ricos y pobres. Hay sectores pobres en los países ricos y sectores muy ricos en los países pobres. El nivel de vida de las clases altas de algunos países pobres puede ser opulento, aún comparado con los niveles de la población de los países ricos. Sin embargo, existe una diferencia enorme entre los dos grupos de países (pobres y ricos) que parece aumentar cada día.

Hay varias razones para este incremento. En primer lugar, la población de los países pobres está creciendo mucho más rápidamente dificultando la obtención de empleo y el suministro de servicios para todos. En segundo lugar, el ambiente se degrada más rápido, consecuentemente, su base productiva se reduce. En tercer lugar, los países pobres están perdiendo sus recursos humanos más capacitados que creciente mente emigran a los países desarrollados para obtener mejores oportunidades o remuneraciones.

Finalmente, los bienes y las riquezas producidas en los países pobres son sistemáticamente transferidos a los países ricos a través de la exportación de capitales, pagos de "regalías", ganancias, intereses de préstamos, deterioro de las relaciones de intercambio y otros mecanismos financieros diseñados a favor del enriquecimiento de los centros de poder mundiales. A ello se agregan los procesos de alienación cultural que promueven tipos de consumo innecesarios y frívolos, que también favorecen la transferencia de dinero y recursos de los pobres a los ricos.

Cuadro 1.
El Indice de Desarrollo Humano (IDH)
Los diez países con los índices más altos y más bajos

./img/diversidadg_31_la_2.jpg

Fuente: PNUD. 1998.

Efectos de las disparidades
internacionales en el ambiente

Las enormes diferencias que separan las poblaciones ricas y pobres del mundo están teniendo un efecto intenso en el ambiente a todos los niveles. La pobreza es una causa principal de muchos de los problemas ambientales del mundo. en condiciones de hacinamiento, sin saneamiento apropiado ni servicios de disposición de residuos. Debido a ello los barrios pobres son lugares de En la mayor parte de los países, los pobres urbanos deben sobrevivir degradación generalizada de aguas y suelos. En algunos países, los pobres rurales sin tie-

./img/DiversidadGlobalizacion_0032_1.jpg

En Bombay y muchas otras ciudades de India, la extrema pobreza ha dado lugar a la expansión de la prostitución y enfermedades de transmisión sexual, como VIH y sífilis.

rra se ven forzados a mudarse a lugares inapropiados, cortando o quemando árboles para poder plantar magras cosechas, criar unos pocos animales o extraer los minerales que les permiten sobrevivir.

Gran parte de la degradación ambiental, incluyendo los procesos de desertificación, erosión y contaminación, son el resultado directo del esfuerzo de los pobres por sobrevivir cada día.

La solución a este problema no es simplemente corregir el comportamiento degradatorio de la gente, sino más bien preguntarse porqué se encuentran en una situación que los obliga a degradar.

Es bueno recordar que no todos los problemas ambientales son el resultado de la pobreza. En realidad, gran parte de los principales procesos de degradación, los más críticos y generalizados, resultan de la riqueza "excesiva" y del consumo indiscriminado. Los países ricos son responsables por la quema de la mayor parte de los combustibles no renovables. Ellos producen enormes volúmenes de residuos sóli-

dos y líquidos, producen emisiones gaseosas antinaturales, poseen las flotas de pesca más grandes que depredan los mares y consumen la mayor parte de los bienes producidos en forma ambientalmente nociva en los países más pobres. Finalmente, a través de la promoción de economías que priorizan la exportación en los países pobres, fuerzan a éstos a situaciones en las que la degradación ambiental se vuelve inevitable.

Hay una relación muy estrecha entre la estructura social injusta y desigual del mundo y los principales procesos de degradación ambiental que están teniendo lugar en muchos lugares.

Un enfoque sostenible de la gestión ambiental debe tener en cuenta la reestructuración de la distribución de las riquezas entre los países y los diferentes sectores sociales. La armonización de la producción y el consumo, y la distribución más equitativa de la riqueza son precondiciones indispensables para la gestión ambiental sostenible, tanto a nivel local como mundial.

Migración internacional

Esta acentuación de las diferencias en la calidad de vida de los pueblos está teniendo lugar en una época de intensa globalización de las comunicaciones y el transporte. Por primera vez en la historia, la mayoría de los habitantes de los países pobres están plenamente enterados de que no sólo la gente de otras partes es diferente, sino que vive mucho mejor.

Cada vez más, la población del Tercer Mundo, que representa el 80% del total mundial, desea emigrar al mundo desarrollado. Los salvadoreños, nicaragüenses, peruanos y muchos otros latinoamericos sueñan con establecerse en Estados Unidos o Canadá. Miles de norafricanos desearían vivir en Francia, Bélgica y Suiza. Muchos hindúes y pakistaníes aspiran emigrar a Gran Bretaña o Arabia Saudita.

Cada año, varios millones intentan cumplir sus deseos y un número considerable tienen éxito. Usan los métodos más variados e imaginativos. Algunos cruzan un desierto o un río; otros atraviesan grandes extensiones de mar en pequeñas embarcaciones. Muchos prueban su suerte a través de medios legales, esperando ser incluídos en las cuotas de inmigración de Canadá o Estados Unidos, o a través de acuerdos entre gobiernos. Los profesionales y empresarios corren con

ventajas. Aquellos que poseen conocimientos o experiencias especiales o pertenecen a las profesiones más calificadas son aceptados con relativa facilidad.

Un resultado de estos flujos migratorios es el desarrollo de políticas y estrategias estrictas en los países ricos para prevenir las entradas no autorizadas. Controles cuidadosos, requisitos de visas y garantías financieras son todos mecanismos pensados para facilitar el "cierre" de las fronteras a los forasteros que no son bienvenidos. A pesar de estas medidas, la presión migratoria es tan grande que muchos se las ingenian para deslizarse a través o alrededor de los numerosos "filtros" y establecerse en los países de su elección. En muchos casos la situación de estos "indocumentados" es resuelta luego de varios años a través de amnistías periódicas, que, en los hechos, son un reconocimiento de la impotencia de los sistemas de migración -y policiales para prevenir que la gente se escape de las difíciles condiciones de vida en los países pobres del Sur.

Los principales países desarrollados receptores de inmigrantes son los más extensos y menos poblados: Estados Unidos, Canadá y Australia. Estas tres naciones absorben un millón y medio de inmigrantes por año, lo cual representa aproximadamente la mitad de la emigración total hacia los países desarrollados.

Inmigración a Estados Unidos

Estados Unidos absorbe más de un millón de inmigrantes por año. California, el estado más rico y populoso del país, aumentó su población de menos de 26 millones en 1980 a más de 31.5 millones en menos de quince años. La inmigración extranjera representó un 40% de este aumento (Appleby 1993). En el área de San Diego solamente, los inmigrantes legales constituyen más de la mitad de la población, y se estima que hay 200,000 inmigrantes ilegales en una población total de 2 millones. Situaciones similares se observan en otras ciudades cercanas a la frontera del sur de Estados Unidos, como Houston, Los Angeles y San Antonio.

Los inmigrantes ilegales atraviesan la frontera aprovechando la longitud de la línea divisoria, muy difícil de controlar, y el intenso tránsito (tanto de pasajeros como de mercaderías) en los puntos de cruce regulares. En toda la zona fronteriza existen organizaciones y personas (llamados coyotes) que se dedican, por una suma de dinero,

a transportar a los inmigrantes que quieren entrar a Estados Unidos. Muchas veces estos inmigrantes son descubiertos por la policía de migración (la migra) y devueltos a sus países de origen o abandonados por sus coyotes en el medio del desierto o en situaciones de peligro. Un cierto número han muerto asfixiados o deshidratados en dobles pisos de camiones o en otros escondites construídos con el fin de evitar la detección. De todos modos, una proporción muy elevada de estos inmigrantes logra atravesar la frontera y establecerse en las ciudades y zonas agrícolas de Estados Unidos.

Una fracción importante de estos "indocumentados" se integra a los sectores más pobres de la sociedad estadounidense 6 . Los "slums" de San Diego son típicos barrios pobres habitados por inmigrantes "ilegales" recientes. El barrio Los Diablos en el condado San Diego ha sido definido como" un erial de automóviles herrumbrados y viviendas de emergencia, una superficie propiedad de la ciudad y ocupada en los hechos por muchos años" (Appleby 1993). Estos "squatters" (ocupantes de hecho) trabajan en pequeños proyectos de construcción o recogen tomates y pepinos por un salario mínimo de 4.50 US$ por hora (en México, el mismo trabajo se paga un décimo de dicha cifra). Las zonas de "squatters" como Los Diablos se encuentran en muchos lugares en el sur de California, Arizona, Nuevo México, Texas y Florida, y en los centros de las grandes áreas metropolitanas del país (Nueva York, Chicago, Filadelfia y muchas otras). De cierta forma, representan el Tercer Mundo dentro del mundo desarrollado.

En 1992, del millón de personas que inmigraron a Estados Unidos 841,000 fueron clasificados como legales (Business Week 1992). Casi la mitad provenían de América Latina, entre los cuales un 23% venían de México, que es el país que "envía" más emigrantes a sus vecinos del norte. Del resto, un 13.1% llegó desde el Caribe y 11.1% de América Central o del Sur.

Más de un tercio (35.2%) de los inmigrantes legales restantes vinieron de Asia. Durante los últimos años ha habido un aumento de inmigración de Europa Oriental, que anteriormente no había excedido 8% y una cantidad relativamente pequeña de Africa (2%).

Estos inmigrantes legales incluyen un número considerable de gente con altos niveles educativos: 26.6% tienen títulos universitarios, aunque en sus propios países las personas tituladas son apenas un pe-

queño porcentaje de la población. Este fenómeno es denominado "fuga de cerebros". Tiende a acentuar las disparidades norte-sur, fortaleciendo los recursos humanos en los países con capacidades bien desarrolladas y reduciendo todavía más la débil base profesional de los países más pobres. Los países de origen de los inmigrantes con mayor educación son India (promedio de años de escolaridad: 15), Filipinas (14 años) y Carea (13 años). El nivel de educación más bajo se da entre los inmigrantes mexicanos (7 años), tal vez como resultado de la cercanía entre México y Estados Unidos que facilita la aventura migratoria haciéndola accesible a mucha más gente.

No solo poseen estos inmigrantes elevados niveles de educación, sino que también están especialmente capacitados en oficios altamente especializados. Por ejemplo, 40% de los investigadores de AT&T nacieron fuera de Estados Unidos (Business Week 1992). Una proporción similar de los profesionales del Silicon Valley son inmigrantes. De acuerdo a Business Week, la próxima generación de ingenieros en las compañías estadounidenses de tecnología más avanzada estará dominada por inmigrantes.

Mientras estas tendencias migratorias continúan hay indicios de un cambio en los tipos de trabajos disponibles en Estados Unidos. Mientras el país se transforma en una sociedad posindustrial, de "tercera ola" 7, con redistribución de sus roles productivos globales, un número grande de sus actividades basadas en la utilización intensiva de mano de obra, están siendo transferidas a países menos desarrollados como México. Muchos empleos que eran anteriormente llevados a cabo por inmigrantes o trabajadores estadounidenses poco especializados han desaparecido. Esto ha creado una situación que afecta seriamente el segmento de la población estadounidense que depende de estos trabajos para su supervivencia.

Se escucha frecuentemente en Estados Unidos que la entrada de inmigrantes crea escasez de trabajos. A pesar que los estudios demuestran que los inmigrantes crean más trabajos de los que sacan, su presencias puede contribuir a incrementar los niveles de frustación que sienten ciertos sectores sociales. Hay un sentimiento generalizado entre los ciudadanos estadounidenses que la inmigración debe ser detenida o drásticamente reducida si se quiere resolver el problema del desempleo. En algunas áreas del país, sin embargo, la falta de mano de obra inmigrante barata puede promover aún más la transfe-

rencia de muchos empleos a Brasil, Guatemala, México u otros países, incluyendo algunos trabajos hoy ejecutados por trabajadores de Estados Unidos.

Inmigración a otros países desarrollados

La densidad de población en Canadá y Australia es menos de 3 habitantes por km2 con ingresos per cápita y calidad de vida elevadas. Debido a ello son lugares de destino de muchos candidatos a inmigrantes provenientes de los países del Tercer Mundo. La inmigración a Canadá ha oscilado entre 100,000 y 200,000 personas por año durante la década de 1990. Australia ha recibido un número de inmigrantes ligeramente menor.

Últimamente, una proporción grande de los inmigrantes en Canadá provino de Asia (especialmente aquellos que se establecieron en Vancouver, Toronto y otras áreas metropolitanas), Europa Oriental y en menor grado, del Cercano Oriente y América Latina. Como resultado de la reciente guerra en Somalia, muchos ciudadanos de ese país también han emigrado a Canadá, algunos de ellos como refugiados.

En Australia, la población inmigrante incluye un número considerable de gente originaria de los países vecinos de Asia Sudoriental y del Pacífico (China, India, Indonesia, Melanesia, Pakistán, Filipinas, Polinesia y Vietnam), así como de Europa Oriental.

En Europa, las tendencias de migración están estrechamente relacionadas con la afiliación histórica de las antiguas colonias. Francia y Bélgica han recibido muchos inmigrantes de los países francófonos de Africa del Norte (Argelia, Marruecos y Túnez); el Reino Unido ha sido destino de hindúes y pakistaníes; Holanda de indonesios; Portugal de inmigrantes africanos de Angola, Islas de Cabo Verde, Guinea y Mozambique; y España de hispano-americanos, marroquíes y otros africanos.

La costa sur de España, en Andalucía, cerca de Tarifa, es el punto de cruce de decenas de miles de inmigrantes ilegales que atraviesan el Estrecho de Gibraltar en pateras (embarcaciones locales). Los marroquíes, mauritanos, senegaleses y otros africanos de Africa subsahariana cruzan el estrecho con la ayuda de pasadores o lobos. Una vez que llegan a España, algunos continúan su viaje a otros países europeos, como Francia y Alemania, pero muchos otros permanecen en la península Ibérica.

En Europa, los trabajadores africanos y asiáticos representan mano de obra barata para aquellos trabajos que no son atractivos para los nacionales de dichos países. Por esa razón, resulta cada vez más difícil prescindir del trabajo de estos inmigrantes.

Además del gran número de inmigrantes con calificaciones profesionales escasas, Europa recibe una cantidad significativa de inmigrantes con buenas calificaciones (generalmente a través de canales legales o semi-legales) que llegan como estudiantes, profesores invitados, profesionales y técnicos calificados.

Una parte de las ganancias de los inmigrantes es transferida a sus países de origen. Se estima que Marruecos recibe más de 1,000 millones de dólares como resultado de estas remesas (El País, 1992). Se observan cifras similares en Argelia, Túnez y en menor grado en los países subsaharianos. Al igual que en América del Norte, un sector significativo de la población inmigrante que llega a Europa tienen un alto nivel de educación, fortaleciendo la base de recursos humanos locales, al mismo tiempo que se reducen estos recursos en los países de origen.

Los países del Tercer Mundo gastan sus recursos financieros limitados formando sus profesionales para que al fin de cuentas, los pocos profesionales formados y titulados en sus escuelas y universidades terminen siendo absorbidos por países mucho más ricos que no los necesitan de la misma forma.

Para las sociedades desarrolladas es un buen negocio. Se ahorran el costo del mantenimiento y los estudios, aprovechándolos en el momento en que están listos para producir y pagar impuestos.

El desarrollo de mercados libres

Inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, los principales poderes políticos comenzaron negociaciones para reducir las tarifas aduaneras a nivel mundial dando lugar a la aparición del GATT (General Agreement on Tariffs and Trade). Este acuerdo fue firmado en Ginebra, Suiza en 1947 con la participación de 23 países, entrando en vigencia a partir de 1948.

En ese momento, el objetivo fue la aprobación de un acuerdo interino hasta que se pudiera establecer una agencia internacional con el fin de asumir la responsabilidad para la coordinación y la gestión

de las relaciones de comercio internacionales. Sin embargo, esta agencia nunca se formó y el GATT continuó siendo por muchos años la herramienta principal para la liberalización del comercio mundial.

Desde su formación, el GATT se expandió y a principios de la década de la 1990 ya constaba de más de 100 países.

Un intento para liberalizar el comercio regional fue implementado después de 1958 en Europa Occidental con la formación del Mercado Común Europeo integrado por Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Luxemburgo y Holanda. Este bloque comercial, ahora conocido bajo el nombre de Comunidad Económica Europea, continuó expandiéndose para incluir a Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido (1973), Grecia (1981), España y Portugal (1986), Finlandia y Austria (1994). Desde esta última fecha varios países europeos han estado negociando su ingreso antes del fin de la década. Entre estas últimas naciones se incluyen los restantes países escandinavos (Suecia y Noruega) que ya llegaron a un acuerdo en ese sentido desde

1994. La República Checa, Estonia, Hungría, Latvia, Lituania, Malta, Polonia y Eslovenia también están interesados, pero probablemente su incorporación se postergue algunos años más.

Los países de la Comunidad Económica Europea (CEE) comercian sobretodo con sus socios comerciales: 78% de las exportaciones de Holanda permanecen en la CEE, de Bélgica y Luxemburgo: 75%, de Irlanda: 75%; de Portugal, 74%, de España: 71%, de Francia: 62%, de Italia: 59%, del Reino Unido: 55% y de Alemania: 53%. La mayor parte del comercio restante se dirige a América del Norte y el Lejano Oriente. El rol de los países del Tercer Mundo en el comercio europeo es menos importante.

A partir de 1988, se estableció un segundo bloque comercial en América del Norte cuando Estados Unidos y Canadá negociaron un acuerdo)de libre comercio. En 1993, este acuerdo se amplió a México bajo las siglas NAFTA (North American Free Trade Agreement). La formalización de este tratado generó fuerte oposición de algunos sectores tanto en Estados Unidos como en Canadá, que sostenían que la apertura de las fronteras provocaría una avalancha de compañías hacia México en busca de una mano de obra más barata, y al mismo tiempo generaría una amenaza de aumento descontrolado de la inmigración mexicana a estos países.

Un artículo aparecido en The Economist (1993b) expresaba el punto de vista de muchos observadores de que el efecto puede ser exactamente el opuesto. Citaba el caso de una planta de General Motors que planeaba mudar una gran parte de la producción de sus vehículos Cavalier de Ramos Arizpe, México a Lansing, Michigan. De acuerdo a este artículo, cuando los costos se ajustan teniendo en cuenta los beneficios y la menor productividad, los costos de mano de obra mexicana son sólo 35% más bajos que en Estados Unidos y 40% menos que Canadá.

El efecto de NAFTA sería entonces menos pronunciado que el que temen aquellos que se oponen al acuerdo.

"Motivados" por una propuesta del entonces presidente de Estados Unidos George Bush ("Iniciativa de las Américas", 1990), otros países latinoamericanos también están avanzando hacia acuerdos similares. El bloque regional más importante es MERCOSUR, que comprende Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, complementado por el Mercado Común Centroamericano (Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador) y el Grupo Andino (Bolivia, Colombia, Ecuador y Venezuela). Chile y Bolivia han comenzado un proceso de adhesión al MERCOSUR con una categoría especial que probablemente culminará con su incorporación al cabo de unos pocos años.

Desde la década de 1960, se ha procurado crear un mercado común latinoamericano. Estos intentos fructificaron en la creación de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC) que después del Tratado de Montevideo de 1980 se transformó en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Con la reciente incorporación de Cuba hay en la actualidad 12 miembros (Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay, Chile, Perú, Ecuador, Venezuela, Colombia, Brasil, México y Cuba). Uno de los principales roles de ALADI fue proveer un marco institucional para los acuerdos regionales relacionados con los procesos de integración, incluyendo los procesos de liberalización del comercio.

Las negociaciones recientes del GATT o "Ronda Uruguay" han sido uno de las manifestaciones más trascendentes de estas tendencias globalizantes. Se encontraron muchas dificultades debido a la insistencia de algunos países de la CEE de mantener ciertos subsidios agrícolas. El documento que resultó de la Ronda Uruguay y que dio lu-

gar al establecimiento de la Organización del Mundial de Comercio (OMC)8 fue aprobado y firmado por 117 países miembros el 15 de diciembre de 1993 en Ginebra, Suiza. A pesar que el alcance del acuerdo no fue tan generalizado como se esperaba, se acordaron disminuciones promediales de las tarifas aduaneras de un 40%.

La conclusión relativamente exitosa de este tratado muestra que el mundo continúa avanzando hacia la globalización, y que, a pesar de las complejidades del comercio internacional, las barreras que existían para las relaciones de comercio abiertas siguen siendo desmanteladas gradualmente.

Las complejidades del comercio internacional
y sus efectos sobre la globalización

Las experiencias de la historia reciente muestran que los procesos de globalización son difíciles de detener porque tienden a alimentarse recíprocamente. Las tendencias de globalización actuales se basan en un marco de aperturas unidireccionales (enfoques liberales en los países menos desarrollados, proteccionismo más o menos disfrazado en las economías desarrolladas). En realidad se trata de una internacionalización controlada desde los centros financieros del hemisferio norte.

Los sistemas agrícolas en Estados Unidos y en la CEE permanecen apoyados por subsidios directos e indirectos. En el caso de Europa, algunos lo consideran proteccionismo abierto; en Estados Unidos, los subsidios son más indirectos, por ejemplo, las aguas de riego subsidiadas en California y en otros estados del oeste, el subsidio vial que facilita el transporte.

En contraposición, los países del Tercer Mundo, se ven presionados por la necesidad de pagar intereses y vencimientos de sus grandes deudas, mientras que a la vez deben cumplir los programas de liberalización impuestos por el Fondo Monetario Internacional y otras agencias prestamistas. Para resolver estos problemas se han visto obligados a lanzar campañas intensivas de promoción de las exportaciones. En el marco de las mismas, se han visto forzados a aceptar términos de intercambio desfavorables o a ver frustrados sus intentos debido a la existenc

...

[Mensaje recortado]

--
*
*
*
*****************************************************************
* Remite: Nelson Guizzo *  Celular: 00 598 94909970
* Representante de: Contacto Agua Vital Internacional
* nelson22@adinet.com.uy - nelson22@gmail.com
* Website: http://www.aguavital.tk
* http://es.geocities.com/contactoaguavital/index.htm
* Msn: ng0022@hotmail.com - ng000022@yahoo.com.ar
* Difusión New Age Blog: http://difusioncav.zoomblog.com
* Grupo: http://www.egrupos.net/grupo/difusioncav
*****************************************************************

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service