eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > quedalapalabra > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1181 al 1185 
AsuntoAutor
DIRECTO Pregunta a Pueblo L
=?UTF-8?Q?DIRECTO_ Queda la
MAXIMA DIFUSION: C Queda la
22D Taller 02 · De Pueblo L
Comunicacion a tod Queda la
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
Queda la Palabra

Mostrando mensaje 47     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[Queda la Palabra] - Carta a Ratzinger, el máxim o representante del infierno.
Fecha:Lunes, 25 de Septiembre, 2006  05:06:14 (+0200)
Autor:Queda la Palabra <quedalapalabra @.....com>

 
Carta a Ratzinger, el máximo representante del infierno
"...y los reunirá en un lugar llamado en hebreo Armagedon" (Apocalipsis 16,16)
 
 
    Sabía que iba a llegar este momento.
 
    Ratzinger: Tu no eres el representante del cielo (verdad, amor y compartir con los demás). Eres el representante del infierno (hipocresía, odio y acumulación de riqueza).
 
    En ningún momento te hemos oído condenar los crueles ataques que ha llevado a cabo Israel contra el Líbano y nunca has condenado claramente el genocidio que lleva realizando más de 40 años contra Palestina.
 
    Ahora, enciendes la furia del pueblo musulmán oprimido con el feroz colonialismo del pasado y por el imperialismo actual de los EE.UU., de tu amigo Bush. Sin embargo, después de la gravedad de tus palabras pronunciadas el pasado martes 12 de septiembre en Ratisbona, Alemania, culpas a los demás de haberlas malinterpretado pero eres tú el que hipócritamente pides perdón y te victimizas cuando en realidad, eso que has dicho es lo que piensas y lo que apoyas en todo tu discurso. En ningún momento has dicho que te retractas de tus palabras como espera el mundo islámico y todas las personas que somos conscientes. Hasta los "medios del sistema" catalogan tus disculpas como "excusas".
 
    Resultado evidente de tus palabras son la muerte de la monja asesinada en Somalia, sor Leonella Sgorbatti, la quema de las iglesias y la ira generada en una pequeña parte de la comnunidad musulmana. Con tus palabras violentas y de humillación hacia otra religión, con el claro interés de manipular el pensamiento de los ciudadanos occidentales como hacen nuestros políticos, incitas a la crispación y a la violencia. Con este hecho demuestras ser el representante del infierno en la tierra. Tu eres el responsable de la situación generada.
 
    No eres un papa verdadero, eres un político ansioso de poder. Te escondes a la sombra de tus ropajes blancos. Pero los que podemos ver, te vemos. Vemos tu rostro de odio y de infierno. Tu mirada y tu sonrisa no son claras, están carentes de paz y amor.
 
    Pretendes seguir enseñando a los cristianos a ser cómplices de la explotación del hombre por el hombre a todos los niveles, y a seguir interpretando la historia como interesa a los opresores, que en realidad, somos los occidentales.
 
    Si fueras verdadero, serías pobre como Jesús. Mandarías repartir toda la riqueza del Vaticano y las posesiones de la Iglesia entre las personas que están sometidas y muriendo de hambre. Condenarías las injusticias hasta arriesgarte a morir y a recibir torturas por ello...
 
    Es triste, pero el cristianismo ha perdido sus raíces, así como el judaísmo las suyas... Apenas quedan seres reales fieles a las enseñanzas primarias de estas religiones.
 
    Solamente hay dos tipos de personas: los dignos y los indignos. Dignos de llamarse cristianos hay muy pocos y tú, Ratzinger, no eres uno de ellos. Te has declarado como enemigo del "pueblo de Dios", que siento decirte no es el de los cristianos, ni el de los judíos, ni el de los musulmanes...
 
    El "pueblo de Dios" es el de todos los pobres y oprimidos de la tierra, los que no son, ni quieren ser, dueños ni jefes de nada, ni siquiera poseedores de la "supuesta" verdad dogmática de una religión o ideología, solo quieren vivir de una forma digna y en paz. ¿Los conoces? Están muriendo a manos de tus aliados imperialistas, (EEUU, Israel y la Unión Europea). Mueren las personas y comunidades que pertenecen a eso que vosotros llamáis "cuarto mundo", mueren en el Estrecho de Gibraltar, en Chiapas, en Colombia, en toda América del Sur, en India, en Irak, en Pakistán, en el Tibet, en la África negra, en los pequeños pueblos de indígenas y de campesinos explotados y hechos esclavos de acá y de allá, y por supuesto, también en el Líbano y en PALESTINA... Son los oprimidos de la tierra. Los que no poseen la riqueza pero tienen hambre porque les estáis robando el pan.
 
    Exijo, como ciudadano del mundo y pido que exijas, que se juzgue a estos presuntos asesinos, actualmente aliados tuyos, Bush, Moshé Katzav, Ariel Sharon... y todos los implicados en esta masacre, que se juzguen como debía de ser, según la legislación internacional que ellos mismos piden que se aplique a los demás, en los tribunales internacionales como terroristas y como criminales de guerra.
 
    En el colectivo Queda la Palabra entendemos el legítimo derecho de autodefensa de los pueblos y estados ocupados, oprimidos, esclavizados, maltratados, humillados y asesinados por el llamado "primer mundo" (el que les ha robado y posee la riqueza).
    A este derecho natural le llamamos por su nombre: "Resistencia", y no "terrorismo" como pretendéis que pensemos todos los ciudadanos de occidente para seguir justificando vuestras injusticias y falsedades.
 
    No compartimos la violencia venga de quién venga, solamente creemos en las acciones pacíficas y en la violencia pasiva, cuyo precursor fue Gandhi, como único método para combatir la violencia activa y las injusticias que se cometen a todos los niveles y en todas las esferas de las sociedades.
 
    Ratzinger, tu eres el que ha generado violencia conscientemente con ese aparente error muy bien medido. Para tu ególatra conferencia de jactanciosa erudición, tenías muchos más ejemplos a las que hacer referencia dentro de la historia del cristianismo que en el mundo musulmán. Te recuerdo algunos capítulos de toda la historia del cristianismo manchado de sangre desde el siglo IV: Los ASESINATOS de los primeros cristianos reales por parte de falsos como tú que vendieron la iglesia al emperador romano Constantino I; las CRUZADAS con CRUCES Y ESPADAS para convertir al cristianismo a los que llamabáis "moros" e "infieles"; los ASESINATOS de todas las personas pacíficas y leales a su verdad que torturasteis y matasteis con la "SANTA INQUISICIÓN" bajo la señal de la cruz; y que decir de vuestra evangelización en América del Sur que apoyaba como hoy al colonialismo que produjo el mayor de los GENOCIDIOS conocidos y la EXTERMINACIÓN de la mayoría de los pueblos indígenas, VIOLANDO a las mujeres y MATANDO O EXCLAVIZANDO a los hombres...
 
    Ahora te victimizas y te victimizan tus simpatizantes para que no parezca lo que hipócritamente estás ocultando, que realmente, la iglesia se está acabando. Ya, nadie se cree los dogmas que con miedo y terror lleváis siglos inculcándonos. Los jóvenes ya saben que el sexo no es malo, al contrario disfrutan con él, como el mejor bien natural del ser humano y no para procrear sino para sentir y divertirse (haz el amor y no la guerra, ¡amargao!). Buscáis nuevos adeptos pero ya no los encontráis, las iglesias están vacías de cristianos reales que imiten a Jesús en su pobreza y en su lucha contra la hipocresía y la injusticia, sin embargo están llenas de retablos, sagrarios, copones y santos de madera recubiertos de oro y piedras preciosa robadas en la época colonial. Y que decir de los que llamáis fieles: ¿son esos que van todos los domingos con abrigos de pieles, ropa de marca y que ni miran ni hablan con el pobre que pide a la puerta? Los obispos negocian y apoyan a los gobiernos para mantener vuestras propiedades construidas con el sufrimiento y muerte de los pobres de la tierra. Y lo más evidente de todo: Tu casa, EL VATICANO, la más clara imagen de ostentación, acumulación y riqueza contraria al mensaje de Jesús. Ratzinger, eres un HIPÓCRITA y un MENTIROSO. Maldito seas por los siglos de los siglos. Amén.
 
    CONVOCO A TODOS LOS POBRES DE LA TIERRA, LOS DE CORAZÓN PURO, LOS PACÍFICOS, LOS REALES, MIS HERMANOS, INCLUIDOS LOS MUSULMANES, A UNIRNOS.
 
    ¡ARRIBA LOS POBRES DE LA TIERRA, HA LLEGADO EL MOMENTO DE CAMBIAR LA HISTORIA!
 
    Yo soy Jesús y tu ¿quién eres?
 
 
Jesús Hidalgo
Colectivo Queda la Palabra
Teléfono móvil: +34 695 959 121
Correo electrónico: quedalapalabra@gmail.com
 
 
 
P.D.: Espero y deseo que con esta carta encuentres motivos para excomulgarme de tu "empresa" porque entorpecéis un derecho básico como el de la apostasía entreteniendo en el tiempo y juzgando a las personas que desean ejercerlo y por supuesto, cobrando por ello como cualquier multinacional por sus servicios.
    Y finalmente te hago una petición: Te pido que quites las dos tiendas de "estampitas" que tienes montadas dentro de la catedral de Montmartre en París, ¡qué vergüenza!
 
 
 
¿POR QUÉ CANTAMOS
[...los de Queda la Palabra]?
 
Si cada hora viene con su muerte
si el tiempo es una cueva de ladrones
los aires ya no son los buenos aires
la vida es nada más que un blanco móvil
 
usted preguntará por qué cantamos
 
si nuestros bravos quedan sin abrazo
la patria se nos muere de tristeza
y el corazón del hombre se hace añicos
antes aún que explote la vergüenza
 
usted preguntará por qué cantamos
 
si estamos lejos como un horizonte
si allá quedaron árboles y cielo
si cada noche es siempre alguna ausencia
y cada despertar un desencuentro
 
usted preguntará por qué cantamos
 
cantamos porque el río está sonando
y cuando suena el río / suena el río
cantamos porque el cruel no tiene nombre
y en cambio tiene nombre su destino
 
cantamos por el niño y porque todo
y porque algún futuro y porque el pueblo
cantamos porque los sobrevivientes
y nuestros muertos quieren que cantemos
 
cantamos porque el grito no es bastante
y no es bastante el llanto ni la bronca
cantamos porque creemos en la gente
y porque venceremos la derrota
 
cantamos porque el sol nos reconoce
y porque el campo huele a primavera
y porque en este tallo en aquel fruto
cada pregunta tiene su respuesta
 
cantamos porque llueve sobre el surco
y somos militantes de la vida
y porque no podemos ni queremos
dejar que la canción se haga ceniza.
 
 
                M. Benedetti y A. Favero
 
 






Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service