eGrupos Logo
Inicio > Mi Página > Mis Grupos > redluzargentina > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 683 al 712 
AsuntoAutor
Arg: FORO NACIONAL Red Anah
Carta del Jefe Pie Red Anah
LOS MISERABLES / J Red Anah
Katrina avirelli
Jamas dejaremos de Red Anah
Mensaje de Masaru Susana P
Sambala / Próximas Red Anah
2do. Encuentro Int Red Anah
Rv: sesiones con c Susana P
Visita de Maestros Red Anah
Fusión de lo Mascu Graciela
Movimiento mundial Red Anah
Impulsan una red i Red Anah
TANATOLOGIA / Tall Red Anah
Invitacion Festejo Red Anah
(omnimedia) www.te Red Anah
BRASIL, PRIMEIRA J Red Anah
I Congresso de Ufo Red Anah
Invitación de Masa Graciela
Argentina pide dej Red Anah
Nudismo, naturismo Red Anah
Pino Solanas y su Red Anah
SE HABRIAN AMOTINA Red Anah
Seminario de Numer Red Anah
Interlink Headline Red Anah
Fw: La Victoria es avirelli
Universidad Indíge Red Anah
Su Santidad El Dal Graciela
¡¡Tormentas Tropic Susana P
Huracán Katrina - Susana P
 << 30 ant. | 30 sig. >>
 
RedLuz Argentina

Mostrando mensaje 684     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[redluzargentina] Carta del Jefe Piel Roja de Seattle al Presidente Franklin Pierce de los EUA, como respuesta a la peticiOn de compra de sus tierras en 1854 / Lo mejor de RedLuz
Fecha:Lunes, 5 de Septiembre, 2005  21:45:27 (-0500)
Autor:Red Anahuaka <redanahuak @...............mx>

To: Foro Ser Tierra <SERTIERRA@groups.msn.com> 
Date: Mon, 05 Sep 2005 21:42:06 -0500 
Subject: Carta del Jefe Piel Roja de Seattle al Presidente Franklin Pierce 
de los EUA, como respuesta a la peticiOn de compra de sus tierras en 1854 
 
 
 
 
LO MEJOR DE REDLUZ 
7o Aniversario 
1998-2005 
redluz-alta@elistas.net 
 
 
 
 
CARTA DEL JEFE PIEL ROJA DE SEATTLE AL PRESIDENTE FRANKLIN PIERCE DE LOS 
ESTADOS UNIDOS, COMO RESPUESTA A LA PETICIÓN DE COMPRA DE SUS TIERRAS EN 
1854.  
 
Jefe de los Caras Pálidas: 
¿Cómo se puede comprar el cielo o el calor de la tierra? 
 
EsaŠ es para nosotros una idea extravagante. Si nadie puede poseer la 
frescura del viento, ni el fulgor del agua ¿cómo es posible ustedes se 
propongan comprarlos? 
 
Mi pueblo considera que cada elemento de este territorio es sagrado, cada 
pino brillante que está naciendo, cada grano de arena en los ríos, los 
arroyos. Cada gota de rocío entre las sombras de los bosques, cada colina y 
hasta el sonido de los insectos son cosas sagradas en las tradiciones y 
mentalidad de mi pueblo. La savia circula por dentro de los árboles, 
llevando consigo la memoria de los Pieles Rojas. 
 
Los Caras Pálidas olvidan su nación cuando mueren,. y emprenden el viaje a 
las estrellas. No sucede igual con nuestros muertos, que nunca olvidan a 
nuetra "Madre Tierra", "nosotros somos parte de ella, y ella parte de 
nosotros".  
 
Las flores que aroman el aire, el venado, el caballo, el águila son
 nuestro
s 
hermanos. Los desfiladeros, los pastizales húmedos, el calor del cuerpo del 
caballo y nuestros cuerpos, forman un "todo único". 
 
Por lo anters dicho, creo que el Jefe de los Caras Pálidas pide demasiado
 a
l 
querer comprar nuetras tierras. 
 
El Jefe de los Caras Pálidas dice que al venderle nuestras tierras, "el nos 
reservará un lugar donde podríamos vivir comodamente, y que él, se 
convertiría en nuestro padre". 
 
Pero no podemos aceptar su oferta, porque para nosotros ésta tierra, es 
sagrada. El agua que circula por arroyos y ríos de nuestros territorios, no 
sólo es agua, sino también la sangre de nuestros ancestros. 
 
Si les "vendiésemos" nuestra tierra, tendrían que tratarla como sagrada, y
 
a 
los ríos con dulzura de hermano, y ésto mismo tendrían que enseñarles a sus 
hijos. Pues cada reflejo en las aguas cristalinas de los lagos, habla de
 lo
s 
sucesos pasados de nuestro pueblo. La voz del padre de mi padre, está en el 
murmullo de las aguas que corren. Estamos hermanados con los ríos que
 sacía
n 
nuestra sed, y conducen nuestras canoas alimentando a nuestros hijos. 
 
Los Caras Pálidas no entienden nuestro modo de vida, y no conocen las 
diferencias que hay entre dos terrones. Ustedes son extrajeros que llegan 
por la noche a usurpar de la tierra lo que necesitan de ella, y no la
 trata
n 
como hermana, sino como enemiga. 
 
Ustedes conquistan territorios y luego la abandonan, dejando ahí a sus 
muertos, sin que les importe nada. La tierra secuestra a sus hijos, a ella 
tampoco le importan ustedes nada. 
 
Los Caras Pálidas tratan a la "tierra madre y al cielo" como si fueran 
simples cosas que se compran. Como si fueran cuentas de collares que 
intercambian por objetos. Su apetito acabará devorando todo lo que hay en
 l
a 
tierra, hasta convertirlas en desiertosŠ 
 
El modo de vida de los Pieles Rojas es diferente. Nuestros ojos se llenan
 d
e 
vergüenza cuando visitan las poblaciones de los Caras Pálidas. En ellas no 
hay tranquilidad, ahí no puede oírse el abrir de las hojas primaverales, ni 
el aleteo de los insectos, eso lo descubrimos porque somos "silvestres y 
salvajes"Š el ruído de sus poblaciones insulta a nuestros oídos. 
 
¿Para qué le sirve la vida al ser humano si no puede escuchar el canto 
solitario del pájaro chotacabras?, ¿si no puede oír la algarabía de las 
ranas al borde de los estanques? 
 
Nosotros tenemos preferencias por los vientos suaves que susurran sobre los 
estanques, por los aromas de éste límpido viento, por la llovizna del medio 
día o por el ambiente que los pinos aromatizan. 
 
Para los Pieles Rojas el aire es de un valor incalculable, ya que todos los 
seres compartimos el mismo aliento, todos: los árboles, los hombres. Los 
Caras Pálidas no tienen idea del aire que respiran, son moribundos 
insensibles a lo pestilente. 
 
Si les vendiésemos nuestras tierras deben saber que el "aire" tiene un 
inmenso valor, deben comprender que le aire es parte de su espíritu con la 
vida que sostiene. El primer soplo de vida que recibieron nuestros abuelos 
vino de ese aliento. 
 
Si les vendiéramos nuestras tierras tendrían que tratarlas como sagradas, 
pues en ellas, hasta los Caras Pálidas pueden disfrutar del viento que 
aromatiza las flores de las praderas. 
 
Si les vendiéramos nuestras tierras tendrían que tratar a los animales como 
hermanos. Yo he visto miles de búfalos en descomposición en los campos. Los 
Caras Pálidas los matan con sus "trenes" y ahí los dejan tirados., no los 
matan para comerlos. No entiendo como los Caras Pálidas le conceden más 
valor a una "máquina humeante" que a un búfalo. 
 
Si todos los animales fueran exterminados el hombre también parecería entre 
una enorme soledad espiritual, "El destino de los animales es el mismo que 
el de los hombres. Todo se armoniza". 
 
Ustedes tienen que eseñar a sus hijos que el suelo que pisan contiene las 
cenizas de nuestros ancestros. Que la tierra se enriquece con las vidas de 
nuestros semejantes. La tierra debe ser respetada. 
 
Enseñen también a sus hijos, los que los nuestros ya saben: "lo que la 
tierra padezcaŠ será padecido por sus hijosŠ cuando los hombres escupen al 
suelo, se escupen a ellos mismos". 
 
Nosotros estamos seguros de esto: "la tierra no es del hombre, sino el 
hombre es de la tierra". Nosotros lo sabemos. "Todo se armoniza, como la 
sangre que emparienta a los hombresŠ todo se armoniza". 
 
"El hombre no teje el destino de la vida. El hombre es sólo una hebra de 
este tejido. Lo que le haga al tejidoŠ se lo hace a sí mismo". El Cara 
Pálida no escapa a ese destino, aunque hable con su "dios" como su fuera su 
amigo.  
 
A pesar de todo, tal vez Pieles Rojas y Caras Pálidas seamos hermanos. Pero 
eso ya se verá despuésŠ nosotros sabemos algo que quizá los Caras Pálidas 
descubran algún día: "veneramos al mismo Dios. Ustedes creen que su dios
 le
s 
pertenece, del mismo modo que quieren poseer nuestras tierras. Pero no es 
así, Dios es de todos los hombres y su compasión se extiende por igual
 entr
e 
Pieles Rojas y Caras Pálidas, Dios estima mucho esta tierra y quien la dañe 
provocará la fuira del Creador". 
 
Tal vez los Caras Pálidas se extingan antes que las otras tribusŠ esta
 bien
, 
sigan infectando sus lechos y cualquier día despertarán ahogándose entre
 su
s 
propios desperdicios. Ustedes avanzarán llenos de gloria hacia su propia 
destrucción, alentados por la fuerza del dios que los trajo a estos lugares 
y que les a dado cierta "potestad"Š ¿quién sabe por qué designio? 
 
Para nosotros es un misterio que ustedes esten aquí, pues aún no entendemos 
porque exterminan a los búfalos ni porque doman a los caballos, quienes por 
naturaleza son salvajes, ni porque hieren los recónditos lugares de los 
bosques con sus alientos, ni porque destruyen los paisajes con tantos 
"cables parlantes". 
 
¿Qué ha sucedido con las plantas?Š están destruídas. 
¿Qué ha sucedido con el águila?Š ha desaparecido. 
 
"De hoy en adelante la vida ha terminadoŠ ahora empieza la sobreviviencia". 
 
 
Difusión: 
www.laneta.apc.org/redanahuak 
Nueva Información para el cambio. 
 
------------ 
 
=~=======================
========================
===================~= 
                    ~ eListas hace los Blogs así ~ 
 Crea tu bitácora gratis y mucho más con uno de los servicios de blogs 
                       en español más completos 
                 ->> http://egrupos.net/z/b6.24ecb <<- 
=~=======================
========================
===================~= 
 
-~--------------------------------------------------------------------~-
-~--------------------------------------------------------------------~-
SYSNET - Servicios y Soluciones Web
Dominios, Hosting y Diseño Web Personalizado
Mantenimiento y actualización de Webs.
CLIC AQUI ==>> http://www.elistas.net/pr/579
--~------------------------------------------------------------------~--

         Compra o vende de manera diferente en www.egrupos.net 
 

Inicio | Apúntate | Bazar | Grupos | Gente | Quienes somos | Privacidad de Datos | Contacta

eGrupos is a service of AR Networks
Copyright © 1999-2004 AR Networks, All Rights Reserved
Terms of Service