eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3230 al 3259 
AsuntoAutor
PEREGRINACION - SE HUGO E.
feliz navidad lynette
Felices Fiestas, U graciela
Calendario Espirit Alicia Y
Transmisiones de l Alicia Y
Talle de Color en Alicia Y
Bendiciones Navida infoanan
Abrazos desde la R Alicia Y
El despertar cuánt Susana P
FELICIDADES Susana P
Felices Fiestas Be Alicia Y
Noche de Paz Thamm Alicia Y
Por qué festejamos Alicia Y
Fwd: Por qué feste Alicia Y
RE: Abrazos desde rosario
Aquello que aprend Alicia Y
Jorge Carvajal en RedLuz10
Proyecto Matriz RedLuz10
2008, bueno para l RedLuz10
Bitácora De La Tie Graciela
Todo Ser Sensible Susana P
Más sobre Júpiter Alicia Y
El llamado a la ac Alicia Y
Capilla del Monte Alicia Y
Predicciones Astro Alicia Y
RE: Capilla del Mo MARIA IN
Bitácora de la Tie Graciela
Redes regionales d Proyecto
Manifiesto politic Proyecto
LAS ENERGÍAS DE EN Graciela
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 3244     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redluzargentina] Por qué festejamos la Navidad Alicia Contursi
Fecha:Lunes, 24 de Diciembre, 2007  20:09:31 (-0300)
Autor:Alicia Y Amira Contursi y Manzur <alicia.amira @.....com>

¿Por qué festejamos la Navidad?

Alicia Contursi

 

 

La respuesta a esta pregunta no pude ser meramente personal. No se trata de por qué me siento o no inclinado a compartir la reunión familiar, la cena, la espera de Papá Noel, la Misa de Gallo, los bailes después de medianoche o la entrega de regalitos a niños pobres o ancianos. Todos festejamos, de una u otra manera.

Decimos que son Fiestas Tradicionales, pero no de una cultura en particular, sino de toda la humanidad. ¿Qué es entonces lo que se celebra? ¿Qué hay en el trasfondo de esta cíclica fiesta que toma todos los ropajes culturales e históricos, a través de los siglos y en casi todos los puntos de la superficie terrestre?

 

Solsticio y Navidad

Aparentemente hay una estrecha relación entre la Navidad y uno de los  Solsticios. Solticio es un   punto cosmográfico que marca el comienzo de la estación invernal o de la estación del verano. Uno se da en diciembre y el otro en junio, con medio año de diferencia entre ellos. Dependiendo del Hemisferio, la Navidad va a acoincidir con el comienzo de una o de otra de esas estaciones.

Los orígenes de la Navidad se remontan el amanecer de la Humanidad en el Hemisferio Norte, antes del nacimiento de Cristo. Corresponden al solsticio del invierno, el 21 de diciembre,

la noche más larga del año, que marca el instante en que la Tierra se encuentra en el punto más alejado del Sol. Es el primer día del invierno, momento en que el Sol entra en Capricornio en el Zodíaco. Anuncia simbólicamente el renacimiento del día, la resurrección del Sol, ya que es a partir de dicho instante los días se irán alargando y las noches se irán acortando.

Allí ancestralmente se rendía culto a los dioses del sol. 

En algunas culturas se creía que el dios del sol nació el 21 de diciembre, el día más corto del año, y que los días se hacían más largos a medida que el dios se hacía más viejo. En otras que el dios del sol murió ese día, sólo para volver a otro ciclo.

En Irán se celebra, desde hace cuatro mil años, y coincidiendo con el solsticio invernal, Yalda, el Natalicio del Dios solar Mithra, el Señor de la Luz, la antigua divinidad meda-persa.

Según la mitología celta,  el dios del sol había sido crucificado tres días después del solsticio de invierno (21 + 3 = 24 de diciembre), pero resucitó de entre los muertos. Se dice que éste era el origen de la cruz céltica que simboliza el dios del sol en la cruz, mil años anterior al cristianismo. En el contexto del cristianismo, la Navidad fue instaurada durante el imperio romano.

 

Los Saturnales

Los romanos honraban a Saturno, el antiguo dios de la agricultura, con festivales que comenzaban el 17 de diciembre. Eran las "Saturnalias". Duraban cerca de siete días e incluían el solsticio de invierno, que por el calendario juliano caía el 25 de diciembre. Por la celebración de Saturnalia los romanos posponían todos los negocios y guerras, había intercambio de regalos, y liberaban temporalmente a sus esclavos. Tales tradiciones se asemejan a las actuales tradiciones de Navidad y se utilizan para establecer un acoplamiento entre los dos días de fiesta. Éstos y otras festividades del invierno continuaron hasta el primero de enero, el festival de las Calendas, cuando los romanos marcaron el día de la Luna Nueva y el primer día del mes y el principio del año religioso.

 

La primera Navidad cristiana

La más temprana de la celebración de la Navidad, reemplazando el culto solar por el Nacimiento de Jesús, el Cristo, se encuentra en Alejandría, cerca del año 200 de nuestra era, con Clemente de Alejandría. Para la época del concilio de Nicea en 325, la iglesia alejandrina ya había fijado el Díes nativitatis et epifaníae.(Día de la Natividad y de la Epifanía) Gracias al llamado sincretismo religioso, la Iglesia supo tomar de las antiguas tradiciones el momento que más se asemejaba a lo que querían festejar.

 

Divino y humano

Pero seguimos sin entender qué nos están queriendo decir todas estas prácticas y fiestas.

¿Qué hay de importante, de numinoso, de mágico en esta época del año, en este punto cíclico que termina imponiéndose en todas las culturas?

Nada más y nada menos que la divinidad en el ser humano. Dios hecho hombre, parido por la Reina del Cielo, por la Santa Virgen, por la Madre de lo mortales. Pero no tenemos que entenderlo afuera. No es Mitra hinduista o el de los persas o Jesús, o cualquiera otro de los que lo representan.

Somos nosotros, cada uno de nosotros que tiene que reconocer que es un dios. Que tiene una chispa divina dentro.

Ese es el Cristo interior.

Para eso hay que superar las luchas de poder del ego. Pasar por las tentaciones, tal como Jesús lo hizo. Y por sobre todo amar. No de la boca para afuera o regodeándose en un estado de aparente beatitud, repartiendo besos y abrazos y palabras dulces. Todo eso está bien si forma parte de la manifestación de un sentimiento abarcativo, comprometido e intenso de unión con todos . Con unos más que con otros. Empezando con los que tengo más cerca, con mis prójimos (próximos).

 

Navidad, en la nueva era

Parece que el espíritu navideño fuera algo externo, que vemos en las películas o en guirnaldas y adornos en las calles. Lo importante es lo que pasa en nuestros corazones. Hasta dónde podemos encontrarnos con la luz que todos llevamos dentro, la luz del Cristo interior, cualquiera sea nuestra fe religiosa.

La nueva conciencia no borra el pasado ni reniega de los auténticos valores. Se trata de una nueva mirada que no se queda en las formas externas, sino que penetra en los profundos significados. Por algo la humanidad a través de los siglos, con diversos ropajes culturales e históricos, sigue festejando esta época del año, cíclicamente. De nada vale que hagamos una reunión familiar, si hay rencor u odio en los corazones; que nos vistamos de gala si nuestra alma está triste o no tiene qué festejar; que compartamos un pan dulce si no sabemos compartir el pan de cada día. Que digamos que estamos en un camino espiritual si nos importa antes que nada nuestro propio ego y seguimos buscando reconocimientos.

Esta noche, cuando las campañas de las doce señalen el nacimiento del Niño en el pesebre de Belén, sería bueno que sintamos que dentro de nuestro corazón nace una luz, se alumbre un ser: nuestro Ser de Luz, nuestro Cristo interior.

Que la Navidad surja de adentro .




Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visitar páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web. ¿A qué esperas?
es.corank.com

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service