eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6224 al 6253 
AsuntoAutor
Re: (cav) Pensamie Ricardo
La Oracion puede c Nelson G
Fw: Eclipse a un c Lia
Fw: Valores Siglo Lia
¡¡FELIZ DIA PERU¡¡ Nelson G
Sobre Pensamiento Nelson G
Re: (cav) Sobre Pe Lia
HERMOSO !! Octogra Nelson G
Arca de la Alianza Nelson G
FW: LA ESCALERA DE emilio p
Buen Dia MIERCOLES cristina
Pensamiento de UNI Lia
FW: ESCRT.- TENGO gustavo
Libro El Campo Nelson G
SOBRE Libro El Cam Nelson G
Diario de Un Acoso Nelson G
El Padre de Intern Nelson G
ORAR_POR_LOS_HIJOS Nelson G
22 COSAS Nelson G
Combatiendo bloque Nelson G
Pensamiento de UNI Lia
Buen Dia JUEVES crisbeng
Fw: Unificacion - Lia
Fw: Unificacion: H Lia
FW: ESCRT. ALGUNA gustavo
FW: NOTICIAS CURIO emilio p
FW: ESCRT. MISTERI gustavo
Re: (cav) FW: ESCR geraldin
Re: (cav) El Padre Ricardo
FW: EL ERROR Y EL gustavo
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 6230     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:(cav) La Oracion puede cambiar Clima destructivo
Fecha:Martes, 29 de Julio, 2008  19:26:55 (-0300)
Autor:Nelson Guizzo <nelson22 @.....com>

Tomado de  "El Heraldo de la Ciencia Cristiana"
 
La oración puede cambiar el clima destructivo

La vida en nuestro planeta necesita agua. El clima, un fenómeno atmosférico, es lo que eleva el agua de los océanos y la distribuye sobre la superficie de la tierra. La vida brilla en todo su esplendor. Las flores estallan en colores. Las selvas se cubren de verde. Los animales y los seres humanos prosperan y el clima que contribuye a todo ello expresa el hecho espiritual de que Dios, el Principio divino, gobierna el universo por medio de la ley divina, y mantiene la oferta y la demanda en perfecto equilibrio. Esa ley anula excesos y extremos, disuelve deficiencias y daños, y preserva un equilibrio armonioso. A medida que obtenemos conciencia de la perfecta ley divina de la oferta y la demanda, vemos una mayor evidencia de ella en condiciones climáticas que son productivas, no destructivas.

Es entonces cuando la oración entra en acción, poniéndonos en consonancia con la conciencia divina, con la única Mente, que calma y sana.
 
¿Puede la oración, casi inadvertida en su quietud, tener realmente influencia sobre fenómenos de dimensiones tan grandes como el clima?
 
¡Claro que sí!
 
La oración tiende a silenciar el alboroto mental que, tal como el granizo que golpea sobre los techos de zinc, nos impediría escuchar la voz de la armonía divina. Entonces discernimos las cosas santas de Dios, que son dignas de considerar.
Por ejemplo, al aquietar los conceptos limitantes y materialistas que tiene la mente carnal con respecto a la vida, podemos ver que Dios tiene completo control de Su creación, que es realmente espiritual y totalmente armoniosa.
 
Percibimos que bajo Su ley de armonía perfecta, coexisten elementos aparentemente opuestos, como la calma y la acción, sin anularse mutuamente. Ambos son necesarios y no están en conflicto. Esta comprensión de lo que realmente está ocurriendo en la creación de Dios ayuda a que el hombre perciba esa realidad y sea una expresión concreta de ella.

La realidad espiritual, en la cual no hay conflictos, es la única realidad de la existencia, estemos o no conscientes de ello. Pero es mejor saberlo porque en la escena humana lo que es bueno para uno quizás no lo sea para otro.
 
El marino desea un día ventoso, en tanto que el fumigador de plantíos desea un día sin viento. Si la oración fuera simplemente pedir la intervención divina en una determinada situación humana, ¿quién se beneficiaría, el marino o el fumigador? ¿Y qué decir del esquiador, que no desea ni un día ventoso ni un día sin viento, sino tan sólo que haya nieve? Inevitablemente, habría más perdedores que ganadores.
 
Pero la oración en su verdadero significado no es un trayecto mental para que la fuerza espiritual produzca cambios materiales. Es el silencioso reconocimiento y percepción del poder y la constancia absolutos de Dios. Él nunca está en conflicto consigo mismo. Los planes mortales no entran en conflicto en el universo espiritual de Dios. Simplemente, no existen en él.

La conciencia espiritualizada discierne este hecho. Pero el pensamiento inquieto debido al temor, la rivalidad o la irritación, no se da cuenta de ello. La oración es una forma de calmar el pensamiento agitado y reclamar la conciencia que sí advierte y percibe lo que Dios es y hace. Ésa es nuestra verdadera conciencia, porque el hombre es la imagen de Dios, la expresión de la Mente divina.
 
La Mente crea el universo y lo mantiene en el punto de completa utilidad. Nada que procede de Dios puede degenerar en el mal.

Puesto que no hay nada fuera de Dios y todo entendimiento genuino es de Dios, la oración equipada con ese entendimiento es más grande que los cielos, más grande que el clima. La conciencia llena del entendimiento otorgado por Dios, que refleja el poder divino, reina suprema. Aun los fenómenos globales reciben esta influencia. Tal oración nos permite obtener una perspectiva más amplia, desde donde vemos la creación como Dios la ve, y nos damos cuenta de que la armonía, y no la destrucción, es la realidad. A través de la oración inspirada por Dios vemos que las condiciones extremas desaparecen, la oferta y la demanda están en perfecto equilibrio, y por ende, las condiciones climáticas mejoran.

Una vez, Jesús y sus discípulos estaban cruzando el mar, cuando se levantó una tempestad.1 Imperturbable, y evidentemente en calma, Jesús dormía. Desesperados, sus discípulos lo despertaron, y como resultado la conciencia tranquila y en paz prevaleció, apaciguando la tempestad. Jesús dijo: "Calla, enmudece". Y según el relato bíblico "…cesó el viento, y se hizo grande bonanza".

Pero, ¿cuando Jesús hablaba, quiénes eran sus oyentes? La Biblia nos dice que "reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece". Pero el clima no tiene oídos. No obstante, Jesús se dirigió al pensamiento y su actitud se ajustó a un modelo divinamente inspirado.
 
El método que utilizó para apaciguar la tempestad en el mar se asemejaba al método que utilizó para aliviar una fiebre o pacificar a una multitud enardecida a punto de apedrear a una mujer. En un caso, Jesús se dirigió al pensamiento temeroso de una persona; en otro, al odio localizado de una multitud que toma justicia por mano propia; en otro, a la creencia general llamada fuerzas de la naturaleza, a las que se considera ley material. En todos los casos, ¿no estaba Jesús, mediante el poder divino, dirigiéndose al pensamiento humano, con sus falsas nociones de que el mal es poder, y transformándolo?

Todo esto tiene implicaciones profundas. Desde ese punto de vista, los extremos climáticos son una objetivación de los excesos del pensamiento mortal. Y el remedio para el pensamiento mortal, y su dañina objetivación, es el opuesto exacto: la conciencia divina.
 
La conciencia del bien, de la armonía, del equilibrio de la oferta y la demanda, es la conciencia que Dios confiere al hombre. Aun las así llamadas leyes materiales se subordinan a esta conciencia.
Los vientos y las olas obedecen a la demanda de armonía de esta conciencia, o sea de la
Mente divina.

Podemos probar esto. No tenemos que desafiar al universo entero. Todo lo que necesitamos es cambiar el pensamiento. Haríamos bien en empezar por nuestro propio pensamiento. No se trata de pretender que los truenos y los relámpagos no existan, sino de vigilar nuestro pensamiento y ceder a la conciencia pura de que el gobierno de Dios es perfecto. Si por ejemplo, se produce un enfrentamiento en la escuela o en la oficina, ¿aceptamos la situación y nos sentimos abrumados por las quejas y críticas del proceso? ¿O nos apartamos de las críticas, la justificación propia, las quejas—ingredientes básicos de la así llamada naturaleza mortal—y contribuimos a apaciguar una oficina agitada?

Una conciencia llena de amor desinteresado, refleja la calma de la Mente única, y nos pone en condiciones de apaciguar—en lugar de alimentar—los torbellinos emocionales. Podemos empezar simplemente por no unirnos a las críticas. De ese modo, el pensamiento se aparta gradualmente del yo y se vuelve hacia la faz de Dios. Así habitamos en la atmósfera del Amor y percibimos la armonía de Su equilibrio.

Pero ese equilibrio no es debilidad, ni monotonía. Si todo fuera siempre de la misma forma, no habría glaciares, ni brisa seguida de calma, ni lluvia, sol y nuevamente lluvia. Dios no hace la inercia. Su ley de la oferta y la demanda mantiene diversidad—pero no violencia—en toda Su creación espiritual. Nuestro claro reconocimiento de este hecho bendice a toda la tierra.

El amor desinteresado cambia nuestra perspectiva, la confusión mental se desvanece y se manifiesta la calma de la conciencia divina. El pensamiento se purifica. Vemos más claramente la evidencia de que el Amor divino mantiene un equilibrio perfecto. The Boston Globe le pidió a Mary Baker Eddy que diera a la gente de Nueva Inglaterra "una idea acerca de lo que debería significar el último Día de Acción de Gracias del siglo XIX para toda la humanidad". En respuesta ella escribió en esas mismas páginas, en parte, lo siguiente:
 
           "el Amor divino, imparcial y universal, como se entiende en la Ciencia divina, forma la coincidencia de lo humano y lo divino, con lo cual se cumple el dicho de nuestro gran Maestro: 'el reino de Dios dentro de vosotros está'; que la atmósfera de la mente humana, cuando se limpie del yo y esté imbuida de Amor divino, reflejará este estado subjetivo purificado en cielos más claros, menos rayos, tornados y extremos de calor y frío…"2

Sus palabras fueron el resultado de su experiencia. Una biografía recientemente publicada cita ejemplos en los que sus oraciones cambiaron condiciones climáticas extremas.
 
Por ejemplo, Adelaide Still, que trabajaba en la casa de la Sra. Eddy, escribió lo siguiente:
 
"En varias ocasiones vi a la Sra. Eddy disipar una tormenta. La primera de ellas fue el 3 de agosto de 1907, al atardecer. El cielo estaba nublado y la tarde estaba muy oscura. La Sra. Eddy se sentó en un rincón de su estudio, mientras miraba las nubes con expresión absorta. Parecía estar mirando más allá de la tormenta y de lo que la rodeaba, y no creo que estuviera consciente de mi presencia. En pocos instantes las nubes se disiparon y la tormenta se desvaneció en su nada original. Media hora más tarde, le llevé la bandeja con su cena y me dijo: 'Ada, ¿viste el cielo?', a lo que yo respondí: 'Sí, Sra. Eddy'. Ella me respondió: 'Las nubes nunca existieron; la faz de Dios jamás estuvo oculta'".
 
Esto coincide con lo que otra estudiante contó que la Sra. Eddy había dicho:
 
 "Cuando deseaba disipar una tormenta, yo no decía: 'no hay rayos, ni relámpagos', sino 'La faz de Dios está allí, y yo la veo'".3

Todos podemos percibir más de la ley de Dios en acción. A medida que el sentido de una naturaleza mortal cede, y el pensamiento se purifica, a medida que nos apartamos de una percepción equivocada y material de la vida y la creación, percibimos más de la atmósfera del Amor divino aquí mismo, en perfecto equilibrio, sin extremos dañinos.

1 Véase Marcos 4:35–39. 2 The First Church of Christ, Scientist, and Miscellany, págs. 264–265. 3 Yvonne Caché von Fettweis y Robert Townsend Warneck: Mary Baker Eddy: Christian Healer (Boston, The Christian Science Publishing Society, 1998) págs. 284–285.
 

 

 
 

--
http://es.youtube.com/RainmakersCAV

-------------------------------------------------------------------------------
DIFUSIONCAV

     Que estas pensando en este momento ?
     Eso mismo es lo que estas generando en tu vida...

-------------------------------------------------------------------------------
*
**          Nelson Guizzo te invita a suscribirte
***         al E-Grupo DIFUSION-CAV, pulsando en:
****       http://www.egrupos.net/grupo/difusioncav/alta
*****
******
********
***************************************************************
* Remite: Nelson Guizzo *  Celular: 00 598 97137625
* Contacto Agua Vital Internacional
* guizzo.nelson@gmail.com - nelson22@gmail.com
* http://www.aguavital.tk * Msn: ng0022@hotmail.com
* http://es.geocities.com/contactoaguavital/index.htm
* * Difusión Blog: http://difusioncav.zoomblog.com
* E-Grupo: http://www.egrupos.net/grupo/difusioncav
***************************************************************

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service