eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 4913 al 4942 
AsuntoAutor
Quado. Sean Una Li vilmiss
NOTICIAS DE LA ASC Alicia Y
la profecia del ag Alicia Y
Charla en Mendoza Alicia Y
DIEZ PASOS PARA CO Alicia Y
'La gran comunión' Ricardo
Encuentro Regional Ana Mar
Contactados y Reve Gustavo
El Servicio a la R Sabidurí
Caliz en foto en e Ricardo
Don Lauro en Guada Ricardo
=?utf-8?Q?Quiero_c Pegasusd
=?utf-8?B?UHJlc2Vu silvana
Volá.(Por Julio An vilmiss
Patricia Cota-Robl Alicia Y
AMOR Y GRACIAS - C Alicia Y
nuevo grupo Red Lu Marice J
Para Salta: Donac Juana Al
ASISTIENDO A SALTA ariel Go
Encuentro Regional Ricardo
No me salen las cu Ricardo
Dejar de querer pa Ricardo
San Valentin, mas Ricardo
Catel Encuentro Re Marice J
Encuentro Regional Alicia Y
Boletín informativ Sabiduri
Invitación Marice J
protección de glac Irene Mi
magazine evento Re Marice J
Felíz Día de San V vilmiss
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 4960     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redluzargentina] 10. El Septimo Rayo - Revelador de la Nueva Era
Fecha:Jueves, 19 de Febrero, 2009  09:54:43 (-0300)
Autor:Sabiduría Arcana <bvr @..........ar>



 
El  Séptimo Rayo

Revelador de la Nueva Era
 
10
 
Descargar libro
 
Libro inédito en español
 
 

Capítulo Dos

 

Transición desde un Ciclo de Sexto Rayo a uno de Séptimo

 

 

 

En este estudio comparativo, aunque inadecuado, de los antiguos y nuevos estilos de discipulado, uno de los problemas que la Jerarquía debe afrontar es cómo lograr los cambios necesarios en la técnica y método de desarrollo, que requerirá el sujeto de séptimo rayo, y al mismo tiempo condicionar esos cambios para producir suavemente el proceso de reajuste e interacción entre la Jerarquía y los aspirantes del mundo. Dicho reajuste debe incluir a ambos grupos (uno de ellos es hoy numeroso, el otro reducido) de discípulos que pertenecen a los rayos sexto y séptimo. Los problemas de la Jerarquía no interesan, por supuesto, a quienes no alcanzaron la liberación y, por lo tanto, no pueden contemplar la vida con los mismos ojos de quienes ya no están sujetos a las fuerzas de los tres mundos; sería de utilidad para los discípulos reflexionar ocasionalmente sobre las relaciones existentes en el caso de los Maestros y cavilar menos sobre sus propias y peculiares dificultades individuales.

 

Una de las principales características del discípulo de séptimo rayo es un intenso sentido práctico. El discípulo trabaja en el plano físico teniendo un constante y firme objetivo, a fin de lograr resultados efectivos en la determinación de las formas que asumirán la cultura y civilización futuras; al finalizar el ciclo del séptimo rayo, trabajará arduamente para perpetuar lo que ha realizado. Manejará fuerza para construir las formas que satisfarán sus necesidades, haciéndolo más científicamente que los discípulos de otros rayos. El devoto de sexto rayo es mucho más abstracto y místico en su trabajo y pensamiento, y pocas veces llega a comprender realmente la correcta relación que existe entre forma y energía. Piensa casi totalmente en términos de la cualidad y presta poca atención al aspecto material de la vida y a la verdadera significación de la sustancia cuando produce fenómenos. Tiende a considerar a la materia como de naturaleza maligna y a la forma una limitación, poniendo el énfasis únicamente sobre la conciencia del alma, considerándola de suma importancia. El fracaso de trabajar inteligentemente, y agregaría yo, amorosamente, con la sustancia, a fin de relacionarla correctamente con la densa forma externa, produjo en los últimos 2.000 años un mundo tan desastrosamente dirigido que ha llevado a los habitantes del planeta a la grave situación actual.

 

El trabajo llevado a cabo en forma ignorante, en el plano físico, por quienes están bajo la influencia de la fuerza de sexto rayo, ha creado un mundo que padece separaciones, en forma análoga al individuo que sufre de doble personalidad. Las líneas demarcatorias entre la ciencia y la religión, constituyen un ejemplo destacado y han sido trazadas con toda claridad y fuerza. La separación a que me refiero ha sido creada por los eclesiásticos del pasado y por nadie más; las líneas separatistas fueron trazadas por los místicos imprácticos y visionarios, así como también por los fanáticos devotos de alguna idea, que no obstante eran incapaces de ver las amplias implicaciones y la naturaleza universal de esas reconocidas ideas. Estoy generalizando, porque hubo muchos devotos y santos hijos de Dios que jamás fueron culpables de las estupideces y tendencias separatistas mencionadas. Con esto también debemos reconocer que la religión ortodoxa ha separado, temporariamente, los dos grandes conceptos espíritu y materia en su pensamiento y enseñanza, con lo cual separó la religión de la ciencia.

 

La tarea de los trabajadores de la nueva era es reunir esos dos aparentes opuestos y demostrar que espíritu y materia no son antagónicos entre sí, y que en todo el universo sólo existe sustancia espiritual, actuando sobre las formas tangibles externas y luego creándolas.

 

Cuando clasificamos como "malas” una forma y actividad, se debe solamente a que la energía motivadora detrás de la forma, responsable de la actividad, está erróneamente orientada, egoístamente impulsada e incorrectamente empleada. Aquí nuevamente son importantes dos verdades básicas del ocultismo moderno (se impartirán otras cuando estas dos sean dominadas y aplicadas correctamen­te):

 

1.      La energía sigue al pensamiento.

 

2.      El objetivo correcto crea la acción adecuada y la forma conveniente.

 

Ambas afirmaciones son de origen muy antiguo, pero hasta ahora han sido muy poco comprendidas. Por eso lo primero que un discípulo debe conocer es la naturaleza de la energía y aprender a controlarla y dirigirla; esto lo realiza trabajando con las causas originantes, aprendiendo la naturaleza del reino de las causas y desarrollando la capacidad de ver, detrás del efecto, la causa que lo generó y produjo. En el caso individual del discípulo y en la etapa preliminar de su entrenamiento, ello involucra una constante investigación de sus móviles, hasta llegar a descubrir en qué consisten, pues ha dirigido en tal forma su pensamiento que, en todos los casos, se podrá confiar en que dichos móviles actuarán automática y dinámicamente dirigidos por el alma.

 

Por lo general el discípulo de sexto rayo hace descender su trabajo hasta el plano astral, y allí reside el foco de su atención, de su vida y de su pensamiento. Su naturaleza física responde por necesidad y automáticamente al impulso enviado desde el plano astral, motivado en el mental, y a veces dirigido por el alma. Pero la potencia de su deseo y su determinación de ver el fruto de su trabajo, ha causado mucha dificultad en el pasado, al detener la verdadera expresión del impulso motivador. Queda detenido en el plano astral. Esto ha sido equilibrado por la intervención cíclica de otras fuerzas de rayo, de lo contrario la situación sería mucho peor de lo que es. El discípulo de séptimo rayo hará descender directamen­te al plano físico la energía que maneja, logrando con ello la integración, y el dualismo que lo caracteriza constituirá un centro de energía en el plano mental y otro en el plano físico. Los pares de opuestos del plano astral constituyen el dualismo del trabajador de sexto rayo.

 

Es evidente, por lo tanto, que habiendo establecido los dos puntos de energía (mental y física), la siguiente tarea de quien trabaja con magia, consiste en producir, en el plano físico, una síntesis de las energías disponibles, concretadas y conferir fuerza activa y persistente, a lo que ha sido construido. La energía así empleada, en la mayoría de los casos, será de tres tipos:

1.      La energía de la mente. Será la controladora energía dominante que se em­pleará durante el período del discipulado aceptado y hasta la segunda iniciación.

2.      La energía del alma. Será manejada, utilizada y aplicada en forma creadora, desde la segunda hasta la tercera iniciación.

3.      La energía del alma y de la mente, fusionadas y sintetizadas. Esta combina­ción es de enorme potencia. Después de la cuarta iniciación, su potencia aumentará debido a la energía proveniente de la mónada.

 

Aunque todo es energía, no debe olvidarse que también en la correcta enseñanza esotérica se llama energía a la actividad impulsora superior, y lo que está condicionado e impelido a la actividad, por su intermedio, se denomina fuerza. Los términos son relativos y movibles. Para el conjunto de la humanidad, por ejemplo, el impulso astral es la energía más elevada a la que normalmente aspira, y las fuerzas sobre las cuales actuará la energía astral, serán la física y la etérica. Las energías superiores pueden ejercer un control intermitente, pero por regla general el incentivo o impulso de la vida es astral, y ello puede ser denominado deseo o aspiración, de acuerdo al objetivo. La aspiración puede ser sencillamente una ambición mental o deseo de poder, y el término "aspiración" no debe limitarse únicamente a definir los llamados impulsos religiosos, anhelos místicos y demandas de liberación.

 

El discípulo de séptimo rayo trabaja conscientemente por medio de ciertas leyes, las cuales rigen la forma y su relación con el espíritu o vida. En Tratado sobre Fuego Cósmico, di las tres leyes mayores del sistema solar y las siete leyes subsidiarias por las cuales se expresan las tres mencionadas; también me referí a las leyes que rigen el trabajo dual. Debe recordarse que los discípulos, que pertenecen a los diversos rayos, manejarán esas leyes de acuerdo a la cualidad de los impulsos de su rayo (estoy obstaculizado por la falta de palabras apropiadas), interpretándolos en términos de obligaciones específicas de la vida o dharma, produciendo los resultados deseados mediante las distintas técnicas de rayo, sin embargo, de acuerdo siempre a la inevitabilidad de los resultados producidos por las energías que han liberado para actuar sobre las fuerzas, bajo las leyes de su ser.

 

El discípulo de sexto rayo, cuando trabaja con las leyes de la naturaleza y las del alma, cualificará sus resultados y producirá sus formas creadoras en el plano astral; a menudo debe aprender a trabajar por medio de una personalidad de séptimo rayo, durante varias vidas (previas o posteriores al discipulado), antes de poder llevar al plano físico sus sueños y visiones. El discípulo de séptimo rayo no tiene tal problema. Por su conocimiento del ritual (que es el antiguo medio codificado mediante el cual son organizadas y relacio­nadas la naturaleza atrayente y expresiva de las energías a emplearse), por su comprensión de las "Palabras de Poder”, que descubre mediante el experimento y el empleo de la potencia del sonido, el discípulo del futuro trabajará y construirá el nuevo mundo y su cultura y civilización.

 

Una curiosa indicación del efecto del trabajo mágico de séptimo rayo, sobre la conciencia de la masa, es el empleo creciente de lemas y "frases persuasivas" (¿no es este el término empleado?) para obtener resultados e impeler a los seres humanos a ciertos tipos de acción masiva. Constituye el empleo embrionario de las Palabras de Poder, y por el estudio del valor de sus tonos, por sus indicaciones numéricas y su potencia inherente, los hombres llegarán eventualmente a vastas creaciones y realizacio­nes mágicas, produciendo actividad grupal y logrando la aparición de ciertas formas de expresión en el plano externo. Después de todo, las fórmulas científicas han reducido a unos cuantos signos y símbolos los descubrimientos más abstrusos e intrincados.

 

El paso siguiente es encarnar esos signos y símbolos en una palabra o palabras, impartiéndoles lo que esotéricamente se denomina "el poder de encarnar". Podría expresarlo de esta manera: la antigua afirmación de que "Dios habló y los mundos fueron hechos", significa sencillamente que la fórmula de Dios para la creación, se redujo a una gran Palabra que Él emitió, a la cual siguieron los inevitables resultados. Algo de este proceso, en la ínfima escala humana, será visto en la próxima era. Lo que termino de decir ahora parece fantasioso y fantástico al estudiante común.  (El Destino de las Naciones, pp. 93/97)

 

                                                                                                                                                 [ Continuará ]

 


 
 
Libros y otros materiales relacionados con el Séptimo Rayo

 

Descargar libro 

Magia Organizada Planetaria – Vicente Beltrán Anglada

 

El estudio de la MAGIA ORGANIZADA, otro de los grandes proyectos de Shamballa para esta Nueva Era de grandes revelaciones espirituales, ha ido introduciéndose en el mundo a través de las investigaciones parapsicológicas, del conocimiento y utili­zación práctica de ciertas facultades psíquicas superiores.

 

Descargar aquí

Descargar libro 

 

Magia BlancaVicente Beltrán Anglada

 

El reto entonces es la verdadera Magia Organizada, que empieza por describir lo actual, aquello que no pasa nunca, aquel eterno ahora de la conciencia de Dios.  

 

Descargar aquí 

Todavia no se puede descargar 

Tratado sobre Magia Blanca – Alice A. Bailey

 

Contiene las Quince Reglas para la Magia (para el control del alma). El Alma, el Mago Blanco, se manifiesta correctamente a través de sus propios e inherentes poderes "mágicos". El hombre es esencial e inherentemente divino. El Alma es el medio por el cual el género humano desarrolla la conciencia de la divinidad, redime la materia densa y libera la llama pura del Espíritu, de las limitaciones de la forma.

Descargar conferencias gratuitas

Conferencias Magia Organizada PlanetariaVicente Beltrán Anglada

 

Alrededor de 50 conferencias de Vicente Beltrán Anglada sobre el tema de la Magia, una de las expresiones de la manifestación del Séptimo Rayo en nuestra época. Cada vez más los aspirantes y discípulos espirituales se sentirán atraídos por la Magia, el Ritual, el Ceremonial y el Reino Dévico, ya que "la energía sigue al pensamiento" o "el hombre piensa y el deva actúa".   Descargar aquí

Ver y descargar PPS

La Gran Invocación, la Magia y los acontecimientos actuales - PPS 3.0

 

Una presentación sintética del origen de La Gran Invocación, sus energías de Luz, Amor y Voluntad al Bien, su relación con el loto egoico o alma humana, con los Grandes Centros Planetarios, con la evolución dévica o angélica, la Magia de La Gran Invocación en los acontemientos actuales y nuestra participación. Descargar 

 

 

 


 

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios, Que afluya luz a las mentes de los hombres; Que la Luz descienda a la Tierra. – Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios, Que afluya amor a los corazones de los hombres; Que Cristo retorne a la Tierra. – Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida, Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres; El propósito que los Maestros conocen y sirven. – Desde el centro que llamamos la raza de los hombres, Que se realice el Plan de Amor y de Luz Y selle la puerta donde se halla el mal. – Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.


 
La Gran Invocación presente en muchos corazones humanos es la Estrella de Belén del Siglo XXISolicita tarjetas color gratis de La Gran Invocación en
 
 
 
 
*       *       *
 

 
 


Para suscribirte a Sabiduría Arcana sólo tienes que enviar un mail a: sabiduria-arcana-subscribe@gruposyahoo.com
 
 
 
 
 
 
 
 





Ve, guarda y comparte lo que te interesa en la red
Crear o visitar páginas a las que puedes añadir aquellas cosas interesantes que te encuentras porla web. ¿A qué esperas?
es.corank.com

[Adjunto no mostrado: septimo_rayo.png (image/png) ]