eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > difusioncav > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 9291 al 9320 
AsuntoAutor
GRANDES MISTERIOS Sara Mar
Fw: FW: SI PUEDEN Sara Mar
IGLESIA - FOTO TRI Rainmake
Fwd: FALLECIMIENTO Nelson G
LUNES 2 de marzo - crisbeng
FW: VIVIR DESPEINA crisbeng
FW: Cómo amarte a Marta Pu
Re: (cav) FW: GRAN graciela
CHARLAS gratis sob Servando
Fwd: RV: Los diez graciela
FW: Los vo y a ext emilio p
Re: (cav) IGLESIA Liliam C
Re: (cav) Hace un Graciela
=?utf-8?B?Rnc6IElu Sara Mar
Sin hogar gustavo
A CADA INTEGRANTE crisbeng
temas a tratar pro Marietta
La web de Contacto Rainmake
RE: (cav) temas a Martín B
RE: (cav) temas a Martín B
Re: (cav) temas a jorge ed
Lluvia en Uruguay Nelson G
Re: (cav) Lluvia e Antonio
temas a tratar pro Rainmake
COMPARTO Control V Rainmake
Re: (cav) temas a crisbeng
COMPARTO: La Ley d Rainmake
IMPORTANTE Niño De Nelson G
Re: (cav) temas a crisbeng
Re: (cav) temas a crisbeng
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Difusion de Contacto Agua Vital

Mostrando mensaje 9301     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:(cav) LUNES 2 de marzo - Empiezan las clases en Argentina: Profesores, Maestros ... Padres !!!
Fecha:Lunes, 2 de Marzo, 2009  01:28:19 (-0800)
Autor:crisbengo <mariacristinabengo @.........ar>

Imitar la originalidad, por Eduardo Galeano

Queridos todos:

Gracias, gracias mil, por este doctorado que tanto me honra.

No porque yo crea que el título de doctor mejora a la gente, como creía el papá de un niño que nació, hace ya unos años, en el pueblo de Cerro
Chato, allá en mi país. El papá quería un hijo con diploma, y como el bebé no le pareció digno de confianza, le puso de nombre Doctor. Y así se llamó, Doctor Galarza, durante toda la vida.

No, no es por eso. Yo me siento muy honrado porque esta distinción proviene de una Universidad que tiene una lindísima historia.

Aquí brotó la Reforma Universitaria que sacudió a toda América Latina en 1918, medio siglo antes del estallido estudiantil de París y de México.

Gracias a la energía que Córdoba desató, las cosas han cambiado, y aunque todavía queda mucho por cambiar en el campo de la educación y en todo lo demás, no viene mal recordar que en aquellos  tiempos todavía la cátedra cordobesa de Filosofía del Derecho enseñaba un tema llamado "Deberes para con los siervos" y los estudiantes de Medicina se recibían sin haber visto jamás un enfermo.
Los profesores, venerables espectros, copiaban a Europa con algunos siglos de atraso, y con orlas y con borlas recompensaban los méritos
de quienes mejor repetían esas lecciones ajenas.

Fue entonces que los estudiantes cordobeses, hartos, estallaron.
Se declararon en huelga contra los carceleros del espíritu y convocaron a los estudiantes y a los trabajadores de toda América Latina a luchar juntos por una cultura propia.
Poderosos ecos respondieron, desde México hasta Chile, a ese grito que en Córdoba resonó, en aquel manifiesto fundador que ya ha cumplido
noventa años de edad y no ha perdido ni un poquito de energía juvenil.

Suenan como de ahora aquellas palabras que supieron decir: Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen.
Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan.

Aquel movimiento heredaba lo mejor de la historia americana. Quizá sus protagonistas no conocían la obra ni la palabra de un venezolano llamado Simón Rodríguez**, pero don Simón estaba vivo, vivo y
coleando, en esa explosión cordobesa que ocurrió un siglo después de sus andares por los caminos americanos.

Decía don Simón, en la primera mitad del siglo diecinueve:

Somos independientes, pero no libres. La sabiduría de Europa y la prosperidad de los Estados Unidos son, en América dos enemigos de la libertad de pensar.

Y cuando decía América, decía América Latina, y no viene mal, dicho sea de paso, recordar ahora aquella perdida dignidad del lenguaje.

Recorriendo América, nuestra América, a lomo de mula, don Simón increpaba a los dueños del poder, les decía:

-¡Imiten la originalidad, ya que tratan de imitar todo!

Y proponía una educación radicalmente nueva:

-Mandar recitar de memoria lo que no se entiende, es hacer papagayos -decía. Enseñen a los niños a ser preguntones, para que se acostumbren a
obedecer a la razón: no a la autoridad, como los limitados, ni a la costumbre, como los estúpidos.
Al que no sabe, cualquiera lo engaña. Al que no tiene, cualquiera lo compra.

Predicó en el desierto, escuchado por nadie, y murió en soledad, ignorado, despreciado, ninguneado, aquel fundador de la nueva educación americana.
"Yo quise hacer de la tierra un paraíso para todos", escribió, "y la hice un infierno para mí".

Permítanme ustedes dedicar a don Simón y a sus hijos cordobeses, que quizá no conocían a su papá, esta distinción que tan generosamente se me otorga hoy.
 
**Simón Rodríguez escritor y filósofo venezolano (1769-1854 tutor y mentor de Simón Bolívar.
Tomado de Hoy la Universidad (periódico de la UNC):
http://www.sae. unc.edu.ar/ institucional/ periodicohoylaun iversidad/ 2008/numero- 45/imitar- la-originalidad- por-eduardo- galeano

NOTA al PIE:
El audio completo de este acto académico puede descargarse libremente de este enlace que ponemos a continuación:
http://rapidshare. com/files/ 196215001/ Galeano_en_ Cordoba.mp3. html
Imitar la originalidad, por Eduardo Galeano

Queridos todos:

Gracias, gracias mil, por este doctorado que tanto me honra.

No porque yo crea que el título de doctor mejora a la gente, como creía el papá de un niño que nació, hace ya unos años, en el pueblo de Cerro
Chato, allá en mi país. El papá quería un hijo con diploma, y como el bebé no le pareció digno de confianza, le puso de nombre Doctor. Y así se llamó, Doctor Galarza, durante toda la vida.

No, no es por eso. Yo me siento muy honrado porque esta distinción proviene de una Universidad que tiene una lindísima historia.

Aquí brotó la Reforma Universitaria que sacudió a toda América Latina en 1918, medio siglo antes del estallido estudiantil de París y de México.

Gracias a la energía que Córdoba desató, las cosas han cambiado, y aunque todavía queda mucho por cambiar en el campo de la educación y en todo lo demás, no viene mal recordar que en aquellos  tiempos todavía la cátedra cordobesa de Filosofía del Derecho enseñaba un tema llamado "Deberes para con los siervos" y los estudiantes de Medicina se recibían sin haber visto jamás un enfermo.
Los profesores, venerables espectros, copiaban a Europa con algunos siglos de atraso, y con orlas y con borlas recompensaban los méritos
de quienes mejor repetían esas lecciones ajenas.

Fue entonces que los estudiantes cordobeses, hartos, estallaron.
Se declararon en huelga contra los carceleros del espíritu y convocaron a los estudiantes y a los trabajadores de toda América Latina a luchar juntos por una cultura propia.
Poderosos ecos respondieron, desde México hasta Chile, a ese grito que en Córdoba resonó, en aquel manifiesto fundador que ya ha cumplido
noventa años de edad y no ha perdido ni un poquito de energía juvenil.

Suenan como de ahora aquellas palabras que supieron decir: Hemos resuelto llamar a todas las cosas por el nombre que tienen.
Córdoba se redime. Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan.

Aquel movimiento heredaba lo mejor de la historia americana. Quizá sus protagonistas no conocían la obra ni la palabra de un venezolano llamado Simón Rodríguez**, pero don Simón estaba vivo, vivo y
coleando, en esa explosión cordobesa que ocurrió un siglo después de sus andares por los caminos americanos.

Decía don Simón, en la primera mitad del siglo diecinueve:

Somos independientes, pero no libres. La sabiduría de Europa y la prosperidad de los Estados Unidos son, en América dos enemigos de la libertad de pensar.

Y cuando decía América, decía América Latina, y no viene mal, dicho sea de paso, recordar ahora aquella perdida dignidad del lenguaje.

Recorriendo América, nuestra América, a lomo de mula, don Simón increpaba a los dueños del poder, les decía:

-¡Imiten la originalidad, ya que tratan de imitar todo!

Y proponía una educación radicalmente nueva:

-Mandar recitar de memoria lo que no se entiende, es hacer papagayos -decía. Enseñen a los niños a ser preguntones, para que se acostumbren a
obedecer a la razón: no a la autoridad, como los limitados, ni a la costumbre, como los estúpidos.
Al que no sabe, cualquiera lo engaña. Al que no tiene, cualquiera lo compra.

Predicó en el desierto, escuchado por nadie, y murió en soledad, ignorado, despreciado, ninguneado, aquel fundador de la nueva educación americana.
"Yo quise hacer de la tierra un paraíso para todos", escribió, "y la hice un infierno para mí".

Permítanme ustedes dedicar a don Simón y a sus hijos cordobeses, que quizá no conocían a su papá, esta distinción que tan generosamente se me otorga hoy.
 
**Simón Rodríguez escritor y filósofo venezolano (1769-1854 tutor y mentor de Simón Bolívar.
Tomado de Hoy la Universidad (periódico de la UNC):
http://www.sae. unc.edu.ar/ institucional/ periodicohoylaun iversidad/ 2008/numero- 45/imitar- la-originalidad- por-eduardo- galeano

NOTA al PIE:
El audio completo de este acto académico puede descargarse libremente de este enlace que ponemos a continuación:
http://rapidshare. com/files/ 196215001/ Galeano_en_ Cordoba.mp3. html

Soy guerrero:

Mi espada es el AMOR,

Mi escudo el humor,

Mi hogar la coherencia,

Mi texto la libertad.


Soy guerrero:

Mi espada es el AMOR,

Mi escudo el humor,

Mi hogar la coherencia,

Mi texto la libertad.




Yahoo! Cocina
Recetas prácticas y comida saludable
Visitá http://ar.mujer.yahoo.com/cocina/




Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visitar páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web. ¿A qué esperas?
es.corank.com

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service