eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 431 al 460 
AsuntoAutor
¿Como para pensarl octavio
Madre Teresa: Sé b A. Z.
¿Qué es la Sincron A. Z.
Canciones para baj Nelson G
Estas Estresado ?? Nelson G
La depresión y el Nelson G
LA DIABETES. Sínto octavio
vegetarianismo Nelson G
RE: ¿Como para pen maria cr
Que tu Alimento SE Nelson G
Cómo se producen l Nelson G
Acciones contra la Nelson G
RE: ¿Como para pen maria cr
Arquetipos y Astro Nelson G
Laberintos y Manda Nelson G
El Simbolismo del ruth yad
Oracion de San Fra Nelson G
Hola Ruth !!! Nelson G
Me gusta la gente Nelson G
Salvamos la Reserv Nelson G
Hola Alicia, bienv Nelson G
Re: Hola Ruth !!! ruth yad
A tu llamada.... Alicia Y
El cuento de Marte Nelson G
El Ave Fenix,,, ruth yad
Feliz Cumpleaños Nelson G
La Diosa Isis ruth yad
La Cannabis com octavio
Fwd: HO'OPONOPONO Norma G
Re: La Cannabis co Norma G
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 441     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[CAV] LA DIABETES. Síntomas y tratamiento.
Fecha:Jueves, 3 de Agosto, 2006  18:58:35 (+0200)
Autor:octavio moreno <practik_37 @.....es>



octavio moreno <practik_37@yahoo.es> escribió:

LA    DIABETES
 
Conozca los síntomas, y las formas de tratamiento de esta enfermedad.
 
NUNCA DUDE DE ESTA REALIDAD.
¡C U R E S E!
 
 
·        Clases de diabetes.1
·        Formas de comienzo o reconocimiento de la enfermedad.  1
·        Síntomas cardinales       2
·        Síntomas secundarios o acompañantes.
·        Infecciones  3
·        Hiperglucemia     3
·        Tuberculosis pulmonar  4
·        Autocontrol 4
·        Dietas alimenticias        4
·        Tratamiento natural.     6
·        La enfermedad como camino. 6
 
 
 
 
ASOCIACION CHAMANICA Y ECOLOGICA DE COLOMBIA.
 
Personería jurídica No. 0229 de 1.998.
 
Manizales, Caldas. Colombia.
 
Cra 19 A No. 45-19
 
Tel. 8862655
 
 
 
 
 
 
 
 
 
SINTOMAS A TENER EN CUENTA.
 
 
 
·        Sed excesiva
 
·        Micción frecuente
 
·        Rápida perdida de peso.
 
·        Fatiga y cansancio
 
·        Irritabilidad y cambios de humor inexplicables.
 
·        Cambios en la visión
 
·        Adormecimiento en las piernas, pies o dedos.
 
·        Frecuentes infecciones de piel o picazón.
 
·        Curación lenta de heridas y magulladuras.
 
·        Impotencia en el hombre
 
·        Infecciones vaginales en la mujer
 
·        Aliento dulce con olor semejante a fruta.

 
LA DIABETES.
 
INTRODUCCIÓN:
 
La diabetes es la imposibilidad del cuerpo de usar y almacenar correctamente el azúcar  de los alimentos, en la sangre, aun cuando los niveles de azúcar sean bajos en el organismo. Es decir, el mayor problema de un diabético es conservar una cantidad de insulina suficiente en e l cuerpo.
 
Pero este no es solamente el problema, el problema radica en las complicaciones que esta deficiencia puede ocasionar en el resto del organismo: ceguera, endurecimiento de las arterias, ahogo, infecciones, lesiones renales, etc.
 
El cuidado individual e independiente es esencial para el tratamiento efectivo de la enfermedad. Controlando el nivel de azúcar en la sangre, el colesterol y el peso, siguiendo una dieta baja en azúcar, grasas y calorías, y alta en hidratos de carbono y fibra.
 
También es recomendable el ejercicio regular debido a que la mayoría de las personas que sufren esta enfermedad, tienen un promedio de 55 años, están excedidos de peso y no han movido un músculo toda la vida. Con la actividad física se produce la hipoglicemia, esto es, un descenso en los niveles de azúcar, si se practica sobre todo después de las comidas reduce la cantidad de glucosa en la sangre.
 
Caminar tiene un efecto bastante prolongado, pero no se extiende por más de 48 horas. Teniendo en cuenta esto, salir a caminar día de por medio, es una terapia aceptable. En el caso de los que se inyectan insulina, lo mejor es que hagan sus prácticas todos los días a la misma hora y durante igual cantidad de tiempo, para que puedan chequear más fácilmente los niveles de azúcar en la sangre.
 
Los avances en medicina han demostrado que un efectivo control, un adecuado régimen alimenticio y un ejercicio moderado ayuda al enfermo a llevar una vida feliz, plena y muy productiva en el campo laboral.
 
EL PÁNCREAS.
 
La diabetes es una alteración en el páncreas, glándula que se encuentra detrás del estómago y en relación con el bazo y el duodeno.
El páncreas forma parte del aparato digestivo y tiene dos funciones principales: la exocrina, que consiste en la producción de los jugos gástricos esenciales de carácter eminentemente agresivo, y la endocrina mediante la cual produce la insulina.
 
La secreción o jugo pancreático, que pasa al duodeno a través del conducto pancreático, interviene en la digestión y contiene 4 enzimas.
 
Su secreción interna, la insulina, interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono o azúcares. Cuando esto no funciona normalmente, entonces se produce la diabetes. Como vemos, la digestión y asimilación de alimentos tiene trascendental importancia en el proceso de esta enfermedad.
 
Todos los tipos de diabetes suponen una insuficiencia en el uso de la glucosa (azúcar sanguíneo), la principal fuente de energía del cuerpo. En los diabéticos el páncreas produce poca insulina o no puede usarla correctamente. El resultado es que el exceso de azúcar se cristaliza en la sangre, y daña venas y otros órganos.
 
Se cree que hay varios factores implicados. Puede existir la predisposición genética. Si esta circunstancia se da, la enfermedad se desarrollará si el paciente es adulto y tiene exceso de peso. Con la edad, el páncreas pierde eficiencia, aunque el mayor riesgo procede del exceso de peso; más del 80% de los diabéticos padecen este problema. Existe la posibilidad que el exceso de peso reduzca la capacidad de uso de la insulina.
 
CLASES DE DIABETES
Tipo 1: aquella en la que el paciente necesita aplicación de insulina diariamente
Tipo 2 : Este tipo de diabetes, se puede controlar con planes de dieta y actividad física regular.
 
 
 
LAS FORMAS DE COMIENZO O RECONOCIMIENTO DE LA DIABETES.
 
Muchas personas que tienen diabetes no lo saben. Existen diabéticos que no presentan síntomas en los inicios de la enfermedad (asintomáticos); sin embargo estos asomarán en cualquier momento. De todas maneras se requiere el diagnóstico médico para no cometer errores contraproducentes.
 
Entre los fenómenos clínicos destacables en el curso de la diabetes, habremos de distinguir tres grupos.
  1. Los escasos síntomas que pueden considerarse como expresión directa del trastorno diabético.
  2. Las manifestaciones aisladas y síndromes de conjunto que se presentan en el organismo.
  3. Estados que revelan un incremento de la enfermedad, es decir, que los síntomas se manifiestan en sentido ascendente.
 
SÍNTOMAS CARDINALES.
 
Es muy frecuente que se sospeche, y luego se diagnostique una diabetes por la aparición de los denominados síntomas cardinales o clásicos de la misma. Entre ellos se presentan:
 
  1. LA POLIURIA, o ganas de orinar. Son los que con más frecuencia llevan al enfermo a consultar acerca de su padecimiento. Como consecuencia de la falta de utilización de la hedoxa y la elevación del nivel de azúcar, da como resultado una sangre muy rica en glucosa que acude al riñón para ser eliminado a través de la orina; sin embargo, el riñón no es capaz de concretar más que hasta cierto grado, y si es preciso eliminar una mayor cantidad de glucosa se requiere de una forzada formación de orina, tanto más elevada como mayor sea la cantidad de glucosa que ha de ser excretada. Por esto se comprende la poliuria.
  2. LA POLIDIPSIA, o sed intensa. Resulta casi una constante que el diabético tenga una reiterada necesidad de beber. En ésta, el organismo se defiende contra la poliuria, forzando la ingestión de líquidos, a lo que invita la sensación de tipo cenestésico, que es la sed. Es importante tener en cuenta que ambas ceden rápidamente a un buen tratamiento e incluso en los casos no graves, a una simple modificación bien orientada, en la dieta.
  3. POLIGAFIA o necesidad intensa de comer. Esta es la obligada consecuencia del estado de hambre en que se encuentra el organismo diabético; la mala utilización de la glucosa deja sumidas todas las células en un estado de pobreza en cuanto al sustrato combustible. El diabético, como el obeso, debe considerarse como un sujeto hambriento, La sensación de hambre del diabético lo inclinan a digerir alimentos azucarados y feculentos que son las sustancias de que carece su organismo.
  4. ADELGAZAMIENTO: Al bajar el nivel de utilización de la glucosa en los tejidos, como consecuencia inmediata del íntimo trastorno metabólico de la diabetes, la primera reacción del organismo es forzar la glucogenolisis, con lo que los depósitos glucogénicos se agotan en cierta medida y más adelante activar la neoglucogenia, que convierte en glucosa las formaciones grasas e incluso las albúminas. Al vaciarse los almacenes glucogénicos y grasos aparece el adelgazamiento, la desnutrición más o menos intensa.
  5. LA ASTENIA. Un considerable número de pacientes acude al médico sin otra molestia que un extraordinario cansancio muscular, una fatigabilidad fácil, que le induce incluso a abandonar, o descuidar sus obligaciones. Este interesante aspecto sintomático tiene su raíz explicativa en la afección del metabolismo hidrocarbonado que ocasiona un trastorno en la intimidad metabólica del músculo. Esta astenia muscular puede presentarse acompañada de los demás síntomas o de modo aislado. Es frecuente que se asocie con la fatigabilidad mental y trastornos psíquicos de índole depresiva.
 
SÍNTOMAS SECUNDARIOS Y ACOMPAÑANTES
 
Para el reconocimiento de la enfermedad, un simple análisis de orina puede ser el primer indicio conocido en la diabetes, independientemente de que se conozca la fecha de comienzo real de la enfermedad. Confirmado el resultado, el pronóstico resultará benigno si se opta por un tratamiento acertado. De no hacerlo, los síntomas secundarios irán apareciendo y agravándose conforme detallaremos más adelante:
 
  1. COMPLICACIONES: Su presencia es efecto inmediato de la alteración funcional, que acarrea trastornos del cambio glícido, en algunos organismos, en otros, la hipertensión y la arterioesclerosis. Todos estos síntomas accesorios pueden ser considerados como complicaciones que pueden ser evitadas por la prontitud y eficacia del tratamiento.
Una complicación diabética que merece especial importancia es la acidosis que se presenta debido a los residuos ácidos que los riñones de un diabético no llega a expulsar y se manifiesta con mal aliento, cansancio físico y mental, dolores de cabeza y angustia. La acidosis en los estadios graves puede llevar hasta el coma diabético.
  1. LA PIEL Y LAS MUCOSAS. PRURITO. Están asociadas con frecuencia a infecciones de los tegumentos. Se presenta con una alta frecuencia en mujeres en las que el prurito vulvar constituye, casi una regla fija. Los picores se extienden a aquellas zonas en que la piel se halla en contacto, como los pliegues submarinos, las axilas, las ingles, el pliegue interglúteo, etc. En el hombre, a parte de estos últimos sitios, el prurito puede presentarse, pero sin alcanzar nunca la significación y frecuencia que en la mujer, en los órganos genitales externos y de modo particular en el surco balano-prepucial. Contribuyen al prurito la proliferación de determinados hongos hifocimetos en los puntos que hemos señalado como localizaciones preferentes. Para estos microorganismos, las secreciones: sudor, y en mayor medida la orina, ricas en glucosa, constituyen un excelente terreno para su desarrollo, esto es particularmente cierto para el picor vulvar de las mujeres diabéticas. Se comprende por esto que la suciedad en general y la falta de higiene en los órganos genitales, coopera a la intensidad y persistencia de estas molestias.
  2. INFECCIONES CUTÁNEAS. Toda piodermitis debe colocar al medico en guardia frente a la posible existencia de la diabetes, pues debe recordarse que en ocasiones son ellas las primeras manifestaciones de la enfermedad.[1]
Factores desconocidos hasta ahora provocan un descenso en la formación de anticuerpos en general, pone de manifiesto que los efectos del metabolismo de los hidratos de carbono sobre la piel, en lo tocante a sus relaciones con la infección se resumen del modo siguiente:
    • La intolerancia intestinal para los hidratos de carbono produce vasodilatación local en la piel, que favorece la infección.
    • Tiene un efecto sobre el metabolismo del agua.
    • Por la formación de ácido láctico cambiaría la concentración de hidratos de carbono y afectaría al poder local de defensa celular.
 
Un diabético no sólo debe preocuparse del aumento del azúcar en la sangre y en la orina, sino de las consecuencias que esto le acarrea y que pueden ser muy peligrosas:
 
  • Arterioesclerosis: endurecimiento de las arterias.
  • Ahogos que dificultan una vida normal.
  • La retinopatía, hemorragias de retina que pueden causar ceguera.
  • Lesiones al riñón.
  • Neuropatías: perturbaciones del sistema nervioso con diversos síntomas.
  • Mala circulación, peligro de heridas e infecciones, en especial en los pies.
  • El coma diabético.
m
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LAS INFECCIONES.
Las enfermedades infecciosas, acarrean en el diabético con suma facilidad, los más graves estados de acidosis y no es infrecuente la observación en sujetos cuyo disturbio metabólico venía siendo perfectamente tolerado y mantenido, incluso sin necesidad de insulina y que al padecer un proceso infeccioso aparentemente banal, se descompensa bruscamente el equilibrio y hace su aparición con los más alarmantes caracteres.
 
LA HIPERGLUCEMIA.
 
Un objetivo principal del tratamiento de la diabetes es el control de la hiperglucemia mediante una variedad de métodos. Se sabe que la hiperglucemia, con el pasar de los años, causa complicaciones a largo plazo. El riesgo de enfermedades de la vista (retinopatía), enfermedades de los riñones (nefropatía) y daño a los nervios (neuropatía) están ligados a niveles altos de glucosa en la sangre. Existe evidencia de que el alto riesgo de endurecimiento de las arterias (ataques al corazón, problemas circulatorios y derrames cerebrales) en personas con diabetes puede reducirse si se controla la hiperglucemia.
 
Si el paciente no demuestra síntomas de alto nivel de glucosa en la sangre, esto no significa que los niveles son normales. Los síntomas no se manifiestan hasta que la glucosa se eleva a niveles peligrosos. La diabetes es frecuentemente llamada "una enfermedad silenciosa" porque puede causar complicaciones serias sin presentar síntomas. La autovigilancia rutinaria de la glucosa es el método más exitoso en el automanejo de la diabetes porque demuestra de forma inmediata el nivel de glucosa en la sangre. Ciertas circunstancias definirán la frecuencia de la autovigilancia, el método específico y los métodos de anotar o reportar los resultados. Las personas con diabetes deben tener acceso a los instrumentos necesarios para el automanejo de la diabetes, que usualmente incluyen los medidores de la glucosa en la sangre y cintas para las pruebas de glucosa.
La hemoglobina A1c (también llamada glicohemoglobina, hemoglobina glucosilada o hemoglobina glicada) es un examen que indica el promedio de la glucosa en la sangre durante un período de 8 a 12 semanas. La mayoría de las complicaciones de la diabetes a largo plazo están relacionadas a la hemoglobina A1c. Por eso, su medida y evaluación periódica deben ser parte del cuidado y control de la diabetes. La vigilancia de la hemoglobina A1c es esencial para evaluar el control de la glucosa en la sangre a largo plazo. Las personas con diabetes deben saber su nivel de hemoglobina A1c y si se está acercando al nivel deseado.
Un estudio realizado en EE.UU durante 10 años con pacientes diabéticos Tipo 1, demostró que el mantener la HbA1c en valores normales reduce significativamente la posibilidad de desarrollar complicaciones crónicas de la diabetes.
 
LA TUBERCULOSIS PULMONAR.
Tras algún tiempo de padecer bronquitis de repetición, el proceso inflamatorio de las mucosas puede irse haciendo purulento, y constituirse en una verdadera bronquitis de repetición, el proceso inflamatorio de la mucosa puede constituirse en una verdadera bronquitis mural y llegar, finalmente, a una neumonía, que si no está asociada directamente con la enfermedad, tiene una gran repercusión en el proceso neumónico como el hallazgo de una leucositosis con neutrofilia.
Adicional a esto, puede desarrollarse la gangrena, tanto sobre una neumonía como sobre un absceso, una embolia pulmonar, etc. y su curso evidentemente favorecido por la enfermedad diabética, reviste extraordinaria gravedad, aunque no siempre termine con la muerte.
 
De lo anterior se puede concluir que la tuberculosis pulmonar activa es varias veces más frecuente entre individuos diabéticos que en el resto de la población. La afección diabética constituye una condición extremadamente favorable para la instauración o activación de la infección tuberculosa y en más de la mitad de las ocasiones la afectación del pulmón apareció clínicamente en individuos que pasaban de los 40 años de edad.
 
¿Qué es el autocontrol?
El autocontrol es una técnica simple, rápida y confiable que permite conocer con pequeñas muestras de sangre u orina, el grado de control metabólico de la diabetes.
En los últimos años se ha considerado que el autocontrol es parte indispensable en el tratamiento de la diabetes.
Conocer los resultados de la glicemia u otros exámenes de manera simple y rápida permite realizar ajustes en el tratamiento de la diabetes, por ejemplo: variar la dosis de insulina, hacer cambios en la alimentación o en el ejercicio. De esta manera es posible evitar las hipoglicemias e hiperglicemias y disminuir las complicaciones a largo plazo.
El principal objetivo del autocontrol es mantener los niveles de glicemia dentro de los rangos normales (70 a 110 mg/dl con ayuna de 12 horas).
Pero también es posible autocontrolar parámetros simples tales como:
·         Peso corporal
·         Estatura en niños
·         Observación de síntomas diarios
·         Observación diaria de los pies
 
 
 

DIETAS ALIMENTICIAS

Los logros de una alimentación determinada depende en primer término del grado de insuficiencia del páncreas. Pero, además, tales conceptos no pueden servirnos para el tratamiento diabético, pues ante todo, lo esencial, es la administración de una cantidad de carbohidratos tal que sea suficiente para cubrir las necesidades sentidas en el organismo.
 
En los casos leves, los glícidos absorbidos, en la necesaria cuantía, son metabolizados por la insulina, en la proporción conveniente a los requerimientos metabólicos. La dieta es el plan más sencillo para lograr los mejores resultados.
  1. Desde el punto de vista del metabolismo hidrocarbonado: Una de las más importantes finalidades es la supresión y prevención de la acidosis; ella constituye el peligro cierto de la enfermedad.
El tratamiento diabético debe tender a favorecer el aprovechamiento de los hidrocarbonados, debido al aporte calórico que representan en el individuo. , y que le permitirá la actividad corporal necesaria. Este margen debe ser pequeño, no rebasar los 15 o 20 gramos en las 24 horas, debido a la sobrecarga funcional que representaría para el riñón eliminar una orina muy concentrada.
  1. Desde el punto de vista funcional y clínico: Los diabetólogos conceden gran importancia al mantenimiento del bienestar general, del estado de nutrición, de la desaparición de la astenia, de la normalización psíquica, etc. El primer efecto que se deja sentir, el que con alegría más recibe el enfermo cuando la dieta ha sido bien instituida es esta recuperación orgánica general, que puede coincidir con elevadas glucemias y a una normalización de la composición química de la sangre y de la orina.
 
TRATAMIENTO.
El buen cuidado de la diabetes puede reducir la posibilidad de desarrollar problemas asociados con la diabetes a largo plazo.
 
NORMAS Y ESQUEMAS DIETETICOS.
Toda prescripción debe revestir un carácter personal e insistimos en las directrices generales que deben acomodarse al establecimiento de la ración alimenticia.
·         La alimentación del diabético debe ser sencilla y variada.
·         Debe ser lo más aproximada que sea posible a la ración ideal o libre del sujeto normal, y el contenido  hidrocarbonado puede, en principio, llegar a ser tan elevado como el de la dieta de un individuo sano.
·         El aporte calórico y la proporción de principios inmediatos debe adecuarse al estado de nutrición del sujeto. Si se trata de un obeso, deberá adelgazar, ya que el páncreas trabajará mejor cuando el cuerpo cuenta con una menor masa celular. Si es un paciente desnutrido, se procurará restablecer el equilibrio metabólico, sin reparar en las necesarias modificaciones de la dieta a seguir. En todo caso, el peso del enfermo ha de vigilarse con cierta frecuencia, pues constituye un excelente dato en este aspecto.
·         Las cantidades de proteínas y de lípidos serán solo ligeramente superiores a los mínimos necesarios correspondientes. Pueden servir de guía, la simple comparación con la dieta habitual de cada región.
·         Evitar la sobrealimentación, proporcionar hidrocarbonados en la cantidad necesaria a las características individuales, y grasas y prótidos que no superen los mismos respectivos.
·         Los niveles de glucosa en la sangre siempre deben permanecer lo más cerca a lo normal que sea posible sin que afecten la salud del paciente.
LA INSULINA.
Lo ideal es que los pacientes no lleguen al estado dependiente de la insulina. Este producto, comercializado hoy en día, lleva más de 20 años en el mercado y se obtiene de diferentes animales, principalmente del cerdo y de bacterias a las que se le introduce un gen humano, una innovación de la ingeniería genética con animales transgénicos. Este producto extraño y obtenido de manera antinatural puede producir efectos colaterales en el paciente.

LA DIETA –TIPO

A continuación, exponemos un tipo de régimen medio, para una intensidad media del trastorno y unas necesidades, también medias del paciente. Esta dieta se seguirá de 5 a 7 días sin adición de insulina, a no ser que la acidosis o alguna complicación lo exijan:
Verduras, hortalizas, pan, huevos, carne de vacuno (moderada), pescado, papa, pastas, mantequilla, queso fresco, manzana, naranja, mandarina, pera, melón, vino. Las verduras u hortalizas de baja proporción hidrocarbonada, pueden tomarse en forma de ensalada o preferiblemente crudas para respetar su contenido nutricional. Se prohíben los dulces y pasteles.
Otros alimentos favorables son: cebolla cruda, aceite de oliva, limón, ajo, perejil, espárragos, remolacha, arroz integral, pan de trigo integral, sandía, plátano, avena y cereales.
Esta dieta debe tomarse como punto de referencia, pero a condición de individualizarla, de acuerdo con las distintas circunstancias personales como: peso, edad, talla y grado de actividad o trabajo.
Es importante controlar el azúcar y el colesterol en la sangre, así como el control de peso siguiendo una dieta baja en azúcar, grasas y calorías y alta en hidratos de carbono y fibra. 
 
LA HIDROTERAPIA:
El baño de tronco con fricción. Pueden practicarse varias veces al día. Con ello se estimularán los órganos que se sitúan en esta parte del cuerpo: hígado, páncreas, riñones.
Otros baños como los de sol o vapor, son aconsejables a fin de desintoxicar la sangre del paciente.
TRATAMIENTO NATURAL.
  • Tomar partes iguales de hojas de aguacate,  nogal y hojas de eucalipto, preparar en cocimiento y tomar un vaso tres veces al día antes de las comidas.
  • TÉ DE HIERBAS: Hojas de frambuesa, raíz de diente de león. 3 pocillos al día.
  • Zumo de perejil en ayunas.
  • Consumir marañón, ajo, alcachofa, berenjena, jugo de caña tierna.
  • Té de hojas de nogal. 30 gr. Por un litro de agua, tomar 3 veces al día.
  • Plantas aromáticas como: toronjil, hierbabuena, albahaca, mejorana, menta.
  • Utilizar endulzantes naturales como miel de caña o de abejas y la stevia.[2]
 
LA ENFERMEDAD COMO CAMINO.
 
Hasta aquí hemos expuesto las características, riesgos y tratamiento fisiológico de la enfermedad. Sin embargo, es oportuno explicar factores psicosociales inherentes a la misma, que ayudarán a tener una mejor comprensión sobre sus causas y formas de curación.
Todos los síntomas tienen un sentido profundo para la vida de la persona: nos transmiten mensajes del ámbito espiritual y de su adecuada interpretación, dependerá nuestra capacidad de curarnos.
¿Cuál es el significado profundo de esta enfermedad para las personas diabéticas?
La palabra diabetes se deriva del verbo griego diabainain que significa echar o pasar a través. El diabético no puede asimilar el azúcar contenido en los alimentos, el azúcar escapa de su cuerpo con la orina. Si sustituimos la palabra azúcar por la palabra amor, habremos expuesto con claridad el problema del diabético. Las cosas dulces no son sino el sucedáneo de otras dulzuras.
Detrás del deseo del diabético de saborear cosas dulces y su incapacidad para asimilar el azúcar y almacenarlo en las propias células, está el afán no reconocido de la necesidad amorosa, unido a la incapacidad de aceptar el amor, de abrirse a él.
El diabético –y esto es significativo- tiene que alimentarse de “sucedáneos”, para satisfacer unos deseos auténticos.
La diabetes produce la hiperacidulación o avinagramiento de todo el cuerpo y puede provocar incluso un coma. Ya conocemos estos ácidos, símbolo de la agresividad. Una y otra vez nos encontramos con esta polaridad de amor y agresividad, de azúcar y ácido (en mitología, Venus y Marte). El cuerpo nos enseña: el que no ama, se agria, o formulado más claramente: el que no sabe disfrutar se hace insoportable. La persona renuente a compartir el afecto, muchas veces ha carecido de él y reacciona inconscientemente negándolo a los demas.
Solo puede recibir amor el que es capaz de darlo: el diabético da amor sólo en forma de azúcar en la orina. El que no se deja impregnar no retiene el azúcar. El diabético quiere amor (cosas dulces), pero no se atreve a buscarlo activamente (“A mí lo dulce no me conviene”). Pero lo desea (“que más quisiera, pero no puedo”). No puede recibir, puesto que no aprendió a dar, y por lo tanto, no retiene el amor en el cuerpo: no retiene el azúcar y tiene que expulsarlo. ¡Cualquiera no se amarga!
El rencor, el odio, el resentimiento contra personas, familiares, etc. acumulado durante la existencia, genera una energía contraria al metabolismo normal del páncreas que conduce a la diabetes. Por lo tanto, la cura estaría en lo contrario: el perdón libera y cura, el amor sana, transforma, el paciente debe eliminar las preocupaciones, los temores y el nerviosismo. El diabético deberá aprender a convivir socialmente, sintiéndose una persona útil y mejorar sus relaciones familiares e interpersonales, trabajar normalmente y llevar una vida sana. El amor al prójimo y a Dios, como nos lo enseñó el Señor, es la mejor medicina.
 
ASOCIACION CHAMANICA Y ECOLOGICA DE COLOMBIA
 
 


LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com



LLama Gratis a cualquier PC del Mundo.
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto.
http://es.voice.yahoo.com

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service