eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3421 al 3450 
AsuntoAutor
La Inversión de la Sabidurí
MAGNOLIAS EN FLOR Alicia Y
Las Amo en su dia! Alicia Y
Si Dios fuera una Alicia Y
=?UTF-8?Q?La_Ley_D Alicia Y
Antonio Velasco Pi Proyecto
Tres días en la na Proyecto
Como distinguir la Alicia Y
2008- La Nueva Ene Susana P
Astrónomos japones Alicia Y
Formación de facil Alicia Y
ZEITGEIST un video Alicia Y
Semana Santa en Sa Alicia Y
Semana Santa en Ca Alicia Y
Re: APOYO Y UNIDAD Alicia Y
Artes Vocales Ance Alicia Y
Libro electrónico Sabidurí
Canalización en Sa Susana P
HIJAS DEL ACONCAHU Alicia Y
Conferencias de Vi Sabidurí
Parteaguas / Para Ricardo
Bendicion de Unida Ricardo
KRYON - Canalizaci Graciela
Fw: La Ley de la A Graciela
Z <redluzargentina MARIA IN
Página para visita Alicia Y
" Despertar : la c Alicia Y
Las Líneas de la J Sabidurí
Los Glaciares está Alicia Y
Canalización Kryon Susana P
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 3427     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redluzargentina] =?UTF-8?Q?La_Ley_De_La_Atracci=C3=B3n_Graciela_-_El_Manantial_del_Caduceo?=
Fecha:Sabado, 8 de Marzo, 2008  21:04:45 (-0300)
Autor:Alicia Y Amira Contursi y Manzur <alicia.amira @.....com>

manantial_dif usion@eGrupos.net


 
Queridos amigos,
Compartiremos&nb sp;durante unos días partes del contenido del libro escrito por el Dr. Camilo Cruz sobre la Ley de la Atracc ión.
Reciban un gran abrazo y bendiciones,
Graciela - El Manantial del Caduceo
< /div>

 

< p style="MARGIN: 0cm 0cm 0pt; TEXT-INDENT: 35.45pt; TEXT- ALIGN: center" align="center">La Ley De La Atracción

Mitos Y Verdades Sobre El Secreto Más Extraño Del Mundo

.

 

Int roducción

"La ciencia debe ser parte de la naturaleza y de la realidad misma. Fuera de las ley es físicas y químicas presentadas en la teoría cuánti ca, debemos considerar la existencia de una naturaleza mu y distinta, hasta ahora poco conocida para el ser humano& quot;. -Niels Bohr, premio Nóbel de Física < span style="FONT-SIZE: 10pt">

Mucho se ha escrito sobre la ley de la atracción; se le ha atribuido un carácter universal, inmutable y hasta omnipotente. Aunque hay una gran cantidad de casos, hechos y observaciones documenta das que tienden a confirmar el postulado general de dicha ley, muchos cuestionan su validez, argumentando que ést as no han sido más que simples coincidencias y casualida des que difícilmente confirman su veracidad o establecen una teoría que explique las causas de los resultados ob servados.

Algunas personas dirán que la capacidad de predecir como va a actuar una persona roza lo esotérico, pero lo cierto es que, como veremos más adelante, es po sible generar modelos que demuestran la relación existen te entre la manera de pensar de una persona, su comportam iento y sus logros.

A pesar de esto, el hecho de que a firmemos que algo es una ley no significa que en realidad lo sea. Una hipótesis no se convierte en teoría irrefu table porque nos aseguremos de presentarla usando un leng uaje científico. Su autenticidad no aumenta porque tenga mos cuidado en manejar suficientes términos y expresione s de aquellos que escuchamos con frecuencia en el campo d e la ciencia. Así que lo primero que me propuse al escri bir este libro -de ahí su largo título-, fue dejar clar o de una vez por todas si la ley de la atracción es o no es ley.

En términos simples, la ley de la atracción indica que nosotros atraemos hacia nuestra vida aquello en lo que enfocamos nuestro pensamiento de manera constan te. Lo que sucede en el exterior -a nuestro alrededor o e n nuestra vida- no es más que el reflejo de lo que está ocurriendo en nuestro interior. Nuestro mundo exterior e s un reflejo de nuestro mundo interno, ya que nosotros no s hemos encargado de atraer y crear nuestras circunstanci as externas con nuestros propios pensamientos.

Si nues tros pensamientos dominantes están constantemente enfoca dos en obtener resultados positivos, en nuestras fortalez as o en hábitos de éxito -y nuestras acciones refuerzan dicha manera de pensar- entonces eso será lo que manife staremos en nuestra vida. Si, por el contrario, nuestros pensamientos dominantes están constantemente enfocados e n la posibilidad de obtener resultados negativos, en pobr es expectativas, o en nuestras debilidades, de igual mane ra eso es lo que atraeremos hacia nosotros mismos.

La ley de atracción establece que todo atrae su igual. Las imágenes que están grabadas en nuestra mente atraen irr emisiblemente lo que representan. Aquello en lo que te en focas tiende a expandirse en tu vida. Si te enfocas en tu s debilidades, verás como éstas parecen ser cada vez ma yores. Las personas, oportunidades u objetos que atraemos se asemejan en su carácter al nuestro.

Ahora bien, l a pregunta es si lo que postula la ley de la atracción e s en realidad una ley, una hipótesis, un modelo utilizad o para describir ciertos aspectos del comportamiento huma no, o una simple conjetura.

Para resolver este interro gante debemos primero entender que los términos modelo, hipótesis y ley tienen significados distintos en la cien cia de los que comúnmente solemos darles.

< p style="MARGIN: 0cm 0cm 0pt; TEXT-INDENT: 35.45pt; TEXT- ALIGN: justify">Los cientí ficos utilizan el término modelo para referirse a la des cripción de algún fenómeno, evento o hecho observable El objetivo de dicha descripción es presentar una teorí a o hipótesis que explique el cómo y el porqué de dich o fenómeno De esta manera podremos entonces someterla a prueba por experimentación u observación y utilizar los resultados para realizar predicciones sobre eventos simi lares. Una hipótesis es una proposición o afirmación p rovisional y exploratoria sobre la veracidad o falsedad d e un concepto, que aún no ha sido confirmada o descartad a por medio de la experimentación.

Por su parte, una ley científica es una proposición científica confirmad a que afirma una relación constante entre dos o más var iables. El diccionario de la Real Academia Española de l a lengua la define como: "regla y norma constante e invariable de las cosas", y define la expresión ley universal como una ley que es válida cualquiera que sea la naturaleza de los cuerpos, a los que se aplica.

Ba sado en lo anterior, y en el hecho de que, como lo veremo s a lo largo de esta obra, es posible poner a prueba y ve rificar la validez de los postulados presentados, la ley de la atracción y las proposiciones particulares derivad as de ella, podemos concluir que, lejos de ser una simple conjetura o hipótesis, la ley de la atracción es ciert amente una ley.

Sin embargo, éste es sólo el primer paso. Una vez establecemos que algo constituye una ley ci entífica, es importante determinar que rama de la cienci a es la encargada de estudiar los argumentos, hechos u ob servaciones que ratifiquen su validez e ilustren los efec tos y resultados que se derivan de ella. Esto nos permite situarla en el contexto científico adecuado y compararl a con el conocimiento ya existente en esa misma área del saber. Por ejemplo, la ley de conservación de la materi a, es una de las leyes fundamentales de la Química, áre a que hace parte de las disciplinas científicas conocida s como "ciencias naturales", que tienen por obj eto el estudio de la naturaleza.

De otro lado se encue ntran las disciplinas científicas que se ocupan de aspec tos del comportamiento y actividades de los seres humanos . A ellas se les conoce como las "ciencias sociales& quot;. La literatura científica contiene muchos ejemplos que ilustran cómo las ciencias sociales, entre las cual es se encuentra la psicología, pueden establecer leyes c on bases científicas.

Éste, creo yo, es el lugar apr opiado, desde donde podemos estudiar los postulados y teo rías presentados por la ley de la atracción, ya que dur ante más de un siglo, los psicólogos han diseñado dife rentes modelos y pruebas para determinar cómo es que la personalidad, la manera de pensar y los rasgos relativame nte permanentes que caracterizan a un individuo influyen en su comportamiento, desarrollo, emociones y conductas. Cómo veremos más adelante, muchos de estos modelos expe rimentales buscan establecer relaciones causa-efecto que nos permiten realizar predicciones muy útiles en áreas tan diversas como la medicina, las finanzas y las relacio nes interpersonales.

El siguiente paso que quiero dar es esclarecer algunos" de los mitos más comunes que se han tejido sobre la ley de la atracción. Para esto h e dedicado todo un capítulo a tratar algunos de los erro res en los que caemos con mayor frecuencia cuando buscamo s corroborar su validez en nuestra propia vida.

Finalm ente, es importante aclarar que al referirme a esta ley c omo "el secreto más extraño", no quiero dar a entender que de alguna manera esté reservado para unos pocos y oculto al resto de los seres humanos. Lo cierto e s que todos los principios a los cuales haré referencia son simples normas que siempre han estado al alcance de c ualquier persona. Todos podemos aprenderlos y practicarlo s hasta convertirlos en hábitos.

No obstante, para ha cerlos parte de nuestra naturaleza debemos repetirlos una y otra vez, hasta que se vuelvan tan naturales como resp irar, y sucedan como actos mecánicos quE surgen de nuest ro subconsciente. Tal como hemos aprendido a montar en bi cicleta o a manejar automóvil, también podemos aprender los secretos del éxito y la felicidad.

Estoy absolut amente convencido que lo que encontrarás en estas págin as abrirá tu mente a un mundo donde no hay límites para los logros que puedas obtener, excepto los que tú mismo te impongas. La ley de la atracción es sin duda el cami no más corto y efectivo para crear mejores relaciones, u n nivel optimo de salud, negocios exitosos y gran prosper idad en tu vida. Sin embargo, el mensaje más valioso que descubrirás en cada capítulo es que las herramientas, talentos y conocimientos necesarios para lograr todas tus metas, ya se encuentran en tu interior. Así que bienven ido a este maravilloso viaje de tu descubrimiento.

 

1. La eterna búsqueda del secreto del éxito y la felicidad.

Los pensamientos se asemejan al viento, no los pod emos ver o tocar, pero siempre podemos observar los resul tados de su presencia. -Wayne Dyer

El postulado general expresado por la ley de la atracción Ha sido tema de interés desde mu cho antes de la era cristiana. Casi mil años antes, Salo món, rey de Israel, escribió en su libro de Proverbios: Como él piensa dentro de sí, así es él". (Prove rbios 23:7)

En el libro del profeta Habacuc, escrito c erca del año 612 a.C., donde él expone el drama de los poderes humanos se puede leer: "Y el Señor me respo ndió: Escribe la visión, y declárala en tablillas, par a que pueda leerse de corrido. Pues la visión se realiza rá en el tiempo señalado; marcha hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse. Aunque parezca tardar, espér ala; porque sin falta vendrá---. (Habacuc 2: 2,3)

Par a los filósofos griegos de la antigüedad, la naturaleza del ser humano, el universo que lo rodeaba, y la búsque da y significado de la felicidad fueron el tema central d el gran volumen de conocimiento generado durante varios s iglos.

Sócrates propuso que el ser humano alcanzará la verdad mediante el autoconocimiento -conócete a ti mi smo-, y el desarrollo continuo de su intelecto -sólo sé que nada sé-. La ignorancia nos llevará al fracaso, po r lo que a través del conocimiento y la inteligencia alc anzaremos la virtud.

Pero esa inteligencia hay que des arrollarla, estimulando nuestro deseo por aprender de tod as nuestras experiencias. Sólo asÍ lograremos programar nuestra mente con el conocimiento y la razón que nos pe rmita ser cada vez mejores seres humanos. Esa voz interio r constituirá la única guía moral del individuo.

S o especial por llevar una vida virtuosa, ya que las conse cuencias de esa vida son su mejor recompensa. Siglos ante s, Salomón ya había enunciado este mismo concepto al es cribir: Instruye al sabio, y se hará más sabio; enseña al justo, y aumentará su saber. Si eres sabio, tu premi o será tu sabiduría; si eres insolente, sólo tú lo su frirás". (Proverbios 9:9,12)

Éste es -en esenci a- el resultado final de la ley de la atracción: la feli cidad que experimentamos al llevar una vida virtuosa es e l mejor premio a nuestra decisión.

Si el fin del ser humano es la felicidad, como lo asevera Platón -alumno d e Sócrates- y ésta sólo puede ser lograda mediante la virtud, aquel que sabotea su propio éxito y malogra su p ropia felicidad no lo hace a propósito, sino por ignoran cia.

Él basa esta conclusión en la certidumbre de qu e sólo la persona virtuosa es realmente feliz, y puesto que el individuo siempre desea su propia felicidad, nunca pensaría en hacer algo a propósito que la saboteara. S in embargo, la ley de la atracción es muy clara en preci sar que el ser humano atrae hacia sí mismo lo que forma parte de su existencia y lo hace continuamente, no import a si es el resultado de un esfuerzo consciente o no.

A ristóteles también afirmó que el fin último de la vid a humana es la felicidad. Cuando miraba a su alrededor, v eía que los seres humanos persiguen cosas distintas. Alg unos anhelan la riqueza, otros sueñan con el poder y la fama, y otros más buscan el amor y la aceptación. En oc asiones parecemos perseguir cosas totalmente opuestas.

Mientras que la persona cauta busca la seguridad, la tem eraria persigue la aventura y hasta el peligro. No obstan te, detrás de todas las diferencias superficiales, todos buscamos lo mismo: La felicidad.

Él es claro al apun tar que ésta consiste, en parte, en el desarrollo de las virtudes éticas y en el hábito de obrar siempre con mo deración, evitando los dos extremos: el exceso y la esca sez. Esto reafirma lo postulado por la ley de la atracci pensar en estos extremos, igualmente viciosos, el exceso o la escasez, lo único que lograremos atraer será una v ida fuera de balance que producirá insatisfacción e inf elicidad.

Y aunque este capítulo no pretende establec er una validación de la ley de la atracción basada en l as Sagradas Escrituras, cabe mencionar que en el nuevo te stamento, se encuentran numerosas referencias que dejan d e manifiesto que la ley de la atracción, lejos de ser un planteamiento esotérico en su esencia, encierra muchos de aquellos principios que Jesús compartiera con sus dis cípulos.

Para quienes encuentran difícil creer que t odo lo que necesitamos hacer para atraer algo hacia nuest ra vida es pedir, la Biblia nos dice: Pidan y se les dar que todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre". (Mateo 7:7-8). No obstant e, más adelante, el mismo evangelista nos recuerda que e l poder de nuestros pensamientos y nuestras palabras pued en ser la causa de nuestros éxitos o nuestros fracasos: Porque por sus palabras serán justificados, y por sus pa labras serán condenados". (Mateo 12:37)

De hecho , la Biblia nos recuerda que sucede con quien pudiendo en focarse en la abundancia decide, en cambio, albergar en s u mente pensamientos de miedo, duda y escasez. Porque a t odo el que tiene, se le dará más, y tendrá en abundanc ia. Al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene&quo t; (Mateo 25: 29).

No obstante, una y otra vez, aparec e claramente enunciado el precepto que le da el verdadero poder a la ley de la atracción: "Jesús, les dijo a sus discípulos: De cierto os digo, que si tuviereis fe , y no dudareis, le dirías a esta montaña: quítate y n oración, creyendo, lo recibiréis". (Mateo 21:21- 22)

Es claro que mucho se ha escrito sobre lo que pode mos hacer para vivir una vida de plenitud, lograr el éxi to, aprovechar nuestro potencial al máximo y atraer haci a nosotros la riqueza y la felicidad a la cual tanto anhe lamos. Sin embargo, muchos de nosotros experimentamos tal escasez en nuestras vidas que es como si en realidad tod os los principios de éxito expuestos a lo largo de más de tres milenios fueran secretos a los cuales sólo unos cuantos tienen acceso.

¿Qué podemos hacer para aprov echar la riqueza y sabiduría encerrada en toda esta info rmación? Séneca, pensador y filósofo del siglo I dijo: "Las mejores ideas son propiedad de todos". Si nos apropiamos de ellas, las utilizamos bien, las hacemo s parte de nuestra manera de pensar y actuar, veremos una gran diferencia en nuestras vidas.

 

Todo comienza con nuestra visió n del mundo

Por largo tiempo, el ser humano ha buscado respuesta a una de las mayores incógnitas acerc a de si mismo: la magnitud del poder que reside en su men te y el papel que ésta juega en el logro de su felicidad .

Tristemente, muchas veces en medio de nuestro afán por lograr el éxito y la felicidad, buscamos fuera de no sotros algo que siempre se ha encontrado en nuestro inter ior: el secreto para vivir una vida plena y feliz.

Tod os queremos ser felices y tener éxito en la vida; deseam os saber cuál es el secreto que nos permita lograrlo, pe ro al no creernos poseedores de tan valiosa fortuna, busc amos fuera de nosotros algo que es parte de nuestra esenc ia misma. Porque lo cierto es que todo lo que necesitamos saber para triunfar y vivir una vida plena y feliz se en cuentra dentro de cada uno de nosotros.

Las respuestas a todas nuestras preguntas, las soluciones a todos nuest ros problemas, el poder para hacer realidad nuestras meta s más ambiciosas se encuentra en nuestro interior. Lo ú nico que necesitamos hacer es preguntar, escuchar y confi ar.

La lección más importante que debemos aprender e s que las acciones y sucesos externos son sólo la manife stación física de las acciones y sucesos internos. Las imágenes mentales que consistentemente mantenemos en nue stro subconsciente, buscarán siempre manifestarse en nue stro mundo exterior.

El pesimista vive en un mundo neg ativo y deprimente, mientras que el optimista ha elegido vivir en un mundo positivo y lleno de oportunidades. Lo m ás curioso de todo es que se trata del mismo mundo. Las diferencias que ellos observan son sólo el resultado de sus pensamientos dominantes. Estos han sido los encargado s de atraer la felicidad o la angustia que cada uno de el los experimenta en su vida. Y lo mismo sucede con todos n osotros.

La buena noticia es que si en este momento no estamos viviendo la clase de vida que siempre hemos dese ado, podemos crear una nueva realidad cambiando el tipo d e información con la cual alimentamos nuestra mente. Nue stros pensamientos son las semillas de lo que ocurrirá e n nuestra vida, y todos somos responsables de ellos.

E l ser humano es, literalmente, lo que piensa. Cada person a construye sus condiciones, su éxito, sus negocios y su destino en virtud de los pensamientos que escoge y guard a en su mente. Todo lo que se manifiesta en nuestra vida es el resultado de lo que previamente se ha manifestado e n nuestra mente. Así que todos nosotros somos "los arquitectos de nuestro propio destino".

En su lib ro: Como piensa el ser humano, así es su vida, James All en se refiere a éste como a uno de los secretos más con ocidos y menos practicados: ¡Todo ser humano es el forja dor de sí mismo!

Los seres humanos construyen su dest ino de acuerdo con los pensamientos que escogen y guardan en su mente. Ésta es como un telar donde tejemos nuestr o carácter y donde, con los pensamientos que mantenemos, atraemos hacia nosotros nuestras circunstancias, creamos hábitos y labramos nuestro destino. Nuestro carácter e s la suma de todos nuestros pensamientos. Esta es la esen cia de la ley de la atracción.

La buena noticia es qu e, aun si hasta ahora hemos tejido ignorancia y sufrimien to, siempre tenemos la opción de cambiar nuestra manera de pensar, y podemos comenzar a tejer sabiduría y felici dad. Esta idea no sólo se limita a tu ser, sino que abar ca cada condición y circunstancia de tu vida.

Así co mo cada planta brota de su semilla, y no podría ser de o tra manera, nuestras acciones surgen de las semillas invi sibles de nuestros pensamientos, y no habrían existido s in ellos. Lo anterior es aplicable por igual a aquellos a ctos considerados "espontáneos" y "no pre meditados" como a aquellos que se ejecutan deliberad amente.

Las acciones son retoños que han crecido a pa rtir de nuestros pensamientos, y la dicha o el sufrimient o son sus frutos. De este modo los seres humanos cosechan los frutos, dulces o amargos, de aquello que ellos mismo s han sembrado.

De manera que la calidad de vida que c ualquier individuo experimenta tiene poco que ver con sus circunstancias y mucho, con su actitud personal y su man era de pensar.

En su libro: El camino a la felicidad, Orison Swett Marden relata que en un congreso de agricult ura le preguntaron a un viejo granjero qué terreno le pa recía más apropiado para el cultivo de cierto fruto, a lo que él respondió: "No importa tanto la clase de tierra en que se siembre, como la clase de persona que v aya a sembrarla".

El labrador preparado en su ofi cio saca provecho del suelo pobre, mientras que el inepto vive en la miseria, aún en el terreno más fértil.

Esta anécdota deja claro que la felicidad no depende tan to de las circunstancias favorables, como de nuestra acti tud mental. Cualquiera es capaz de mantener una actitud p ositiva y optimista cuando vive en condiciones ideales. S olamente el ser equilibrado y dueño de si mismo es capaz de conservarla, aún en medio de las condiciones más di fíciles y hostiles. Si no llevamos la semilla de la feli cidad en nuestro interior, no la hallaremos en ninguna pa rte.

 

Con la manera de pensar, somos los arquitectos de nuestro desti no

Cuando el poeta inglés William E. Henley escribió sus proféticas palabras: "Soy el dueño d e mi destino, soy el capitán de mi alma", debió ha bernos informado que la razón por la cual somos los due rolar nuestros pensamientos.

En su libro: Piense y há gase rico, Napoleón Hill afirma que "nuestros pensa mientos dominantes tienden a magnetizar nuestro cerebro y , por mecanismos que nadie conoce bien, actúan como iman es que atraen hacia nosotros las fuerzas, las personas y las circunstancias de la vida que armonizan con la natura leza de dichos pensamientos".

Lo único que el se r humano debe hacer para ver un mundo que funciona correc tamente, es asegurarse que él piensa y actúa correctame nte. En la medida en que cambia su manera de pensar respe cto a sus circunstancias y a las demás personas, las sit uaciones y la gente cambiarán respecto a él.

Debido a la ley de la atracción sus pensamientos rápidamente s e traducen en hábitos, y los hábitos se transforman en sus circunstancias. Los pensamientos dañinos y perjudici ales de todo tipo se cristalizan en hábitos que atraen y producen confusión y debilidad; y éstos, a su vez, se manifiestan en circunstancias de calamidad e infortunio.

Y puesto que todo atrae su igual, los pensamientos de temor, duda e indecisión se cristalizan en hábitos que paralizan e impiden actuar al ser humano; hábitos que co nducen al fracaso, la escasez, y la dependencia. Los pens amientos de odio y condena se vuelven hábitos de acusaci ón y violencia, los cuales se convierten, a su vez, en i njuria y persecución. Los pensamientos egoístas de todo tipo se transforman en hábitos que atraen angustia y fr ustración.

Por otro lado, los pensamientos nobles de cualquier tipo se manifiestan en hábitos de prosperidad y bondad, y estos, a su vez, se tornan en felicidad y bie nestar. Los pensamientos virtuosos se convierten en hábi tos de autocontrol y dominio de sí mismo, que atraen paz y tranquilidad. Cuando albergamos en nuestra mente pensa mientos de auto confianza y decisión, creamos hábitos d e valor y coraje, que se traducen en éxito, plenitud y l ibertad. De igual manera, los pensamientos de amor y comp asión se vuelven hábitos de desprendimiento, que atraen la prosperidad perdurable y la riqueza verdadera a la vi da de quien los alberga.

En general, cada pensamiento, bueno o malo, que albergamos y permitimos que encuentre cabida en nuestra mente, produce el único resultado posi ble, tanto en el carácter que forma, como en las circuns tancias que genera. Una persona no puede escoger directam ente sus circunstancias, pero al elegir sus pensamientos, indirectamente las crea.

< span style="FONT-SIZE: 10pt">La naturaleza se encarga de permitir que cada persona atraiga hacia sí misma los res ultados de sus pensamientos dominantes, y de presentarle las oportunidades que hagan realidad de la manera más r estructivos.

Todo lo que el ser humano logra, o deja d e lograr, es resultado directo de sus pensamientos. En un universo justo y ordenado, la debilidad o fortaleza de c ada persona, su condición de vida, su integridad o corru pción son suyas y de nadie más; emanan de adentro; ella misma las crea, y no otro, y sólo ella puede alterarlas . Una persona fuerte no puede ayudar a una débil a menos que ésta desee ser ayudada. Y aun así, la débil debe hacerse fuerte por sí misma, con su propio esfuerzo, ya que nadie más que ella puede alterar su condición.

C omo el ser humano piense, así es él; como siga pensando , así seguirá siendo.

Es común creer que la razón p or la cual muchas personas viven en la pobreza, o bajo el yugo de la esclavitud, el abuso, o la discriminación es debido a la opresión de otros. Así que repudiemos a lo s opresores. Sin embargo, la ley de la atracción nos pla ntea que es posible invertir dicho juicio y decir: " Una persona es opresora porque muchos optan por ser escla vos, y aceptan ser abusados y discriminados, así que rep udiemos a los esclavos". Eleanor Roosevelt solía de cir: "nadie puede hacerte sentir inferior sin tu con sentimiento".

El ser humano sólo puede elevarse y alcanzar el éxito, elevando sus pensamientos. Pero per manecerá débil, abatido y miserable si se niega a eleva r su manera de pensar.

El universo no favorece al codi cioso, al deshonesto, o al vicioso, aunque aparentemente a veces parezca hacerlo. El universo conspira para ayudar al honesto, al generoso y al virtuoso. Los grandes maest ros de todas las épocas han manifestado esto de distinta s maneras, y para probarlo y entenderlo lo único que se necesita es persistir en hacerse cada vez más virtuoso e levando nuestros pensamientos.

Cada persona puede logr ar gran éxito material, e incluso alcanzar actitudes sub limes en el mundo espiritual y, aún así, descender otra vez a la miseria, si permite que los pensamientos arroga ntes, egoístas y corruptos entren y encuentren cabida en su mente.

 

Cómo utilizar n uestros pensamientos para crear un nuevo futuro

"El ancestro de toda acción es un pensamiento . Toda acción ha sido precedida por un pensamiento" . -Ralplí Waldo Emerson

Si nosotros nos hemos enc argado de atraer y crear nuestras circunstancias externas con nuestros propios pensamientos, esto quiere decir que la creación física de las cosas está precedida por un a creación mental, y que tu futuro se está formando en este preciso instante en el interior de tu mente.

Lo q ue tú piensas, crees y visualizas habitualmente se convi erte en la base de todo lo que experimentarás en tu vida . Los pensamientos que crecen como semillas en el jardín del subconsciente darán forma a tu vida futura.

Lo i nteresante es que un pensamiento no equivale a más que u na décima de voltio de electricidad. Y pese a que la gra n mayoría de nosotros le prestamos poca importancia a nu estros pensamientos, esta décima de voltio ejerce una en orme influencia en nuestras emociones, acciones y en nues tro futuro. Aun cuando no podemos agarrarlos con nuestras manos, nuestros pensamientos son tan reales como cualqui er objeto que podamos percibir a través de nuestros sent idos.

Si observamos con cuidado, nos podremos dar cuen ta que la realidad que nos rodea, y de cuya existencia no dudaríamos, no se encuentra más que en nuestro pensami ento.

Piensa en tu relación de pareja, o en tu relaci ón con tus padres o tus hijos. ¿En qué consiste eso qu e tú llamas tu relación? ¿Qué tan real es? Veamos.

¿Se encuentra esta persona en este preciso instante con tigo? Si la respuesta es no, ¿quiere decir eso que tu re lación con ella no existe en este momento? Por supuesto que no. Dicha relación persiste a pesar de su ausencia, ¿no es cierto?

Esto quiere decir que en este preciso instante esa relación sólo existe en tu pensamiento. Pe ro no por eso es menos real. Entonces, ¿qué es aquello que constituye lo que llamas tu relación con esa persona ? Sólo pensamiento. Es mas, todo lo que ha sucedido hast a este momento en tu vida ya no existe mas que en tu pens amiento. Tu experiencia, temores, creencias, debilidades y preocupaciones existen sólo en tu mente. Pero eso no l os hace menos reales.

Recuerdo el caso de un estudiant e que se desmayó durante un examen en la universidad. El pobre joven estaba totalmente convencido que si reprobab a el examen, lo expulsarían de la escuela, su padre lo e charía de casa y perdería la oportunidad de hacer algo productivo con su vida.

Por supuesto, esta tragedia ex istía sólo en su pensamiento. Él se había encargado d e armar todo este drama por si solo; tanto se había enfo cado en ello y en la inminencia de un posible fracaso que para su cuerpo fue como si ya lo hubiese experimentado. Y el poder de este pensamiento negativo fue suficiente pa ra producir cambios químicos en su cuerpo que le provoca ron un desmayo.

Este es un gran ejemplo de cómo nosot ros podemos sabotear nuestro éxito al enfocarnos en even tos, ideas o cosas que crean imágenes nocivas y autodest ructivas. En ocasiones extremas, las consecuencias pueden ser catastróficas. Un ejemplo es el Trastorno Dismórfi co Corporal (TDC), un desorden mental caracterizado por u na excesiva preocupación por un defecto en el cuerpo com pletamente imaginario -o muy trivial como para ser detect ado por otra persona- que le causa a quienes lo padecen, deterioro físico, psíquico y social. No sólo están in conformes con su aspecto sino que están excesivamente pr eocupadas y hasta obsesionadas por él.

De acuerdo con la doctora Katharine Phillips, no estamos hablando de pe rsonas con deformaciones físicas, sino de personas con u n aspecto normal, que "lucen bien", pero que se ven a sí mismas como feas, deformes o incluso hasta «h orrorosas" o "monstruosas". Su defecto ima ginario puede involucrar cualquier parte del cuerpo, aunq ue suele enfocarse en la cara, la piel, el pelo o la nari z.

Se calcula que entre tres y seis millones de person as sufren de este desorden. Hombres y mujeres que viven c on el temor constante de estar siendo valorados negativam ente por los demás; creen que otras personas están enfo cadas en su "defecto". El doctor David Véale d el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Lond res, dice que las consecuencias de este trastorno son muy reales. De acuerdo con sus observaciones, quienes lo pad ecen suelen presentar desventajas en el trabajo o estar d esempleados; permanecen socialmente aislados; muchos son solteros o divorciados y, en general, suelen sufrir de de presión y ansiedad y llegan a contemplar pensamientos su icidas o autodestructivos, todo como resultado de las im mientos dominantes.

De la misma manera, la incapacidad de ciertas personas para hablar en público, el temor a las alturas, las fobias por los sitios cerrados no se deb en a imposibilidades o barreras de naturaleza física, si no a limitaciones generadas y concebidas en la mente.

Con el éxito sucede exactamente lo mismo, tanto la perso na que piensa y cree que va a triunfar, como la que piens a y cree que fracasará, están en lo cierto, ya que el p oder para lograr lo uno o lo otro se encuentra en su ment e. Aquellos que no pueden hacer algo, saben que no pueden y se visualizan así; piensan en su incapacidad constant emente y como resultado nunca lo logran.

Hay dos premi sas fundamentales sobre cómo los pensamientos moldean nu estro futuro.

La primera idea es que tú solo puedes ac tuar basado en aquello que mantienes en tu pensamiento. E s imposible hacerlo sobre una idea que no se encuentre en la mente. Con frecuencia encuentro personas que no se ex plican por qué no han podido triunfar. Al preguntarles q ue les gustaría lograr descubro que no tienen la menor i dea. ¿Cómo puedes lograr una meta que no tienes? Así q ue si quieres atraer algo a tu vida, tienes que asegurart e de ponerlo primero en tu mente. Recuerda que toda acci yle="MARGIN: 0cm 0cm 0pt; TEXT-INDENT: 35.45pt; TEXT-ALIG N: justify">La segunda idea es que todo aquello en lo que piensas tiende a expandirs e en tu vida. Todo aquello en lo que enfoques tu mente ti ende a hacerse realidad. Si te enfocas en tus debilidades , éstas tenderán a expandirse y manifestarse en tu vida . Si piensas que eres un inepto es porque seguramente sie mpre estás pensando en tus debilidades. Y entre más inc apaz te sientas, más incompetente te percibirán los dem ás y así mismo te tratarán, lo cual sólo reafirmará lo que ya sabías: que eres un inepto. ¿Te das cuenta de lo peligroso que es este círculo vicioso?

Si estás experimentando escasez en algún área de tu vida, debes entender que ésta es simplemente la manifestación de al gún pensamiento dominante que desde el interior de tu me nte dirige tu vida y tus acciones. Aquello que sientes qu e falta en tu vida es, seguramente, en lo que siempre est ás pensando, y carecerás de ello mientras continúes co ncentrado en lo mismo. Los pensamientos de insuficiencia invadirán tu mente y actuarás de acuerdo con dicha conc iencia de escasez. De igual manera, si te enfocas constan temente en tus fortalezas, éstas se harán cada vez más visibles.

En nuestras relaciones sucede lo mismo. Si constantemente estás pensando en lo que le falta a tu pa reja, cada día lo verás con mayor facilidad. ¿Quieres ver a tus hijos haciendo las cosas cada vez mejor? Empiez a por sorprenderlos haciendo algo bien. Si te enfocas en todo lo que están haciendo mal, con seguridad, cada día los verás peores.

Hace poco una madre me decía que su hijo de seis años no hacía nada bien y que siempre l o sorprendía haciendo alguna travesura, que no se podía quedar quieto y no hacía caso. Todo esto la tenía muy mal. Así que me trajo al niño para que yo le ayudara y ella pudiera sentirse mejor. Hablé con el pequeño y él me aseguró que no tenía ningún problema.

Entonces, yo me pregunto ¿quién necesita tratamiento, el niño q ue actúa de acuerdo con su edad, o la mamá que siempre busca sorprenderlo en medio de alguna de sus travesuras y lo logra? Después de conversar con el muchacho, le dije a su madre: ¿Quiere que su hijo mejore? Busque la maner a de sorprenderlo cuando esté haciendo las cosas bien y entre más lo sorprenda en esta actitud, más lo verá ha ciendo cosas buenas.

Hoy, en este preciso instante tie nes la oportunidad de comenzar a construir un nuevo futur o lleno de logros, abundancia y felicidad. Todo lo que de bes hacer es cambiar la calidad de pensamientos con los c uales has venido alimentando tu mente. Piensa en los sue nes y las habilidades que deseas desarrollar; reflexiona sobre los hábitos que deseas ver en ti mismo y en los de más y verás como estos pensamientos tenderán a manifes tarse en tu vida. ã

/graciela.wartelski@gmail.com" width="1

-" border=0>



Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service