eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12063 al 12092 
AsuntoAutor
Fwd: Talleres 2015 REDCONCI
Fwd: Cronograma 20 REDCONCI
¡ASCENDIENDO..FINA Graciela
INFORME OPTIMO PAR Graciela
Newsletter Nueva E Graciela
PRONÓSTICO MENSUAL Graciela
TERMINEN CON SU SU Graciela
KRYON - LA EVOLUCI Graciela
el secreto de la v Juana Al
¿ES SU ALEGRÍA ALG Graciela
KRYON - FILTROS AK Graciela
Conversaciones con Graciela
La Reconexión y la Graciela
=?UTF-8?B?RndkOiBb Juana Al
FEBRERO 2015 - INF Graciela
CLIMA CÓSMICO - IN Graciela
ACTUALIZACIÓN DE L Graciela
=?UTF-8?Q?Aceptaci Juana Al
INFORME DE LAS ENE Graciela
=?UTF-8?Q?Rv:__Rec Juana Al
PREPÁRENSE PARA 20 Graciela
¡CORRIJAN SU MANER Graciela
Un Mensaje Planeta Graciela
=?UTF-8?Q?Re:__Ace Guillerm
REPORTE ASTROLÓGIC Graciela
Informe del Clima Graciela
=?UTF-8?Q?Capilla_ Juana Al
Nueva Escuela del Graciela
=?UTF-8?Q?Rv:__Rec Juana Al
=?UTF-8?Q?el_unive Juana Al
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 12097     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[RedLuzArgentina] =?UTF-8?Q?Aceptaci=C3=B3n?=
Fecha:Viernes, 6 de Febrero, 2015  11:43:53 (-0300)
Autor:Juana Aliberti Martinez <juanaaliberti @.....com>



‹
Aceptación.

En el Paraíso también "tick, tack...". Allí también somos despertados. Incluso de la Gloria hay que apearse en una alborada impostergable. Si queremos que esa dicha sea a perpetuidad, habrá que volver a solicitar turno y tomar carne; habrá que bajar a estos valles donde realmente se conquista. œNada se regala en la tierra, nada en los Cielos, ya estábamos advertidos. Antes de acudir a destino, hay un momento en el que al alma le es presentada su futura encarnación. Ese momento es muy viva y bellamente relatado por Herman Hess en un revelador poema que se le atribuye sobre la reencarnación:

œAllí escuché la pregunta del Ser
¿Te atreves a vivir esta vida?
Pues, la hora de la decisión ahora ha llegado¦

En realidad antes de volver a desembarcar en los valles de este mundo ya sabemos lo que nos aguarda. Ha habido un proceso largo de estudio y planificación en todo momento asistidos por un guía, ángel o tutor. Finalmente seríamos consultados por este ser celestial para confirmar nuestra aceptación. Tal como relata Hess, este ser protector y orientador nos pregunta si nos animamos a vivir esta vida.

Estamos aquí, ahora en medio de este mundo, luego todo indica que nuestra respuesta debió ser afirmativa. Previamente, y después de haberlas de forma pormenorizada examinado y ponderado, habríamos descartado otros propuestas que se nos habrían presentado. Habitualmente un total de cuatro opciones, según reza la arcana sabiduría

œSe me mostró el mal y el bien
Se me mostró la abundancia de mis defectos
Se me mostró la herida que me haría sangrar
Se me mostró la ayuda de los ángeles

Desde esa œcolina ante el futuro, divisamos la vida que nos aguardaba. Allí se nos presentó el guión básico, lo que en breve habríamos de olvidar. Los hitos fundamentales de la vida, por supuesto no la letra pequeña, pues ello obraría en contra de nuestro libre albedr En líneas generales, en razón de nuestros méritos y dem adquiridos. sabemos al otro lado del velo de la existencia que nos aguarda en la materia. Sabemos de los momentos difíciles, duros, ingratos, con sus pruebas de dolor, de enfermedad, de soledad¦, fruto todo ello de nuestro egoísmo, de nuestra inconciencia pretérita... Nada nos debería coger de sorpresa. Todo ya estaba ensamblado, la herida también ya estaba preparada, lista a abrirse en el momento acordado. œYa sabemos de la herida que nos hará sangrar¦, pues nosotros mismos, absolutamente nadie más, nos habríamos acercado a un dolor m punzante. A estas alturas del juego no conviene rechazar las consecuencias del mal sembrado¦

œAntes de venir a esta vida terrenal
Me fue enseñada cómo yo viviría
Allí estaba la preocupación, allí estaba la tristeza
Allí estaba la miseria y carga de sufrimiento
Allí estaba los vicios que a mí me iban a acompañar
Allí estaba el error, que me iba a aprisionar
Allí estaba la pronta ira, que me iba a encolerizar
Allí había odio y arrogancia, orgullo y vergüenza¦

Pero igualmente los rayos del sol en mitad de los inviernos ya están también con antelación grabados en nuestras mejillas. Sabemos en líneas generales del panorama desafiante que habremos de afrontar, pero igualmente sabemos de los momentos de sana felicidad conquistada, de los momentos de genuina dicha, de entrañable fraternidad¦

Pero también estaban las alegrías de aquellos días
Tan llenos de luz y de bellos sueños
Donde no había queja y no había castigo
Y por todas partes brotaban dones y gracias
Donde el amor estaba todavía unido a una apariencia terrenal
Y la salvación se otorga sin ataduras/dependencias
Donde está el hombre apartado del dolor humano
Y donde se considera uno como un Elegido de los Altos Espíritus

Al dejar la colina sobrevendrá el olvido, al quedar presos del traje terrenal, se esfumará el recuerdo. La vida en la materia irá discurriendo y con la madurez irá aflorando la visión de la colina. Constataremos que era una visión ajustada a ciencia, en razón del karma sembrado y de las virtudes igualmente puestas en acción. Es en la madurez, cuando tomaremos igualmente conciencia práctica de que absolutamente nada se regala, ni en un sentido, ni en otro; de que todas las situaciones de uno u otro signo que cosechamos, responden a acciones o actitudes anteriores nuestras. Con ese conocimiento nos alcanza una paz que no tiene límites, una profunda sensación de que todo está en orden. De que nada es por que sí.

Finaliza así el poema del visionario Herman Hess:

"Esta es la vida que quiero vivir!"
Dije yo como respuesta, con una voz firme
Así fue como yo entré en la nueva vida
Y acepté en mí, tranquilamente, mi nuevo destino
Así fue que yo fui a nacer en este mundo.
Yo no me quejo, aunque a menudo no me gusta
Porque, sin haber nacido, dije yo que sí.

Herman Hess

Con la aceptación de ese orden, nosotros sumamos al gran Orden. Nos hacemos participes de la creación. Hasta ese momento nosotros no somos partícipes de la corriente de la Vida, pues nos hallamos a conflicto. No llovemos con la lluvia, no nevamos con la nieve, no irradiamos con el sol.

Es la aceptación lo que nos trae una paz sin medida. Nos ahorra los muros por aporrear, las palabras gruesas por pronunciar, la ira a desatar¦ œTodo está bien no voy a trabajar por transformar la realidad, quiere decir que acepto la ley de consecuencia, de la siembra y la cosecha. œTodo está bien no es boleto gratuito para tirarnos al sofá, sino aceptación de que el presente que estoy viviendo es sólo fruto del pasado que yo he cosechado. Aceptar mi destino, clamar el œ¡Hágase tu voluntad!, no quiere decir que yo no deba intentar transformar este escenario que he elegido para evolucionar. Aceptación es siempre sumisión a la Voluntad superior, pero no a la de los humanos, cuando esa voluntad conculca el principio supremo del amor fraterno.

Aceptar mi destino no me exime de trabajar a favor de la justicia social, por el progreso de la solidaridad y de los valores de hermandad. œTodo está bien significa que yo no voy a introducir un elemento añadido de desarmonía. Quiere decir que mañana lloverá, nevará, se cerrarán las carreteras y yo estaré en paz, que llegará la gripe y yo estaré en paz y la que saludaré con una sonrisa. Que llegará igualmente la muerte y le propinaré abrazo. Quiere decir que yo saludaré los desarreglos, las injusticias, las desigualdades colectivas porque aún estaban en nuestro guión, pero que también con todo mi potencial, con toda mi paz seré agente para que esa desigualdades, esas injusticias vayan cediendo.

La enfermedad, la separación, el disgusto¦, vinieron en el momento oportuno para sacudir nuestra conciencia cuando era necesario. Nada es gratuito, todo tiene su razón profunda y de esa razón nosotros, (nuestras acciones, deseos y pensamientos), somos la clave. La aceptación nos proporciona un nuevo anclaje en la vida. Hay una vieja rebeldía que puede ceder, que nos hacía daño, pues arrojaba una y otra vez las verdaderas responsabilidades fuera.

Aceptación es recuerdo de ese œsí que pronunciamos en la colina donde se nos fue presentada nuestra vida, pero aceptación es sólo la primera parte, porque después habremos de intentar mejorar la vida tanto para nosotros, como para el prójimo. Las mayores lecciones vienen del recuerdo esa conversación en la colina, de la renovación de nuestro compromiso de entonces y de siempre.

Del libro "Sólo un hasta luego" (En preparación)
http://www.artegoxo.org/



Juana Aliberti Martinez
http://despertandoconciencias.webs.com

Miembro de
RedLuz Argentina http://redluzargentina.webs.com
Noa Shamballa, RedLuz del Noroeste Argentino http://redluznoa.webs.com


--








¡Beruby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red de todos modos.
haz clic aqui