eGrupos Logo
Inicio > Mi PŠgina > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3811 al 3840 
AsuntoAutor
Cristales de la Nu Graciela
Feliz Solsticio! Graciela
TOBIAS Una Carta p Graciela
TOBIAS - Serie del Graciela
Biven Mamonta en g Ricardo
Dana Tir con el Ta Graciela
Portal 7-7 , EL AN Graciela
Julio Andres Pagan Ricardo
Portal 7-7, el Anc Alicia Y
La destreza y el a Alicia Y
Casa de la Red, se Ricardo
el 24 /06 se produ Alicia Y
HERMOSA EPIDEMIA M Alicia Y
Re: Contrainformac Ricardo
MedicinaBioenerget Alicia Y
Mensajes de Claudi Alicia Y
¿Y cuándo tú? Juan Alicia Y
=?utf-8?B?wr9GZSBv Susana P
OTRA VEZ: Video Pr Ricardo
La Precipitación K SabidurŪ
Los Cristales Etér Alicia Y
La Noosfera; La Me Alicia Y
Maria Magdalena .. Alicia Y
Te invito a reunir Alicia Y
Jornada Interactiv Alicia Y
El Efecto Mariposa Alicia Y
Nuestra web y nove Alicia Y
MUDRAS GESTOS DEL Alicia Y
SO HAM EL MANTRA S Alicia Y
BLOG CAMINANTE DEL Alicia Y
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 3836     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redluzargentina] [GrialNet] Maria Magdalena ...Entrevista a Daniel Meurois Givaudan:
Fecha:Jueves, 26 de Junio, 2008  13:47:17 (-0300)
Autor:Alicia Y Amira Contursi y Manzur <alicia.amira @.....com>

 [GrialNet] Maria Magdalena ...

Entrevista a Daniel Meurois Givaudan: La desconcertante espiritualidad de María Magdalena
Publicada el 01-08-07 12:40:31 por Equipo de Todoterapias / Portal Dorado / www.meurois-givaudan.com
La eterna pecadora asciende por fin a los altares de la era de acuario.
 
La figura de Myriam de Magdala (Maria Magdalena) adquiere un nuevo rostro en nuestros días.
 
Secuestrada, apocada, cuando no difamada por un puritanismo decimon√≥nico, la primera disc√≠pula de Jes√ļs, va poco a poco recuperando su dignidad usurpada, su verdadero puesto en la historia sagrada.


Myriam de Magdala representa mucho m√¡s que un personaje b√≠blico lastrado por una dudosa fama. Se acerca a nuestros d√≠as revestida de su aut√©ntico manto, el de una fuerza envidiable, de una lucidez adelantada al tiempo, de una entrega que sobrepasa nuestros par√¡metros.

 
Simboliza el nuevo arquetipo de mujer llamada a cumplir con su m√¡s elevado destino.
 
 

Cada uno de sus pasos por el Sur de Francia son hoy objeto de investigaci√≥n. Se multiplica la bibliograf√≠a de esta adelantada alumna del Maestro, cada d√≠a menos enigma, cada vez m√¡s gigantesco testimonio de ternura y amor encarnados entre los hombres.

Nosotros tambi√©n hemos ido tras sus pasos. Para ello nos hemos procurado un excelente gu√≠a: Daniel Meurois Givaudan. No en vano es el autor de un nuevo libro que ha titulado: "El evangelio de Mar√≠a Magdalena". (Luci√©rnaga . Barcelona . Octubre del 2001). En √©l, este curtido escritor de temas espirituales, resucita el manuscrito ap√≥crifo inspirado por qui√©n cada vez se manifiesta m√¡s como la "amada disc√≠pula de Jes√ļs". Este texto fue descubierto a finales del siglo XIX y apareci√≥ amputado de una parte importante de sus p√¡ginas. El evangelio original fue redactado en lengua copta y data aproximadamente del a√Īo 150 de nuestra era. Se conserva desde 1896 en el Departamento de Egiptolog√≠a de los Museos Nacionales de Berl√≠n.
Poder y ternura
Desconocemos si Daniel Meurois es el gu√≠a m√¡s documentado para una exploraci√≥n de la figura M.M., lo que s√≠ estamos persuadidos es de que es buen conocedor del significado que adquiere en nuestros d√≠as esta santa marginada, as√≠ como de su aut√©ntica y gigantesca dimensi√≥n que sobrepasa el contexto meramente hist√≥rico. Sentencia el escritor: "Myriam de Magdala encarna un s√≠mbolo que s√≥lo nuestra sociedad actual es capaz de empezar a considerar en toda su amplitud".
En todos sus libros de car√¡cter evang√©lico ("Camino de aquellos tiempos", "El otro rostro de Jes√ļs" y "Visiones esenias" escritos junto a su ex-compa√Īera ) hay un lugar para una M. M. que no se queda postrada y llorando a los pies del Maestro. Lejos de esa imagen estereotipada, en esos textos, fruto de su capacidad de conexi√≥n con otros planos, "la pla√Īidera" se manifiesta imbuida de una fe descomunal, de un amor desbordante y activo contagiado por Su compa√Ī√≠a. La veremos preparando sus hierbas y aceites, curando a todos cuantos llaman a su puerta, acogiendo en su casa a los hermanos de blanco (esenios) y no blanco, sin importarle lo que de ella se diga. La veremos compartir ese amor cegador entre lo campesinos de la Galia a√ļn romana en muy oportunas dosis, con prudentes pero a la vez espont√¡neas formas. No hay Mar√≠a Magdalena avergonzada, ni √Īo√Īa en la mujer que ha investigado Meurois Givaudan en sus constantes excursiones a los "registros ak√¡sicos" (archivos grabados en un "√©ter" imperecedero, tambi√©n llamados por la ciencia esot√©trica "archivos de luz"), sino, todo lo contrario, una ap√≥stol que salta al mundo autoempoderada de toda la fuerza y la compasi√≥n que le hab√≠a invitado a desplegar el Hijo de Dios en la Tierra.
Huelga decir que no hallamos rastro de promiscuidad en la Mar√≠a Magdalena que nos presenta el escritor franc√©s, m√¡s bien encontramos el √≠mpetu incontestable e irrefrenable de una mujer con plena aspiraci√≥n de libertad, que no se somete a los dictados de un marido tirano y borracho: Saulo de Tarso. Su huida de Tiber√≠ades con su hijo no es la de una joven en b√ļsqueda de la satisfacci√≥n de placeres que no le proporciona el lecho conyugal, sino la de un ser vejado que toma conciencia de un m√¡s elevado destino en libertad. Ella simplemente se neg√≥ a ser de las que se asfixian e incluso mueren antes de salirse de la fila.
Pero la menor de las intrepideces conllevaba la p√ļblica condena en aquellos d√≠as. En medio de la plaza, a orillas del lago ser√¡ se√Īalada con el dedo, los sacerdotes exigir√¡n a sus seguidores que rodeen su casa, mas todos esos agravios no har√¡n mella en ella. Rezando al Eterno se percata Myriam de Magdala que s√≥lo "lo que es", s√≥lo la verdad puede tener importancia, por eso no concede energ√≠a en su interior a las habladur√≠as. Lejos de apocarse, ver√¡ agrandarse a s√≠ misma: "Entonces conoc√≠ un poco el orgullo, lo confieso. He querido afrontarlo todo, desafiarlo todo porque me cre√≠a mejor, m√¡s verdadera. Ten√≠a la fuerza de la independencia, la intrepidez, pero me faltaba esa calidad de Amor que todo lo apacigua y que el Rab√≠ vino a tocar en mi ser, cuando el momento hubo llegado".
El Fuego de Myriam
Jes√ļs prometi√≥ que al cabo de dos veces mil a√Īos el Fuego Femenino de Myriam crepitar√≠a en multitud de corazones. Ella habr√≠a significado el temprano anuncio de la mujer revestida de todo el poder que se le ha negado, pero a la vez cargada de toda la ternura que jam√¡s dej√≥ en el camino. La nueva M. M. es as√≠ rebautizada como la heredera de Isis, o la encarnaci√≥n del Fuego Femenino de Acuario que ya quema, que despierta una necesidad de autenticidad y llama a flamear tambi√©n en el interior de los hombres.
Nadie mejor que el propio Jes√ļs puede definir el alcance de ese Fuego. As√≠ lo describe en el libro de Meurois "Visiones esenias": "Todos aquellos que aceptan zarandear el √¡rbol de sus costumbres son los hermanos y hermanas de Myriam de Magdala‚Ķ" Prosigue el Maestro con las palabras que pone en su boca Meurois: "Ese Fuego es una espiritualidad de ruptura y comuni√≥n. La ruptura es con las convenciones, los dogmas y sus petrificaciones; la comuni√≥n con el redescubrimiento de un Amor sin artificios y de reparto sin regateos‚Ķ" Por si quedara alguna duda remata el Mes√≠as: "¬¡Qu√© el principio de Myriam os habite, si hab√©is decido contaros entre los que emprenden reformar el mundo en s√≠ mismos!".
Cuando nos atrevemos a lo que jam√¡s hemos osado, cuando la no-convenci√≥n opera tranquilamente en nosotros, cuando percibimos que la audacia y la intrepidez asaltan el alma, cuando vemos que la hipnosis social ya no tiene efecto en nosotros, mientras que la compasi√≥n y la ternura nos tocan y comienzan a expandirse, es, seg√ļn apunta el Rab√≠ Jes√ļs, se√Īal de que hemos sido prendidos por el Fuego de Myriam de Magdala.
El alcance de ese llama que empez√≥ a fulgurar hace dos mil a√Īos es imprevisible, a decir por este llamado del Maestro que encontramos en el mencionado libro: "Que surja pues la Mujer, la Madre, la Esposa, la Matriz tras cada mirada que pos√©is sobre el universo‚Ķ,porque no es simplemente a vuestro cuadradito de sociedad al que concierne todo esto. Es en efecto al Universo en su totalidad, tan seguro como que no se toca un √¡rbol en un jard√≠n sin modificar el equilibrio de este √ļltimo".
Nos hemos acercado a Daniel con motivo de su √ļltima visita a Barcelona. Hablamos con √©l de la mujer hist√≥rica y del arquetipo; de quien cargaba en los √≥leos sanadores el perfume de las flores y del principio de Myriam, que es el de una visi√≥n no conformista, inclasificable y, a menudo, desconcertante, de la espiritualidad.
La Myriam de Magdala que el escritor nos pinta en su √ļltimo libro es el de una mujer madura con un rostro en el que las mejillas se hab√≠an hundido, pero que sin embargo conservaba una belleza "que hab√≠a ido repleg√¡ndose y concentr√¡ndose en los ojos". La sit√ļa en su √ļltima etapa de la Galia. All√≠ sigue bendiciendo todos los v√©rtigos que ayudan traspasarse a uno mismo:
En el Sur de Francia
¬¿Qu√© le empuj√≥ a Myriam de Magdala m√¡s all√¡ de Tierra Santa?
- Es el Maestro Jes√ļs en persona quien encarg√≥ a Myriam de Magdala ir a Galia acompa√Īada de algunos disc√≠pulos en medio de los cuales se encontraba Jos√© de Arimatea. El objetivo era establecer un puente con la cultura y la religi√≥n c√©lticas y tambi√©n idealmente, crear lazos con las peque√Īas ciudades habitadas por jud√≠os al borde del Mediterr√¡neo, en direcci√≥n hacia Nimes y Lunel.
¬¿Qu√© labor despleg√≥ en el Sur de Francia?
- Casi estar√≠amos tentados de afirmar que "evangeliz√≥" el sur de Francia pero ser√≠a falso, ya que la noci√≥n de Evangelio no exist√≠a a√ļn. Ella no quer√≠a convertir a nadie, pues Cristianismo no significaba nada por aquel entonces y nadie hablaba de crear una religi√≥n. Se trataba √ļnicamente de evocar la existencia de Cristo, de dar testimonio y de reunir seres humanos alrededor del Principio que √Čl representaba, respetando las creencias y costumbres locales, as√≠ como la fe dru√≠dica.
¬¿Por qu√© fascinaba su personalidad?
- Su personalidad fascinaba porque encarnaba precisamente la ense√Īanza de Cristo. No hablaba de √Čl, sino que Le hac√≠a revivir en cada uno de sus gestos. Su sonrisa, la simplicidad de su persona y su espontaneidad se conjugaban para hacer de ella la mejor embajadora.
En este y en anteriores libros vuestros, indic√¡is que se aplic√≥ en la fabricaci√≥n de aceites curativos, ¬¿pod√©is dar detalle al respecto? ¬¿Qu√© escond√≠a en la profundidad de sus grutas?
- No puedo decir gran cosa acerca de los aceites curativos ya que trabajaba sola, un poco a la manera de un alquimista. Sin embargo sé que estos aceites se podían combinar con agua. Tengo conciencia también que creó un aceite muy particular, llamémoslo "universal", que lograba elevar al paciente a diferentes niveles vibratorios en función del tipo de desorden a tratar.
Mujer de hoy
¬¿Est√¡ hoy de forma m√¡s masiva encarnada la mujer libre, audaz e intuitiva cuyo arquetipo represent√≥ Maria de Magdala ya hace 2000 a√Īos?
- S√≠, es incontestable que las mujeres de hoy en su conjunto, encarnan de manera m√¡s notoria que en el pasado, el arquetipo de Myriam de Magdala como "mujer libre". La sociedad occidental de hoy, les concede una independencia y una libertad de acci√≥n que no ten√≠an en el pasado. Sin embargo, no podemos establecer v√≠nculos entre Myriam de Magdala y los movimientos feministas. Era libre porque se desenvolv√≠a fuera de las convenciones sociales, como un soplo de aire puro, como un perfume. Su libertad resid√≠a en la manera de seguir audazmente su intuici√≥n, ri√©ndose de las ideas preconcebidas y de ciertas reglas humanas.
¬¿Cu√¡l es su mensaje para la mujer de hoy?
- El mensaje de Myriam de Magdala para las mujeres de hoy podría seguramente ser el siguiente: "Tomad conciencia de vuestro papel como motor de vuestra sociedad. Los cambios pasan por vosotras". Es necesario no olvidar tampoco la sensibilidad femenina que duerme en cada uno de los hombres y que es generalmente negada.
En tu libro evocas el "andr√≥gino ideal", ¬¿no hay peligro de que al manifestarse √©ste, el hombre y la mujer renuncien a sus esencias vitales, complementarias?
- La noci√≥n de andr√≥gino ideal no supone el abandono de las esencias vitales masculina y femenina. El andr√≥gino las sublima, no las anula. Las hace fusionarse en un estado de conciencia del cual no tenemos idea a√ļn.
Comunión de almas
¬¿Cu√¡l era el papel que jugaba Myriam de Magdala en el teatro en torno a Jes√ļs?
- Jug√≥ el papel del primer disc√≠pulo de Jes√ļs, aqu√©l que goza de la ventaja de tener conversaciones privadas con √©l. La Iglesia Cat√≥lica ha ocultado este hecho en sus Evangelios can√≥nicos, porque quienes estructuraron sus dogmas eran patriarcas que negaban a la mujer la equidad con respecto al hombre. As√≠, todos los fragmentos que la pon√≠an en primer plano, han sido sistem√¡ticamente suprimidos.
He ah√≠ tambi√©n la raz√≥n por la cu√¡l los Evangelios oficiales conceden muy poco espacio en sus textos a Myriam de Magdala. Ella era en realidad todo un "estorbo".
¬¿Por qu√© durante tanto tiempo "la prostituta"?
- Ha sido identificada como prostituta en raz√≥n de su gran libertad de movimiento y de palabra. Ella se atrevi√≥ a abandonar un marido violento, algo absolutamente fuera de lo com√ļn en aquella √©poca. Se ha utilizado su reputaci√≥n de mujer atrevida para fabricar el arquetipo de la pecadora arrepentida, as√≠ como se hizo de Tomas el arquetipo del incr√©dulo, lo cu√¡l no tiene nada que ver con la realidad hist√≥rica .
¬¿Su relaci√≥n era de Maestro y disc√≠pula o hab√≠a algo m√¡s? ¬¿Hasta d√≥nde piensas que lleg√≥ la intimidad entre Jes√ļs y M.M.? ¬¿Proximidad s√≥lo de almas ?
- Opino, pero esto no es m√¡s que mi convicci√≥n personal, que la relaci√≥n que un√≠a Jes√ļs a Myriam de Magdala, sobrepasaba aquella que une maestro y disc√≠pulo en su concepci√≥n cl√¡sica. Estoy cada vez mas convencido que esta relaci√≥n era de tipo t√¡ntrico en el sentido m√¡s elevado de la palabra. Esto supone, por supuesto una uni√≥n carnal √≠ntima, dictada por la comuni√≥n de las almas.
Puro Amor
¬¿Cu√¡l es el sentido noble de la sensualidad que Myriam de Magdala representa?
- Myriam de Magdala representa para m√≠ la sensualidad en el m√¡s noble sentido del t√©rmino, porque viv√≠a en un estado de fusi√≥n casi permanente con lo m√¡s bello que existe en la naturaleza: los perfumes, los colores, las formas y los sonidos. Beb√≠a la vida por todos los sentidos de su cuerpo y no establec√≠a ninguna ruptura ni frontera entre el mundo palpable y los mundos sutiles. Para ella, los sentidos pod√≠an ser un puente entre lo Divino y lo Humano, si sus funciones eran bien comprendidas y guiadas por el amor.
¬¿D√≥nde radica la verdadera pureza del amor, que por ejemplo t√ļ evocas al mencionar la relaci√≥n entre Jes√ļs y Myriam de Magdala?
- El amor que un√≠a Jes√ļs y Myriam de Magdala se caracterizaba por una no-posesividad absoluta, un estado de comuni√≥n de almas que les permit√≠a plena autonom√≠a, conservando un v√≠nculo energ√©tico entre ellos. Viv√≠an en el estado de "no-frontera" que se menciona en el Evangelio de M.M..
¬¿C√≥mo manej√≥ Myriam de Magdala la continua "tempestad" que se cern√≠a sobre ella?
- No era ella quién dirigía la "tempestad" que la acechaba, sin embargo sabía bien cómo conducirse. Al fin y al cabo el movimiento permanente era su manera natural de ser. Vivía cuanto la rodeaba con una gran calma interior. No había problema para ella en la cercanía de esa "tempestad", puesto que tomaba conciencia de que era "el centro dentro del cambio", tal como lo afirma su evangelio.
Presente y futuro
"Su esencia de Luz no nos deja" dice Myriam de Magdala a prop√≥sito de Cristo. ¬¿C√≥mo se manifiesta esa Esencia en nuestros d√≠as?
- La esencia de la Luz de Cristo se manifiesta hoy gracias al ingreso progresivo de nuestro mundo en mutaci√≥n a un nuevo "campo de conciencia". Esto puede abarcar cada vez m√¡s seres y no √ļnicamente los disc√≠pulos m√¡s pr√≥ximos. Somos nosotros los que debemos abrirnos a esta realidad interior, invit√¡ndola plenamente en nosotros.
¬¿Qu√© vigencia tiene hoy el Evangelio de Myriam de Magdala? ¬¿A la luz de su Evangelio, cu√¡les son los motores del nuevo ascenso de la humanidad?
- Los motores del mundo que se abre hoy son la osad√≠a, la confianza y el descubrimiento de una nueva forma de amor m√¡s grande. De manera general, se trata de aceptar una verdadera metamorfosis y no una simple reactualizaci√≥n de nuestros viejos valores.
Vemos en los ojos peque√Īos de nuestro gran interlocutor algo del hechizo que ha obrado en √©l la disc√≠pula adelantada, la magia contagiosa del testimonio sin rumbo, ni fecha de la "bienamada". Nada pod√≠a hacerle callar en su relato apasionante, sin embargo, aqu√≠ sobre el papel, el espacio tan breve‚Ķ: "Lo sigui√≥ a todas partes‚ĶMyriam aprendi√≥ a no vivir m√¡s en la rebeld√≠a frente al orden del mundo, sino en el centro de sus desaf√≠os personales. Es as√≠ como se convirti√≥ en ese tipo de almas que tiene la misi√≥n de construir con sus manos ese 'imposible' por medio del cual todos crecemos a nuestra vez‚Ķ".
M√¡s que una entrevista al uso, una uni√≥n de almas en torno a una grabadora. √Čl remata con estas palabras de la santa, de esa maga de ayer y de siempre a la puerta de la cueva donde prepara sus hierbas: "Amar es la uni√≥n del pu√Īo que sabe alzarse y del coraz√≥n que no expresa sino ternura‚Ķ Aqu√©l que me ense√Īaba sigue habl√¡ndome e instruy√©ndome". Seguramente no se trata del di√¡logo privilegiado entre √Čl y ella, sino m√¡s bien de un Eco que llama a cada o√≠do, una Voz omnipresente a veces aporreando, a veces puro susurro, pura ternura‚Ķ
 
fuente:
Koldo - portaldorado.com


Inicio | Apķntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service