eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > paginacatolica > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 203 al 232 
AsuntoAutor
Babel Invertida - Página C
Perla Preciosa de Página C
Reina de las Virtu Página C
Abuso de poder en Página C
Consejo a los comu Página C
De rodillas sólo a Página C
Fin último del hom Página C
Sin vergüenza ni c Página C
La Última Misa - S Página C
La Santa Ira - Cró Página C
Procesión Fatal - Página C
P. Panaro, más que Página C
Faja de Clausura - Página C
Hermano Tres Punto Página C
Peligrosa Enfermed Página C
¡Ay de Nosotros! - Página C
Maestro: ¿De qué D Página C
Cisma a la Vista - Página C
Summorum Pontificu Página C
Profecías de la Sa Página C
La Creatividad del Página C
La Profecía y el F Página C
Fuera de la Ley - Página C
1 - Los Signos de Página C
2 - Las Profecías Página C
El Plan del Carden Página C
3 - Revelación de Página C
Una Cigüeña gaucha Página C
La iglesia Progres Página C
4 - Los Cuatro Sep Página C
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
Página Católica

Mostrando mensaje 222     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: P. Panaro, más que el Papa - Crónica de la Clausura de la Capilla Sagrado Corazón - 3º Parte
Fecha:Viernes, 25 de Junio, 2010  00:36:45 (-0500)
Autor:Página Católica <pagina.catolica @.........ar>

Página Católica

(Visite Nuestro Blog)

Presenta

 

Padre Panaro, más que el Papa

 

Crónica de la Clausura de la Capilla Sagrado Corazón de Jesús

Tercera Parte

 

El Párroco interrumpe la Liturgia de Corpus Christi

y prohibe, en lo sucesivo, la Exposición y Adoración del Santísimo.

(Audio 5' 57")

  

 

Es sabido que la Tradición no puede ser modificada en cuando inspirada por Dios, ni por la suprema autoridad de la iglesia. No obstante el Reverendo padre Antonio Panaro, párroco de Santa Francisca Javier Cabrini hizo lo que el Papa no podría: luego de interrumpir la ceremonia con que finalizaba la procesión del Corpus espetó nervioso a los feligreses de la capilla Sagrado Corazón de Jesús bajo su jurisdicción, que la Tradición se terminaba en ese momento.

 

Se puede decir que un ambiente celestial envolvía a los feligreses esa luminosa mañana del pasado 6 de Junio cuando comenzaron a entonar un saludo a la Santísima Virgen en la parte conclusiva de la Liturgia de Corpus Christi (*). No podía ser de otro modo luego de la solemnísima misa y procesión que estaba concluyendo y que habían sido seguidas con la devoción y piedad acostumbrada. Por eso la irrupción de un señor, al que muchos no reconocieron fácilmente como sacerdote por su informal vestimenta, quien detuvo a los gritos la música y se puso a reputar como malo y prohibir un acto de por sí excelente, causó un efecto de mucha mayor irritación en los fieles que el que podrá sentir quien lee está crónica.

El padre Panaro llegó a la capilla cuando los últimos feligreses, de vuelta de la procesión, hacían su ingreso. Quedóse en el fondo y desde allí oyó la ardorosa melodía del Tamtum Ergo, pudo sentir el aroma del incienso con que el celebrante homenajea al Santísimo en el preciso momento en que se canta: “Genitóri, genitóque laus et jubilátio”, vio como la custodia trazaba en los aires la santa Cruz con que el Pan Vivo bajado del cielo bendecía a los presentes ¡Pero permaneció de pie! destacándose entre la arrodillada concurrencia. El mal humor con que había llegado iba ”in crescendo” porque los circundantes lo oyeron decir: “esto no lo hacen más, esto no lo voy a permitir”. Aún así todavía se contuvo y pudo oír las letanías; pero ya era suficiente porque al comenzar el “Salve de los cielos Reina inmaculada...” arremetió en dirección al presbiterio.

En su impetuosa marcha empujó a una niña que aún estaba de rodillas, tropezó con un anciano, escuchó sin hacer caso a alguien que habiéndolo observado y suponiendo lo que iba a hacer le dijo “Ahora no padre”; y por fin pudo gritar: “Paren, paren...”

El órgano se detuvo, las voces callaron y comenzó el sorprendente sermoneo del cura que acusaba de desobediencia (no obstante reconocer luego en el mismo discurso que había dicho que todo quedara como antes de asumir el curato). Que endilgaba el haber hecho un acto que divide de modo que las oraciones que se acababan de decir perdían sentido. Resaltó que el abolía la tradición y prohibía la exposición y adoración del Santísimo respaldado por el poder que le había conferido el Cardenal Bergoglio. Para luego intentar congraciarse las simpatías de los fieles a los que amonestaba, diciendo que prefería el diálogo y pedía que no juzgaran a nadie. ¡Lindo diálogo ese que los dejó en la calle sin una sola palabra de explicación: sólo un cartel provocador en una puerta clausurada!

A propósito, cada vez que cualquier déspota quiere hacer su voluntad por sobre las normas litúrgicas o la tradición usa de los términos “desobediente, desobediencia”, pero en vez de aplicárselo a sí mismo, se lo endilga a sus víctimas.

Así paso cuando al querer comulgar de rodillas, con una carta enviada por la Santa Sede en la mano resguardando ese derecho de los fieles, los dejaban sin comunión porque desobedecían no sé qué norma inexistente mientras ellos desobedecían al Papa.

Los llamaron también desobedientes al prohibir la segunda misa Tridentina (28/10/2007) rezada en la capilla con permiso del párroco; mientras ellos vulneraban el Motu Proprio Summorum Pontificum.

Volvamos al relato. La feligresía oyó la injusta reprimenda y luego quedó en breve silencio. Pero cuando el cura insistió en que había tenido que interrumpir la celebración porque no eran concientes de lo que habían hecho, realizando con ello un juicio temerario, y volvió a insistir en que no lo iba a permitir, estalló la santa indignación y al cura se le cantaron cuatro frescas. El que quiera enterarse que se dirija a su paternidad para preguntarle (011 4632-2387).

Nosotros, mientras tanto, publicamos a continuación lo que dijo el Padre Panaro. Pero para resaltar sus contradicciones, su incoherencia y su prepotencia, nos hemos tomado la libertad de subrayar, repetir y enfatizar algunos pasajes de su discurso. En breve publicaremos el texto lineal, que no mejora en absoluto éste que aquí presentamos".

 


Para oír lo que dijo el Padre Panaro, visite nuestro blog en el siguiente enlace:


 

http://pagina-catolica.blogspot.com/2010/06/panaro-mas-que-el-papa.html

 

 


Nos gustaría recibir su opinión acerca de lo que dijo el P. Panaro, por medio de sus comentarios dejados al pie de esta entrada o enviados a:

pagina.catolica@yahoo.com.ar



Se ruega difundir este servicio; los interesados deben enviar un mensaje a la siguiente dirección:

pagina.catolica@yahoo.com.ar

Escribiendo en el Asunto o Texto del mensaje:

Suscribir



24 de Junio de 2010



Ud. recibe este mensaje a través de la lista de correo de Página Católica en:   EGRUPOS







Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visitar páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web. ¿A qué esperas?
es.corank.com