eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3878 al 3907 
AsuntoAutor
17, 18 y 19 de Oct Graciela
LA CONEXIÓN CON EL Alicia Y
Curándonos desde A Alicia Y
CEREMONIA de LUNA Alicia Y
Acerca del 8-8-8 Alicia Y
25 de Julio de 200 Alicia Y
recodificacion_de_ Alicia Y
El Océano: La Naci Alicia Y
DRUNVALO MELCHIZED Graciela
Hoy Catamarca en C Alicia Y
=?utf-8?B?TGEgSGlz Susana P
SIMBOLOS DE LUZ® ~ Graciela
Las Sintonías de G Sabidurí
Te invito a partic Alicia Y
Transmisiones de l Alicia Y
Louise Hay Habla…… Alicia Y
Conferencia de la Susana P
¿Qué Pasa en el Pl Graciela
Las Naciones Unida Sabidurí
Meditación Mundial Sabidurí
Revista Ser Azul V Alicia Y
Meditacion de Sinc Alicia Y
redanahuak] 'Salta Alicia Y
Meditación de Plen Sabidurí
=?utf-8?B?RWwgRGVz Susana P
Faro de Luz Nº 63 Sabidurí
=?utf-8?B?U2ludGnD Susana P
Novedades (1) sobr Alicia Y
Novedades (2) sobr Alicia Y
Saludos luminosos Alicia Y
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 3903     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redluzargentina] redanahuak] 'Saltar a dar' / Capítulo del libro de pr oxima publicacion 'La Gran Comunion' / Editorial Nous
Fecha:Viernes, 18 de Julio, 2008  11:31:08 (-0300)
Autor:Alicia Y Amira Contursi y Manzur <alicia.amira @.....com>

redanahuak] 'Saltar a dar' / Capítulo del libro de proxima publicacion 'La Gran Comunion' / Editorial Nous 

Ricardo Ocampo 
a RED
 
 

From: La redacción <redaccion@portaldorado.com>
Date: 15-jul-2008 3:59
Subject: [Interredes] "Saltar a dar" / Capítulo del libro de  próxima publicación "La Gran  Comunión" / Editorial Nous
To: "Interredes@yahoogroups.com" <Interredes@yahoogroups.com>

15 de Julio de 2008

Queridas Alianzas:
 
En Zumaia, instalado en la paz cara e inmensa de un monasterio lamido por el Cantábrico, tras la cita de Estella (www.foroespiritual.org), en vísperas de salir al encuentro con las 13 abuelas indígenas (www.arboledadegaia.es), antes de ponernos a corretear por las ecoaldeas (www.portaldorado.com), de sumarnos al Encuentro del Agua (www.lawebdelagua.com), a la Caravana de la Sanación (www.sintergeticanet.com) y al Acto "Contigo somos más paz" (www.fundacionananta.org), culmino estas líneas.
 
El verano que nos aguarda es vivo ejemplo de la Gran Comunión en marcha. Diferentes grupos, movimientos y redes en colaboración y compartir, testimoniando ya fraterna unión en la diversidad. Sobre esta Gran Alianza que ya se ha puesto a caminar, versa el siguiente artículo. Representa el último capítulo que me restaba del libro que Editorial Nous
(www.editorialnous.com) publica en breve y que se titula precisamente "La Gran Comunión".
 
En la obra abundo en la necesidad de atender al Plan de afuera y adentro, a la Gran Trama que nos invita a buscarnos los unos a los otros y así establecer vínculos cada vez más sólidos, redes cada vez más amplias y así juntos progresar en la construcción del nuevo Cielo, de la nueva Tierra. Son 16 capítulos como éste sólo para bendecir y glorificar la unión emergente, unión anunciada y auspiciada por el Cielo; 16 capítulos hilvanados  con amor, para certificar que juntos, con la ayuda superior, podemos iluminar la Tierra entera.

¡¡Feliz  chapuzón a tod@s!!
 
Koldo

?


Asociación Alalba
Fe, Diálogo y Encuentro
www.portaldorado.com
www.foroespiritual.org
www.portaltierra.org





Saltar a dar
 

Sobran las señales. Existe gran coincidencia en lo que respecta a lo decisivo de los momentos que ahora vivimos. Resta por ver si esa trascendencia se juega en la geografía de afuera o de adentro. Dicen que vienen grandes olas. Poco importa calibrar la fuerza con la que arremeterán, lo que importa es ser dignos de la nueva y ancha playa que tras ellas se creará, del nuevo sol que nos alumbrará. Dicen que arreciarán virulentos vientos. Poco importa la potencia con la que arrollarán, lo que importa es el pilar de fortaleza y fe que podemos aquí y ahora cada uno, con la ayuda del Cielo, ya manifestar. Poco importan los meses y los años que restan a lo que ha de desaparecer, lo que importa es ameritar participación en lo que ha de emerger.

Los calendarios, los de antes más romanos y los de ahora más galácticos, podrían perder su cuenta sin mayor trascendencia. Poco importa el baile de fechas de lo que ha de venir. La ceremonia de la confusión y especulación agorera vive su esplendor. Miramos los calendarios de las paredes ya con números  romanos, ya con glifos "nueva era" y sin embargo obviamos auscultar el verdadero calendario de nuestras paredes de adentro.
 
Poco adelantamos con saber la hora de la transformación o iniciación planetaria, mientras que aún no pongamos hora para nuestra iniciación particular, mientras que posterguemos, una y otra vez, nuestros desafíos de adentro. Prima afrontar nuestro propio 2012, preparar nuestra propia transición a un estado de conciencia más elevado. El Cielo, la Jerarquía observa con reservas la especulación sobre un mañana que en realidad puede ser ahora. El presente invita a reparar en la posibilidad de ser algo más que humanos. El ahora anima al salto del "4" al "5" (1 Reino mineral, 2 Reino Vegetal, 3 Reino Animal…) , del hombre al ángel, del que sólo recibe, al que comienza a pensar en clave de dar.
 
Prima ensayarnos cada vez más decididamente en el servicio y el amor incondicional. No hay otro pase hacia lo nuevo. De poco sirve poner todos nuestros ojos en las cuentas calendáricas de afuera, si las cuentas de adentro, que desembocan en nuestra iniciación en la entrega y el dar, no observan progreso. Puede correr la aguja de afuera, pero si la de adentro está detenida, no hay evolución. El Cielo observa nuestro reloj interno, pues el reloj grande y cósmico de afuera ya lo pusieron en marcha. Sólo en nosotros el cometido de ajuste de uno y otro. ¿Qué importa el tránsito, desde Arriba ya programado, para antes o después del 2012, cuando podemos situar aquí mismo y ahora nuestro propia y definitiva hora, adoptar determinación de servir a la Creación, de egresar en la Fraternidad de la entrega amorosa y genuina?
 
No hay otro despertar que volcarnos al dar. Porque durante existencias  hemos estado recibiendo, ahora se nos pide transitar a las esferas superiores, acercarnos a los que sólo sirven. No hay otro desarrollo. Ya podemos quemar todos los inciensos, ya puede estar el "Om" el día entero clavado a nuestros labios, ya podemos afirmar haber encendido todos nuestros chakras… Los colores que rodean nuestro cuerpo nos delatan. Arriba sólo desean saber si estamos en condiciones de elevar nuestra vibración, de sentir el alma grupal, de latir en clave colectiva, de transformar nuestros días  en un constante dar. Se nos pide afrontar nuestra existencia en clave de entrega y compromiso con el prójimo  y así unirnos a los mundos superiores, a los reinos que trabajan  por  y para el progreso de la Creación, por y para la evolución de los reinos que nos anteceden.
 
La humanidad  ha repetido una y otra vez el mismo error de adaptar las creencias  más  sagradas a los intereses  personales. Los credos bailan a menudo al ritmo del beneficio particular, prescindiendo incluso de su alineación con los valores universales. La nueva conciencia, no está exenta de este error ancestral.
 
La filosofía basada en la necesidad de amarnos y cuidarnos a nosotros mismos, tan propia de determinados círculos "new age", en muchos  casos, ha sido claramente perniciosa. Hemos marcado honda frontera, cuando no abismo, a la vera de nosotros mismos y adornado nuestra opción individualista con el discurso más "in", más supuestamente de progreso. Así es como el pilar de la filosofía individualista del sistema y del paradigma actual basado en el recibir, instaurado en el interés propio, en aras del ajeno se perpetua entre nosotros, ahora sí, con todas las bendiciones de una suerte de pretendida espiritualidad muy en boga.
 
El presente y el pasado, la nueva era y la vieja, el ángel y el humano, el "5" y el "4" sólo están separados por la divisoria del dar. ¿En qué lado de esa única frontera nos queremos situar? ¿Queremos seguir  en el pasado, queremos que el mundo siga dando vueltas alrededor  nuestro, o dar nosotros vueltas con el mundo y el universo en constante evolución? ¿Estamos dispuestos a entregarnos y contribuir al progreso colectivo, a que cada vez más hombres y mujeres alcancen mayor conciencia y felicidad, o nos queremos limitar a nuestra propia y exclusiva realización?
 
No hay escándalo por la absoluta tergiversación en círculos "nueva conciencia" de los valores y leyes superiores. Desconocimiento o interés, el caso es que cunde la desorientación en torno a cuestiones fundamentales. El desconocimiento de estas pautas superiores y eternas permite el progreso de la decadencia, del pensamiento flojo y egoísta, la perpetuación del engaño. Cunde la confusión en dominios como el sexo, la economía, la democratización del lenguaje, del conocimiento… Pocas veces se pregona el compromiso de entrega y de donación en todos estos ámbitos.
 
Pongo en cuestión a continuación arraigados presupuestos del pensamiento "nueva era" que, en mi humilde opinión, no se avienen con nuestra vocación última de dar y que en esa medida no facilitan la red, la comunión.
 
Aro sagrado de la pareja

La pareja representa la primera red, el primer aro del amor y el compromiso. Si ésta se quiebra, la sociedad se desmembra. La pareja fertilizada por el amor fertiliza el mundo. Sobre la unidad familiar se construyen las otras unidades. La familia es el primer ámbito de fraternidad, de compromiso y entrega, a partir del cual, la sociedad se construye y articula.
 
La fidelidad no es valor en boga, sin embargo es un valor superior y eterno que sienta bases del orden, la armonía y la felicidad. El compromiso para con la pareja implica forjar voluntades. Vencer al deseo inferior tampoco va de moda.
 
En el ámbito de la sexualidad prima también el dar sobre el tomar. Aquí dar significa contemplar la belleza que se manifiesta a nuestro alrededor para exaltarla, para sublimarla…,  no para aprovecharnos personalmente de ella. Aquí dar significa ayudar a ascender y progresar, respetar, enaltecer, bendecir el misterio sagrado de los cuerpos y las almas que Dios hace manifiestos en nuestro camino, sin ánimo de apropiación.
 
Sin embargo se generaliza el pensamiento en clave de tomar, de "servirnos de" y no de "servir a". Si no hay amor y entrega, no hay compromiso, si no hay compromiso, no hay fidelidad, si la pareja no perdura, se desarticula la sociedad… Es preciso salvaguardar la primera red natural, que representa la pareja y a partir de la cual se articulan otras redes orgánicas.
 
Cierta y extendida filosofía "nueva era" ha saltado las pautas sociales del compromiso arraigado en la sociedad tradicional y retrocedido al "todo vale" para simplemente poder nutrir al ego. Se rompen los frenos tradicionales con la excusa de que coartaban una necesaria liberación.
 
Siempre está la opción de sacralizar lo que interesa en exclusiva a nuestro ego y así evitar eventuales problemas de conciencia. Podremos enfangarnos, pensar sólo en recibir, en la satisfacción de nuestros apetitos inferiores, que no pasa nada, pues estamos practicando "tantra" o "sexo sagrado"... Tras estas socorridas palabras podemos esconder deseos y apetitos que tan sólo buscan recibir y saciar unos cuerpos siempre hambrientos.
 
Economía

Igualmente tras el dislate de la palabra "abundancia" podemos esconder todos nuestros  más  bajos instintos de enriquecimiento a costa del prójimo. Sólo hay una economía superior, solidaria en este y en el más remoto  planeta del universo, aquella que piensa primero en clave de dar, de entregar, de satisfacer las necesidades de todos… De nuevo en este ámbito nos esforzamos en crear una filosofía adornada de las mejores palabras, para sustentar unos relaciones basadas en el recibir, en el beneficio propio. Crear un círculo, "una burbuja", una red… para el incremento de una cuenta bancaria particular, puede ser muy legítimo siempre que comencemos a llamar las cosas por su nombre: lucro personal. Las relaciones de confianza tejidas a partir de un mismo palpitar emancipador y liberador, no se pueden devaluar para implementar en su ámbito iniciativas de beneficio propio.  
 
Desde el momento que asumimos la unidad de la Creación, los principios de   fraternidad humana y filiación divina, la prosperidad sólo se podrá entender en clave colectiva. No puedo prosperar si el otro no prospera conmigo, no existe la prosperidad individual en los mundos superiores. Encarnamos en la Tierra para precisamente aprender esa lección de comenzar a pensar y sentir en clave colectiva. Las iniciativas económicas, que disfrazadas de verbo "nueva era", sólo reparan en beneficio propio, flaco favor proporcionan al avance de la conciencia colectiva.
 
Por lo demás, no contribuimos a la Gran Alianza cuando cerramos los círculos, cuando ponemos un precio excesivo para poder participar en trabajos de sanación, de ceremonia, de enseñanza, de palabra… La Gran Comunión cuestiona las fronteras que coloca la avidez de dinero.
 
Lenguaje

Otro aspecto en el que se prodiga la confusión es el del lenguaje en las comunicaciones y enseñanza. Abundar en lo sencillo y natural con palabras complicadas, implica retener conocimiento para engrandecer orgullo. La enseñanza se ha de impartir con el lenguaje más asequible. El agua viva del conocimiento debe correr con el menor impedimento.
 
Son tiempos de gestar amplias alianzas en aras de un nuevo Cielo y una nueva Tierra, para ello el lenguaje deberá estar a la altura de estas circunstancias de urgencia. Ensanchar red, agrandar el ámbito de relaciones entre los servidores del mundo, implica necesariamente  búsqueda de un lenguaje también amplio y universal. Huelga el lenguaje esotérico asequible sólo a los menos. Para participar en la gran Obra Colectiva, para sumarse al Trabajo Uno, no es preciso doctorarse en esoterismo. Dominio de ocultismo no da grado. Basta estar mínimamente ubicados, basta intuir la razón última de nuestra presencia en la Tierra.
 
Dar para engrandecer la comunión
 
La Gran Comunión sólo se puede conformar a partir de la disposición de sus integrantes a dar, desde la consagración a altos ideales en favor de la humanidad.  La entrega es indispensable para tejer la Red. Damos y en esa medida se crean vínculos y relaciones fraternas. Desde la actitud de la exclusiva búsqueda del recibir, sólo se pueden tejer vínculos de interés personal, simulacros de red condenada a saltar en la primera dificultad. Tejamos pues redes sólidas a partir de la confianza que generan las almas que se dan por entero.

Del libro "La Gran Comunión"
Editorial Nous (www.editorialnous.com)
Próxima aparición






Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service