eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 11983 al 12012 
AsuntoAutor
Proyecto Iris Juan Ang
PRONÓSTICO MENSUAL Graciela
Los Faros de Luz ~ Graciela
Adamus Saint-Germa Graciela
UN VIAJE A LA PURA Graciela
¿POR QUÉ NO? por Graciela
ACTUALIZACIÓN DE L Graciela
=?UTF-8?Q?=C2=BFTe Graciela
Re: a los miembros Clarisa
Re: a los miembros flordepr
=?UTF-8?Q?Resoluci Juana Al
REPORTE DE ENERGÍA Graciela
PARA EL 2015, VIVA Graciela
CENTRARTE EN TI - Graciela
=?UTF-8?B?YWZpcm1h Juana Al
Rv: LUDOVICA SQUIR Alicia C
Predicciones para Graciela
EL INNATO REVELADO Graciela
EL CLIMA CÓSMICO - Graciela
2015: PREDISPUESTO Graciela
vibrando, solo vib Juana Al
MARATÓN DEL 2015!! Graciela
=?utf-8?Q?LM-01-20 Graciela
=?UTF-8?Q?el_d=C3= Juana Al
=?utf-8?Q?M=C3=89T Graciela
UN VIAJE A LA PURA Graciela
RODANDO, RODANDO, Graciela
EL DESPERTAR CUÁNT Graciela
REPORTE DEL CLIMA Graciela
=?UTF-8?Q?cita_del Juana Al
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 12003     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuzArgentina] Adamus Saint-Germain - Serie del Karisma - Shaud 4: Karisma 4 - por Geoffrey Hoppe
Fecha:Sabado, 3 de Enero, 2015  10:21:16 (-0300)
Autor:Graciela Wartelski <graciela.wartelski @.....com>

Microsoft Word - Shaud 4 - K4.doc

Gracias Yesid Varón!!!

 

Los Shaud 1, 2 y 3 pueden descargarlos desde http://www.manantialcaduceo.com.ar/tobias/serie16.html

Serie del Karisma

Shaud 4: Karisma 4

 

 

 

Presentando a Adamus Saint-Germain Canalizado por Geoffrey Hoppe Diciembre 6 de 2014

Crimson Circle www.crimsoncircle.com

 

Traducción: Yezid Varón

 

 

 

 

NOTA  IMPORTANTE:  Esta  información  probablemente  no  es  para  ti,  a menos que tomes plena responsabilidad por tu vida y tus creaciones.

 

****

 

Yo Soy lo que Yo Soy, Adamus de St. Germain.

 

Bienvenidos, queridos amigos. La vida es buena. La vida es buena. Ah, vamos a tomar una profunda respiración con eso.

La vida es buena y fácil. Realmente, lo es. Realmente lo es. Vamos a hablar hoy de por qué a veces parece difícil, por qué a veces hacen que sea difícil, pero en realidad es bastante fácil.

Voy a pedirles que sientan en eso por un momento, si quisieran. La vida es fácil.

 

¡Oh! me pueden dar mil razones de por qué no lo es. Me pueden hablar acerca de su pasado. Me pueden  compartir sus preocupaciones sobre  el futuro, pero  es fácil. Realmente lo es.

La pregunta que tengo para ustedes, ¿pueden manejar eso? Eh, antes de contestar, deseo que sientan realmente en eso. ¿Pueden manejar la vida para que sea fácil y abundante y libre y diferente? ¿Pueden manejar eso? (alguien susurra "Sí")

Dices que sí, pero la evidencia podría demostrar lo contrario. (Risas) Sólo estoy diciendo. (Adamus sonríe)

¿Se escapó la gente de aquí, de la primera fila? (Hay algunas sillas vacías) Ellos dijeron... Linda ¿los asustaste? Nadie hay al frente... (alguien viene a sentarse en la primera  fila)  Gracias.  No  muerdo.  Escupo.  (Risas)  Respiro  fuego,  pero  no  muerdo.


 

 

¿Alguien más? En primera fila. Primera fila. Gracias. Si. Eh, no con tus oídos. (Alguien está usando cuernos de reno que puede obstaculizar la panorámica de la cámara)

LINDA: Un asiento más.

 

ADAMUS: Uno más. (Adamus sonríe) LINDA: Gracias. Gracias.

ADAMUS: Sí. Tenemos [consideraciones] técnicas. (Risas) La vida es fácil, pero tienen que ser conscientes. Si. (Él se sienta en una de las sillas) Esta es para mí. Si. (Algunas risas) ¡Oh!

LINDA: No, no. (Alguien ha venido a sentarse allí)

 

ADAMUS: Lo siento. Creo que es tuya. Gracias. Bueno, debido a su relleno desnivelado, no podemos sentarnos allí.

La vida es fácil y es buena, y ahí es a dónde vamos. Ahí es a dónde vamos.

 

Y suena hermoso. Dicen ustedes: "¡Oh sí! Eso es lo que quiero". Pero para llegar allí tenemos que dejar de lado algunas cosas. Tenemos que tener una visión ¡una visión! de la vida siendo fácil, la cuál así es.

No tenemos que caer en la muy densa gravedad de la conciencia de masas. Eso es realmente fácil, pero al principio es incómodo.

Bienvenidos a todos los que están escuchando en línea. ¿No  les  encantan  las fiestas? ¿No les encanta la belleza de las fiestas? Así que si pudieran hacer un buen paneo de la zona del escenario (al equipo de cámaras). ¡Oh! Linda, puedes permanecer sentada ahí. Eres parte de la belleza natural. Si.

LINDA: ¡Oh! te ganaste mi corazón hoy. ¡Ohhh! (Algunos aplausos)

 

ADAMUS: ¡Oh! me encantan las fiestas. Siempre lo hice. Tiendo a venir con más frecuencia, no sólo para los Shauds, pero en ustedes. Tiendo a merodear más en los días festivos, porque están, ah, un poco más livianos, un poco más tranquilos. Las fiestas, un tiempo la única vez que permiten cuando los humanos creen en un poco de magia. Ellos creen que algo especial está ocurriendo. Observan un poco tristes, llorosos algunos los llamarían cursis las películas de vacaciones. Pero me encanta sentarme con ustedes cuando lo hacen "Una Vida Maravillosa". Sí. Sí. Ustedes, yo, las palomitas de maíz, sus Kleenex, mi bufanda y muchas lágrimas. (Algunas risas)


 

 

Me encantan las fiestas porque muchas veces también les  recuerda  el  pasado, cuando las cosas eran en realidad mucho más mágicas en el planeta. Mucho de eso se ha ido ahora. Es una era mental.

Pueden... por favor, ponte cómoda (invitando a Linda a que regrese a su silla). Y... Sandra, ¿verdaderamente tengo que recordarte cada vez? (Adamus sonríe) El café con crema por favor, leche de cabra no. (Algunas risas)

Así que mágico es este fin de año. Tal vez sea porque ustedes han trabajado tan duro durante el año, abrumados y dudosos y pasando largas horas en un trabajo que incluso no pueden disfrutar, tratando con los familiares bueno, tienen que hacer eso en las fiestas también pero un momento tan mágico en el año donde bajan la guardia un poco. Los niños pequeños e incluso algunos adultos creen en Santa Claus. Ustedes creen en cosas mágicas que están sucediendo. Creen en los milagros. Milagros.

Ah, más temprano hoy he visto, lo que llaman, un vagabundo en la esquina de la calle aquí abajo con su pequeño letrero de cartón, sí, y el cartón decía: "Sólo necesito un milagro". No decía, "sólo necesito dinero". Eso es lo primero. Decía: "Necesito un milagro". ¿Y saben qué? Los milagros ocurren. Los milagros no vienen de una fuente angelical o el Espíritu ni nada de eso. Los milagros simplemente son cosas que de otra manera ustedes no entienden. No entienden cómo sucedió, y no importa. No importa que ustedes tengan que saber los detalles de cómo algo o alguien entró en su vida.

Un milagro ocurre cuando ustedes están  dispuestos  a  salir  de  las  viejas limitaciones, cuando están dispuestos a salir de su mente, cuando están dispuestos a salir del personaje, ese personaje con el que se identifican tanto.  De  repente,  los milagros suceden porque están más disponibles a las energías que sólo estaban esperando para ustedes. Simplemente a la espera. Está todo ahí.

Por eso digo que es fácil. Utilizo este término "Kasama",  que  algunos  podrían traducir a la palabra "Kismet", que significa destino, pero no el destino lineal regular. Kasama es el destino del alma.

Hablamos de esto recientemente en Keahak. El destino del... (Sandra le trae su café) ¿En serio? ¿Una taza de papel para su comandante? Un papel vaso de plástico.

¡Por Favor! Por favor.

 

EDITH: ¡Oh, hermano! ¡Supéralo! (Risas)

 

ADAMUS: No, te voy a contar una historia, Edith. Te voy a contar una historia. Por favor (a Sandra), cerámica, al menos. Cristal preferiblemente. Sí. (Adamus sonríe) Te


 

 

voy a decir una historia, querida Edith. La has oído parcialmente de Cauldre (durante la introducción), pero es muy cierta.

El barco en el muelle del Nilo no se adaptaba a mi resonancia. Ahora, podríamos tener allí a todos sentados, todos los 70 de nosotros sentados en el barco y soportar el ruido y soportar las molestias, pero ¿por qué? ¿Por qué? Era tan sencillo como decir, "Cambiar el barco". Es así de simple "Cambiar el barco".

"El café en una taza de cerámica". "Yo Soy lo que Yo Soy". "Vida Abundante". ¿Por qué no?

¿Por qué? Edith, quien ha hablado y ahora recibe la peor parte de mis energías.

¿Por qué, Edith, permites cualquier cosa menos que lo mejor para Edith? ¿Por Qué? Vamos a necesitar el micrófono. No vamos a perder el tiempo aquí. Necesito mi café, el micrófono. Prepara el tablero. Un micrófono. Si. Por favor, no todos corran hasta aquí para ayudarme por favor.

LINDA: ¡Dios no lo quiera!

 

ADAMUS:  Entonces,  Edith,  ¿por  qué  permitir  cualquier  cosa?...  Sube  aquí,  Edith,  si quisieras. Ponte cómoda.

LINDA: ¡Ohhh, ohhh! ADAMUS: ¡Ohhhhh! LINDA: ¡Ohhhh!

ADAMUS: Edith, la estrella de rock de todo el mundo. ¡Hay algo que ahora se conoce como el "Factor Edith" entre Shaumbra! (Risas)

LINDA: ¡Ohhhh!

 

ADAMUS: Por favor, toma asiento. No es necesario que estés de pie. Toma asiento. EDITH: ¿En serio?

ADAMUS: ¿Lo ven? A mi punto.

 

EDITH: ¡Muy bien! ¡Bien! ¡Bien! (Ella se sienta en la silla de Adamus) ADAMUS: Se le ofrece...

EDITH: No si pueda subirme hasta aquí.

 

ADAMUS: el asiento de un rey, y ella dice, "¿En serio?" Ahora Edith...


 

 

LINDA: Geoff, ¡eso es una tortura!

 

ADAMUS: Edith, ¿por qué conformarse con algo menos que lo mejor en tu vida? ¿Por qué te has conformado con algo menos que lo mejor?

EDITH: Esa es una excelente pregunta. ADAMUS: Lo sé. La hice.

EDITH: Me gustaría saber la respuesta. ADAMUS: ¡Ohh! ¡Oww!

LINDA: ¡Ohhhhh! (Suspiros y comentarios de la audiencia) ADAMUS: ¡Ohhh! Lo sé, pero estuvo demasiado cerca.

LINDA: ¡Edith!

 

ADAMUS: Estás en el borde...

 

Edith, lo sabes, y ese es el problema. Lo sabes, pero te niegas a verlo. No tienes visión. Bueno, si tienes visión, es la visión de Edith.

LINDA: ¡Ohhh!

 

ADAMUS:  Cambiar  el  barco.  (Adamus  sonríe)  No  me  importa.  No  me  importa  y tampoco debería importarte. ¿Por qué estás aquí en estas reuniones todos los meses?

EDITH: Porque las amo. Las disfruto. Creo en ellas. ADAMUS: Sí.

EDITH: Creo en la iluminación, la conciencia. ADAMUS: Bueno.

EDITH: La plena conciencia en el cuerpo. ADAMUS: Sí, todo el resto de eso.

EDITH: Sí.

 

ADAMUS: Pero está todo ahí. Lo deseo en Edith la próxima vez que hablemos de esta manera. Quiero que lo encarnes en Edith.

EDITH: Pensé que estaba. LINDA: ¡Ohh!


 

 

ADAMUS: ¡No en la Edith con la que estaba hablando antes! No esa Edith que acepta todo menos lo mejor para ella misma y su vida. Y para cada uno de ustedes, tienen una pequeña Edith en ustedes. (Adamus sonríe) Todos  ustedes  que  'permiten  algo menos que lo mejor'. ¿Por qué? Por qué? Bueno, vamos a hablar de eso hoy. Es una trampa tan perfecta.

Permitir menos que lo mejor dinero, salud, relaciones, hijos ¿deberíamos salir o llegas al punto? Cualquier cosa menos que lo mejor.

EDITH: Llego al punto, pero me gustaría tener una solución. LINDA: Mmmmm.

EDITH: Bueno, ¿no quieres que mienta, ¿verdad? ADAMUS: Bueno...

LINDA: ¡Lo haría!

 

ADAMUS: ... de una manera... (Muchas risas) EDITH: Tienes razón, Linda.

ADAMUS: Ahora, eso nos lleva a la pregunta... tomo ventaja de ello. Esto plantea la pregunta, ¿qué es la mentira? ¿Qué es la mentira, Edith? Dices que no quieres mentirme. Creo que estás mintiéndome, y más que eso mintiéndote a ti misma.

Cuando dices que no sabes... lo siento Crash. Cuando dices que no sabes, mientes cuando dices que no quieres mentirme, porque estás mintiendo. Estás mintiendo al no permitirte ser quien eres realmente. Y es tan fácil. Es tan fácil, pero algo te impide esto. Y me has dado el permiso para ser brutal contigo, si es necesario, y amarte cuando sea necesario. Me has dado el permiso para señalar dónde te has escondido de ti misma, donde te has cerrado. Cuando te dices a ti misma y a la audiencia de todo el mundo si nos fijamos en esa pequeña luz roja en esa cámara, el mundo está mirando

me has dado permiso para que exponga la mentira, y la mentira es "no lo sé". Lo sabes. Y eso va a ser la cosa más difícil para que superes, y la más hermosa, y es muy fácil.

Así que por favor, querida, por favor. Todo se reduce a, podrías decir, una cuestión de dignidad, pero es realmente un problema de visión, visión de Edith. Y la visión es tener café en una taza de porcelana china. Es una cosa pequeña, Edith, pero que vale la pena. (Adamus sorbe su café) ¡Ahhh! (Algunas risas) Este es un café sensual que


 

 

simplemente no puede ser experimentado en un vaso de papel y sólo en una taza china.

Es "Cambiar el barco" y no preocuparse. Comandarlo, no preocuparse. Cauldre, Linda, los otros, Lucía, se preocuparon cuando dije "Cambiar el barco". No me importaban los detalles. Ellos no me afectaban. Y no iba a entrar en  alguna  duda patética por los pobres de la tripulación y el barco que tiene que hacer este trabajo y lo que va a decir el capitán y si está dentro de las reglas. No me importaba, y a ti tampoco debería. Tampoco debería.

Este año este año que viene, Edith es el tiempo de  la  realización.  Es  un momento para traerla juntos. Y la pregunta que tengo, que Metatrón les hizo hace mucho tiempo, ¿estás lista?

EDITH: Estoy lista...

 

ADAMUS: Déjalo ahí. Ahh, ese "pero" estaba a punto de salir. El "pero"... LINDA: ¿Qué?

ADAMUS: En tus palabras. En tus palabras, el "pero".

 

Tres Deseos

Edith, una pregunta. Santa Claus es real, sabes. No, Santa Claus es real. Cada vez que hay una creencia de la conciencia de masas en algo el diablo. El diablo es muy real, porque hay suficiente gente que cree en él. Ellos lo crean. Es algo desarrollado por la conciencia de masas. Es lo mismo cuando los Maestros Ascendidos pueden crear un alma colectiva, muy fácil. Así que si suficientes personas creen en Santa Claus, Santa Claus es real.

EDITH: Correcto.

 

ADAMUS: Y se puede manifestar. No estoy hablando sólo de qué tan real es, ya sabes, suficiente gente cree, pero estoy hablando de que Santa Claus en realidad se manifiesta. Y los milagros y la magia de Santa Claus y los duendes ocurre. Realmente sucede.

Así que, Edith, con eso sabido, tienes tres deseos de Santa Claus. ¿Qué vas a pedir? Tres deseos. Uno.

EDITH: Una vida ahmyo. ADAMUS: Una vida ahmyo. Bien.


 

 

EDITH: Abundancia grandiosa, gloriosa y riquezas. ADAMUS: Bien.

EDITH: Una grandiosa y buena salud. ADAMUS: Muy bien.

EDITH: Y grandi-...

 

ADAMUS: Eh, tres. Tres. (Adamus sonríe) EDITH: ¡Oh!

ADAMUS: ¡No empujes tu suerte con Santa Claus! EDITH: ¡Oh! sabiduría. Me gustaría más sabiduría.

ADAMUS: ¡Santa Claus no es un idiota! Él puede contar hasta tres. (Risas).

 

Vale, vida ahmyo. Él no puede darte eso. Tienes que darte eso a ti misma. Es más fácil, en realidad, que Santa Claus tenga que dártelo.

Abundancia salvaje Santa Claus puede ayudar con eso en realidad, porque una vez que la has permitido, sólo sigue llegando. No importa si es Jesús o Santa Claus o yo o alguien más, vamos a seguir trayendo esos regalos. Vamos a seguir trayendo la energía. Ayudaremos a traer la energía para la salvaje abundancia. Si.

Y la salud. Salud. Ahh, sí. Más que nada depende de ti. Santa Claus no tiene una gran cantidad de influencia en eso. Pero más que nada depende de ti.

EDITH:  Yo  pensaba  que  todo  dependía  de  nosotros,  que  éramos  los  maestros creadores.

ADAMUS: Lo son. Lo son. Pero aún las energías son a menudo traídas por otros. El cuerpo es algo tuyo. Introduces esas energías. Muchas de las otras cosas vienen de afuera. El cuerpo es una cosa muy personal. Y te doy este consejo: No trabajes en la curación de tu cuerpo. Realmente.

EDITH: No lo hago. ADAMUS: Lo sé.

EDITH: Ha sanado.

 

ADAMUS: Ha sanado. Bien, en realidad es... vamos a ir más allá del cuerpo físico que conocen ahora. Vamos a meternos en este cuerpo de luz. Así que estamos yendo más allá de él. Con el cuerpo de luz, no se tiene que considerar el viejo cuerpo físico. No


 

 

vamos a mejorar el viejo no el 'viejo cuerpo', como el "tu" pero el cuerpo al que han llegado a acostumbrarse. Así que, bueno. Gracias. Y gracias por tolerarme.

EDITH: Te quiero y te tolero.

 

ADAMUS: Gracias. Gracias. (Algunas risas) Ahora, querida Linda... (Aplausos) Gracias.

Vamos a continuar con esto, si quisieras, en la audiencia por favor. Santa Claus.

Tienen tres deseos. ¿Qué van a pedir? Tres deseos. Si quieres, ponerte de pie. Si. RICKI: Mis tres deseos que... estoy tratando de no repetir lo que dijo Edith.

ADAMUS:  Sí.  No  es  difícil,  todos  simplemente  quieren  repetir  lo  que  dice  Edith. (Adamus sonríe)

RICKI: Por supuesto. ADAMUS: Citando a Edith. Si. RICKI: Bueno...

ADAMUS: Tres deseos.

 

RICKI: Quiero que este próximo año sea un año mágico... ADAMUS: Muy bien.

RICKI: ... donde suceden cosas asombrosas y maravillosas. ADAMUS: ¿Cómo cuáles?

RICKI:  Para  saber  dentro  de   misma  que  soy  un  Maestro  Ascendido  y  estoy exactamente donde tengo que estar y haciendo lo que quiero hacer.

ADAMUS: Bien.

 

RICKI: Quiero resolver mis problemas familiares. Amo  a  mi  familia  y  sin  embargo siento como si estuviera demasiado dependiente de ellos  o  ellos  demasiado dependientes de y tengo que ser más auténtica conmigo misma. Y quiero estar aún como una humana vivir en el lugar perfecto para mí.

ADAMUS: ¿Qué significa eso?

 

RICKI: Significa que estamos tratando de entender si vamos a permanecer dónde en realidad estamos viviendo en este momento o trasladarnos a un lugar diferente o lo que vamos a hacer.


 

 

ADAMUS: Bien. Bueno. Santa Claus puede ayudar con algunas de esas cosas, un poco. En particular, el cambiar de lugar y la parte física de ello, porque como saben, la mudanza una vez que lo deciden o viene a ustedes, esa es la parte fácil pero la parte física [pueden ser difícil]  y Santa Claus tiene muchos ayudantes  que  pueden asistir con eso.

RICKI: Eso sería bueno.

 

ADAMUS: Sí, sí. La iluminación, la maestría depende totalmente de ti. Santa Claus no puede ayudar con eso. En realidad, odio dar la noticia, Santa Claus es muy mágico, pero no es un Maestro Ascendido. (Algunas risas, alguien dice "Aww")  A  él  no  le importa.

RICKI: Porque lo creamos, eso hace sentido.

 

ADAMUS: Sí, sí. Sí. Y no sólo "nosotros", sino la conciencia de masas, los humanos, y todo el resto de eso. Ellos no creen en los Maestros Ascendidos. Muchacho, vamos a sorprenderlos el próximo año. (Adamus sonríe, pero nadie más lo hace) Eso  fue divertido.

RICKI: Sí.

 

LINDA: ¡Ja, ja, ja, ja!

 

ADAMUS: Ellos no creen en ello, pero está a punto de suceder. Bueno. Muchas gracias. LINDA: ¿Más?

ADAMUS. ¡Oh! sí. Es mi etapa de preparación. Tres deseos de Santa Claus.

 

STEPHAN: Bueno, podría tener tres deseos. Así que un  deseo  es  tener  otros  tres deseos cuando los quiera. (Risas)

ADAMUS: En realidad, Santa Claus tiene una pequeña cláusula. Él tiene una cláusula. Sí, es por eso que lo llaman Claus. No, sólo tienes tres. El primer deseo no es para 20 más. Él no es tonto. Te das cuenta de que estaría tan ligado a eso. No, sólo tienes tres. Cuéntalos.

STEPHAN: Muy bien, la oportunidad de mi vida. Bien.

 

ADAMUS: Sí. Mira la razón de por qué es muy simple. Pedirías un número infinito de otros deseos, y entonces nunca actuarías en ellos. Dirías, "me dieron una bolsa entera llena de deseos, y ahora no tengo que hacer nada". Estás en el momento correcto ahora. Tienes tres y tienes cerca de 42 segundos  para  responder  a  la  pregunta  o pierdes tus deseos. ¡Es así de simple!


 

 

STEPHAN: Un deseo es que estoy a la espera de una decisión sobre mi permiso de residencia. Quiero saber si es... debe suceder en cualquier  día,  así  que  sería  una especie de...

ADAMUS: ¡Oh! sucedió. Bien. STEPHAN: Muy bien. Bien.

ADAMUS: Hemos terminado con eso. STEPHAN: ¡Fantástico!

ADAMUS: Ya está hecho. ¿No es genial? STEPHAN: ¡Me encanta!

ADAMUS: Así es como es. Yo no lo hice. STEPHAN: Sí, antes de venir aquí.

ADAMUS: He influenciado o lo he puesto en tu visión. Así que, bien. STEPHAN: Otro sería ser práctico, como la venta de una de mis empresas... ADAMUS: Bien. Bien.

STEPHAN: ... por un montón de dinero.

 

ADAMUS: Bien. Me complace que matizaras eso. Bien. Entonces tener una ganancia. STEPHAN: Sí.

ADAMUS: Bien. De acuerdo, hecho. Hecho. STEPHAN: Perfecto.

ADAMUS: Sí.

 

STEPHAN: ¿Qué más? ADAMUS: El tiempo se acaba.

STEPHAN: El tiempo se está acabando. Bien.

 

ADAMUS: Cualquier cosa. Simplemente inventa algo. ¡Muy rápido! STEPHAN: Umm...

ADAMUS: ¡Ehhhh! (zumbando como un contador de tiempo) STEPHAN: Una casa grande el próximo año. Una casa grande. ADAMUS: Muy bien. Una casa grande. Casa grande.


 

 

STEPHAN: Cinco dormitorios.

 

ADAMUS: Cinco dormitorios. ¿De tu propiedad? STEPHAN: Sí, ¿por qué no?

ADAMUS: ¿Hay alguien en la casa contigo? STEPHAN: ¡Sí!

ADAMUS: ¿Alguien más que vive allí? STEPHAN: Sí.

ADAMUS: Un montón de gente. ¿Tienes una comuna? STEPHAN: Un montón de gente. Una comuna.

ADAMUS: ¡Sí, sí! ¡Y se sientan a cantar Kumbaya! Ehh... (Algunas risas) Pero es tu casa.

STEPHAN: Sí.

 

ADAMUS: Sí. Bien. Por lo que podrías echarlos en cualquier momento que desees. STEPHAN: Sí. Controlo...

ADAMUS: Vamos a empezar de esta manera. Vamos a promover que es tu casa. Saca a todo el mundo ahora mismo.

STEPHAN: Bueno, es mi casa y luego puedo invitar a las personas y... ADAMUS: Generalmente no. (Adamus sonríe)

STEPHAN: Tal vez no.

 

ADAMUS: Sólo estoy tratando de ayudarte aquí. STEPHAN: Muy bien.

ADAMUS: Eh, sí, porque hay una tendencia a una especie de... necesitas tu propio espacio.

STEPHAN: Eso es cierto.

 

ADAMUS: Sí, sí. que es verdad. No me mentirías. Pero de todos modos... STEPHAN: Eso es lo bueno si es mi casa, puedo hacer lo que quiero. Así que puedo... ADAMUS: Sí, puedes, mismo.

STEPHAN:  Exactamente.


 

 

ADAMUS: Muy bien. Puedes tener una cena  de vez en cuando, pero nada de este cambio...

STEPHAN: Estás invitado.

 

ADAMUS: Sí, gracias. Bueno. ¿Qué hay para cenar? ¿Qué estás ofreciendo? STEPHAN: ¿Qué estoy ofreciendo? Um, filet mignon, un poco de vino tinto. ADAMUS: Sí.

STEPHAN: Y... sí, y luego...

 

ADAMUS: Eso suena como una cena aburrida hasta el momento. (Adamus sonríe) STEPHAN: Te daremos los detalles más adelante.

ADAMUS: Muy bien, muy bien. Buenos deseos. Están ahí. Ellos ya han sucedido.

 

Ahora, voy a pedirte esto. Toma una buena respiración profunda y realmente encarnarlos. Ya está hecho, así como así. Se requirió un poco de insistencia, alentándote de mi parte para traerlos, para conseguir que los verbalizaras y preguntándote si realmente puedes pedir estas cosas. Absolutamente. Puedes pedir cualquier cosa que elijas.

EDITH: No hay platos de papel.  ADAMUS: No hay platos de papel. (Risas) STEPHAN: ¡Muy bien!

ADAMUS: Me iré si sirven en platos de papel.

 

Ahora, ya está hecho, porque tenías la visión de ello. Se requirió dar alguno que otro codazo, pero ya está hecho. Y es tan fácil. Estas cosas de tipo físico una casa, vender tu empresa, permiso de residencia tan fácil. Estos son realmente los deseos de Santa Claus. Quiero decir, él es bueno, ustedes son buenos en eso, y soy bueno para ayudarles a conseguirlo, pero simplemente sucede.

Así que de ahora en adelante, no te preocupes por los detalles. No te preocupes acerca de cómo se realizan. No te estreses por ello. No planees nada de ello. Sino que estás en el momento. Cuando el proceso comienza a rodar, cuando  comienza  a suceder, estás allí como el Maestro elegante sólo manteniendo esas energías moviéndose. No las bloqueas. No te preguntas cómo sucedió. No te preguntas nada de eso, incluso si aparecen algunos contratiempos en el camino.

STEPHAN:  Exactamente.


 

 

ADAMUS: ¡Ah! Si de pronto tu abogado llama y dice: "Tenemos un problema aquí". Entonces, tomas una profunda respiración y piensas o incluso dices: "No, tu tienes un problema. Yo no. Ya está hecho, ahora haz que ocurra".

STEPHAN: Todo el año fue así. Fue interesante. Es como "¡Wow! ¡Qué jodido año!", pero luego lo ves diferente, es como "¡Guau! Es mágico cómo todo está trabajando perfectamente".

ADAMUS: ¿Qué tal "Y"? El "Y". STEPHAN: ¡Sí!

ADAMUS: Fue un año "hecho un desastre" ya no estoy autorizado a decir palabrotas en línea. (Adamus sonríe)

STEPHAN: ¡Santa Claus concede tus deseos! ¡Puedes!

 

ADAMUS: Pero fue un año de retos y, ¡Oh! qué año tan increíble. STEPHAN: Sí.

ADAMUS: Sí. Si. Y el abogado llama y dice: "Tenemos un pequeño problema con la residencia" y tomas una profunda respiración y dices, "¿Y?"

STEPHAN: ¡Resuelto!

 

ADAMUS: "No es mi problema!" Sí. Sí, hermoso. Bueno. Gracias. STEPHAN: Gracias.

ADAMUS: Bien. Dos más, querida Linda. LINDA: ¿Dos más?

ADAMUS: Estoy creando un punto aquí. LINDA: De acuerdo. Estoy sintiendo...

ADAMUS: Sí, tres deseos de Santa Claus, que es muy real. Muy real. Tres deseos. LINDA: (Corriendo hacia alguien) estoy siendo llamada. Me están llamando.

ADAMUS: Sí, sí. Tres deseos.

 

LARRY: ¡Mucho-dinero! ¡Mucho-dinero! ¡Mucho-dinero! (Risas) ADAMUS: Bien, bien. Bien. Bien.

LARRY: Eso es todo.

 

ADAMUS: Y, mi querido amigo, que va a suceder. Ahora...


 

 

LARRY: Bueno.

 

ADAMUS: Ahora, y ¿qué vas a hacer con él? LARRY: Comprar un montón de mierda. (Risas)

ADAMUS: Antes de responder a esta pregunta, te acuerdas de la historia que dije que va a estar en mi exitazo, el próximo libro  de  mayor  venta,  Memorias  de  un Maestro del estudiante al que se le dio un préstamo por parte del Maestro y regresó unos años más tarde dos veces más quebrado. ¿Vas hacer eso  o  vas  hacer  algo diferente para... (suena un teléfono celular, Adamus hace una pausa y frunce el ceño)

LARRY: ¿A quién le importa?

 

ADAMUS:  ...  energizar...  (suena  otra  vez)  Me  quedo  con  él.  Me  quedo  con  eso. (Adamus sonríe)

LARRY: Alguien tenía un teléfono.

 

LINDA: ¡No se lo des a él! ¿Estás loca? (Risas) ¡No se lo des a él! ADAMUS: Tengo que llamar a Santa Claus.

LINDA: (Riendo) ¡Apágalo y siéntate en él!

 

ADAMUS: Santa Claus, Sheema ha sido una mala chica. Dejó que su celular sonara en medio de mi presentación. Así que Santa, sácala de la lista.

Así que, mucho dinero, mucho dinero, mucho dinero. ¿Y qué vas a hacer con él?

 

LARRY: Gastarlo. ADAMUS: ¿Y?

LARRY: ¡Gastarlo! ADAMUS: ¿Y?

LARRY: ¡Gastar un poco más!

 

ADAMUS: Muy bien, ¿hasta cuándo? ¿Hasta que estés en la ruina? LARRY: Voy a conseguir algo más.

ADAMUS: Bien. Gracias. LARRY: De nada.

ADAMUS: Gracias. Si. Sí, de mis labios a los tuyos. Eh, bueno, no de esa manera, pero... (Risas)


 

 

LINDA: ¡Ohh! ¡Ohh! ¡Eww!

 

ADAMUS: Bien. Bien. Y con suerte, he hecho que tú, en el pasado, y a muchos de ustedes estar lo suficientemente enojados, suficientemente molestos conmigo para que vayan a casa y, "¡Oh! Ese Adamus ¡Erghhh!" Lo suficiente para  conseguir  que  las energías se muevan de nuevo.

Una más, por favor.

 

LINDA: De acuerdo.

 

ADAMUS: Santa Claus, tres deseos. ¿Qué van a pedir? ¿Qué van a pedir?

 

LINDA:  ¡Oh!  espera,  espera.  Tenemos  que  mezclar.  Hombre,  mujer;  masculino, femenino. (Ella se ríe)

SHEEMA: ¡Oh!

 

ADAMUS: ¿Por qué? ¿Importa mucho? LINDA: No, es sólo un juego.

ADAMUS: Muy bien. SHEEMA: Soy la chica mala.

ADAMUS: ¿Qué sobre iluminada, no iluminada? Iluminada, no ilumi-... LINDA: ¡Oooohh!

ADAMUS: ¡Ohhhh! (La audiencia está diciendo "¡Ohhh!" también) Vamos, por favor. Tres.

SHEEMA: Bueno, lo primero es que quiero llegar a la iluminación. ADAMUS: Sí.

SHEEMA: Pero no creo que Santa Claus me pueda ayudar con eso. ADAMUS: No, no, no.

SHEEMA: Quiero una casa. ADAMUS: ¿Quieres una casa? SHEEMA: Sí.

ADAMUS: Bien.

 

SHEEMA: Quiero una casa muy agradable.


 

 

ADAMUS: Sí, sí.

 

SHEEMA: Como tres, cuatro dormitorios.

 

ADAMUS: Muy bien. Sí. Tal vez podrías mudarte con Stephan. SHEEMA: ¡Nooo! (Se ríen) Quiero mi propia casa.

ADAMUS: Gracias. ¡Oh! Si. ¿Y qué más? SHEEMA: Um...

ADAMUS: Ese está resuelto. Bien. ¿Qué otra cosa?

 

SHEEMA:  Bueno,  éste  también  es  personal.  Quiero  que  mi  lado  creativo  explote realmente y salga.

ADAMUS: ¿Por qué no ha salido? SHEEMA: ¿Por qué no ha salido?

ADAMUS: bueno, ¿hola? (Adamus sonríe) Eco, eco, eco. (Algunas risas) ¿Por qué no ha salido?

SHEEMA: Porque...

 

ADAMUS: Ese ciervo luce como un farol.

 

SHEEMA: ... he estado algo ocupada reflexionando sobre mi iluminación.

 

ADAMUS: ¿No son lo mismo? (Ella se ríe) ¿No son lo mismo? Quiero decir, estás ponderando a ambos, es lo que quiero decir. (Ella se ríe de nuevo) Sin darte cuenta de ellos. ¿Pero no son lo mismo? Tu explosión creativa, así como...

SHEEMA: Está empezando a salir. ADAMUS: Comenzando a salir.

SHEEMA: Sí.

 

ADAMUS: ¿Lento pero seguro? SHEEMA: Estaba temerosa de ello.

ADAMUS: ¿Por qué? Deberías estar temerosa de no tenerlo.

 

SHEEMA: Bueno, ya sabes, como cuando escuché mi voz por primera vez, hace como siete años, era tan increíble que me asustó.

ADAMUS: Sip.


 

 

SHEEMA: Y dejé de cantar durante siete años

 

ADAMUS: ¡Oh! Sabes lo que va a pasar ahora, ¿no es así? SHEEMA: Bueno, estoy empezando a cantar de nuevo.

ADAMUS: Sí, ahora mismo.

 

SHEEMA: ¡Oh, no! (Risas) ¡Nooo! (Algunos aplausos) Bueno, sólo estoy... ADAMUS: Navidad Blanca, es una de mis favoritas.

SHEEMA: Nooo, no, no, no, no. ADAMUS: (Cantando) Estoy soñando... SHEEMA: Estoy aprendiendo mi...

ADAMUS: (sigue cantando) ... con una Navidad blanca. (La audiencia se une) como la solía tener. Continúa. Todos cantamos, ahora te toca.

SHEEMA: No me gusta esa canción. (Risas) LINDA: ¡Feliz Navidad!

ADAMUS: Villancicos. Cualquier cosa.

 

SHEEMA: Bueno, esa es la cosa. Toda mi vida he cantado con mi garganta... ADAMUS: ¡Distracción!

SHEEMA: No, ¡es cierto!

 

ADAMUS: Distracción. No voy a ceder fácilmente... por favor. SHEEMA: ¡No!

ADAMUS: Tienes 30 segundos.

 

SHEEMA: Estoy apenas descubriendo la manera de vocalizar mi voz real. ADAMUS: Sí.

SHEEMA: Pero te prometo, que tan pronto lo consiga te voy a cantar una canción. ADAMUS: No estoy comprándolo. Pronto es ahora. Si. ¿Quieres la iluminación?

(Ella hace una pausa, mientras el público también está diciendo "Hazlo")

 

¡Hazlo! (Adamus sonríe) Adelante. Una audiencia bestial. "¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo!

¡Hazlo! ¡Hazlo! ¡Hazlo!" SHEEMA: ¡No!


 

 

ADAMUS: Sólo canté. No muy bien, pero canté. (Ella se ríe) EDITH: Ella está iluminada y es muy creativa. (Algunas risas) LINDA: Podrías ser la siguiente, Edith. (Más risas)

ADAMUS: Mira, Edith Edith, estás tratando de rescatarla aquí.

 

Tienes esta hermosa oportunidad en nuestro momento de Santa Claus donde otros lo hicieron, de esta manera ¡snap! realizando  casas,  dinero,  empresas  que  se venden por un gran beneficio ¡snap! de esta manera. Es así de fácil.

Ahora, ¿cuál es la duda? Acabas de decir que te diste cuenta de tu voz. Estás diciendo que la dejaste salir. Dices que quieres un estallido de creatividad. No lo creo. Creo que quieres reflexionar sobre ello. Creo que quieres jugar con ello. No creo que lo desees. Voy a tomar el micrófono. Es cantar o nada. (La audiencia está  diciendo "¡Canta!")

SHEEMA: ¿Feliz Navidad? (La audiencia dice "¡Sí!") Muy bien. Voy a tratar... ADAMUS: Y luego nos uniremos en algún momento.

SHEEMA: Muy bien. Pero esto... mi garganta va a salir del armario. ¿Bien? Así que vamos...

ADAMUS: ¡Shh! Shh! Shh! Shh! Shh! Shh! Shh! Shh! Shh! Ahora, ¿ves? ¿Ves de lo que estoy hablando? ¡Oh! dije que iba a ser tan fácil y dije que la vida es buena y...

(Ella corta Adamus y comienza a cantar una canción en español; Adamus escucha con una sonrisa)

¡Ahhhh! (Aplausos de la audiencia y alguien grita "Bravo"; se abrazan) Gracias.

¡Ah!

 

Me encanta la forma en que realmente actuamos. Estamos en  realidad demostrándolo en lugar de sólo hablar de ello, y me doy cuenta que a veces podría espolear las zonas de confort de Linda, sus zonas de comodidad, pero fue tan sencillo. Acabas de hacer una declaración de que uno de tus deseos era esta expresión creativa, este arrebato y tu iluminación. Pero, sin embargo, cuando se  dio  la  oportunidad, "Bueno, vamos a reflexionar sobre ella. Vamos a pensar en ello. Vamos a hablar".

 

Esto es Todo

Mis queridos amigos, a mi punto: Compromiso. Cada uno de ustedes ha hecho un compromiso  en  esta  vida  que  ésta  es.  Nada  más.  Ninguna  otra.  Han  hecho  un


 

 

compromiso antes de esta vida, han hecho un compromiso en una vida anterior, entre vidas. Cuando eran un pequeño bebé, tenían ese compromiso "Esta es todo, todo o nada". Ese fuego que se propaga en su corazón y en su propio ser es lo que los trajo aquí, ese compromiso de que ésta es la vida la vida; el compromiso de que no van a desperdiciarla, que no van a permitirse llegar a distraerse; el compromiso de que esta es todo o nada tan profundo en sus venas. En tan gran medida de todo lo que han hecho en esta vida. Es la única cosa.

Y, mis queridos amigos, Santa Claus o no, Adamus o no, está aquí. Ya está hecho. Ya no hay nada por lo que tengan que trabajar más. No hay nada que tengan que estudiar. Es hora de la realización, la cual ya es.

He utilizado este término "Kasama" con Keahak recientemente. Vamos a estar experimentando eso, todos nosotros, en una variedad de formas diferentes. Es que ya ha sido hecho, ya está ahí. Ya se trate de la iluminación, ya sea un par de dólares extras en el bolsillo, ya sea su salud o su cuerpo de luz o algo de eso, ya está hecho. Llegó a través de una visión, a través de un  deseo.  Está  ahí.  No  ahí  afuera.  Esa melodía no tuvo que pasar la noche afuera en el futuro en alguna parte. Esa expresión salvaje de creatividad o abundancia  o conocimiento o simplicidad  no  tiene por qué estar ahí afuera, en la distancia. Nada porque esforzarse. Ya está aquí. Kasama es el destino del alma.

Ahora, he dicho muchas veces que no hay destino. No hay destino. No en términos lineales. No hay nada por ahí. No hay una mano más alta guiando su vida y haciendo que las cosas sucedan. No hay consejo angélico o seres alienígenas o seres bajo la tierra o incluso seres del gobierno que están manipulando su vida. No hay afuera un destino, pero hay el destino del alma. Hay lo que ya está dentro de ti, Edith. Ya está hecho.

El dinero y el dinero es sólo la punta del iceberg pero la  realización.  La realización.

Hemos hecho... he hecho eh, todos lo hemos hecho un trabajo efectivo en estos últimos cinco años de erradicar, de dejar ir, de apartar a aquellos que no estaban comprometidos. No hay lugar en el Crimson Circle para aquellos que no están absolutamente comprometidos con su iluminación. Esto no es un asunto menor. Esto no es entretenimiento. Bueno, es entretenimiento, pero... (algunos risas) Es más que entretenimiento. Esto no es otra distracción. Esto es todo. Esto es todo.


 

 

Como le he dicho a Cauldre y algunos de los otros Shaumbra, este es el año, es el momento, es justo ahora cuando las palomitas de maíz comienzan a explotar. Se han calentando. Ya saben cómo es cuando ponen esas palomitas de maíz en el caldero y se inicia la cocción y se preguntan cuándo esos granos alguna vez comienzan a explotar. Particularmente, si en realidad tienen hambre y es tarde en la noche y han puesto la película y sólo desean que esos granos empiecen a explotar en orgasmos creativos. Y...

SART: ¡Sí! (Risas y algunos otros también gritan "¡Sí!")

 

ADAMUS: Pero digo eso y al comenzar nuestra sesión de hoy decía que en realidad es bastante fácil. Y todos ustedes, "Sí, sí. ¡Oh! es fácil". Pero  luego,  cuando  viene  a ustedes, cuando está ahí mismo listo para realizarse empiezan con las excusas y los "peros" y "vamos a esperar" o "los no sé" o lo que sea.

Mis queridos amigos, Santa Claus es real, muy real. Podrían decir que Santa Claus está dentro de ustedes. Ustedes ayudaron a crearlo con sus creencias maravillosas e infantiles de Santa Claus.

Está justo aquí, y hacia dónde vamos es darse cuenta de ello. No quiero oír más excusas, ni más peros. Todas las herramientas están aquí, y es simplemente ahora permitirse a mismos explotar en quienes son. Sí. Una hermosa explosión en el Si Mismo.

Volveremos a ello en un momento para un pequeña discusión adicional. Pero ahora quiero contarles la última de mis historias del Primer Libro Memorias del Maestro.

LINDA: ¡Ahh! Primer Libro. ADAMUS: Primer Libro. Sí, sí. LINDA: ¡Ohhhh!

ADAMUS: Memorias del Maestro. Y por favor dense cuenta de que lo llamo mi libro, pero es nuestro libro. Es una corta historia para ilustrar, demostrar puntos  muy sencillos.

¿Lo adquirirá la gente? Unos pocos. Tal vez incluso más que unos. ¿Va a cambiar el mundo? No me importa. No importa. Es divertido hacer las historias. Realmente es divertido volver a recapitular. Cuando digo la historia, a menudo se preguntan si realmente estoy  contando  una  historia  acerca  de  ustedes. ¡Heh! Sí. A veces  es  su nombre, a veces se preguntan si sólo he cambiado el nombre. Son nuestras historias.


 

 

Así que antes de ir más lejos, me gustaría contar la historia final del Primer Libro Memorias de un Maestro.

Y, por cierto, Cauldre se preocupa a veces, tal vez Linda mucho, ellos  dicen, "Adamus, esa es una gran afirmación al decir que este va a ser el éxito del mejor libro vendido". No, porque no estoy deseándolo. No estoy  tratando  de  proyectar pensamientos positivos ¡spit! sobre él, porque eso no funciona. Nos dimos cuenta de ello. Lo siento. Eso no funciona tan bien. (Algunas risas) No estoy tratando de rociarlo con polvo de hadas. Es muy sencillo para decir eso, porque lo veo. Lo sé. Ya está ahí. Ya está publicado. Ya está popularizado como reguero de pólvora por todo el mundo. Ya está traducido a muchos idiomas, los editores se alinearon en la puerta pidiéndole a Linda un contrato, y ella se resistirá hasta que consiga absolutamente lo que desea de él.

No es una ilusión, y esa es la diferencia. Esa es la diferencia con lo que han estado haciendo muchos de ustedes en su vida "sólo espero que esté ahí. Lo deseo o voy a hacer pensamientos positivos" y no funciona. No es muy eficaz. Ustedes simplemente saben que está ahí. Yo lo veo, entonces llega a ser así.

Es una hermosa manera de dar forma a su realidad. Ya la veo; por eso, está ahí. Por eso, en cualquier dirección en que las cosas vayan, no importa. Tal vez las cosas en su vida no estaban yendo en una buena dirección. No importa. Ustedes sólo tienen la visión, y luego todo cambia.

Es, en cierto sentido, jugar con el tiempo y el no tiempo. ¡Oh! tuvimos tantas discusiones amorosas sobre el tiempo en Egipto. Tantas experiencias encantadoras con el ser atemporal al salir de la conciencia de las restricciones del tiempo y darse cuenta de que ya está hecho. No en el futuro. No afuera dentro de 20 años, en este momento, y lo cambia todo. Cambia el pasado. Todo. Todo.

¡Oh! mi momento más grande va a ser cuando algunos  de  ustedes  exploten, aquellos que realmente se han abierto... y uso la analogía de las palomitas de maíz, porque muchos de ustedes, desean hacerlo al método de asado lento. Lo ponen en el horno y dejan que se cocine unas seis horas hasta que es asado a fuego lento. Las palomitas de maíz, ustedes realmente las calientan, y luego ¡boom! Explotan. Pero estallan en esta increíble, sabrosa y deliciosa cosa crujiente, que son ustedes. (Alguien dice "¡Ooh!")

Así que, sí, ooh. (Adamus sonríe) Así que, mis queridos amigos, en Egipto, oh, tuvimos experiencias maravillosas más allá del tiempo. Y mi mejor momento va a ser


 

 

cuando uno de ustedes venga a y no con palabras Makyo, sino en un saber real y decir, "finalmente logré lo que estabas hablando sobre el pasado. Finalmente no llegue de manera intelectual, pero entiendo cuando dices que el pasado no es en absoluto lo que yo pensaba que era, lo que yo recordaba". Cuando uno de ustedes diga: "Sabes, yo pensé que tuve una muy mala infancia y malos padres y que hice cosas malas y que hice malas decisiones y tuve malos giros en la vida". Y luego, de repente, se dan cuenta de que no era en absoluto todo lo que pensaban que era. De repente, se dan cuenta de que todavía está sucediendo, no es malo y que en realidad, podrían decir, de una manera maravillosa, realmente, nunca sucedió de todos modos.

Cuando uno de ustedes venga y me diga: "Me di cuenta de lo que querías decir sobre el pasado. Finalmente lo entiendo". ¡Oh! Uno de mis momentos decisivos. Pero, mientras tanto, vamos a entrar en nuestra historia.

 

Una Historia

Tomemos una profunda respiración, mientras nos movemos a la historia final de Memorias de un Maestro.

“Harold amaba la temporada navideña. Le gustaba tanto que decidió hacer las decoraciones finales de la parte superior del enorme árbol de Navidad en el gran salón de la escuela espiritual. Él entró antes que cualquiera otro, incluso se había despertado esa mañana para poder dar los toques finales a un árbol que tenía casi siete metros de altura. Era enorme”.

“Sacó la enorme escalera. Sacó todas las decoraciones y adornos, los ensambló a su alrededor para que pudiera tener fácil acceso, y comenzó a subir por la escalera, sosteniendo, por supuesto, al tope del árbol, ese hermoso ángel, el ángel de cristal que estaría puesto en lo alto del árbol. Y mientras estaba colocando estos toques finales al árbol desde arriba, oyó que la puerta se abría en el gran salón, y se dio la vuelta para ver y observó que era el Maestro. El Maestro”.

“Y en ese momento de hacer las tareas en el árbol, en  ese  momento  de  las primeras horas de la mañana de inspección del Maestro, por supuesto, pueden adivinar lo que le sucedió al pobre Harold. Perdió el equilibrio. Se fue rodando por la escalera, aterrizó en las cajas de adornos en el suelo, y al hacerlo, se rompió el brazo, se rompió dos costillas y se cortó la cara con uno de los adornos de vidrio y se desmayó”.

LINDA: ¡Awww!


 

 

ADAMUS: “El Maestro se situó en la parte posterior del salón, no sintió nada malo por lo que le acababa de suceder a Harold, pero entendió que era perfecto para Harold”.

“El Maestro se aproximó a donde el cuerpo de Harold yacía flácido, todavía agarrando el cristal o ángel de vidrio que estaba destinado como un adorno para el árbol, pero estaba parcialmente roto y tenía pedacitos de él en su cara, lo miró, vio la sangre corriendo por su rostro, respiró hondo, sacó su iPhone 6 de Apple estamos introduciendo productos en nuestras historias ahora (risas) sacó su iPhone 6 y marcó el 911. (El número de emergencias en los Estados Unidos) Encantadora historia hasta ahora”. (Adamus sonríe)

“En consecuencia el Maestro  se encuentra en el hospital, en la cama, el pobre Harold cuyo brazo estaba ahora enyesado, quién tenía un gran dolor en las costillas rotas y tenía un gran vendaje que cubría los muchos puntos que estaban en la cabeza. Y de repente, el estudiante, Harold, comenzó a despertar cuando el Maestro entraba en la habitación, comenzó a despertar y el Maestro le dijo: "Entonces querido Harold, ¿qué estabas pensando? ¿Qué pasaba por tu mente en ese momento cuando te caíste de la escalera? ¿Qué pasaba por tu mente? ¿Qué estabas pensando?"”

“Harold pensó por un momento, pensó en el incidente y dijo, "Bien, Maestro, había dos cosas principales. La primera fue, ¿iba a vivir? Había un largo  trecho  en  esa escalera. Había un montón de cajas en el suelo. ¿Iba a vivir? Ya no soy un joven. Esa era una larga caída. ¿Iba a vivir?" Y el Maestro dijo: "Sí. ¿Qué más?", Dijo Harold, "sabe, estaba en esa habitación solo terminando el árbol. Lo que yo estaba pensando para era, tengo una buena vida. Tengo dos maravillosos hijos. Tengo una buena esposa; casados desde hace un tiempo, tengo una bonita casa. Pero me preguntaba

¿qué he hecho realmente? He estado involucrado en esta comunidad espiritual suya, Maestro, durante los últimos cinco años. Pero ¿qué he hecho realmente? ¿Estoy distrayéndome? ¿Realmente he aprendido algo? ¿Estoy girando en círculos? ¿Es sólo una distracción más de una vida que de otro modo podría ser aburriría? Eso es lo que estaba pensando"”.

“El Maestro dijo: "Perfecto. Absolutamente perfecto". Y le dijo a Harold, le dijo, "sabes, cuando las cosas suceden, cuando tienes una caída, cuando tienes un accidente, cuando cualquiera de estas cosas sucede, siempre regresa a lo que estaba pasando por tu mente en el momento, porque está creando la situación”.

"Ahí estabas, decorando el árbol para las fiestas, pensando en tu progreso, pensando si realmente has hecho un buen trabajo en tu propia búsqueda espiritual.


 

 

Harold, estabas pensando en tu propio compromiso y si estabas siendo fiel a ti mismo, si estabas siendo sincero. Y de repente todo salió de balance. No fue porque entré para que quedaras fuera de balance. Entré porque estabas fuera de balance. Yo fui la distracción perfecta, la razón perfecta para que rodaras por la escalera, perdieras tu equilibrio y te cayeras. Y al hacerlo, sucedieron una serie de cosas. Esto causó que te preguntaras ¿estás realmente vivo? ¿Estás realmente vivo? Aquí te encuentras ahora en el hospital, probablemente agradecido de que no fue peor.  No  es  permanente. Sanarás muy rápidamente. Pero tenías que considerar tu vida”.

"Los humanos son interesantes, en cierto modo. Muy interesantes, porque más que nada quieren sentirse vivos, pero no siempre saben cómo. Los humanos hacen cosas extrañas para sentirse vivos, Harold, como caerse de una escalera. Puedes pensar que era una señal de arriba, pero no lo era. Era una manera para sentirte vivo. Ciertamente, atrayendo la muerte hacía que te sintieras vivo. Al estar en dolor, como te encuentras ahora mismo, en realidad te recuerda que estás vivo.  El  dolor  es divertido así. Mientras que el dolor es muy difícil y doloroso, te recuerda que estás vivo, de una manera extraña”.

"¿Por qué es que los humanos hacen cosas, a veces cosas insidiosas y dolorosas, sólo para sentirse vivos? ¿Por qué es que los humanos conducen por la autopista a velocidades increíbles, velocidades aterradoras, sólo por la emoción de sentirse vivos?

¿Por qué es que los humanos ponen la música tan alto, realmente más allá de lo que sus oídos pueden incluso tolerar? ¿Por qué eso? Porque los hace sentir vivos. Ese ruido, esa vibración, ese poder externo y la energía que entra por sus oídos distorsionando sus cerebros los hace sentir vivos”.

"¿Por qué es que los humanos se pelean con otras personas, con los que ellos aman? Porque los hace sentir vivos. Sí, Harold, incluso  una  discusión  hace  que  te sientas vivo. Logra que algo suceda en la que podría ser una vida que de otra manera fuera un poco aburrida, una vida en la que se preguntan si realmente están vivos, si realmente valen la pena, si realmente están haciendo algo de valor”.

"¿Por qué es que los humanos juegan juegos extremos? ¿Por qué es  que  los humanos se cortan intencionalmente? ¿Por qué es que los humanos consumen drogas o beben en exceso, Harold? Lo hacen para sentirse vivos”.

"De hecho, existen mejores maneras de sentirse vivo, pero muy pocos humanos realmente se dan cuenta de eso. Así que ellos recurren a estos desafíos externos por mismos. Hacen extrañas cosas extremas sólo para sentirse vivos, porque no hay nada


 

 

peor, nada peor que sentirse muerto, sentirse adormecido, sentirse inútil, a pesar de que todavía tienen un cuerpo físico”.

"Así que hacen cosas muy, muy extrañas. Tu caída de la escalera, Harold, era, en cierto modo, responderte a una pregunta que tenías en esa escalera: ¿Estás haciendo algo importante en su vida? ¿Estás realmente vivo?”

"Y la pregunta real, Harold, ¿estás permitiéndote sentir? ¿Estás permitiéndote a ti mismo sentir la vida? ¿O estás cerrándote? ¿Estás comprometiéndote? ¿Estás siempre teniendo que satisfacer a otras personas? ¿Dar primero a los otros? No puedes sentirte vivo de esa manera. No. De hecho, cuando haces eso, cuando siempre estás poniendo primero a los demás, cada día te sentirás un poco más muerto, porque ellos están tomando energía y estás permitiendo que lo hagan”.

"Cuando te caíste de esa escalera y entraste en un dolor insoportable y luego te desmayaste por el dolor, esto te hizo sentir tan vivo al tener ese dolor. ¿No es eso extraño?”

"Harold, te conozco desde hace cinco años. Has sido  un  buen  estudiante.  Pero Harold, te cuestionas. Te cuestionas a ti mismo. Te contienes. Todavía crees que es tan importante hacer cualquier cosa para todos los demás, que cada uno tiene que ser feliz. Todavía te limitas a ti mismo. Todavía te sientes avergonzado de tener más en tu vida”.

"Así que Harold, en cierto modo, de alguna manera, te estás matando lentamente, día a día. Y te dices a ti mismo, bueno, eres un buen padre. Tienes un buen trabajo. No tienes deudas, pero sabes tan bien como yo, que realmente no te sientes vivo".

“Con eso, Harold rompió a llorar porque sabía  exactamente  lo  que  el  Maestro estaba hablando, y el llanto se sentía tan bien. Y el Maestro no trató de consolar a Harold, no trató de darle una palmadita en el hombro o en la cabeza y decir que todo iba a estar bien, porque sabía que ese momento de llorar era sentirse vivo de nuevo. Sabía que a medida que estas lágrimas y estas emociones y esta liberación surgieran, estaba abriéndose él mismo a su alma”.

“En ese mismo momento, la puerta se abrió y entró un grupo de cantantes de villancicos voluntarios para empezar a cantar una hermosa canción de Navidad, y el Maestro le dijo: "Escucha, oh Harold, los ángeles cantan". (Ovación y risas por el juego de palabras de Adamus) y Harold lloró y sollozó, no por el dolor de sus heridas, sino por el sufrimiento del mal sentido del humor del Maestro”.


 

 

Y así termina Memorias de un Maestro. (Adamus sonríe y aplausos de la audiencia) Y el punto, queridos Shaumbra, vivir. Vivir.

Sobrevivir o Vivir

Hemos recorrido un largo camino juntos, y podrían decir que  se  volverá  más intenso, y eso es bueno porque se van a sentir más vivos. Hemos recorrido un largo camino juntos y ya no hay más espacio en su vida sólo para sobrevivir, aún para sobrevivir. No hay espacio.

Es realmente una cuestión de sobrevivir o de estar vivo. Esa es la pregunta

¿sobrevivir o estar vivo? No hay más punto medio aquí. No hay que contenerse más en este punto. Voy a ser enfático en eso en este próximo año. No tiene nada que ver con el año, pero es un buen momento. Me encantan las fiestas. Celebramos, relajémonos un poco y preparémonos para la siguiente ronda. Pero el siguiente ciclo no va a ser acerca de sobrevivir.

Sobrevivir no es muy divertido ¿no es así? No. No. No han venido aquí  para sobrevivir, y eso es parte del conflicto. Eso es lo que los hace diferentes de las otras personas. Es por eso que a veces ustedes piensan que son extraños y diferentes y todo lo demás. Es, porque no van a tolerar el sobrevivir. Van a caerse de una escalera metafórica muy alta si están sobreviviendo más allá de esto.

No se lo van permitir. Harold se cayó de la escalera. El Maestro no lo empujó. El Maestro sólo pasaba por el salón en el momento perfecto, como ocurre sincrónicamente. Pero no fue el Maestro que hizo que él se cayera.  Fue  Harold sabiendo que él estaba simplemente  sobreviviendo,  sintiendo  ese  conocimiento royéndole de que había más, pero también la sensación de que estaba conteniéndose. Quería ser un buen padre, buen esposo, buen estudiante, buen todo, y ya no funcionaba eso más. Estaba sobreviviendo. No estaba realmente vivo.

Dicen que quieren un estallido, una explosión de su creatividad. Desean la iluminación, que en realidad es la realización. Desean que suceda, y comencé esta reunión diciendo que es fácil, muy fácil, si ustedes no se entrometen en su propio camino y si no dan excusas. Y si el micrófono llega a ustedes, cantan desde el corazón, y quiero decir eso como  una metáfora. Si la vida viene a ustedes, la abrazan. La comandan. Bailan con ella. Se sienten vivos con ella.

Lo más grande para un ser con alma es conocer al Yo Soy, y eso es también sentirse vivos. Ellos, ustedes, vienen a este planeta a encarnar en la biología. Es un


 

 

poco extraño, pero ahora se han acostumbrado a él. Vienen aquí para sentirse vivos. No hay mejor manera para sentirse vivos que tener los cinco sentidos humanos, un cuerpo físico en el que pueden experimentar dolor. Estar en una realidad lineal con toda su estrechez en realidad, en cierto modo, les ayuda a sentirse vivos. Pero en un momento dado se quedan atrapados en las rutinas y las costumbres, en la conciencia de masas, en su propio dogma, en su propia porquería suciedad energética y dejan de hacerlo. Se comprometen. Se contienen. Me dicen que van a cantar  en  algún momento en el futuro. Me dicen que realmente están preparados para ello, lo que sea "ello" que deba suceder, pero están simplemente esperando. ¿Por qué? No están más que esperando.

Y mientras tanto... y no me importa porque ha sucedido ya de todos modos. Puedo verlo cuando los miro, Pete, o a cualquiera de ustedes. Ya está hecho. La realización, la maestría, la iluminación, lo que sea ya está hecho. Así que no estoy preocupado por eso. La única cosa que me resulta doloroso es cuando están solo sobreviviendo, cuando no están realmente vivos. La única cosa que me parece difícil al mirar es saber que ya está ahí, sabiendo que tienen miedo de darse cuenta de eso, tal vez. Se  están apagando. Están esperando a que otro grano de maíz a su lado estalle para asegurarse primero de que no simplemente explota y se vuelve invisible cuando lo hace. (Adamus sonríe)

Mis amigos, ya no podemos esperar más. No podemos esperar. No creo que lo quieran, pero aún así está sucediendo. Aún así, hay este titubeo. No podemos esperar más.

He dicho antes que la iluminación, la realización es el tipo de cosa que quieren más que la vida misma. Si tuviera que mantener su cabeza bajo el agua, mientras la sello con una tapa en la parte superior de la caldera de las palomitas de maíz, lo quieren más que la vida misma, pero todavía hay esa duda, se frenan.

Así que llegan al punto donde sólo están sobreviviendo. Hay una parte de ustedes que lo sabe, y va a empujarlos por la escalera. Yo no. Ninguna conspiración, pero ustedes mismos se auto-empujan directo por la  escalera  para  que  puedan  sentirse vivos. Eso es una cosa maravillosa acerca de las experiencias cercanas a la muerte.

¡Oh! Son increíbles. Aterradoras. Y no siempre son cercanas a la muerte. A veces están experimentando la muerte. (Adamus sonríe) Eso es lo sorprendente, ya que podrían ir al otro lado. Pero de repente los hace sentirse vivos.


 

 

No necesitamos ir por ese camino. En realidad, no lo recomiendo en absoluto. No necesitamos pasar por ese gran accidente de coche que está en  algunas  de  sus energías o el susto de un cáncer. Ese es uno espeluznante. Sí. Ni siquiera deberíamos hablar de eso, ¿correcto? No, vamos a hablar de ello, porque los asusta hasta llevarlos al infierno, y debería.

El médico les da la noticia, "Tiene cáncer". Mm. ¡Oh! muchacho. De  repente, empiezan a apreciar la vida, ¿eh? De repente, ya no simplemente sobreviven. Es como dicen ahora, "Tengo que vivir. Tengo que hacer todo lo que me hubiera gustado haber hecho".

Y luego vienen a mí. Esa es la parte divertida. Luego vienen a y me dicen: "Caray, Adamus, ya sabes, acabo de recibir la noticia. No tan buena. ¿Puedes hacer algo?" Estoy como, "Nop. Chequea con Santa Claus. Él podría ser capaz de ayudarte". (Se ríe) No es tan bueno. No es tan bueno.

Pero es genial. Y la... (mira a Linda) LINDA: Estoy escuchando.

ADAMUS: La parte buena es que les dan la noticia, entran en pánico y se preguntan si hay alguna cura milagrosa ahí afuera. Nah. Pero empiezan a contemplar la vida. ¡Ah! Y luego vienen a y tenemos algunas grandes conversaciones  y  ustedes  saben quiénes son y primero tratan de negociar. Lo cual no funciona. Pero luego dicen, "sabes, yo simplemente deseo tener..." y rellenen los espacios en blanco. "Sólo deseo haber permitido. Ojala no hubiera demorado mi propia iluminación, mi propia realización. Ojala hubiera sido un poco más audaz. Ojala no me hubiera comprometido tanto. Ojala hubiera tenido la visión clara que tengo en este momento en ese entonces.

¡Oh! Tampoco tengo la visión. Con la muerte haciéndome señas y todo el dolor y todo lo demás que se va a estar enredando en todo este suplicio, oh, que tampoco deseo".

Mis queridos amigos, vamos a tener la visión ahora. Mucho más fácil.

 

He dicho al comienzo de esto que en realidad es muy fácil, a menos que ustedes se entrometan en su propio camino. Vamos a tener esa visión ahora.

Y la visión no me refiero a una visión con sus ojos. Visión es la conciencia. Eso es lo que significa la visión. Es una conciencia.

Cauldre me permitirá contar una historia interesante. Tuvo una experiencia la otra noche, sentado después de cenar viendo algún programa de televisión estúpido y relajante, él dice. Él estaba relajado. Y de repente pudo ver de una manera que nunca


 

 

había visto antes. No sólo con sus ojos. Podía ver todo en 360 grados. Aunque tenía los ojos cerrados, podía ver en todo, en las piedras de la chimenea, en la madera de los gabinetes, en todo. Podía ver a través de las cosas. Podía sentir  todo  sin  ningún esfuerzo. Sin ningún esfuerzo, ni siquiera intentarlo. De repente, la conciencia estaba allí. Eso es lo que es. De repente, simplemente toda la conciencia.

Y la conciencia no es una cosa mental en absoluto. Está sólo allí. No tienen que trabajar en ello. De repente, se dan cuenta de la organización. Se dan cuenta de cómo funcionan las energías, de cómo llegan a servirles. Se dan cuenta de cómo ustedes son su mejor amigo y son su propio peor enemigo. Se dan cuenta de cómo se entrometen en su camino. Se dan cuenta de cómo se comprometen. Iba a decir 'debiluchos', pero se comprometen tanto.

 

Recordando la Visión

Ustedes saben por qué están aquí en esta vida. Conocen ese compromiso, que quema en lo profundo, ese compromiso, pero luego se comprometen. Vamos a ir más allá de eso. Vamos a tener algo de visión.

Con eso, voy a pedir que las luces de la casa se diluyan un poco, poner alguna buena música merabh de navidad. Ah, sí.

Visión, ah, eso no viene de los ojos. Es el conocimiento del que hemos hablado. (La música suave de Navidad comienza)

Esto no significa que tienen que saber todos los detalles de lo que va a pasar. Es la visión, la visión de su iluminación en esta vida. Está aquí mismo.

(Pausa)…

 

No es una visión mental. No es una que aparece como por arte de magia en su mente. Es una visión, un conocimiento, que traen a esta vida diciendo que es su última vida. Traen a esta vida tan profundamente comprometidos que nada va a interponerse en su camino. Ni siquiera ustedes mismos.

Siempre me gustó esa parte, cuando dijeron: "Nada se va  a  interponer  en  mi camino, ni siquiera yo".

Si eso significaba tener que caerse por una  escalera,  tener  un  accidente  en  el coche, lo que sea, no iban a dejar que nada se interpusiera en su camino. Tuvieron tal visión, tal visión de por qué estaban aquí.

Todavía está allí.


 

 

La belleza de esto es que no tienen que hacer nada. No tienen que trabajar la visión. No tienen que encontrar la manera de conseguir que se cumpla. Ya está hecho.

Sólo tienen que regresar a esa visión. El Maestro iluminado encarnado. No dentro de diez años, no más tarde.

Ahora mismo.

 

Esa sola visión, esa reconexión es suficiente. Moverá  montañas  y  barcos.  Esa visión, ese conocimiento, sin duda, esa visión audaz es todo lo que se necesita. Todo lo demás empieza a caer en su lugar.

Ahí es cuando ustedes, el Maestro, sólo puede tener esta gran sonrisa veterana en su cara. Ahí es cuando pueden permitir que las energías les sirvan. Ahí es cuando no ironizan o retienen la opulencia y la abundancia, la salud. No ponen el pie sobre el freno.

Esa visión... es lo que los trajo a esta vida.

 

Saben, esa visión, esa es una de las dos cosas que ustedes retuvieron, la consideraron tan preciosa, tan preciosa que la han ocultado. No querían que nada distorsionara o contaminara o corrompiera esa visión. Así que la escondieron de modo que no estaría expuesta a las cosas difíciles en este mundo. La escondieron porque sabían que sería muy vulnerable a la oscuridad en esta vida, más que en otras vidas.

Voy a repetir eso. Sabían que iban a ser vulnerables a la oscuridad en esta vida más que en cualquier otra. Así que escondieron esa visión para que no fuera corrompida.

Iban a ser más vulnerables a la oscuridad, porque iban a ser más sensibles, iban a ser más que un explorador, y sabían que llegaría el momento en que no podían huir más de la oscuridad la suya o de cualquier otro. Ya no podían escapar de ella nunca más. Ya no podían ocultar la luz más.

La verdadera integración es integrar todo la oscuridad y la luz, el cielo y la tierra, el bien y el mal, lo masculino y lo femenino así que escondieron esa visión de su iluminación, tan bien que podrían casi que decir que se les olvidó dónde la guardaron.

(Pausa)…

 

Pero saben, no lo hicieron. Vi dónde la escondieron. Sabía que íbamos a estar sentados aquí como estamos ahora mismo antes de las fiestas  de  navidad,  justo después de cruzar el marcador histórico del 2012. Sabía que llegaría un momento en el


 

 

que no iban a tolerar simplemente sobrevivir más. No iban a soportar conversaciones de forma mensual acerca de cómo podría ser de maravillosa la iluminación. Yo sabía que iba a llegar el momento en donde, si no lo conseguimos, tendríamos un motín aquí mismo, en el Crimson Circle.

Así que tuve la  visión, tuve la  visión de que  estaríamos sentados aquí, agradablemente, tocando música de temporada de fondo, un hermoso árbol Hanukkah en el escenario, y sabía que íbamos a hablar de la visión una vez más. La visión que tuvieron, la visión, el conocimiento de que la iluminación ya estaba aquí. No afuera en otro lugar, pero aquí mismo.

La visión, la conciencia; y luego, en esta forma Kasama, que significa que ya ha sucedido, entonces dije: "saben, se necesita un ser muy audaz y valiente para tener una visión y para permitirla". Muy audaz y valiente.

Una cosa es tener la visión, el conocimiento de la iluminación y mantenerla afuera en la distancia, tanto como tener una zanahoria delante de un caballo. Es otra cosa, otra cosa muy distinta a permitirla.

En cierto modo, podrían decir que es casi divertido, hasta cierto punto, tener la visión y mantenerse trabajando hacia ella, manteniéndola irrealizada. Algo divertido, hasta cierto punto. Pero luego, bueno, entonces la vida comienza a sacarlos. No se sienten tan vivos. Se sienten como si estuvieran sólo sobreviviendo. Sucede mucho en realidad en aquellos que se dedican al trabajo espiritual.

Diría que cualquiera que se involucra en la espiritualidad y, hasta cierto punto, en la religión, todos tienen un verdadero deseo sincero de conocer algo más grande. Pero luego, tan a menudo en el trabajo espiritual, los grupos, los libros, los productos son sólo un medio para la supervivencia. No son más que una distracción. No son más que otro credo del Ser que el Mismo no está listo.

Más pronto o más tarde... tarde o temprano se cansan de todo eso y llegamos a un momento de la verdad. Ya ha sucedido y está sucediendo.

Lo gracioso es que este momento de verdad, en este momento,  no  está  sólo pasando aquí. En realidad también ocurre en todo lo relacionado con su pasado. Lo que están sintiendo en este momento está siendo sentido por ustedes, un  niño  en  la Navidad, un joven adulto de 20, 25 años en una Navidad. Todo está siendo sentido.

Está recordando esa visión, esa hermosa visión, ese compromiso, "Esto es todo".


 

 

Ahora que sentimos de nuevo en esta visión y en el compromiso de la iluminación en esta vida, el siguiente paso es ser tan valientes, tan escandaloso, tan audaces, y permitir que entre en ustedes. No hay que esperar más o mantenerla a raya. No más conformarse con otra cosa que no sea la plena realización. No pensar más. No más dudas. No hay más juegos. Esto es todo.

Esto es todo.

 

La vida o morir. Así que vamos a hacerlo. (Pausa)…

Entiendo por qué ocultaron la visión, por qué fingieron que no estaba allí. Puedo entender por qué no querían que alguna vez fuera corrompida. Prefirieron no darse cuenta de ello o no tenerla, en lugar de ser distorsionada por ustedes y por los demás.

Pero vamos a recogerla otra vez. Vamos a tomarla desde donde se ha escondido, abrirla, del mismo modo que lo harían al abrir un regalo de Navidad. Sí,  en  este momento. No esperen. No esperen por la próxima Navidad.

Ábranla del mismo modo que lo harían sentados debajo de ese árbol esperando por ustedes.

Por favor, por favor, ábranla, Es su iluminación. Es su conciencia. Es su totalidad. Siéntanla.

(Pausa)…

 

Vean, eso fue muy fácil. No fue tan difícil.

 

Ahora, simplemente tráiganla directo a ustedes. Sólo tráiganla ahora mismo. (Pausa)…

A su cuerpo, tráiganla a su cuerpo y su mente. Está viva. Vean, está viva.

 

No fue por el libro de los secretos. No fue por una varita mágica. Fueron ustedes.

Su visión, está viva.

 

No tienen que hacer cosas como caerse por una escalera o tener un accidente en el coche o tener malas noticias del médico. Esas son falsas maneras de sentirse vivo.

Esta visión está viva. La traen para mismos, a su cuerpo, a sus ojos, a su nariz, a su boca. Dejan que fluya en sus oídos, en su abdomen, en sus pies, en sus días y noches.


 

 

Está viva. (Larga pausa)…

Tomen una profunda respiración. Tomen una buena respiración profunda, mis queridos amigos.

Me encanta esta época del año. Es tan mágica, tan mágica. La magia es muy real, si ustedes permiten que sea.

Así que, como dije cuando iniciamos la reunión,  es  fácil.  Es  bastante  fácil.  Se meten en sus propios problemas a veces. Sí. Se entrometen en su propio camino de dudas y de contenerse. Pero, a dónde vamos ahora, a donde los restantes Shaumbra que aún  permanecen, a  dónde vamos  ahora  es a  la realización, la experiencia, en vivirla. No sólo sobrevivir en la vida y hablar de ello, pero vivirla. Ahí es a dónde vamos.

En realidad va a ser mucho más fácil, mucho más fácil en muchos aspectos. Pero va a requerir que sean algo extravagantes, algo audaces bueno, realmente atrevidos

y ser ustedes mismos.

 

Así que con eso, queridos Shaumbra, es una delicia estar aquí con ustedes. Ahora tengo que ir a prepararme para su fiesta. Sí, voy a estar por aquí. Y, por favor, lo que sea, no me permitan ni a ni a mismos nada que no sea lo mejor. No sólo para la fiesta de esta noche, pero para la vida en general.

Con eso, vamos a tomar una profunda respiración y recuerden que...

 

AUDIENCIA Y ADAMUS: Todo está bien, en toda la creación.

 

ADAMUS: Con eso, felices fiestas, queridos Shaumbra. Gracias. Gracias. (Aplausos de la audiencia)

 

 

Adamus del Concejo Carmesí es presentado por Geoffrey Hoppe, también conocido como “Cauldre”, en Golden, Colorado. El Crimson Circle Círculo Carmesí es una red global de ángeles humanos quienes están entre los primeros en hacer la transición a la Nueva Energía. Conforme experimentan las alegrías y los retos del estatus de ascensión, ellos ayudan a otros humanos en sus viajes a través de compartir, cuidar y guiar. Más de 100.000 visitantes vienen al sitio Web del Crimson Circle cada mes para leer los últimos materiales y discutir sus propias experiencias.

Si están leyendo esto y tienen una sensación de verdad y conexión, ustedes son ciertamente Shaumbra. Son un maestro y un guía humano. Permitan que la semilla de la divinidad florezca dentro de ustedes en este


 

 

 

momento y por todos los tiempos por venir. Nunca están solos, ya que hay familia por todo el mundo y ángeles en los reinos alrededor de ustedes.

Por favor, distribuyan este texto en una base no-comercial, no-costo. Por favor, incluyan la información en su totalidad incluyendo estas notas al pie. Todos los otros usos deben ser aprobados por escrito por Geoffrey Hoppe, Golden, Colorado. Vean la página de contactos en el sitio Web: http://www.crimsoncircle.com © Derechos de Autor 2014 Geoffrey Hoppe, Golden, CO 80403.




Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service