eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3104 al 3133 
AsuntoAutor
Luz del Alma - Rev Verónica
Plenilunio de Sagi Cristina
ACTIVIDADES DICIEM Tamanae
RITUALES ANDINO-MU Alicia Y
Seminario Creando Alicia Y
TALLER DE ABUNDANC Graciela
17 de Noviembre 20 Graciela
Rejilla de Activac Cristina
Completud del cicl Francisc
Viaje a las tierra Alicia Y
ORACION PLANETARIA Alicia Y
Perdón a todos!!!! Alicia Y
" Impulsá el cambi vilma no
Informe Astrológic Alicia Y
Lección 20 Estudia Cristina
Querida familia GO Cristina
CPLNews (R): El Co Alicia Y
Re: Gran evento 9- Tomas Fi
Luz del Alma - Rev Verónica
Canalizaciones de Elisabet
EROS A LOGOS Cristina
Psiconeuroeducació Alicia Y
Bitácora de la Tie Alicia Y
Las Mujere s de la Alicia Y
UNA PSICOLOGÍA DEL Issa \(D
LM-12-2007 - UN DO Cristina
Ecos de la Tierra. Francisc
Iluminación: ANTAR Lucrecia
: El octavo contin Cristina
ENTRELAZAR EL CORA Graciela
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 3130     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redluzargentina] UNA PSICOLOGÍA DEL ALMA PARA UNA CULTURA DE LA PAZ
Fecha:Jueves, 29 de Noviembre, 2007  16:22:32 (+0100)
Autor:Issa \(Davida-red\) <issa @..........org>
En respuesta a:Mensaje 3126 (escrito por Cristina Casalis)

 

 

 

 

UNA PSICOLOGÍA DEL ALMA PARA UNA CULTURA DE LA PAZ

 

Cuando la batalla es interior, la victoria puede por fin ser real. Una victoria es real cuando conduce a un nuevo orden, caracterizado por niveles de verdad, inofensividad, equilibrio y eficacia superiores. Libramos en este instante batallas en todas las esferas, en el plano de la ecología la contaminación causante del calentamiento global, la pérdida de miles de especies vegetales y animales, el deterioro de la vida en los océanos, la desertización que pone en peligro bosques y oxígeno. En el plano de la salud las grandes enfermedades como cáncer, tuberculosis y SIDA causantes de millones de muertes al año, o la depresión causa de suicidios y bajas laborales en cifras difícilmente creíbles, o el problema de las drogas que destruye la vida de millones de jóvenes antes de siquiera amanecer a la luz de su infinito potencial. En el plano de la economía la devastadora pobreza que condena a millones de personas a la muerte física y la no menos cruel muerte de su potencial humano por carencias básicas en su educación. En el plano de la política muchos libran tristemente aún sus guerras innobles: las del territorio, el dominio, el petróleo como fuente de riqueza y otros luchan en la única una guerra noble, la guerra por la paz, esa que requiere  conquistar la justicia como condición previa, indispensable e impostergable, y que todo lo da para que en un futuro solidario ondee la bandera de la blanca inofensividad. Iguales batallas en otros frentes, tenemos en crisis la educación, la religión y la misma ciencia pues en tanto su tecnología sea la de la sociedad de consumo, la del poder al servicio del dinero, ella no sirve a la vida, la obstaculiza de forma activa, permanente y eficaz.

 

Veamos algunas de estas batallas bajo la hipótesis de que no son varias hoy, ni lo han sido nunca. Son una y la misma: son la batalla por conquistar el corazón del hombre, ese lugar de la consciencia donde la ignorancia desaparece y ya no son posibles la injusticia, la agresión, la mentira, ni ninguna forma de subyugación, abuso o destrucción.

 

Una de las que más cobertura mediática está teniendo en este instante es la batalla por sanar la tierra, Al Gore nominado para el premio Nobel y premio Príncipe de Asturias, por su estupenda obra de difusión, es una de las voces más notorias en un llamado inteligente a la responsabilidad de los gobiernos y los ciudadanos. Lo mejor de su mensaje es su afirmación de que el desafío es un desafío ético. Lo es.

 

Si de verdad entendemos que lo es, veremos que detener la contaminación es mucho más que minimizar el número de toneladas de carbono que lanzamos a la atmósfera causando el efecto invernadero, el calentamiento global y el derretimiento de los hielos perennes,  y pasa a ser la batalla por conquistar el único factor que garantiza a Gaia un futuro de plenitud y a la humanidad una cultura de la paz: una consciencia despierta.

 

Despertar es ascender a nuestra verdadera identidad, es decir encarnar en nuestras vidas los valores eternos, los que son comunes a todas las religiones, los que constituyen la plataforma para que la paz y el amor dejen de ser sueños y promesas y sean la más sólida realidad. ¿Cómo despertar? ¿Qué obstáculos se oponen? Despertamos venciendo los obstáculos que nos impiden comprender nuestra naturaleza esencial y por tanto la naturaleza verdadera de todo lo que es. Para hacerlo debemos conquistar el dominio sobre los tres planos de nuestra personalidad, es decir debemos vencer nueve grandes pruebas, representadas en la mitología por una hidra de 9 cabezas:

 

En el PLANO FISICO el apego por la comodidad en todas sus formas: inercia, indiferencia, autojustificación o lisa holgazanería; el apego al sexo con todas sus manifestaciones, pasión ciega, instinto, promiscuidad, obsesión, prostitución, perversión y paternidad irresponsable y el apego al dinero es decir el materialismo, la codicia y la avaricia.

En el PLANO EMOCIONAL el miedo (inseguridad, temor al fracaso, temor a la muerte, fobias, crisis de pánico)  la ambición (competitividad, rivalidad, afán de protagonismo) y el odio (rencor, rabia, destructividad).

En el PLANO MENTAL la crueldad (venganza, crítica) la separatividad (dificultad de cooperar, incluir, comprender la esencia última) y el orgullo (prepotencia, rigidez, atrincheramiento en la propia posición,  parcialidad).

 

Intentemos pensar en algún conflicto de la humanidad en alguna época o lugar, a nivel personal, familiar, social, nacional o planetario cuya causa última NO resida en uno de estos conflictos. ¿Hay alguno? No, no lo hay.

 

Ni siquiera un dios puede cambiar en derrota, la victoria de quien se ha vencido a sí mismo” dice Buda, así de sagrada es esa victoria. ¿Hay acaso alguna OTRA batalla que librar? Si vencemos al interior automáticamente afuera las cosas se reordenan, no hay afuera separado del adentro, cuando habitamos nuestro ser. Con cada conquista adentro aumenta la luz del mundo. Con cada paso nuestro avanza la cadena entera de la vida. A medida que nuestra luz crece nuestra capacidad de irradiarla aumenta también y así el proceso de responsabilizarnos por nuestra propia vida pasa a ser luego el proceso de ser creadores y termina siendo el proceso de liberar a los demás. Ese trabajo por los demás se conoce en todas las religiones como la actividad privilegiada: el servicio.  

 

Vivamos cada día como una oportunidad para dialogar con el mundo, sabiendo que el mundo cambia cuando nosotros cambiamos. Aceptemos la responsabilidad de tomar posesión de nuestro poder: el de ser creadores de nuestra vida y de nuestra cultura. Vivamos ese diálogo con el mundo en nuestros éxitos y nuestros fracasos, en la salud y la enfermedad, ante la muerte, el nacimiento y el cambio, cultivando en nuestro interior el desarrollo de las virtudes que nos conducen al equilibrio. El del equilibrio es el Noble Sendero del Medio, el que encarnó Buda para conquistar la iluminación. Sepamos que iluminar el mundo no es posible sin iluminar nuestra vida, iluminémosla.

 

Para iluminarla recuperemos para todas nuestras actividades el ser en el hacer y así ninguna será activismo, esa falsa creencia de que el problema es de otros, que está afuera, que se cambia sólo actuando. Recuperemos para nuestro tiempo libre y nuestras pausas, el compromiso con alguna forma de servicio o de meditación y así ninguna será ombliguismo.

 

No transitamos la senda del medio si nos polarizamos en el masculino hacer, programar, organizar, disociando la actividad de la introspección, el silencio receptivo y la profundidad de lo femenino. No conquistaremos la sensibilidad fecunda de lo femenino si nos quedamos en la sensiblería de las heridas no sanadas, en el victimismo, la renuncia o la queja. Sólo desde la profundidad femenina de nuestra aceptación, nuestra tolerancia y nuestra humildad unidas a las virtudes masculinas de nuestra voluntad de bien, nuestra inteligencia y nuestra dinámica practicidad sanaremos la vida y la cultura. ¿Hay acaso otra batalla que librar?

 

Isabella Di Carlowww.davida-red.org PAGINA OFICIAL DE JORGE CARVAJAL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





NUNCA PENSASTE QUE PUDIERA EXISTIR TANTA BELLEZA
Disfruta de una foto diferente de nuestro Cosmos cada dia.
¿Cual será la de hoy? ¡Descúbrela visitando fadd.corank.com ya mismo!



[Adjunto no mostrado: UNA PSICOLOGIA DEL ALMA PARA UNA CULTURA DE LA PAZ.doc (application/msword) ]