El Huevo de Assagioli como modelo de la psique

Assagioli planteó un esquema donde discrimina entre un inconsciente inferior y un inconsciente superior, cuyo diagrama general es el siguiente. 

huevo de assagioli1.  Inconsciente Inferior 
2.  Inconsciente Medio
3.  Inconsciente Superior
4.  Campo de la Conciencia
5.  Yo Consciente
6.  Yo Superior o Sí Mismo
7.  Inconsciente Colectivo

Este esquema busca objetivizar una realidad muy compleja y evanescente, y como todo diagrama, es necesariamente incompleto y simplista. Como decía Alfred Korzybski, no debemos confundir el mapa con el territorio. El diagrama nos brinda una perspectiva y un encuadre inicial como para poder visualizar los diferentes elementos a considerar. Las fronteras entre las distintas zonas de la psique están indicadas con líneas punteadas, porque el tipo de relación es una ósmosis permeable, dinámica, abierta, totalmente imbricada. Ésta sería según Assagioli la estructura bio-psico-física que somos los humanos, flotando en un mar de otras conciencias individuales.

Inconsciente inferior (1)
Es el inconsciente freudiano, el lugar donde están los instintos, los impulsos, las pulsiones, lo reprimido, la sombra. Allí están los contenidos que se manifiestan a la conciencia en forma de sueños, síntomas, enfermedades, lapsus y demás.
Al inconsciente inferior también se sumaría la inteligencia propia de lo corporal, tanto inconsciente como involuntaria (la que metaboliza los alimentos, cura las heridas, produce anticuerpos, la actividad cardio-respiratoria , etc).
Este inconsciente posee también contenidos que se encuentran en interfase con el inconsciente colectivo, por su mera pertenencia a la especie humana (arquetipos) .

Inconsciente medio (2)
Es lo que Freud denominaba preconsciente. Aquí existen los contenidos inconscientes que no sufren una represión tan fuerte. Es como un pasillo donde pasan todos los contenidos antes de hacerse conscientes. Como cuando uno no encuentra una palabra, pero sabe que la sabe... tiene que esperar y dejarla de pensar un tiempo para que ella aparezca en la mente. 
También se encuentran aquí aquellos hábitos adquiridos en algún momento y que ya no nos sirven o no estamos utilizando. Todos sus contenidos son accesibles para la conciencia.