eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 6619 al 6648 
AsuntoAutor
CONSUMISMO !!!!! Nelson G
NIÑA SECUESTRADA E Nelson G
Otro libro: El Sec Nelson G
Rv: (cav) NIÑA SEC merce se
RE: (cav) Sobre la Manuel B
FW: Comprender a u emilio p
RE: (cav) Sobre la crisbeng
Los Hermanos de l Alicia Y
FW: ESCRT. BRISA A gustavo
Solicitud Lluvia p Antonio
Re: (cav) Solicitu crisbeng
Argentina: PERRA H Nelson G
Re: (cav) FW: ESCR geraldin
Matrix Caos 23 ? Nelson G
Matrix Caos 23 ? Nelson G
Anda placidamente Nelson G
Paradigma Sincroni Nelson G
FW: : Déjà-vu gustavo
Los arboles y las Marta Pu
Re: (cav) Los arbo crisbeng
FELIZ DOMINGO crisbeng
Buen Dia LUNES - crisbeng
Fw: Es el dolor un Sara Mar
Re: (cav) Fw: Es e Marta Pu
RE: (cav) Fw: Es e gustavo
Afiliacion a Anima Nelson G
IMPORTANTE ADVERTE Nelson G
Re: (cav) Solicitu Nelson G
Sobre Otros libros Nelson G
Re: (cav) FW: Comp Nelson G
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 6642     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:(cav) Los arboles y las piedras
Fecha:Domingo, 24 de Agosto, 2008  12:05:48 (-0700)
Autor:Marta Puyol <morticiayhomero2000 @.........ar>

LOS ÁRBOLES Y LAS PIEDRAS

 

Había una vez un niño lleno de ideas extra era corto. Conversaba con los Árboles y con las Piedras, y se emocionaba con ellos, por la magnitud de lo que le contaban.
Un día los árboles le dijeron:
¿Sabes? En nuestro Universo cada uno de nosotros cumple lo que le cabe, por la satisfacción de hacerlo así. Ninguno de nosotros se exime de su parte. Los humanos pasan sus vidas haciendo sólo cosas que les resultan en tensiones, infelicidad y enfermedad. No hacen lo que realmente quisieran. Caen en el cautiverio de la civilizaci en vano, al no hacer nada bueno. Por eso se vuelven malhumorados, envejecen y mueren insatisfechos.
Procura vivir feliz como nosotros, pues nos alimentamos, respiramos y nos reproducimos de acuerdo con la Naturaleza. Así, cuando morimos, en realidad continuamos vivos en nuestras semillas y crecemos de nuevo. Ve y enseña esto a los que, como tú, pueden escuchar nuestras palabras. Harás feliz a mucha gente, libre de la esclavitud de la hipocresía.
El niño aún era pequeño para comprender la magnitud de lo que le proponían los árboles, pero estuvo de acuerdo en llevar ese mensaje a los hombres. Pero las Piedras, que hasta entonces se habían mantenido muy quietas, comenzaron a hablar ¡y dijeron cosas aterradoras!
Una Piedra mayor y cubierta de musgo, lo que le confería un aire anciano y sacerdotal, tomó la iniciativa y habló profundamente, despertando un eco dentro de su alma:
No, no debes cometer la imprudencia de llevar a los hombres el mensaje de los Árboles. Nosotros somos Piedras frías y fríamente juzgamos. Estamos aquí hace más tiempo que ellos y hemos visto el transcurso de esta pequeña Historia Universal de los humanos. Antes que tú, muchos recibieron ese mensaje y el encargo de recuperar la felicidad que los homínidos perdieron al ignorar las leyes naturales. Todos cuantos intentaron ayudar a la humanidad fueron perseguidos, difamados y martirizados. Cada uno conforme las costumbres de su época: crucificados en nombre de la justicia, quemados en plaza pública en nombre de Dios, y tantos otros martirios por los cuales tú mismo ya has pasado varias veces y lo olvidaste¦
Hoy piensas que no corres más peligro y aceptas intentar otra vez. ¡Cuánta falta de sentido! Cuando comiences a decir las cosas que te transmitieron los árboles, primero van a intentar comprarte. Si no sucumbes al tintinear de los treinta dineros, entonces será preciso que seas realmente fuerte para permanecer de pie, pues empezarán a agredirte de todas las formas.
Pero el niño respondió prontamente. Tomó una rama en una de sus manos y una piedra en la otra, y gritó:
?Este es mi cetro. Y este, mi orbe. Con vuestro reino elemental construiré nuestro santuario y en él reuniré a los que sean capaces de oír y de comprender.
Las rocas mantendrán del lado de afuera a los incapaces y los leños calentarán, adentro, a los que hayan reconocido el valor de este reencuentro. Los Árboles y las Piedras enmudecieron. Después, los Árboles lo ungieron con el rocío sacudido por la brisa y las Piedras depositaron en sus manos el musgo primordial que las vestía, como bendiciéndolo.
En ese momento, los rayos del Sol se filtraban por entre las ramas y la niebla de la mañana. El niño miró y comprendió: si la luz fuera excesiva no ayudaría a observar, sino que ofuscaría el entendimiento.
Entonces, agradeció a las ramas y a la niebla. Y aun a las Piedras que lo hacían tropezar para tornarlo más atento a los caminos que recorría. Y amó a todos¦ ¡hasta a los hombres!


Marta



Yahoo! Cocina
Recetas prácticas y comida saludable
Visitá http://ar.mujer.yahoo.com/cocina/

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service